THE LEFTOVERS, EPISODIO 1X01. LA CRITICA

Ascención (The Leftovers) es una novela del escritor norteamericano Tom Perrotta publicada en 2011 y, como sucede en muchas ocasiones, antes de su llegada a las librerías, los derechos ya habían sido adquiridos para ser convertida en serie de televisión, en este caso de la HBO. La serie cuenta las traumáticas secuelas que sufre la población de una pequeña ciudad estadounidense tres años después de que un misterioso evento global hiciera desvanecerse en el aire al 2% de la población mundial. Kevin Garvey (Justin Theroux), jefe de policía de la localidad, intenta mantener una apariencia de normalidad junto a sus dos hijos adolescentes, tras haber perdido a su esposa al unirse esta a una extraña secta aparecida tras el evento.

THE LEFTOVERS

Estamos ante la típica serie, de esas que tanto abundan hoy día, en la que se echa mano de un suceso extraordinario, inusual y/o traumático para centrarse en las consecuencias que dicho evento tiene en sus personajes. The Leftovers es claramente una serie centrada en los personajes (character driven, como dicen los críticos americanos), es algo que deja claro desde el primer momento, así que esperar que en algún momento, en este o siguientes episodios, se nos de una mínima explicación de que ocurrió ese infame día es un ejercicio vano. Pero, ¿dónde está la delgada línea roja que separa una serie inteligente y creíble centrada en sus personajes de otra en la que las conductas y sentimientos de los protagonistas nos son completamente ajenos, incomprensibles y aleatorios?

The Leftovers ha sido creada y escrita por Damon Lindelof, junto al propio Perrotta que co-escribe alguno de los episodios, como este piloto. Lindelof es uno de esos guionistas a los que odias con toda intensidad o amas con toda pasión, no hay medias tintas. Creador de Perdidos, y guionista de películas como Cowboys & Aliens, Prometheus, Guerra Mundial Z o Star Trek: En La Oscuridad, ha demostrado a lo largo de su carrera que es capaz de lo mejor y de lo peor, aunque quizás sus detractores opinen que no tiene un guión decente. En The Leftovers, Lindelof demuestra su inclinación por los misterios sin explicación y por coger a un puñado de personajes y colocarlos en una situación límite a ver como se comportan. Sin embargo, ya en el piloto veo muestras de que la serie, con total seguridad, va a dejarme insatisfecho por muchas oportunidades que le de. ¿Por qué esta opinión tan extrema?

KEVIN GARVEY (JUSTIN THEROUX)
KEVIN GARVEY (JUSTIN THEROUX)
En primer lugar, la serie, a pesar de emitirse en HBO, solo cuenta con uno de los muchos elementos definitorios que son marca de la casa en esta cadena: las escenas de sexo. No tengo nada en contra de ellas, al contrario, siempre que estén al servicio de la historia y no al revés, como aquí ocurre. La hija de Kevin Garvey, Margaret (Margaret Qualley), es descrita como una adolescente de manual, sin ninguna diferencia de como son retratadas las adolescentes en la mayoría de series americanas. Solo que para subrayar su nihilismo y su aparente ausencia de motivaciones vitales se recurre a una serie de escenas perturbadoras donde el intercambio de parejas, la masturbación y las drogas pretenden dar relieve al personaje. Estas escenas perturbadoras y gratuitas son lo único que me han indicado que estoy en un show de una cadena de cable, nada mas.

Y digo nada mas porque el guión de este piloto está lejos de cumplir con los estándares que debería ofrecernos una cadena como HBO. Lindelof se limita a hacer desfilar por la pantalla a unos personajes supuestamente interesantes y con unas motivaciones que deberíamos aceptar como coherentes tomando como coartada la premisa imaginada por Perrotta. Los personajes, todo sea dicho, ni transmiten carisma ni verosimilitud. Es mas, reflejan el típico cliché de personas torturadas y desnortadas que hemos visto cien mil veces en otras tantas series: adolescentes de manual, políticos que van solo a hacerse la foto (bueno, esto no es un cliché, es la realidad) y que ignoran los consejos de los que les rodean, el típico iluminado mesiánico (el personaje de Christopher Ecclestone), las consabidas sectas... Y así, todo un elenco de personajes que reflejan con mas pena que gloria lo que se supone que debería de suceder tras un evento así.


Por otro lado, Lindelof, amigo de dejar misterios sin desvelar en todo guión que pergeñe, no nos explica nada, todo lo deja en el aire, como si ello fuera sinónimo de calidad narrativa. No señor Lindelof, usted ya engañó a muchos millones de personas durante las seis temporadas que duró Perdidos (yo vi desde el primer al último episodio sin excepción, así que tengo sobrados motivos de queja) planteando misterios que no pensaba desvelar. Ahora, con The Leftovers, parece tener las mismas intenciones, con un piloto que deja muchos cabos sueltos, demasiados, para que el espectador se devane los sesos intentando dar una explicación a lo que ve en pantalla. Es una táctica que se puso muy de moda en televisión precisamente a raíz de Lost, con series como La Cúpula, Revolution, The After, Alcatraz, o las ya mas lejanas en el tiempo FlashForward o The Event, todas con dispares resultados.

Para terminar, señalar la sensación de pretenciosidad que me ha transmitido este piloto. Desde su tema musical central, con reminiscencias a Perdidos, hasta la manera que tiene la serie de tomarse demasiado en serio a si misma, con un mal disimulado exceso de simbolismos (¿a qué viene tanto ciervo? ¿y tanto perro?) propio de shows que pretenden conectar con una audiencia de un nivel cultural supuestamente elevado (¿gafapastas?). No se que giro tomará la serie en los siguientes 9 episodios que componen esta primera temporada, pero no voy a estar ahí para comprobarlo.



Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *