LA IMPOSIBLE PATRULLA X: DIOS AMA, EL HOMBRE MATA. LA CRITICA

Con motivo de la reedición de este cómic publicado originalmente en 1982, aprovechamos para hacer la reseña del mismo. De pequeño perdí la cuenta de las veces que me lo pude leer, hasta tal punto que unos 25 años después, todavía recordaba viñetas, diálogos, tramas y subtramas como si lo hubiera leído hace 3 meses. ¿Pero que tiene este cómic de la Patrulla X (que no X-Men) que fascina ahora como cuando se escribió? 

Aunque la fama de este cómic no es la de un Born Again o una  Broma Asesina, es una obra maestra a la altura de estas dos y de la que queráis ponerle al lado. Un Chris Claremont en estado de gracia nos cuenta la cruzada de un telepredicador, Stryker, contra la existencia de los mutantes, a los que considera abominaciones, creaciones del diablo que al no pertenecer a la raza humana, no deben tener derechos y pueden ser liquidados como ratas. La posibilidad de que esta idea salga adelante en forma de ley, hace que Xavier deba enfrentarse  con palabras a este predicador, que tiene más planes para él que los que aparenta. Por desgracia para Xavier, éste es bastante más ducho que él en este terreno, y sabe arrastrar a las masas manejando los miedos más primarios de todos, algo que tan buen resultado suele dar. 
MAGNETO ENCUENTRA A DOS NUEVAS VÍCTIMAS DE LOS PURIFICADORES
Muchos son los temas que trata este cómic de una manera sublime, desde la supremacía del lenguaje visual sobre los argumentos razonados, al racismo, pasando por la intolerancia, la opción de no hacer nada, la discriminación, la tentación de renunciar a la democracia por la seguridad de una dictadura... La descripción de cada integrante de la Patrulla X y las relaciones de afecto que une a unos con otros es insuperable. Un Lobezno al que aquellos que conocen al personaje por las películas debieran acercarse, un Cíclope que demuestra por qué es el líder y el gran estratega de la Patrulla X, algo de lo que las películas también han privado al gran público. Un Xavier mayor, limitado en el terreno de la lucha, una Kitty Pride angustiosamente perseguida que combina sorprendentemente toda la fuerza y la inseguridad de la adolescencia en sus actos...
LA BRUTAL EXPRESIVIDAD DEL DIBUJO DE ANDERSON SE MUESTRA EN ESTAS 4 VIÑETAS
La tremenda paleta de grises que ofrece esta obra en todos sus personajes alcanza su cima con los dos grandes villanos, Magneto y Stryker. El primero, bañado de un inmenso carisma por el talento de Claremont, convence totalmente hacia su causa, apoyado por los terribles actos de los purificadores, que no son más que el reflejo de momentos en la historia del hombre en los que la minoría ha sido aniquilada y perseguida. Desde que leí esta obra mi imagen de Magneto no es precisamente de un villano, sino uno de los mejores personajes Marvel jamás creados. 

En cuanto a Stryker, en vez de definirlo como un ser diabólico, Claremont nos cuenta su pasado, sus razones para hacer lo que hace, y cómo se escuda en la religión para justificar todos sus actos y su cruzada. Sus fanáticos creen también en su causa, azuzados por éste, siendo los purificadores el arma ejecutora de tal creencia. 
UNA ESCENA QUE NOS TRANSMITE A LA PERFECCIÓN LOS PENSAMIENTOS DE STRYKER 
Que nos cuenten tanto en apenas 96 páginas es algo milagroso. No es ya que nos definan perfectamente a los personajes y a todo lo que les sucede. Es que también nos los muestran en su día a día cotidiano con unos diálogos que asombran por su naturalidad y realismo; te resulta difícil aceptar que no existan los personajes que estamos leyendo, que no es algo sacado de la realidad. Sus reacciones en el ensayo en la Sala del Peligro, la discusión de Kitty en la clase de baile, los chicos indignados ante la televisión comiendo palomitas... Pero por el lado de Stryker, también. Su grupo de apoyo, el entramado que tiene montado, los diálogos con su gente, la repetición de sus propios mantras a sí mismo...
CÍCLOPE EJERCIENDO SU LIDERAZGO INCLUSO ANTE EL PROFESOR XAVIER
Por si fueramos poco afortunados con semejante guión, el dibujo de Bret Eric Anderson (Astro City) lo engrandece con un estilo absolutamente realista, ideal para la historia tan intensa que nos cuentan y adelantado en todos los sentidos a lo que había en su tiempo. La expresividad de sus personajes nos traslada ya sin remedio a sumergirnos en un cómic que se podrá igualar, pero difícilmente mejorar.

A diferencia de otras obras más pesimistas, en este cómic hay lugar para la esperanza en el ser humano, en que hay sitio para que el sentido común y la justicia puedan aparecer cuando más se los necesita, aunque el triunfo no sea completo. 

Independientemente de que os gusten los cómics o no, de que os gusten los superhéroes o no, esto hay que tenerlo y esto hay que leerlo. El precio es irrisorio para la obra que es, terminas de leerlo y quieres empezarlo otra vez. No valen excusas. Es una obra maestra que trasciende géneros y con un  mensaje por desgracia necesario todavía. No hace falta saber nada de ningún personaje para entender lo que leéis, todo está perfectamente descrito y contado en lo que aparece en estas páginas. 

Si tenéis hijos, y queréis educarles en la tolerancia de una manera más efectiva y atractiva que con cualquier discurso, que se lean este cómic. Y si no los tenéis, da lo mismo, os lo leéis vosotros. Nadie puede quedar impasible ante el.

LA IMPOSIBLE PATRULLA X: DIOS AMA, EL HOMBRE MATA
Editorial Panini
Edición Original: Marvel Graphic Novel, God Loves, Man Kills USA
Guión: Chris Claremont
Dibujo: Bret Eric Anderson
Libro en tapa dura, 96 páginas
Precio: 12 €



AVISO IMPORTANTE: FACEBOOK HA CAMBIADO LA MANERA DE ACTUALIZAR LAS PÁGINAS QUE SIGUES. SI QUIERES SABER CÓMO RECIBIR TODO LO QUE PUBLICAMOS, PINCHA AQUÍ.

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *