El Solitario de Providence

ÚLTIMOS POSTS

La pasión por lo antiguo, por lo pasado de moda, está más de actualidad que nunca. El gusto por lo retro, sobre todo por todo lo proveniente de una era como son los años 70 y 80, se ha convertido en objeto de deseo de millones de nostálgicos. ¡Andá!, la merienda... Las deliciosas colecciones de nuestra niñez, de Vicente Pizarro, es una excelente muestra de esta exaltación de lo antiguo, un maravilloso libro en el que se repasa solo una fracción de los cientos de colecciones de cromos y merchandising que acompañaban como reclamo a pastelitos, yogures y otros productos destinados a la alimentación sobre todo infantil. 

¡Andá!, la merienda... Las deliciosas colecciones de nuestra niñez

El ensayo, del que he podido disfrutar en casa gracias a Diábolo Ediciones, recupera colecciones tan icónicas como los "cromos mágicos" en 3D de los pastelillos Cropan, las bonitas pegatinas de animales de Panrico o los álbumes didácticos de Bimbo. A lo largo de las páginas de este libro, Pizarro, verdadero enamorado de la cultura popular de la década de los 80, repasa con detenimiento aquellos cromos apoyado con abundantes ilustraciones que reproducen, en ocasiones, incluso colecciones enteras. En este post recojo cinco de aquellas colecciones, las relacionadas con el mundo de los superhéroes y que, en algunos casos, alcanzan importantes precios en páginas especializadas en coleccionismo.

Descubre a tus Héroes Fantásticos

Editado por la extinta empresa pastelera Cropan, este álbum de cromos estaba dedicado tanto a los superhéroes de Marvel como a Vickie el Vikingo, tan solo teníamos que darle al vuelta. Los 80 cromos de los que constaba la colección de superhéroes estaban dibujados por López Espí, portadista habitual de los cómics Marvel editados por Vértice. Eran cromos de plástico, con la ilustración cubierta por una película opaca que había que rascar para desvelar al personaje. En el año 2000, Editorial Forum lanzó un libro con todas las ilustraciones que Espí realizó para la colección de Cropan.

CLIC PARA AMPLIAR


Spider-Man, Batman y los Superhéroes

También de Cropan, este álbum constaba de 55 cromos troquelados (o estampitas, como a los que éramos niños entonces nos gustaba llamarlos) donde se mezclaban personajes de Marvel y DC. Al parecer es un álbum muy buscado —y cotizado— por los coleccionistas, ya que existen pocos que hayan perdurado completos. Los dibujos también fueron realizados por Espí, al menos la mayoría de ellos.

EL PRIMER CROSSOVER ENTRE ESTOS 2 PERSONAJES NO LLEGARÍA A LOS CÓMICS HASTA 1995


Los "minicomics" de El Increíble Hulk

Si la mayoría de los que amamos el cómic aborrecemos las ediciones de tamaño bolsillo, imaginaos lo que era leer las aventuras del Hulk en formato micro (4x6 cm). En los 80, Cropan lanzó una colección de 30 minilibros con historias del Goliat Esmeralda para estimular la venta de uno de sus pastelillos. Como os podéis imaginar, el formato no daba para mucho diálogo. Para que os hagáis una idea de cómo se cotizan estas frikadas, en cierta web de segunda mano he visto la colección completa vendida por 350 €...


El Superpastel de Superman

La empresa Cropan parecía tener especial predilección por los superhéroes a la hora de lanzar promociones para sus productos de bollería. Así, en 1989 lanza un coleccionable dedicado al Hombre de Acero, con la particularidad de incluir cromos metalizados y 15 tiras plegables. Cropan lanzaría más tarde pastelillos que incluían llaveros, minicómics y discos voladores basados en el personaje.

SIN CROMOS SE VENDE A 50 €, ASÍ QUE SI CONSERVÁIS UNO Y PASÁIS APUROS ECONÓMICOS...

Cromos del Espacio de Bollycao

Esta colección, aunque no estrictamente de superhéroes, merece estar en nuestra selección por méritos propios. Lanzada en 1986, se trataba de unos 80 cromos metalizados y holográficos, con imágenes de héroes, villanos y vehículos espaciales en blanco y negro al más puro estilo pulp. Hasta donde he podido averiguar, nunca se editó un álbum para pegarlos ni estaban numerados. Se cotizan bastante en páginas de compraventa, con precios que oscilan entre los 3 y 6 € cada cromo. Esperemos que Vicente Pizarro, en el segundo volumen sobre las colecciones de cromos de pastelitos de los 80 que está preparando, nos pueda ofrecer más información acerca de esta genial colección.

RECUERDO CONSERVAR EN ALGÚN SITIO VARIOS DE ESTOS CROMOS. EN EBAY SE VENDEN A 6 €/UNIDAD

Os invito a que descubrais ¡Anda!, la Merienda, un libro que os transportará de nuevo a vuestra infancia, a aquellas mañanas en las que, de camino al cole, hacíamos una parada en la panadería para comprar un pastelito para el recreo, más que por sus cualidades nutritivas, por la estampita o figurita que traía de regalo. Sin duda alguna, un bello volumen que logrará que más de uno soñemos despiertos con nuestra niñez.

¡Andá!, la Merienda. Las Deliciosas Colecciones de Nuestra Niñez
Diábolo Ediciones
Autor: Vicente Pizarro
Tapa dura, 304 págs., color
Precio: 23,95 €



Hace tan solo unos días os presentaba la segunda parte de las novedades de ECC Ediciones para el mes de agosto. Pues bien, ya están aquí los primeros lanzamientos de la editorial para septiembre, a la venta el día 28 de agosto, entre los que podemos destacar, dentro de la colección Grandes Autores de Batman, el tomo titulado Rastro de Pólvora, de Ann Nocenti y Ethan Van Sciver. En 2004, Nocenti realizó con esta historia una inteligente reflexión acerca del derecho a portar armas en Estados Unidos.

ECC Ediciones: Novedades de Septiembre de 2017 (Primera Salida)

Y, dado el enorme éxito del primer volumen, ECC ha decidido lanzar la segunda parte de la Wonder Woman de John Byrne dentro, claro está, del sello Grandes Autores. Este es el segundo tomo de los tres que recopilan la trayectoria de Byrne en la colección de la amazona. Y fuera del universo DC (o no, ya veremos donde nos conduce Rebirth) está la colección Antes de Watchmen, que en septiembre nos traerá el Búho Nocturno de Straczynski y Andy Kubert en el esperado formato tomo de tapa dura.

Las novedades de ECC Ediciones para el mes de septiembre no terminan aquí. Os invito a que las descubráis en el siguiente PDF.

Este mes de julio las novedades de Diábolo Ediciones están dedicadas al apasionante mundo de la animación. La primera de ellas viene de la mano de Álvaro López Martín, responsable del blog Generación Ghibli, autor del estudio El Viaje de Chihiro: Nada de los que Sucede se Olvida Jamás..., la segunda edición de una obra que profundiza sobre todo un clásico de la animación nipona.

Novedades de Diábolo Ediciones para Julio de 2017

Y no abandonamos el país del sol naciente, porque a finales de este mes de julio se pone a la venta el primer tomo (de dos) de uno de los más completos estudios sobre el anime Sailor Moon en lengua castellana: En Nombre de la Luna te Castigaré, de Andrés Argal Sotes. Este autor pamplonica, enamorado del fenómeno manga y anime, nos ofrece un riguroso pero ameno ensayo acerca de un fenómeno con más de 25 años de existencia a sus espaldas.

Abandonamos Japón para regresar a España, pero no dejamos el territorio de la animación. Juan José Zanoletty, con su libro Gnomos, Naranjitos y Mosqueperros nos brinda la oportunidad de rememorar unos dibujos que marcaron nuestra infancia: las series animadas de BRB Internacional. Surgidas de la mente de Claudio Biern Boyd, conocido como el Walt Disney español, estos estudios produjeron durante años series tan icónicas como Ruy El Pequeño Cid, La Vuelta al Mundo de Willy Fog o Sandokán, entre otras muchas. Todo un viaje a nuestra infancia en unos tiempos en los que la nostalgia no es solo una moda, sino casi una necesidad.

Con este primer número, ECC Ediciones recopila la primera de las tramas que formaban parte de la colección Batman Confidencial. Tal y como sucede en la propia serie, se trata de historias autoconclusivas ambientadas en distintas épocas del Murciélago. En esta, por ejemplo, nos encontramos con un Bruce Wayne que tan solo lleva un año ejerciendo de Batman y se debe enfrentar al mayor enemigo de Superman: Lex Luthor

Batman: Reglas de Compromiso

Aunque se encuentre en sus inicios como Batman, cualquier parecido con la famosa obra de Miller es pura casualidad. La tecnología tiene aquí un peso muy importante. De hecho, tal y como ocurrió tras la película Batman Begins, ahora Lucius Fox no es un gerente contable, sino un prominente investigador capaz de inventar los más increíbles artefactos con los que poco a poco Bruce va creando su bat-arsenal. Tampoco podemos decir que se comporte como un novato ni que se sienta como tal, algo que debería estar más cuidado. 

La trama principal parte de la base de que Empresas Wayne y la compañía de Luthor pelean por un mismo contrato armamentístico. Obviamente, Luthor no va a dejar que una decisión así recaiga en el más capaz, así que hará de las suyas. Esto nos lleva a una enrevesada trama en la que no faltan asesinatos, políticos y decisiones que serán claves en el futuro de Empresas Wayne.

LUTHOR SE ENFRENTA A WAYNE Y A BATMAN A LA VEZ

Sin embargo, me gustaría recalcar el exceso de testosterona que transmite la historia. Dos machos alfa luchando con todas sus fuerzas apoyados en una tecnología imposible. El exceso de músculos y robots se me antoja bastante alejado del Batman más urbano y detective. Por momentos parecía que estaba leyendo algo de Transformers. No es que la trama sea simple, que no lo es; se ve trabajada y el guionista se esfuerza en crear suspense y ofrecer sorpresas. Lo consigue, pero el problema es que recuerda a las excesivas historias de los años 90, especialmente por la violencia y la maquinaria. El dibujo de Whilce Portaccio contribuye a crear esta impresión. Rostros agresivos, músculos excesivos... No es que tenga un mal trazo, siendo por momentos interesante, pero imprime excesiva dureza a la historia. 

Si sois coleccionistas del Murciélago no os sobrará en vuestra estantería, pero si en cambio os gusta ser mas selectivo con los cómics de Batman que adquirís, podéis dejarlo pasar sin que os pese en la conciencia. 

BATMAN: REGLAS DE COMPROMISO
ECC Ediciones
Edición original: Batman: Confidential núms. 1 a 6 USA
Guion: Andy Diggle
Dibujo: Whilce Portaccio
Cartoné, 160 págs. A color
Precio: 16,95 €

Muy pocos reboots y remakes han alcanzado la calidad cinematográfica, el interés y la originalidad de una saga como El Planeta de los Simios. Iniciada en 2011 con El Origen del Planeta de los Simios, esta precuela de los films originales en forma de trilogía ha logrado no solamente recoger la esencia y la imaginería de aquellas películas, sino darles un barniz actualizado a los nuevos tiempos sin sacrificar un ápice de interés y espectacularidad. La Guerra del Planeta de los Simios, dirigida por Matt Reeves (la gran esperanza blanca de la saga del Hombre Murciélago) y escrita por Mark Bomback (Lobezno Inmortal) y el propio Reeves, pone supuestamente punto final a la nueva trilogía en uno de esos raros casos en los que el espectador queda con ganas de más, mucho más.

La Guerra del Planeta de los Simios

Dos años han transcurrido desde que sucedieran los hechos narrados en El Amanecer del Planeta de los Simios (2014). La guerra entre humanos y simios se ha recrudecido a pesar de los esfuerzos de César (Andy Serkis) por sellar la paz con el Coronel, interpretado por un Woody Harrelson más inspirado que nunca en su papel de militar demente y mesiánico al más puro estilo Apocalisis Now. Tras un terrible acto de guerra por parte del Coronel en persona, César decide emprender, acompañado de un puñado de fieles simios, un viaje en busca de venganza al mismo cuartel general del ejército humano. 

Planteado como una especie de western, el film de Reeves y Bomback nos presenta el viaje de César a las profundidades de su propia alma, acosada por el recuerdo de su antaño amigo, y más tarde feroz enemigo, Koba (Toby Kebbell). En este viaje en busca de venganza, César y su reducido grupo recogerán a una niña muda, afectada por el virus mutado de la gripe simia, quien pronto logrará alcanzar el corazón de sus salvadores. La pequeña, bautizada por el orangután Maurice (Karin Konoval) como Nova, es uno de los más claros guiños a las películas originales, sobre todo a las dos primeras. Tanto en el film de 1968 como en la secuela, Regreso al Planeta de los SimiosLinda Harrison interpretaba a Nova, la chica muda que acompañaba a los personaje de Charlton Heston y James Franciscus

Nova (Amiah Miller) y Maurice (Karin Konoval)

El nombre de la niña no es el único guiño a los films originales. El nombre del orangután de Borneo consejero de César, Maurice, es todo un homenaje al actor Maurice Evans, quien daba vida al Dr. Zaius en los films originales. Cornelius, el hijo de César, es otra alusión directa a las películas de la saga original, una clara referencia al personaje que Roddy McDowall interpretó en El Planeta de los Simios y Huida del Planeta de los Simios (1973). Y qué decir del Alfa y el Omega, símbolos del ejército del Coronel y también de la infame bomba del juicio final de Regreso al Planeta de los Simios (1970).

Más que una película bélica, lo que Matt Reeves y el guionista Mark Bomback han querido ofrecer al espectador es un retrato certero de cómo puede ser el final de la vida humana en la Tierra: una lucha fratricida en la que no puede haber ningún ganador, sea a base de bombas, virus mutados o debido al rechazo del evidente cambio climático. Tan solo con dos escenas bélicas, la del inicio y la final, la película de Reeves prefiere centrarse en como los personajes afrontan tan extremas circunstancias que en las circunstancias en sí. Desde las dudas de César acerca de la venganza hasta la traición de los de su misma especie, a las órdenes muchos de ellos del Coronel, la película abarca muchos y variados temas que dejan un poso de reflexión que perdura mucho tiempo después de encenderse las luces de la sala de proyección.

El Coronel (Woody Harrelson)

Al retrato psicológico de los protagonistas se suma el excepcional trabajo del departamento de efectos digitales, que ha logrado alcanzar unas cotas de realismo en la animación de los simios como nunca habíamos visto. Casi en ningún instante los monos animados de la compañía Weta Digital nos sacan de la historia debido a algún gesto o movimiento poco natural. Son realmente simios, interactuando y actuando casi como humanos, con miradas y gesticulaciones que, en algunos casos como el César de Andy Serkis, merecerían un Óscar de la Academia por su genial interpretación. 

A una bella fotografía y unos impresionantes escenarios naturales filmados en Toronto y Vancouver hay que añadir la tremenda banda sonora de Michael Giacchino, con claros ecos a la música casi experimental que compusiera el maestro Jerry Goldsmith allá por 1968 para el primer film de la saga. Poco hay que reprochar al equipo de Reeves en lo referente al apartado técnico, esta vez al servicio de la historia y los protagonistas, y no al revés, como suele suceder en este tipo de blockbusters.

Simio Malo (Steve Zahn)

Con ecos a películas como Los Diez Mandamientos (1956) (que también protagonizara Charlton Heston, por cierto) finaliza una saga que ha sabido respetar el original, ampliando el universo de El Planeta de los Simios hasta unos límites que bien merecen una o dos películas más. A la espera de cómo funcione en la taquilla USA y con unas críticas mayormente positivas, La Guerra del Planeta de los Simios acaba, sin embargo, dejando algunos cabos sueltos que podrían retomarse en una cuarta entrega. Enigmas como los mutantes humanos de la saga original, la evolución de los simios como nueva especie dominante del planeta hasta llegar a ser lo que vimos en el film de Franklin J. Schaffner o el definitivo marco temporal de aquellos films son solamente algunas de las preguntas hasta ahora sin respuesta que podrían ser contestadas si la 20th Century Fox da carta blanca a una nueva secuela.

En definitiva, La Guerra del Planeta de los Simios es una dura película bélica, en la que las emociones y los vaivenes del destino de los protagonistas importan más al espectador que la propia representación del conflicto. Acertadamente aliviada la tensión dramática con unas pinceladas de humor gracias al gran personaje de Simio Malo (Steve Zahn), la película de Reeves da en la diana al involucrarnos en el destino de unos seres, humanos y monos, más parecidos a nosotros mismos en su conflicto de los que nos gustaría admitir. En conclusión, un blockbuster con tripas y corazón que no dejará a nadie indiferente, lo que ya es mucho decir en estos tiempos, en los que la vacuidad y trivialidad asolan este tipo de superproducciones.

A partir de los días 1 y 8 próximos sale a la venta la segunda ronda de novedades de ECC Ediciones para el mes de agosto, un aluvión de publicaciones para hacer más soportables las tardes estivales. Una de esas novedades es el primer tomo de la colección Grandes Autores de Batman dedicado al excepcional dibujante Norm Breyfogle quien, a finales de los 80 y principios de los 90, definió gráficamente la forma de ver al Hombre Murciélago. También dentro de la misma colección sale a la venta La Muerte y las Doncellas, una miniserie escrita por Greg Rucka y dibujada por Klaus Janson en la que se explora el origen del poder de Ra’s al Ghul: la Fosa de Lázaro.


Los amantes del Hombre de Acero no pueden perderse el volumen Grandes Autores de Superman: Dennis O'Neil y Curt Swan - Kryptonita Nunca Más, ni tampoco un lanzamiento excepcional: Superhijos, una colección centrada en Robin y Superboy escrita por Peter Tomasi. Y para amantes de los Elseworlds se pone a la venta JSA: La Edad de Oro, de James Robinson y Paul Smith, una historia en la que los héroes de la Edad Dorada de los cómics se enfrentarán a un superhéroe gubernamental con ideas algo fascistas.

La nueva edición de lujo del Batman: Año Uno de Miller, Dirk Gently, el cómic origen de la serie de televisión o la recuperación de un clásico como Ken Parker, de Giancarlo Berardi son solo parte del resto de novedades que ECC os tiene preparadas para agosto y que podéis descubrir en el siguiente PDF.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *