ÚLTIMOS POSTS

Sorprende la poca difusión que he visto en los medios de esta producción de Amazon Prime que tiene como protagonista y productora ejecutiva ni más ni menos que a Julia Roberts. Homecoming, cuya primera temporada está compuesta por diez episodios de una media hora, trata el tema de los soldados norteamericanos que deben retornar a la vida civil. Basada en un podcast del mismo nombre, Heidi Bergman (Roberts) es una terapeuta que, aparentemente, atiende a estos chicos. A pesar de que el tema no me interesaba mucho, le di una oportunidad y me enganchó para verla entera. Os resumo las virtudes que lo han hecho posible.

Homecoming, la Serie de Julia Roberts de Amazon Prime Video

Los misterios se van presentando, que no desvelando, ya desde el primer capítulo. Heidi tiene sesiones con un chico, Walter (Stefan James), que parece ser la clave de lo que sucederá después. Entre ambos se establece una química especial, pero bastante plausible. Las sesiones entre ellos son muy creíbles, siendo esta la gran fortaleza de la serie para atraparnos: sus diálogos. Las reacciones tan naturales que tienen los personajes suplen que no estamos ante ninguna superproducción. Heidi hablando con su jefe, Colin (Bobby Cannavale), retrata una situación con la que cualquier trabajador bienintencionado se puede identificar.

El comportamiento y reflexiones de los chicos están también a la altura. Esto es algo bastante difícil de lograr en una serie pero, sin duda, Homecoming lo ha conseguido. Además, da que pensar en cuanto a los sistemas utilizados en terapias de inserción, resultando algunas verdaderas bobadas que provocan la risa del espectador por lo común que resultan esas ideas en tantos ámbitos sin que nadie cuestione su estupidez.

LA RELACIÓN TERAPEUTA-PACIENTE ES CLAVE EN HOMECOMING

La atmósfera que recrea la serie es de un ocre que lo impregna todo. Además, observaréis que algunas partes de la misma hacen que el aspecto de la pantalla se estreche, lo cual tendrá su explicación. La serie va planteando distintos saltos temporales, soltando piezas de un puzzle que sólo podrá visualizarse completo al final. Sin desvelaros nada, consigue tener un misterio justificado y razonable. Esto es otro punto a favor, ya que muchas plantean un misterio sin que luego la explicación, si la dan, tenga sentido.

Los secundarios están muy bien escogidos. Al ya mencionado Cannavale (Ant-Man) se le une un viejo conocido de Boardwalk Empire, Shea Whigman en el papel de Thomas Carrasco. El burócrata gris pero íntegro, no es que lo haya inventado esta serie, pero pocas veces se le ha definido tan bien. Eso sí, no sabemos nada de su vida personal, si la tiene, ni nos importa. Curiosamente, la pareja del personaje de Roberts, Anthony, es el mismo actor protagonista de la película La Boda De Mi Mejor Amigo (1997), Dermot Mulroney. Se suma Sissy Spacek (Castle Rock) como Ellen, la madre de Heidi.

THOMAS SABE QUE SU TRABAJO TIENE MÁS IMPORTANCIA DE LA QUE LE DAN SUS SUPERIORES

El personaje de Heidi tiene una construcción fantástica, gracias tanto a lo bien escrita que está como a la grandísima interpretación de Julia Roberts. Dicen las actrices de cine que tener tanto tiempo para poder desarrollar un personaje como en una serie es todo un lujo. En este caso el lujo es también para los espectadores, viendo a la camaleónica actriz representar semejante papel y los matices que le aporta. Lejos del histerismo que otras intérpretes habrían representado, ella nunca se sale del registro. Se merece el esfuerzo de la versión original.

Homecoming no juega a los grandes momentos de tensión, sino que la va soltando en pequeñas dosis. Para ello, se ayuda de una banda sonora que, si bien no es original, ya que son canciones de otras producciones, funciona estupendamente. A la vez, le da bastante personalidad, pues se distingue así de otras series.

No todo es perfecto en Homecoming. Diría que hay un exceso de redención en algunos personajes, y que difícilmente la decisión que toma Heidi no hubiera sido frenada por otras personas. Sin embargo, esto ya es una cuestión de gustos. Quizás algún episodio menos habría evitado cierta sensación de parón a mitad de la serie. Pero, como ya indicamos en Instagram, la serie se merece un ocho para mi a pesar de estos puntos.


Seguramente, la temática militar ha hecho que esta serie no haya tenido la repercusión en medios que merece. Tampoco una mayor promoción (no he visto ninguna) le habría venido mal. Ya hay confirmada una segunda temporada, aunque esta primera sea autoconclusiva. 

Diábolo Ediciones acaba de desvelar sus novedades para el mes de noviembre, jugosos lanzamientos capaces de satisfacer los más variados y exigentes paladares. En primer lugar, destacar la publicación del Frankenstein de Dick Briefer, un cómic inédito hasta ahora en España. Esta obra, incluida en la colección Biblioteca Cómics de Terror de los 50, mezcla el humor y el horror, dos caras de una misma moneda que este autor supo combinar en una historieta, en su día, rompedora.

Novedades de Diábolo Ediciones. Noviembre 2018

Del desenfado del Frankenstein de Dick Briefer pasamos a la trascendencia de Robert Capa. Omaha Beach, 6 de Junio 1944. Navegando entre la novela gráfica y el documental fotográfico, este cómic, escrito por Jean-David Morvan (Mc Curry, NY 11 septiembre 2001, también editado por Diábolo) recoge la aterradora experiencia del mítico fotógrafo, el único en desembarcar junto a las fuerzas norteamericanas en las playas de Normandía.

En el ensayo Mujeres de Ghibli: la Huella Femenina de Miyazaki en el Anime, su autora, Anna Junyent, repasa la presencia de las mujeres en las películas de este mítico estudio de animación. A través de más de 200 páginas, Junyent ahonda en el carácter de estos personajes. mujeres fuertes, independientes, empoderadas y, sobre todo, libres. Sin duda alguna, una obra destinada no solamente a las lectoras femeninas, sino a todos los enamorados de Hayao Miyazaki y sus creaciones animadas.

No abandonamos Japón, presentando esta vez una suerte de guía de viajes para enamorados del país del sol naciente. En Japón para Otakus. Guía de Museos, Parques Temáticos y otros Centros de la Cultura Manganime, los autores han vertido todos sus conocimientos sobre la cultura popular nipona en un libro divertido a la par que útil. Si planeas hacer un viaje por Japón, no olvides incluir en tu equipaje un ejemplar de este libro.

Terminamos este repaso a los lanzamientos editoriales de Diábolo para el mes de noviembre con el segundo volumen de La Guerra de las Galaxias Made in Spain. La Historia de Star Wars en España, de José Gracia. En esta nueva entrega de esta historia alternativa del coleccionismo de Star Wars, con el subtítulo Época de Transición y Renacimiento (1987-1996), el autor sigue desvelando los continuos esfuerzos de George Lucas por mantener viva la llama de Star Wars a través de coleccionables, figuras y todo tipo de merchandising.

En el siguiente PDF encontrarás más información acerca de estos lanzamientos.

El famoso refrán "cría fama y échate a dormir" se constata sobremanera en el mundo del cine y las series. Si consigues una obra que aclame la crítica y también el público, puedes estar tranquilo. Al igual que ocurre en la fábula de Andersen El Nuevo Traje del Emperador, pareciera que quien afirme que el genio ha tropezado, sencillamente carece de la inteligencia suficiente para entender su obra. Así que pocos se atreven a hablar claro de soberanos desastres que han seguido a series consideradas obras maestras. Es difícil estar en la cumbre creativa eternamente, y esta lista lo demuestra.

Maniac, Netflix

THE ROMANOFFS

Uno de los autores más celebrados de los últimos tiempos es Matthew Weiner. El ex-presidente Barack Obama le escribió una carta para felicitarle por su serie Mad Men. Dudo mucho que vuelva a hacerlo por esta astracanada que ya destripamos aquí. Pero tranquilos, la crítica lo adula como si nada y pasa un tupido velo disfrazando el desastre de cualquier cosa digna de ver. Afortunadamente, el público no suele cae en estos vicios, o no sabe quién está detrás, así que opina sin filtros. Asombrosa la colección de puntuaciones de solo una estrella que tiene en IMDb. No les falta razón. 

CAMELOT

Si bien es conocido por la serie Vikingos, una maravilla a todas luces, Michael Hirst antes ya nos había asombrado a muchos con la sensacional Los Tudor. Sin embargo, resultó que su verdadero anhelo era hacer una serie sobre Camelot. No sabemos qué pudo fallar para que todo estuviera tan mal en este proyecto. Nada era creíble, interesante o atrayente en esa historia que no pasó de la primera temporada. Afortunadamente, retomó el vuelo con Vikingos. Un patinazo que se le perdona con toda la facilidad.

MANIAC

El director de la primera temporada de True Detective, Cary Fukunaga, asombró al mundo con los planos y la forma de rodar una historia con tintes lovecraftianos, que colapsó la web de HBO con su final por el interés que generó. El buen criterio que tuvo al no participar en la segunda temporada (la criticamos aquí) desapareció al acceder a dirigir Maniac, una pretenciosa serie de Netflix con actriz de Oscar, Emma Stone, que pretendía hablar de todo sin conseguir ser creíble en ningún aspecto. Eso sí, algunos cacharros retrofuturistas tenían su gracia, aunque carecieran de sentido. Aburrida hasta la náusea y perdida en sinsentidos incomprensibles, esperemos que acierte para la próxima.

GOTHAM

Roma, de HBO, marcó un hito hace años sobre cómo tratar las series históricas. La razón de que durara solo un par de temporadas es que se quemaros los escenarios. Sin embargo, su creador, Bruno Heller, recaló en otra ciudad bien distinta, Gotham. Si bien la ambientación es buena, poco más lo es en esta serie que mete en una batidora elementos conocidos de la mitología batmaníaca para hacer con ellos... cualquier cosa, en el sentido más literal de la palabra. Como muestra, que nadie permanece mucho tiempo muerto en ella. Si te interesa saber conocer una muestra de cómo Heller se pasa por el forro los cómics de Batman, pincha en este enlace.

TRUE DETECTIVE, TEMPORADA 2

Si el director no pudo igualar su calidad, menos pudo el creador de True Detective, el rápidamente encumbrado Nic Pizzolatto. Hubo tortazos de actores de primer nivel para actuar en esta segunda parte (la incluimos en nuestro listado de series que cayeron en picado en su segunda temporada), que terminó siendo motivo de sorna por la exagerada intensidad de todo lo que nos mostraba. Pizzolatto pidió más tiempo para su siguiente temporada, cuyo tráiler ya está online, y así poder demostrar que no es flor de una temporada. Ya lo veremos.


La lista, obviamente, no recoge todas las series que la crítica ha encumbrado sin fundamento por lo que pasado un tiempo volveremos con una nueva selección. ¿Estás de acuerdo con nuestra lista?

Dentro de la más que interesante colección de Salvat y ECC Ediciones que recopila grandes novelas gráficas de DC (puedes consultar los números publicados aquí, hay auténticas joyas a muy buen precio), nos encontramos la edición de Nightwing Año Uno. Ya tuvimos dos excelentes muestras de lo que pueden dar de sí estos comienzos de ayudantes del héroe, tanto con Robin Año Uno (nuestra reseña en este enlace) como con Batgirl Año Uno (pues sí, también la reseñamos aquí). En este caso, Chuck Dixon se atreve a contarnos cómo fue el paso que dio Dick Grayson para dejar atrás el manto de Robin y convertirse en Nightwing dentro de la que fuera su serie regular. ¿Acierta el guionista con esta propuesta?

Colección Novelas Gráficas: Nightwing Año Uno

Lo primero que hay que destacar es que estamos ante un tomo unitario. Por tanto, lo que aquí leemos no cuadra con la continuidad de cómo sucedieron los hechos en otras colecciones. Esto es importante para disfrutar la lectura y no buscarle pegas. Yo soy un forofo de la continuidad, pero en este caso hay que abstraerse y no discutir la forma que se nos describen hechos que son canon en otras publicaciones.

La razón por la que Batman decide prescindir de los servicios de Dick Grayson como Robin cuadra con el enfoque especialmente arisco que tiene el personaje en esta historia. No es mi versión de Batman favorita precisamente, pero era la que había en la época previa a Grant Morrison. Es innegable de todas formas que ritmo, acción y emoción hay a raudales. Así que se compensa esa aparente antipatía.

Chuck Dixon se atreve a contarnos cómo fue el paso que dio Dick Grayson para dejar atrás el manto de Robin y convertirse en Nightwing


La idea de un Dick que no sabe que hacer con su vida es muy recurrente, ya que la hemos visto hasta en la etapa Renacimiento. Sin embargo, en esta historia viene más a cuento que nunca. Si bien no se niega que Dick está en los Titanes, y hay alguna referencia, este tema se pasa muy de puntillas, y con tono humorístico. Las referencias las busca en Clark Kent, que termina siendo el catalizador de su decisión de convertirse en Nightwing. Otro personaje potenciado es el de Bárbara Gordon, siendo Dick bastante más canalla en ese sentido que el inocentón que vemos en otras ocasiones respecto a las chicas.

Colección Novelas Gráficas: Nightwing Año Uno

La acción no da un respiro, a pesar de que Dick Grayson vuelve incluso a su circo en busca de respuestas. Es esto lo más destacado del tomo, no paran de suceder cosas en varios frentes. Sin embargo, el tiempo transcurrido no está bien transmitido ya que, pudiendo parecer que todo pasa en pocos días, no es así. Vemos hasta la  aparición del siguiente Robin. Pareciera que Batman encuentra un sustituto de un día para otro, y no es el caso. La introducción de Jason Todd también se aparta de los cánones y se simplifica demasiado, en mi opinión. El destino del chico ya se sabía cuando se publicó este tomo, de manera que se enfoca el carácter rebelde y difícil de éste.

Se nota la diferente manera de contar historias respecto a lo que se publica hoy día, y eso que es del año 2006. Muy apegada por tanto a la actualidad comiquera de su época, en lo bueno y en lo malo. El estilo del dibujo es lo que menos me convence ya que, como he comentado en numerosas ocasiones, el estilo cartoon no me fascina, pero era el que había en su serie regular.

Colección Novelas Gráficas: Nightwing Año Uno

Si bien considero superior Robin Año Uno, no deja por ello de alcanzar el notable este Nightwing Año Uno. Reconozco que prefiero otras versiones de momentos clave de su vida, y quizás prefiero al Dick Grayson más introspectivo. También cuando la relación entre Bruce Wayne y él es más familiar y menos militar, pero es cuestión de gustos. Alfred, como siempre, está impecable.

Se incluye también de propina el Batman número 131 que tiene un valor nostálgico, ya que lo guionizaba el que muchos consideran el verdadero creador de Batman, Bill Finger.

Una buena oportunidad de hacerse con esta historia a un precio imbatible que, si bien va por su lado y no es muy ajustado a cómo sucedieron las cosas, convence por sí misma.

COLECCIÓN NOVELAS GRÁFICAS NÚM. 69: NIGHTWING: AÑO UNO
ECC Ediciones
Edición original: Nightwing núms. 101-106 USA, Batman núm. 131 USA
Guion: Bill Finger, Chuck Dixon, Scott Beatty
Dibujo: Scott McDaniel, Sheldon Moldoff
Cartoné, 160 págs. A color
Precio: 12,99 €

Tras meses de preparación, en ECC Ediciones han querido dar un paso más allá en su afán por facilitar a los lectores de sus publicaciones la máxima información sobre sus lanzamientos y futuros proyectos. Con tal fin llega ECC Cómics, una nueva publicación mensual que podrás encontrar en tu librería habitual al imbatible precio de 50 céntimos.

ECC Cómics, la Revista de Cómics de ECC Ediciones

¿Qué podrás encontrar en esta nueva publicación de ECC Ediciones? En sus 48 páginas podrás hallar multitud de variados contenidos, como entrevistas a autores, reportajes temáticos sobre grandes figuras del cómic, artículos, concursos, etc. Sin embargo, el gran valor añadido que cada mes nos brindará ECC Cómics será la inclusión de, al menos, un cómic exclusivo que solo podrás encontrar en esta revista. Se tratará de historias elegidas especialmente por el equipo editorial de ECC y que consistirán en precuelas, epílogos y otros complementos de colecciones actuales o de próximo lanzamiento. Sin duda, un material que no puedes dejar escapar si te consideras un completista de las colecciones de DC.

El primer número de ECC Cómics podrás solicitarlo a tu librero a partir del 27 de noviembre. En el siguiente PDF encontrarás más información acerca de esta nueva forma por la que ECC Ediciones ha decidido conectar con sus lectores.

Tras su paso estelar por la popular Anatomía de Grey, Patrick Dempsey vuelve a la televisión con esta miniserie de 10 entregas que emite en España Movistar. El actor interpreta a Harry Quebert, un exitoso escritor que, con sólo un libro publicado, fue encumbrado para luego dedicarse a la docencia universitaria. La aparición de los restos de una chica de 15 años, Nola Kellergan, en su jardín, obviamente altera su tranquila existencia. La serie, dirigida por el director de cine Jean-Jacques Annaud (En Busca del Fuego), se basa en un bestseller del autor Jöel Dicker. A pesar de tener unas 670 páginas, quienes lo han leído confiesan que atrapa desde la primera hasta la última. Eso sí, como buen bestseller, parece decepcionar a los que buscan buena literatura. Como no soy dado a los superventas, y menos si van de un asesinato, me conformo con acercarme a esta producción televisiva. ¿Qué podemos decir visto su primer capítulo?

La Verdad Sobre el Caso Harry Quebert

En los ajustados y agradecidos 41 minutos que ha durado este primer episodio, la impresión ha sido bastante positiva. Efectivamente, atisbamos lo suficiente de la relación entre Harry y Nola para saber que este no es ningún santo. Harry presenta dobleces y nos queda bastante claro que a lo largo de la serie nos encontraremos con bastantes sorpresas. Dempsey, alejado del papel de guaperas enamorado, aprovecha para disfrutar con un personaje que le permite bastantes más aristas. Lo hace bastante bien, ya que nos cuadra tanto que sea culpable, como que no lo sea.

En cuanto a su discípulo, Marcus Goldman (Ben Schnetzer), si la novela retrata a un niñato, la serie cumple con creces. El chico se encuentra en la encrucijada de tener que cumplir con los compromisos que le surgen tras arrasar con su primera novela... y no ser capaz de escribir ni una línea. El descubrimiento de los huesos de Nola le cogen viviendo en casa de Harry para recuperar las musas. Eso le implica en algunos descubrimientos y hechos sobre lo que realmente sucedió con la chica. De momento, Harry lo tiene todo en contra, pero entre Marcus y su abogado intentarán ayudarle en todo lo posible. Hasta dónde les pueda llevar eso está por ver.

La Verdad Sobre el Caso Harry Quebert
HARRY VERÁ SU IDÍLICA EXISTENCIA BASADA EN UN PELOTAZO SERIAMENTE AMENAZADA

Sin ser una serie que aspire a los Emmy, porque seguramente el material original no lo permitiría tampoco, está muy bien realizada. Hay unos planos preciosos tomados con drones que embellecen la serie, situada en una localidad del estado de Maine. Dan ganas de ir a visitarlo. La trama se va sucediendo con ritmo, y poca queja tendrán de ella los numerosos amantes de los procedimentales. Diría que está por encima de la media. El aliciente de tener una sola temporada nos ahorrará alargamientos de la trama que no llevan a  nada. Netflix podría tomar nota de esto.


Sin que ningún personaje nos sirva para identificarnos, en conjunto lo que vemos interesa bastante como para querer saber más. No hay en principio buenos y malos. La interacción con los habitantes del pueblo en esta enésima muestra de asesinato en idílico pueblo norteamericano, funciona. 

Si la serie se ajusta a la novela, el autor consiguió con esta que el desenlace no se viera venir. Esto suele ser lo más difícil en estas apuestas donde desde un principio van planteando un crimen. La respuesta la tendremos dentro de nueve capítulos. De momento, el viaje parece merecer la pena.