ÚLTIMOS POSTS

Acaba de ser presentado el primer teaser tráiler de Viuda Negra, uno de los estrenos de Marvel Studios más esperados. No obstante, no salgas corriendo a comprar tus entradas de cine en Madrid para verla, ya que la película que protagoniza Scarlett Johansson no llegará a las salas españolas hasta el próximo 30 de abril de 2020. Pero hay vida más allá del Universo Cinematográfico Marvel, como lo demuestra la selección de los que, para nosotros, son los diez estrenos de cine más esperados de 2020. Comenzamos.

Los 10 Estrenos de Cine Más Esperados de 2020

AVES DE PRESA (Y LA FANTABULOSA EMANCIPACIÓN DE HARLEY QUINN) - 7 de febrero

Con este rimbombante título llega a las carteleras españolas el spin-off de la incomprendida Escuadrón Suicida (2016), protagonizado por Margot Robbie en el papel de la no muy centrada Harleen Quinzel. En esta ocasión, acompañan a la antiheroína un heterogéneo trío de féminas, formado por Canario Negro (Jurnee Smolett-Bell), Cazadora (Mary Elizabeth Winstead) y Renee Montoya (Rosie Perez). Estas Aves de Presa tendrán enfrente al villano Máscara Negra, al que da vida Ewan McGregor.



SIN TIEMPO PARA MORIR - 2 de abril

Vigésimo quinta entrega —oficial— de la saga 007, protagonizada de nuevo por un Daniel Craig que se resiste a abandonar el papel, posiblemente motivado por unos jugosos emolumentos. A los mandos, Cary Fukunaga, el realizador que nos asombrara a todos con la brillante primera temporada de True Detective. El villano es, en esta ocasión, Rami Malek, quien se afeita el mostacho de Freddie Mercury para interpretar a un personaje más cercano al de su serie Mr. Robot. Ve reservando ya tus entradas de cine en Barcelona, porque esta película promete ser de los estrenos más fuertes del año.


LOS NUEVOS MUTANTES - 3 de abril

Y justo un día después de la nueva de James Bond se estrena —por fin— Los Nuevos Mutantes, la última de las películas de la franquicia X-Men en comenzar su producción antes de la absorción de la 20th Century Fox por parte de Disney. Tras cuatro aplazamientos, la película que dirige Josh Boone (Bajo la Misma Estrella) llega a los cines con las expectativas bajas no, lo siguiente, sobre todo por el mal sabor de boca que nos dejó X-Men: Fénix Oscura (2019).


VIUDA NEGRA - 30 de abril

El primero de los estrenos Marvel del año llega de la mano de la australiana Cate Shortland, curtida sobre todo como realizadora televisiva. Esta película se ubica temporalmente tras los sucesos acaecidos en Capitán América: Civil War (2016), siendo la última película en la que figura Stan Lee como productor ejecutivo. Una de las protagonistas es Yelena Belova, interpretada por Florence Pugh, el segundo personaje de los cómics Marvel en utilizar el nombre en clave de Viuda Negra. Nombres como Emma Watson o Saoirse Ronan sonaron para dicho papel.


WONDER WOMAN 1984 - 5 de junio

Con algo de retraso —debía estrenarse estas navidades—, por fin llega a las pantallas la secuela de la espléndida Wonder Woman (2017), de nuevo dirigida por Patty Jenkins. Poco se sabe de la trama, aunque sí qué personajes del Universo DC harán su aparición. Kristen Wiig, tras rechazar Emma Stone el papel, hará de Cheetah, habitual némesis de la amazona. Por cierto, Pedro Pascal (Juego de Tronos) interviene en la película, como también lo hiciera en el piloto de la fallida serie de Wonder Woman de David E. Kelley.


TENET - 17 de julio

Poco o nada se sabe del nuevo proyecto de Christopher Nolan. Tras el éxito de Dunquerque (2017), el realizador británico vuelve a tocar temas ya tratados en anteriores películas, como el espionaje o el viaje en el tiempo. Hay rumores que apuntan incluso a que podría transcurrir en el mismo universo de Inception (2010). Para su nueva historia, Nolan ha rodado en localizaciones repartidas por todo el mundo, como Estonia, Italia, Noruega o Dinamarca, entre otras. En el reparto, Michael Caine, su actor fetiche, Robert PattinsonKenneth BranaghAaron Taylor-Johnson.


MORBIUS - 31 de julio

Tras el inesperado éxito en taquilla de Venom (2018), Sony decidió que era hora de rentabilizar un poco más los personajes de la franquicia Spider-Man, siendo elegido Morbius, el Vampiro Viviente. Dirigida por el sueco Daniel Espinosa (Life, El Niño 44), la película se centra en las andanzas del Dr. Michael Morbius, encarnado por Jared Leto. Rumores apuntan a que Morbius podría ser el próximo personaje de la Casa de  las Ideas propiedad de Sony en aparecer en el esperado reboot de Blade, ya en desarrollo por Marvel Studios.


ETERNOS - 30 de octubre

Los Eternos, creados por el mítico dibujante Jack Kirby, hicieron su primera aparición en el número uno de la colección The Eternals, publicado en 1976. Estos seres, creados por los alienígenas Celestiales, han aparecido en numerosas ocasiones en las colecciones de la Casa de las Ideas. No obstante, nunca han sido unos personajes demasiado populares, como lo demuestran las pocas colecciones propias que han tenido desde que fueran creados. Sin embargo, Marvel/Disney parece haber apostado fuerte por ellos.


GODZILLA VS. KONG - 20 de noviembre

Tras Godzilla: Rey de los Monstruos (2019), llega su secuela, esta vez con King Kong como monstruo invitado. Nada menos que cincuenta y ocho años han pasado desde que ambas criaturas se enfrentaran en la gran pantalla. Dirige Adam Wingard (Tú Eres el Siguiente), con Millie Bobby Brown (Stranger Things) y Alexander Skarsgård (True Blood) al frente del reparto. A falta del primer teaser, el tráiler del film original de 1962.


DUNE - 18 de diciembre

Tras dejarnos joyas como La Llegada (2016) o Blade Runner 2049 (2017), el realizador canadiense Denis Villeneuve se atreve con una de las sagas de ciencia ficción posiblemente más complicadas de llevar al cine. Quienes atesoramos en nuestra memoria la excepcional —e incomprendida— versión que hiciera David Lynch en 1984, vamos a tener realmente complicado superar la nostalgia. Esperemos que el buen hacer de Villeneuve y el tremendo reparto hagan por fin justicia a la obra cumbre del escritor norteamericano Frank Herbert.


Estos son solo diez de los mayores estrenos que nos esperan en 2020. Atrás he dejado películas tan esperadas como la cinta de horror Antebellum, la adaptación del videojuego Sonic a la gran pantalla, el reboot del Dr. Doolittle, con Robert Downey Jr. al frente, o The King's Man: La Primera Misión, esta vez ambientada en la I Guerra Mundial, por citar solo algunas. 

Allá a principios de los años 90, todavía con el impacto que supuso el éxito de la película Batman de Tim Burton en las ventas de cómics, que llegaron a contarse por millones, se lanzó la estupenda colección Legends of The Dark Knight. La idea era hacer historias autoconclusivas de unos cinco números que permitieran, por un lado, que lectores casuales pudieran disfrutar de Batman sin los límites de la continuidad; por otro, atraer a artistas que no tenían que comprometerse por mucho tiempo y además podían contar lo que desearan. La revolución que supuso en su momento, tanto en la temática como en la estética, fue brutal. Presa, editado por ECC Ediciones en su colección Batman, La Leyenda, fue uno de los primeros números que leí en su momento y, junto a Shaman, de los mejores. Os explico el por qué de estas virtudes.

Batman, La Leyenda #18: Presa, de Moench y Gulacy

El autor, Doug Moench, quien no me gusta formando tándem con Kelley Jones, aquí si forma un gran equipo con Paul Gulacy. Si bien casi 30 años después las técnicas de dibujo han mejorado mucho y la tecnología también, en su momento la impresión era brutal. Lejos de los coloridos fondos de Norm Breyfogle, a cargo de la estupenda serie regular de la época, aquí se buscaba realismo. Y vaya si lo consiguieron.

La época elegida era muy próxima a la de Batman Año Uno de Frank Miller y David Mazzucchelli, con apenas unas diecinueve apariciones de Batman en público, pero ya formando parte de la opinión pública. Aquí no hay más compañero que la obsesión personal de Bruce Wayne por hacer lo que hace, sin tener aún definidos muchos de los gadgets que necesita para ello. Aquí Moench nos muestra un Bruce seco, solitario y casi amargado. Cuadra con la descripción de Batman que hace Hugo Strange como un trastornado, y por eso le pesan a Bruce sus opiniones. La suerte que tiene es que el psiquatra Strange está, como manda la tradición, peor que sus pacientes. Eso sí, puede parecernos trastornado, pero también muy inteligente, lo que le aleja de la ridiculez en la que caen otros villanos.

Alfred sufre la decisión de Bruce que aún ni entiende, ni es consciente de lo que va a llegar a significar. Para Moench, Bruce Wayne no existe, siendo Batman la verdadera personalidad del personaje, cuando de verdad se siente él mismo. Aunque nos muestre a Bruce ejerciendo de playboy, es de sus versiones primerizas, las más extremas de aparente bon vivant. La posibiliad de que Batman sea un demente planea durante todo el cómic para el lector. Nos vemos ante una versión heroica por lo esforzado e inventivo que tiene que ser Batman en sus comienzos, pero es dura porque Strange da más en el clavo de lo que nos gustaría. Es el peligro del realismo en los cómics.

LO NORMAL EN ESTA ÉPOCA ERAN LOS FONDOS AMARILLOS CHILLONES,
 IMAGINAD EL SALTO
El aún capitán Gordon, apoyo de Batman tras el rescate de su hijo, se encuentra en medio del politiqueo que aprovecha el alcalde para sacar votos. Además, se esboza el comienzo de una pieza clave de la unión de Gordon con Batman. El tono adulto del comic se muestra en la complejidad con la que muestran la corrupción y el crimen, analizando pieza por pieza y prescindiendo de simplificaciones. Además, el dibujo acompaña, no escatimando mafiosos sin ropa y mujeres casi desnudas de un modo inimaginable en un cómic de Batman anterior a este, y casi que posterior.

Las psiques de cada personaje están también muy trabajadas. Los tejemanejes políticos, sociales y policiales que van sucediendo a consecuencia de la aparición de Batman están muy bien llevados. Se van añadiendo tramas y personajes, que se benefician de la buena descripción de los actuantes, del gran y detallado dibujo y de la oscuridad de la historia. Y se plantea de una manera clara el peligro de la imitación que supone tener un personaje vestido de murciélago haciendo de vigilante. 

No se me ocurre mejor heredera para Batman Año Uno, y decir eso es decir muchísimo de un cómic. Es decir que es imprescindible. Es una buena oportunidad ahora de hacerse con ella en el coleccionable de Salvat y ECC Ediciones a un buen precio. A pesar de la de años transcurridos desde que la leyera y me fascinara, sigue resultando una brillante historia que nada tiene que envidiar en ningún aspecto a los cómics actuales.

Batman, La Leyenda núm. 18: Presa
ECC Ediciones
Edición original: Batman: Legends of the Dark Knight núms. 11 a 15 USA
Guion: Doug Moench
Dibujo: Paul Gulacy
Cartoné. 136 págs. A color
Precio: 12,99 €

El cada vez más afamado guionista Tom King nos sorprendió con esta propuesta, Héroes en Crisis, que se convirtió en una de las series más comentadas del año pasado. Ahora que acaba de finalizar su publicación en España por parte de ECC Ediciones, nos gustaría hacer una reflexión sobre los puntos fuertes y débiles de esta colección. King, como bien sabemos ya todos, ejerció como agente secreto, de cuya experiencia saca mucha inspiración para sus obras, como en El Sheriff de Babilonia. Seguramente, la idea de Santuario, un lugar donde los héroes sueltan los traumas que les supone su continua actividad, viene de ahí. Pero ¿es correcto trasladar algo tan del mundo real al universo de ficción absoluta de los superhéroes? Advertimos que hay spoilers en adelante. Comenzamos por los puntos buenos, para luego ir a lo negativo.

Héroes en Crisis, de Tom King

EL DESPEGUE DE LA HISTORIA

Hay que reconocer que la cantidad de incógnitas que plantea King con Booster Gold y Harley Quinn en el primer número de la historia engancha, y mucho. Las apariciones puntuales de Batman, Superman y Wonder Woman están planteadas de manera muy potente. Consigue atrapar cómo van descubriendo los cadáveres y desvelando poco a poco lo que es Santuario. Tienes la sensación de estar ante algo que puede afectar definitivamente al Universo DC, y que lo que ocurra será irreversible.

EL DIBUJO

Al asombro que produce el primer número contribuye enormemente el arte de Clay Mann. Aúna belleza y realismo a un nivel impresionante. Pero no se reduce al diseño de los héroes y el detalle con los que los dibuja. Cuando opta por una splash-page de un paisaje, o de dos héroes viendo la televisión, su talento luce por igual. A veces es sustituido brevemente por otros dibujantes, como Mitch Gerads pero la mayor parte de Héroes en Crisis tiene la imponente impronta de Mann. De verdad que, sin este artista, estaríamos ante una un cómic que habría destacado muchísimo menos.

LOS MOMENTOS DE HUMOR

No es que estemos ante una obra cómica precisamente, pero los momentos donde este aparece brillan especialmente. La inmensa mayoría están protagonizados por Booster Gold y su robot, Skeets. Hay que reconocerle a Tom King que sabe captar el espíritu liviano de este personaje del futuro, pues sus diálogos y comentarios llegan a ser hilarantes. Alguno más hay, como en las confesiones personales de los distintos personajes en Santuario.

HARLEY QUINN, ¿UNA PRESENCIA IMPUESTA POR SU COMERCIALIDAD?

LAS CONFESIONES DE LOS HÉROES

Los momentos que salpican toda la trama con los superhéroes desahogándose en Santuario están muy logrados. Tan logrados que, si King hubiera optado por hacer un número especial donde tan sólo viéramos estas declaraciones, todo habría funcionado mucho mejor. El fondo blanco, el buen dibujo, la psicología de cada uno, las confesiones elegidas... Por ejemplo, Batgirl, señalando por dónde le pasó la bala del Joker, o los distintos Robins dudando de su papel y de lo que aportan... Bueno, alguno hay que no duda sobre nada. Esta parte funciona especialmente bien, añadiendo otro foco de humor. Quizás debió quedarse aquí.

LOS HÉROES NO PUEDEN ROMPERSE COMO NOSOTROS

El problema principal de esta colección es que la idea de que los héroes necesitan recuperarse de sus traumas no es asimilable con el mundo real. Seamos sinceros, ni la persona más cuerda podría soportar ser Batman durante media hora sin perder la chaveta. No estamos hablando de veteranos, el mundo que conoce King, que tan difícil tienen volver a la vida cotidiana, si es que lo consiguen. Estamos hablando de un mundo de ficción y fantasía donde se enfrentan al fin del  mundo y a dioses cada dos por tres, mientras mantienen una familia o una vida personal. Leer o disfrutar de los superhéroes exige esa suspensión de la incredulidad que aquí se rompe. Claro que pueden sufrir, y tener consecuencias, pero no las mismas que tendríamos nosotros. O ninguno habría superado su primer número.

LE FALTA DESARROLLO Y RESULTA COMPLEJA

Leyendo Héroes en Crisis, reconozco haberme perdido más de una vez. Antes de hacer el análisis completo me lo he vuelto a leer desde el principio, y no recordaba o no había pillado bastantes cosas. Hechos que deberían haber sido la bomba, como la filtración al público de las grabaciones de los héroes, terminan sin consecuencias. King salta de una cosa a otra, sin explicar bien qué pasa. Faltan reacciones de otros héroes muy ligados a Roy o Wally, como Oliver Queen Lo mismo podemos decir de bastantes cosas del cómic, que se queda en tierra de nadie o directamente sin explicación.

HARLEY QUINN

Francamente, no sé qué pinta en la historia esta chica. Para empezar, no debería saber que existe Santuario. Si la eliminas, casi que tenemos mucho más espacio para contar mucho de lo que nos falta. Por no hablar de que temen enfrentarse a ella Batman, Superman y Wonder Woman juntos. Ya me dirás esto como se come. El hecho de que se haya convertido en un personaje tan popular y comercial parece que ha animado a incluirla en todo tipo de historias, y eso se termina sufriendo como en este caso, pues no tiene sentido alguno su presencia. Tampoco el de Hiedra. Y claro, la trama se resiente, y más siendo tan corta.


EL FINAL

Pues sí. La idea de que Wally West mata a sus compañeros en un estallido de rabia y descontrol por sus pérdidas personales no me convence. Y la retahíla explicativa del final ya es una ida de cabeza que a mí, al menos, no me convence para nada. Roy Harper es un personaje por el que tengo especial debilidad. Un rebelde que ha tenido grandes momentos con Green Arrow y en diversas historias. Wally también me parece muy valioso y desaprovechado. Ambos han sido ninguneados, y tras celebrar la vuelta de Wally West tras Rebirth, esto supone todo un jarro de agua fría. Bien podría King haber contado lo mismo pero sin víctimas mayores. Es más que suficiente con las menores, como Lagoon Boy o Hot Spot. De camino, centra un poco el foco en estos, que no vendría mal, ya que también tienen traumas suficientes como para hacer una exposición.

Una historia con sus altibajos, pero que en definitiva no llega a cumplir lo que promete. Debería haber sido más larga o indicar las consecuencias en las series regulares, como Titanes. A pesar de todo, creo que lo bueno supera a lo malo y merece la pena leerla, aunque vaya perdiendo fuelle a lo largo de los episodios. El tiempo dirá si queda como una de las mejores o peores obras de Tom King, un autor que para mí es bastante irregular, capaz de lo mejor y de lo no tan bueno.

HÉROES EN CRISIS 1 al 9
ECC Ediciones
Edición original: Heroes in Crisis 1-9 USA
Guion: Tom King
Dibujo: Clay Mann, Mitch Gerads, Travis Moore
Formato: grapa 24 págs., color
Precio: 2,25 - 2,75 - 1,95 €

El Caballero Oscuro cumple 80 años y, si preguntáis al público en general, os dirá que una de sus reglas más inquebrantables es que no mata. Lo que no saben muchos es que eso no ha sido así siempre, sino más bien algo que ha dependido de la corriente moral del momento. De hecho, si buceamos en la historia del murciélago, encontramos algunos casos donde liquidó sin problemas y sin que nadie pusiera el grito en el cielo. Personalmente, lo prefiero a verlo saltar de un edificio para salvar un villano mientras se queman los guardas de seguridad porque nadie los ayuda... Eso sí, aviso de que, obviamente, hay spoilers. Empezamos

La Broma Asesina

DETECTIVE COMICS Nº 27 (1939)

El estreno del personaje ya apuntaba maneras. El misterioso nuevo personaje, con una hábil patada, desnucaba a un gánster que seguramente lo merecía. O no, vete tú a saber, porque era la primera vez que lo veía. Lo mismo estaba en prácticas el pobre hombre. Eran tiempos duros y difíciles, sin tanta sensibilidad a flor de piel como ahora. Duró poco, porque ya a principios de los años cuarenta empezaron a exigir que los héroes de los cómics no mataran. Así que Batman y Robin tuvieron que adaptarse y dejar de usar métodos tan expeditivos.

WHERE WALKS A SNOWMAN? (1981)

Los deliciosos tomos recopilatorios que está publicando DC Comics son una maravilla porque nos trasladan a un tiempo donde la historia primaba. El tomo que acabo de comprar sin mirar ni el precio, Tales of The Batman: Gerry Conway, Volumen 2, empieza fuerte. Vemos a un Batman alejado del superhombre actual perseguir a pie a un hombre que, de ser un atleta, se transforma en una especie de Yeti. Ambos tienen una lucha final en una pista de esquí en lo alto de una montaña. Al bueno de Bruce Wayne no se le ocurre otra cosa que hacer con el pobre que cegarlo con una  linterna de su cinturón al lado de un precipicio. Como es albino, piensa batsy, seguro que le afecta mucho la luz intensa. Y vaya si le afecta. Le afecta tanto que cae precipicio abajo. Pero lo tremendo viene con la justificación que Batman hace para sí mismo para liquidar a la pobre criatura: él ya sabía que tenía ese recurso en su cinturón y aun así se enfrentó a él. Será que los Yetis son asiduos de Detective Comics... Prácticamente fue un suicido, señoría. Como detective, Batman será el mejor del mundo, pero como abogado me temo que le iba a ir bastante peor.

CÓMO DISFRUTO ESTOS VILLANOS DE UN SOLO NÚMERO...

LA BROMA ASESINA (1988)

Esto es un debate que ya analizamos en su momento. Una historia eternamente reeditada y en la que se basan muchos de los momentos de la película Joker, así como la película animada del mismo nombre. La historia es bien conocida. El Joker aparece en la casa de Jim Gordon y dispara a su hija Bárbara, dejándola lisiada. No contento con eso, tortura a Gordon para sacar de sus casillas a su archienemigo. Y por lo visto, en la última viñeta, lo consigue. Obviamente, no es una muerte perenne, ninguna lo es en los cómics. Pero ahí está.

BATMAN: LAS 10 NOCHES DE LA BESTIA (1988)

Con una profundidad que ya quisiéramos para los cómics actuales se construye esta intensa historia. La verdad es que Batman las pasa canutas, con un inexperto Jason Todd como Robin que poco puede hacer por ayudar. Se entiende que el hombre acabe hasta arriba y tome una decisión no ya determinante, sino bastante cruel. La KGBestia, que parece un boceto previo de Bane, es encerrado en un habitáculo sin posibilidad de salir, a la espera de morir de hambre y sed. Toma ya. Ni se despeina al final el murciélago, relatando que no le hace falta medirse con él. La continuación intentó enmendar este destino, pero la intención de la historia es la que era y no nos gusta que nos la adulteren.

Batman: Las 10 Noches de la Bestia
EL FINAL DE LA DÉCADA DE LOS 80 FUE GENIAL PARA LOS COMICS

BATMAN: CORAZÓN DE SILENCIO (2009)

Pues sí, Paul Dini, antes de hacer que Batman tuviera un lío esporádico con Batgirl en la película de La Broma Asesina, y que Nightwing tuviera otro con Harley Quinn, ya daba muestras de que estaba harto de lo políticamente correcto. Así que, sin que nadie se diera mucha cuenta, eliminó a Silencio al final de esta historia. Obviamente, sobrevivía comiqueramente y sin que nos explicaran cómo, pero la intención era la que era. ¿O qué esperas cuando lías un trapo al cuello de alguien y lo metes en una hélice? Pues justo lo que dicen Nightwing y Robin: «ha muerto, solo quedan algunas vendas». Sin que Batman se inmute lo más mínimo. Si es que salen a papá...

BATMAN: CRISIS FINAL (2008-2009)

El grandioso plan de Grant Morrison para matar a Batman tuvo su punto culminante en el arco Crisis Final, reeditado por ECC Ediciones antes del verano. Se ve que la imponente regla de no matar no tiene en cuenta a los dioses. Así que el optimista Bruce Wayne se planteó el asesinato ni más ni menos que de Darkseid con una pistola preparada para la ocasión. En el espacio ni hay aire para que te oigan ni hay leyes que se te apliquen, ni siquiera las propias. Lo menos que podía pasar ante semejante plan es caer liquidado uno mismo aunque finalmente triunfes. Y vaya si cae. La imagen de Superman con Batman carbonizado es de las más impactantes de los cómics de los últimos años. Por supuesto, Batman tenía un plan por si era carbonizado vivo, pero eso es harina de otra lista...

A VER SI OS CREÉIS QUE MATAR A UN DIOS SALE GRATIS...

ALL STAR BATMAN & ROBIN (2005-2008) 

La verdad es que los que seguimos con asiduidad las historias del murciélago no nos tomamos muy en serio esta semi-parodia de Frank Miller.  Eso sí, acompañado por un magnífico Jim Lee. Entre las muchas tropelías que comete este violentísimo Batman de sonrisa sádica, no falta el asesinato. Y no a uno de los grandes, sino a unos pobres maleantes a los que no duda en atropellar y luego calcinar con el motor del Batmovil. Y todo eso sin prestarles atención, como si fuera lo más normal. Afortunadamente, no fueron demasiados números los que salieron de esta colección porque si no, la presente lista la hubiera extraído tan solo de este cómic.

Como veis, lo del Batman que no mata es una bonita idea para que los padres compren cómics del murciélago a sus hijos, pero es inevitable que, de vez en cuando, se le vaya la mano. No es algo que ocurra continuamente, desde luego, pero es preferible a verlo arriesgar la vida y la de otros para salvar a uno de los muchos genocidas que pululan por su Gotham City.

Tras la larga etapa de Charles Soule al frente de Daredevil, que ya analizaremos más adelante, nos llega el relevo de la mano de Chip Zdarsky. El primer cambio es el paso de tomo a grapa mensual. Zdarsky tiene que salvar la papeleta que dejó Soule, con su ocurrencia de matar a Daredevil. Por supuesto, estamos ante una de las muertes más breves que recuerdo del universo de los superhéroes, y mira que hay competencia. ¿Qué nos ha planteado Zdarsky en este primer arco a cargo del cuernecitos?

Daredevil: Conoce el Miedo, de Zdarsky y Checchetto

Como ya hemos dicho, Daredevil es rápidamente resucitado para pasar a la acción. Encontramos a Matt Murdock en un bar de ligoteo con una atractiva chica. Lo malo de la escena es que esta no lo reconoce, a pesar de estar frente al exalcalde de Nueva York. Si alguien con la pinta de Matt Murdock hubiera tocado la alcaldía de Nueva York, guapetón y ciego, habría sido noticia hasta en Pekín. Esto es un fallo que Zdarsky no ha tenido en cuenta. Por otra parte, intenta respetar lo visto en la etapa previa, no notándose un salto descomunal de una a otra en cuanto a la historia. Otra cosa es el estilo, que sí ha cambiado.

La idea central que plantea Zdarsky para el personaje es si ser Daredevil es una adicción o una decisión libre. A pesar de estar aparentemente en las últimas físicamente hablando, sigue haciendo lo de siempre sin pararse a descansar. La acción que vemos y la situación física que describen es incompatible. La vida laboral que tanto mimó Soule en la etapa anterior y tan didáctica resultó, aquí desaparece. Nada hay aparte de ser Daredevil y su lucha suicida dadas su estado de salud. Ese aspecto no me ha gustado, pero si el autor lo ha considerado necesario para su arco, tampoco pasa nada. Ya veremos más adelante qué hace con la vida profesional de Matt Murdock. Es pronto para juzgar eso en su primer arco completo.

Es innegable que Zdarsky se inspira en la serie televisiva de Netflix en sus guiones. La contante aparición de la iglesia como referente para Matt en busca de una respuesta se hace algo cansina. Es cierto que Daredevil siempre ha tenido ese toque distintivo de la culpabilidad del catolicismo, pero aquí la estética es la de la serie. No hay más que mirar uno de los trajes que aparecen.

Daredevil: Conoce el Miedo, de Zdarsky y Checchetto
LAS PORTADAS DEL ARGENTINO JULIÁN TOTINO SON BRUTALMENTE BUENAS

Daredevil comete, aparentemente, un delito sin proponérselo ¿Ha sido él o hay una conspiración detrás para atacarle? Nuevamente, el tipo de acción es adecuada para una serie televisiva, pero no es fiel al lenguaje propio de los cómics. Eso sí, resulta muy espectacular.

Los personajes que aparecen están estereotipados. Es el caso del encuentro entre Matt y el Castigador, que copia en su aspecto al actor John Bernthal que lo interpretó en televisión. El eterno debate «yo mato porque es lo más efectivo» y «yo no mato porque está mal» me parece que ya está más que visto. Este debate ya se ha hecho antes y mejor. Mucho mejor.

La incorporación de Cole North, el enésimo policía honesto hasta la médula que viene de Chicago —¿inspirado en el Batman: Año Uno de Frank Miller?— es una oportunidad perdida de presentarnos a un personaje gris. Pero es que nada en este cómic parece gris. Es tan genérico que, salvo algún momento puntual como cuando está con Kingpin, no es muy interesante. Por cierto, este último sin la habitual sutileza del personaje.

Las apariciones de otros personajes Marvel las veo fuera de lugar. Reconozco que el único personaje que sigo con regularidad de la Casa de las Ideas es Daredevil. Pero si los que aparecen se dedican a decir y hacer lo poco que vemos en esta historia, hago bien en no seguir la actualidad de esos otros personajes.

La historia va avanzando con un Murdock perseguido, en situaciones límites que va solventando con apariciones inesperadas o una solidaridad poco creíble en estos tiempos de quienes más deben obedecer ordenes.

UN TRAJE COMO EL DE LA SERIE,, AJENO A LOS ORÍGENES AMARILLOS DEL PERSONAJE

El estilo del dibujo en cambio me ha gustado mucho: es moderno y dinámico. Eso sí, nuevamente los planos son más propios de una película que de un cómic. Le reprocharía que Matt tiene un aspecto demasiado juvenil para la carga emocional que nos quieren representar; también haber copiado el físico de los actores televisivos, que no se reduce al caso antes mencionado. Imagino que esto es más una imposición de la editorial para captar lectores entre los espectadores de la serie que una decisión del dibujante. Igualmente no me gusta. Pero eso ya es cuestión de gustos. Marco Checchetto es un grandísimo artista, y el colorista Sunny Gho también hace un trabajo asombroso.

A pesar de lo bueno de este arco, para un lector clásico de cómics como yo, sabe a poco. Muy descafeinado, con un Matt Murdock poco definido y pareciendo un héroe genérico y más torturado de la cuenta sin que transmita bien el por qué. Esperaré a las próximas historias de Chip Zdarsky para ver si se hace con el personaje. No obstante, soy consciente de la buena acogida entre el público de esta primera historia. Quizás ellos sí quieren leer algo que recuerde a un procedimental. De hecho, como guion de la serie funcionaría, ya que deben prescindir de la fantasía que es ver a un hombre sin superfuerza saltando edificios, en cuerdas de la ropa, o columpiándose sin que sepamos como. Pero esa es la magia de los cómics. O era.

DAREDEVIL: CONOCE EL MIEDO
Panini Cómics
Edición original: Daredevil 1-5 USA
Guion: Chip Zdarsky
Dibujo: Marco Checchetto
Grapa, 40 págs., color
Precio: 4 €

El nombre del guionista y dibujante John Byrne no necesita presentación para los lectores de cómics más veteranos. En cambio, es probable que a los más jóvenes les suene menos. Es por eso que este tomo integral de Superman y Batman: Generaciones que ahora lanza ECC Ediciones sea una buena oportunidad de conocer al maestro. Asiduo de Marvel y también contratado por DC Comics tras disgustarse con la primera, tuvo la ocasión de dar su visión de los superhéroes más importantes de la historia de una y otra casa. En este elseworlds, el cual consta de tres partes diferenciadas, publicadas entre los años 1999 y 2005, aprovecha para insistir en la idea de legado y dinastía de dos de los héroes más reconocibles del mundo: Batman y Superman. Dado que son tres historias diferenciadas, hago la reseña de cada una por separado.


GENERACIONES PARTE UNO (1999)

Ya hicimos un detallado análisis de este primer número en nuestra web. Se plantea un comienzo de Batman y Superman a principios del siglo XX, así como de su evolución a través de los años. Los legados de ambos personajes se entrecruzan a través de las generaciones y el avance de las décadas. El dibujo destaca y la claridad de la historia también. Son cuatro números en los que no paran de suceder cosas muy del estilo de un Byrne en plena forma. El protagonismo se centra en Batman y en Superman, lo cual se agradece, porque en cuatro números de los que consta la historia es mejor no complicarlo demasiado.

GENERACIONES PARTE DOS (2001)

Aquí Byrne pretende homenajear a la Edad de Oro del cómic. Lo hace tanto a nivel de ilustración, dibujando las viñetas con los diseños propios de la época, como con el elenco protagonista. Reinventa personajes habituales del mundo de Batman y Superman, y da un curioso destino a Wonder Woman. Además, hay una gran presencia de ayudantes del héroe y de la JSA. Se atisba un pequeño homenaje a la eterna relación entre Dick Grayson y Barbara Gordon.

La idea del legado también está muy presente en esta historia, llegando a tener Batman vida familiar oficial. Es más, quizás se centra más en eso que en la acción. Por un lado está bien que se centre en los sentimientos de los personajes, pero por otro da la sensación a veces de estar leyendo un culebrón. Las muertes sorprendentes y las desavenencias están muy presentes. En el estilo del cómic anterior, pero con una historia algo más compleja. Además, tiene un sorprendente final donde se modifica todo lo que siempre hemos creído de uno de los héroes protagonistas. Disfrutable y con personalidad.

GENERACIONES PARTE DOS (2001)

GENERACIONES PARTE III (2003)

La más extensa de las tres historias, abarcando doce números. Si os hacéis con el coleccionable de novelas gráficas de Batman y Superman editado por ECC Ediciones, esta historia está recogida en los volúmenes 58 y 60. De ahí que muchos crean que Generaciones se trata de cuatro partes cuando en realidad son solo tres. Me temo que es para mí la menos exitosa de todas. Por un lado, se nota la gran ambición de John Byrne al extenderla tantos números, pero creo que termina siendo el mayor defecto de la historia. La idea de legado sigue presente, pero ahora el protagonismo lo tienen los saltos temporales a través de los siglos y no las décadas.

El protagonismo lo tienen Batman, Superman y sus herederos. El problema es que no hay una buena presentación de esta descendencia, de manera que es fácil perderse con la historia y con la trama. En este caso, la acción espacial es lo que domina la historia, dejando en segundo plano el desarrollo de los personajes y sus circunstancias. Siguen apareciendo personajes claves del Universo DC con tanto salto temporal, pero parece más una excusa que una aparición que realmente aporte algo. Sin embargo, el dibujante anglo-canadiense se las apaña para maquillar esto de la mejor manera. En cuanto al dibujo, se nota la bajada de calidad respecto a las dos anteriores entregas: trazos más simples, fondos poco trabajados, rasgos poco definidos... Sigue siendo un John Byrne reconocible, pero no es su mejor trabajo. Esta última historia puede ser, de todas formas, la favorita de quien disfrute de las aventuras espaciales, pero me temo que Batman está bastante desubicado en esta ocasión.

Los que leímos Generaciones Parte 1 cuando se editó en su momento en España, nos hemos pasado años esperando la publicación de las continuaciones. Ahora nos encontramos con dos ediciones recientes, la del coleccionable y la del tomo integral. Dado que este último tiene unas dimensiones algo más reducidas, ya es cuestión de gustos cuál os gusta más. Es cierto que el nivel tiene sus altibajos, pero no deja de ser una obra única e irrepetible. No hay excusa.

SUPERMAN Y BATMAN: GENERACIONES. INTEGRAL
ECC Ediciones
Edición original: Superman & Batman: Generations I núms. 1-4 USA. Superman & Batman: Generations II núms. 1-4 USA, Superman & Batman: Generations III núms. 1-12 USA
Guion: John Byrne
Dibujo: John Byrne
Cartoné (integral omnibus), 672 págs. A color
Precio: 52,50 €