ÚLTIMOS POSTS

El actor Mark-Paul Gosselaar es bien conocido por aquellos que rondamos los 40 años. Cuando íbamos al instituto, él aparentaba hacer lo mismo en la pésima serie televisiva Salvados Por La Campana. La escasez de canales de aquellos tiempos hacía que todos lo conociéramos como el guaperas Zack Morris. Ahora, como nosotros, ha crecido, y protagoniza esta serie que adapta una trilogía de libros del autor Justin Cronin. El primero de ellos se llama como la serie, y nos cuenta una trama que implica a una niña y una infección vampírica. Es por eso que el elegido para llevarla a serie sea Matt Reeves, el director de Déjame Entrar (2010). El canal Fox no se rinde a pesar de la multiplicación de plataformas con producción de series propias y apuesta por esta. ¿Merece The Passage la pena? 

The Passage

Una de las ventajas que parecen seguir manteniendo las series de canales generalistas sobre las de las plataformas de streaming es la duración ajustada a unos 40-42 minutos. Desconozco el por qué se empeña Netflix en hacer capítulos de casi una hora con casi todas sus series dramáticas sin que lo justifique la historia. Es por eso que, aunque The Passage cae en muchos de los defectos de las series en abierto, le reconozco una virtud de la que carecen casi todas las de Netflix y que añoraba bastante: la trama avanza rápido. Así, en un solo capítulo, se nos presenta de una manera bastante solvente a los personajes y la situación que deben enfrentar. Bien es cierto que esta rapidez es facilitada por la simpleza de los intervinientes. Es esta una de las mayores quejas de aquellos que han leído el libro: se ha perdido el exquisito retrato de los matices de los protagonistas. 

Una de las ventajas que parecen seguir manteniendo las series de canales generalistas sobre las de las plataformas de streaming es la duración ajustada a unos 40-42 minutos


Ante el dilema de buscar una solución a una plaga mortal, los científicos deben tomar medidas drásticas e inmorales. Eso les plantea un conflicto a la plantilla de científicos que debe aportar soluciones. Es difícil creer que en ese nivel de investigación y responsabilidad los gobiernos se permitieran tener a gente que se planteen lo más mínimo sobre la ética de sus actos. Ya se demostró en la Guerra Fría. Estos momentos son el típico blanqueamiento de los personajes televisivos en abierto, aunque luego actúen en consecuencia. 

Caroline Chikezie, Henry Ian Cusick

En cuanto al protagonista, Brad, si bien consigue su misión de caernos bien y de tener química con la niña protagonista, Amy (Saniyya Sidney), sorprende que no se haya encontrado en su larga carrera actos más abyectos ante los cuales haya tenido que hacer la vista gorda. No falta por supuesto el bagaje emocional de Brad con exmujer adorable a la que quiere, y tragedia familiar de libro que lo vincula emocionalmente con Amy. De hecho, es de lo mejor del capítulo la forma en la que Brad entiende a Amy y el tiempo que le dedica a la niña para que no sea una víctima de su pasado. Hay que reconocer también que la niña no resulta repelente, todo un logro. La edad de la cría en el libro es de 6 años, pero en la serie tiene 10, lo que da mucho más juego.

La huida de ambos resulta bastante torpe, ya que en estos tiempos donde se te localiza por el móvil al momento, y debes pagar con tarjeta, sin un plan previo se antoja bastante difícil. Sin embargo, esto es un problema que pueden solventar en los próximos capítulos. No podrán hacer lo mismo con otros agujeros de guion. Dado que Amy es una niña elegida al azar... ¿cuál es el problema en ir a por otro crío abandonado? Su estupendo presidente, Donald Trump, se ha encargado de que haya muchos infantes solos y desamparados con su política inmigratoria, no hace falta perseguir a nadie. Tampoco se entienden decisiones arbitrarias de Brad, que cambia en un segundo para complicar él mismo las cosas más de lo que están. 

Emmanuelle Chriqui, Mark-Paul Gosselaar, Saniyya Sidney

En cuanto a la trama de la enfermedad vampírica en sí, ofrece bastantes misterios, peligros e interrogantes como para captar nuestra atención. Otra ventaja es sin duda que son 10 episodios, lo que en principio favorece el ritmo en todos los capítulos y a mí personalmente me anima a darle una oportunidad al segundo. 

Si bien me parece una buena serie para ver cenando y en familia, no la recomendaría para aquellos que han leído los libros. De hecho, las críticas más terribles vienen de quienes ven que se ha transformado en una serie familiar sin muchas aristas una obra que alaban por lo bien escrita que está. Si bien perdonan los cambios de raza y género, no hacen lo mismo con la falta de respeto a lo detallado de la psique de los protagonistas. Si esto no os supone un problema, podéis echarle un vistazo.

El nombre de Tom King va tomando cada vez más prestigio en el mundo de los cómics. Además, hay que reconocerle al hombre que es de lo más prolífico. Así que, aprovechando que es uno de los niños mimados de DC, si no el que más, tuvo la iniciativa de realizar esta serie limitada, Héroes en Crisis, editado por ECC Ediciones. Llevamos meses oyendo hablar de ella, y por fin tenemos el primer número en España. La forma elegida para editarlo por ECC ha sido la grapa.  Al ser nueve números los que componen, os dejo estas primeras impresiones de lo que ofrece Héroes en Crisis.

Héroes en Crisis

Al haber sido King antiguo operativo de la CIA, (como demuestra en el El Sheriff de Babilonia) tiene toda la lógica que se planteen temas acerca de los superhéroes que el resto de guionistas rara vez tienen en cuenta. ¿Cómo es posible que los héroes puedan gestionar semejante nivel de estrés en sus vidas, por no hablar de todos los acontecimientos que continuamente ponen sus vidas bocabajo? La respuesta en nuestro mundo, obviamente, es que sería imposible. De ahí que muchos soldados que vuelven de violentos enfrentamientos quedan tocados e incapaces de incorporarse a la vida social. Sin embargo, la fantasía de los cómics tiene respuesta para todo, por eso surge la idea de Santuario, donde los héroes se recuperan de sus malos momentos o fracasos. Sin embargo, en este primer número lo que descubrimos es de lo más perturbador, y los aparentes culpables parecen claros. Parecen.

¿Cómo es posible que los héroes puedan gestionar semejante nivel de estrés en sus vidas, por no hablar de todos los acontecimientos que continuamente ponen sus vidas bocabajo?


Junto a eso, vemos a distintos héroes y antihéroes confesar sus mas íntimos pensamientos. No sabemos ni a quién, ni para qué. Sin embargo, resultan una líneas muy intensas, que aportan mucha verosimilitud a la parte más psicológica de esta presentación de la colección. Como buen primer número, plantea muchos interrogantes, pero de momento no hay respuesta alguna a los impactantes momentos que vivimos. Los intervinientes son miembros de distinta categoría de DC (lo siento, pero no es lo mismo Batman que Booster Gold), aunque la relevancia que tendrá cada uno de ellos todavía no está clara. Esta presentación cumple con creces la misión de engancharte, y dejarte esperando para el segundo con ansias la cumple sobradamente.

LOS HÉROES DESCUBREN HECHOS TERRIBLES QUE DEBERÁN INVESTIGAR

En cuanto al dibujo, me ha recordado el debate de si un buen guión salva un dibujo mediocre. Y lo ha hecho por lo contrario. Me ha fascinado tanto el señor Clay Mann a los lápices, que si el cómic no trajera una sola palabra me habría bastado.

Que maravilla de diseños. Resultan muy modernos, pero sin que sus personajes parezcan artificiales, hechos por ordenador o perfilados por un cirujano plástico. Son muy bellos, como corresponde a los héroes, pero bien diferenciados unos de otros. Este primer número incluye unas cuantas viñetas que merecen darles un tiempo extra para disfrutarlas como la obra de arte que son. Si bien un primer número es muy prematuro para juzgar la obra, si el dibujo se mantiene así, ya es excusa más que suficiente para apuntarse a la propuesta de Tom King.

La historia de momento también tiene bastantes recovecos que deseas descubrir. Tenía altas expectativas para esta historia y, una vez leída, no hay el menor rastro de decepción. Bueno, sí, que me quede un mes para leer el siguiente número. Ojalá pasara eso con todo.

HÉROES EN CRISIS NÚM. 01 (DE 9)
ECC Ediciones
Edición original: Heroes in Crisis núm. 1 USA
Guion: Tom King
Dibujo: Clay Mann
Grapa, 32 págs. A color.
Precio: 2,75 €

Este próximo mes de abril, ECC Ediciones ha decidido inundarnos con un amplio abanico de novedades, a cual más imprescindible para los que amamos el Noveno Arte. Desde el comienzo de la publicación en formato tomo de todas las colecciones ligadas al macroevento Flashpoint, hasta nuevas y flamantes colecciones, como Los Nuevos Investigadores, de Scott Snyder y Andy Kubert. También destacar la edición limitada y en blanco y negro de Batman: Caballero Blanco, de Sean MurphyMatt Hollingsworth. Dentro del sello DC Black Label, esta edición estará limitada a solo 2.000 ejemplares.

Novedades de ECC Ediciones para Abril de 2019

No podemos dejar pasar señalar entre las novedades de abril la edición en tomo de Batman: Caballero Oscuro III. La Raza Superior, de Frank Miller y Brian Azzarello, 392 intensas páginas con la penúltima reinvención del cruzado de Gotham. Y para los amantes de los clásicos llega Batman: El Largo Halloween, una reedición de la obra de Jeph Loeb y Tim Sale imprescindible para todo fan del murciélago.

Y para finalizar con esta selección de novedades, citar la publicación en un solo tomo de IZombie, de Chris Roberson y Mike Allred, convertida en serie de televisión de gran éxito, o la tercera parte de Generaciones, dentro del coleccionable Novelas Gráficas Superman /Batman, a la que sucederá, ya en el mes de mayo, la cuarta y última parte de este imprescindible clásico de John Byrne.

El nombre de John Byrne no necesita presentación para los aficionados del cómic de superhéroes. Para este que os escribe, Los 4 Fantásticos tienen en mi cabeza el aspecto que él les dio. Si bien en DC aterrizó por problemas con los jefazos de Marvel, demostró tener un gran amor por los personajes y conocerlos al dedillo. Es por eso que esta obra, Generaciones, publicada por ECC Ediciones dentro de su colección Novelas Gráficas de Batman y Superman, es una maravillosa oportunidad que se le dio a Byrne para demostrar lo bien que sabe hacer su trabajo, tanto al guion como a los lápices. Pasamos a analizar que tiene este elseworlds, género que no me fascina de primeras, para asombrarme esta vez. 

Superman / Batman: Generaciones, de John Byrne

Generaciones es una maravillosa carta de amor a los héroes, en el sentido más clásico de la palabra. Byrne comienza su relato en 1939, con unos novatos Bruce Wayne y Clark Kent encarnando sus papeles. Byrne cuida mucho la época que retrata, con un Wayne ejerciendo de playboy intrépido junto su primera novia, Julie Mathison, que ignora su alter ego. En cuanto a Superman, no lo vemos volar, sino saltar, como corresponde al inicio del personaje. Si bien el caso que resuelven juntos puede parecer algo naif, es justo lo que pretende. Tanto el conflicto con villano atacando novia de héroe, como la forma de resolverlo, no hace más que homenajear cómo eran los cómics entonces.

Generaciones es una maravillosa carta de amor a los héroes, en el sentido más clásico de la palabra.


La historia va dando saltos de 10 años, a lo largo de los cuales van reflejando cómo las vidas de ambos van evolucionando. La forma de contar las historias también. Así nos encontramos, por ejemplo, con la psicodelia de los años 60 encarnados en las travesuras de Batmito y Mr. Mxyzptlk. En cuanto a la inevitable descendencia para que podamos hacer honor al título de la cabecera, no podemos salirnos de los cánones y casan a Batman. Sin embargo, no acaba de aparecer clara la identidad de su esposa. Parece ser que pudiera ser Kathy Kane, la primera Batwoman, pero como el personaje se creó después del año que aparece, Byrne no la nombra expresamente. El problema de esta teoría es que Kane sería mucho más complaciente con la idea de que su hijo siguiera los pasos de su padre y su tío, Dick Grayson, como Robin y luego Batman. De todas formas, no tiene más papel que ser la madre del hijo de Bruce, Bruce Jr. Cuesta creer que Wayne tuviera una esposa con esa actitud. Nada que ver con la intrépida y colaborativa Lois Lane

GENERACIONES ES UN VIAJE IMPRESIONANTE A OTROS MUNDOS

En cuanto a Dick Grayson, es un eje importante en esta historia, aunque su devenir dista bastante de intentar apartarse del legado de Batman como ocurre en la continuidad. Al contrario, su destino está marcado por la capa. Alfred, el fiel mayordomo de Bruce, también aparece, pero de una forma bastante sorprendente. En este retrato familiar, no todos son buenos. Sin embargo, como hay que respetar los cánones, quienes se cambian de bando lo hacen por culpa del villano (o villanos) de turno, respetando la idea simplista de lo que es un superhéroe.

Los lazos entre los herederos de Bruce y Clark se van estrechando de una manera menos lineal o previsible de lo que pudiera parecer. Hay giros bastante sorprendentes para unos y otros. A lo largo de la obra se reparten algunos momentos claves de lo que entendemos hoy por el canon de los protagonistas y su continuidad, aunque transformado por deseo del autor y sus intenciones. A pesar de contener momentos trágicos, acompañar a Batman y Superman a lo largo del viaje que nos ha preparado Byrne es una gozada. El tono es absolutamente respetuoso con la idea por la cual surgieron los héroes, y sus villanos. El optimismo irradia esta historia, algo inherente al género. La conclusión, afortunadamente, es también de lo más satisfactoria, incidiendo en la idea de legado que impregna Generaciones de principio a fin.

UNA OBRA IMPRESCINDIBLE DESDE TODOS LOS ÁNGULOS

En cuanto al dibujo, qué podemos decir. Un Byrne veterano que demuestra maestría y pasión donde otros en su lugar mostrarían agotamiento. Se repite esa forma única del autor de dibujar a todos sus personajes parecidos, pero a la vez darles un toque que hace que identifiques al momento quien es. Los fondos también están muy trabajados, algo importante si realmente quiere transmitir los cambios de época que transcurren a lo largo del tomo. Además, cuenta con una segunda parte que en breve os analizaremos aquí.

Francamente, aprovechad la oportunidad que ofrece el coleccionable de Salvat para haceros con esta maravilla a un precio irrisorio para la calidad que ofrece en todos sus aspectos. No hay excusa.

BATMAN Y SUPERMAN - COLECCIÓN NOVELAS GRÁFICAS NÚM. 53: BATMAN/SUPERMAN: GENERACIONES (PARTE 1)
ECC Ediciones
Edición original: Superman & Batman: Generations I núms. 1-4 USA
Guion y dibujo: John  Byrne
Cartoné, 208 páginas. A color.
Precio: 12,99 €

Las novedades de Diábolo Ediciones para el mes más breve del año se inician con el homenaje a uno de los más grandes poetas en lengua castellana, Antonio Machado. En la novela gráfica Antonio Machado. Los Días Azules, Cecilia Hill y Josep Salvia hacen un recorrido por la vida del poeta entre los años 1936 y 1939. Precisamente, el 22 de febrero se cumplen 80 años desde la muerte de Machado en su exilio francés de Colliure.

Diábolo Ediciones. Novedades Febrero 2019

Pero si lo que de verdad te va es el anime, Diábolo tiene el orgullo de lanzar nada menos que la tercera edición de uno de sus ensayos sobre cultura popular de más éxito: El Viaje de Chihiro. Nada de lo que Sucede se Olvida Jamás, de Álvaro López Martín (Antes de Mi vecino Miyazaki. El origen de Studio Ghibli, cuya reseña puedes leer aquí). Casi 300 paginas desmenuzan la que es considerada por muchos como la obra cumbre del animador Miyazaki, un clásico intemporal de la animación japonesa.

Para los amantes de la ciencia ficción llega en la tercera semana de febrero el magazine Cthulhu Especial Ciencia Ficción. Cien páginas en color y glorioso blanco y negro con quince historias de terror y ciencia ficción oscura que te dejarán helado. 

Y para finalizar, la segunda parte de un cómic excepcional y muy original: Mezolith, de Ben Haggarty y Adam Brockbank. En esta epopeya, ambientada en la Gran Bretaña de hace 10.000 años, seguiremos las aventuras de Poika a través de los alucinantes escenarios de la Europa prehistórica.

A continuación, el PDF con todos los detalles de las sensacionales novedades que Diábolo tiene preparadas para este mes de febrero.

Dentro de los continuos estrenos de Netflix, resulta difícil destacar. Si tu protagonista y creadora además no es especialmente conocida, la cosa se complica. Más cuando la propia plataforma, que llena carteles de autobuses con algunos de sus estrenos, aunque sean de ínfima calidad (léase Elite), pasa de promocionarte. Sin embargo, en la era de Internet, la recepción de crítica y público es bastante más determinante que el marketing de toda la vida. Es el caso de Muñeca Rusa, que comparte problema con The Marvelous Mrs. Maisel a la hora de atrapar por su título. Así que esta aparente modesta propuesta ha terminado destacando entre la amalgama de estrenos por su calidad. Vista la temporada entera, os intentaré explicar por qué se lo merece, y mucho. 

Muñeca Rusa (Russian Doll)

Lo primero que hay que destacar es que no es una comedia como intentan venderla de una manera simplona. Que tenga momentos divertidos, que los tiene, no la hace por defecto una sitcom. También tiene momentos tristes, dramáticos y emocionantes. Como la vida misma. La protagonista, Nadia (Natasha Lyonne), se da cuenta de que, en el día que celebra su cumpleaños por todo lo alto, muere. Y enseguida revive, volviendo una y otra vez al momento en que se encuentra frente al espejo del baño. 

No hace falta buscar a la actriz y creadora para saber que proviene del mundo de los monólogos de comedia. Su personaje no es nuevo: la cínica mujer descreída de todo y alérgica al compromiso. Si bien es complicado no caer en la repelencia o el exceso con este tipo de personaje, Natasha consigue bordear el límite con maestría. Si bien pudiera parecer a primera vista una glorificación de los malos hábitos, los excesos y del individualismo por encima de las ideas más tradicionales, como algún espectador despistado ha parecido entender, esta serie es más original que eso. De hecho, la actriz protagonista ni siquiera bebe, y es pareja en la vida real del exnovio de su personaje en la serie. 

Natasha Lyonne

A lo largo de ocho agradecidos episodios que no alcanzan la media hora de duración, Russian Doll corrige dos de los mayores errores de las series Netflix: exceso de capítulos y de la duración de estos. Si bien la idea de repetir el mismo día no es algo precisamente nuevo, lo hacen bastante bien. Sencillamente, Nadia puede irse moviendo, evitando la monotonía que supondría ir repitiendo una y otra vez los mismos escenarios o personajes. La protagonista va intentando averiguar qué es lo que le sucede, intentando jugar con las opciones que se va encontrando, y tirando de las ocurrencias que todos podríamos tener. Nadia sabe que el tiempo no es infinito y que debe salir del bucle en el que está metida. Esto lleva a ir profundizando en el personaje, a explicarnos el por qué de su comportamiento de una manera factible. 

Russian Doll corrige dos de los mayores errores de las series Netflix: exceso de capítulos y de la duración de estos


Donde más acierta la serie es en buscarle compañeros de viaje con los que no habría siquiera entablado conversación en su vida cotidiana, para demostrar que todos podemos establecer un vínculo. Y que esto es bastante mejor que ir de juerga en juerga. Russian Doll es la perfecta serie para ver del tirón, el famoso binge-watching. Tiene risas, personajes con los que puedes empatizar, te hace pensar, y ofrece una visión optimista de la vida sin adoctrinar. Me ha conseguido emocionar con sus personajes más que otras series de muchas más horas. Esta muy bien rodada y no necesita dar más de lo que ofrece. Parecer ser que las creadoras ya tienen ideas para una segunda temporada. Yo les pediría que siguieran pensando un poco más y ofrecieran otra cosa. Como espectadores necesitamos este tipo de series que empiezan y terminan en una temporada breve, y punto. Entiendo que el negocio manda y que debe ser difícil, pero creo que Russian Doll, y quienes la hemos disfrutado tanto, nos merecemos ese respeto. De momento, os la recomiendo encarecidamente. No os defraudará.