ÚLTIMOS POSTS

Con Batwoman estamos ante la nueva apuesta del canal CW surgida de los cómics DC. Kate Kane y su Gotham, ciudad que ya nos presentaron en un crossover de Arrow, Supergirl y Flash, ha sido lanzada con su propia serie. Ya sabíamos por aquel cruce que Bruce Wayne lleva tres años desaparecido de Gotham. Curiosamente, es el mismo tiempo que lleva Batman ausente de sus calles, sin que nadie sume dos y dos en ese sentido. Es aquí cuando Kate Kane, interpretada por Ruby Rose, decide ser la nueva protectora de Gotham. ¿Qué podemos decir de este primer capítulo?

Batwoman

Francamente, me ha decepcionado muchísimo. A pesar de que las series del Arrowverso pierden bastante fuelle ante la competencia de Titanes o The Boys, Batwoman es, con diferencia, la que peor piloto ha tenido. En vez de intentar dar un paso adelante respecto al tono que tenemos en Flash o Supergirl, me temo que se han quedado con los peores errores de estas series. El comienzo no ha podido ser más genérico. 

El capítulo comienza con Kate Kane superando una prueba de entrenamiento que recuerda a las ya vistas en cualquier película de Batman. El problema aquí es que tanto los decorados como la pantalla verde son tan malos que no te crees en ningún momento que esté allí. Gotham se nos muestra como otra ciudad de atrezzo de baratillo. Una serie de 2019 no puede permitirse esta cutrez si aspira a algo. Aquí ya se empieza a perder el respeto al capítulo, y me temo que nada ocurre a lo largo del mismo que te haga recuperarlo.

La desaparición de Batman parece sumir a la ciudad en la desesperación, solo salvada por el padre de Kate, al que da vida Dougray Scott. Este monta un equipo paramilitar, Los Cuervos, que protege a los gothamitas del mal que ahora campa a sus anchas. Esta cuestión se plantea de una manera bastante simplona por los intervinientes, casi infantil. Toman en ese sentido las versiones más recientes del murciélago, como la del guionista de cómics Scott Snyder. Aquí también tenemos a alguien en quien delegan la responsabilidad de cuidar de una ciudad, algo bastante alejado de una visión realista.

LOS CIUDADANOS DE GOTHAM SE SIENTEN DECEPCIONADOS POR EL ABANDONO DE BATMAN

Pero el desfile de disparates de este pobre y rutinario episodio no termina aquí. Batwoman es un personaje que en los cómics suele funcionar mejor como parte de la batfamilia, como en los números de la colección Detective Comics guionizados por James Tynion IV. Eso no significa que no pueda funcionar como protagonista sin apoyarse en la ausente figura de Batman, pero hay que cuidar mucho los guiones. Aquí no parece que haya guion, ni bueno ni malo. Da vergüenza ajena la cantidad de lugares comunes que son capaces de acumular en tan solo cuarenta minutos. Desde el sobado entrenamiento de mentores mostrado brevemente, hasta las poses en la motocicleta.

Se respeta bastante lo que en los cómics se considera más o menos canon del personaje, al menos en sus versiones más recientes: es prima de Bruce Wayne, tiene entrenamiento militar, problemas con su padre autoritario y el hecho de que perdiera a su hermana y a su madre de manera traumática. Lo único bien enfocado es la homosexualidad del personaje. La historia de amor complicado es de lo mejor llevado del episodio, aunque tampoco se libre de un buen saco de tópicos. Al menos, es lo más creíble de todo lo visto.

MARY HAMILTON (NICOLE KANG) BATE EL RÉCORD DE DEUS EX MACHINA

La poca acción mostrada es risible y barata. En cuanto al traje, parece más un Funko con ese cabezón que una superheroína capaz de rescatar a nadie. Se ve en las imágenes promocionales que la acercarán a la imagen que tiene en los cómics, pero pasan cosas bastante más increíbles que tener una peluca en la batcueva.

Para rematar, está mal rodada, y resulta bastante confuso lo que está pasando y en qué momento. Hago una pequeña conclusión antes de soltar spoilers: la seguiré viendo porque espero que gente competente arregle este desastre, pero de verdad que no hay otra razón para continuar con ella que esa esperanza. A partir de aquí, SPOILERS.

  • Por un lado, Luke Fox (Camrus Johnson) se parece tanto al Mr. Terrific de Arrow que creí que había pasado de una serie a otra. Poner al hijo de Lucius Fox, alias Batwing, como equivalente de Alfred Pennyworth es currárselo muy pero que muy poco. El contrapunto graciosete que no se sabe qué hace en un edificio en el que entran okupas.
  • Desde el inicio del capítulo parecía que Kate sabía que Bruce Wayne era Batman, pero resulta que no. Así de bien explicado está todo. Cómo lo descubre es para apagar la tele directamente. Lo del collar de perlas y la puerta secreta... ¿Cómo iba a tener Bruce las perlas de su madre ahí comidas de polvo? Menos no se puede trabajar en un guión.
  • El remate se lo lleva Mary Hamilton, la hermanastra pija que en secreto lleva un hospital ella solita mientras no se pierde una fiesta... Pero esto, ¿que es? Si había que brindar a Kate un lugar donde pudiera curar sus heridas, había miles de formas. Todas plausibles. Es que menos ganas ya es difícil de poner. 
  • Por otra parte, enseguida nos enteramos que la villana absurda, Alice (Rachel Skarsten), es la hermana que creíamos muerta. Mejor haber guardado la sorpresa para más adelante, pero ni eso. Tampoco a las diferencias con su padre les han dado demasiada profundidad, solventándolas en el primer capítulo. Si es que de donde no hay...

Como mandan los tiempos actuales, los responsables de Batwoman han dado un exceso de importancia a la orientación sexual de la protagonista, como si solo por eso la serie ya fuera a funcionar. Repito que su vida amorosa es de lo poco creíble de la serie, sin que deje de caer en tópicos mil veces vistos ya.


Mucho tiene que cambiar esta serie para que encuentre su camino y su visionado merezca la pena. Ojalá ocurra un milagro, pero lo dudo bastante.

Entre las novedades que Diábolo Ediciones nos ha preparado este mes de octubre podemos destacar, en primer lugar, el cómic «Lo que Nunca te Contaron Sobre... Buscar Piso», de Igor Fernández. Este autor, habitual de la revista El Jueves, nos divierte con un tebeo pensado para aquellos que buscan casa, una tarea que, hoy en día, hay que tomarse con bastante humor y filosofía. Otro cómic que no puedes perderte es la nueva entrega de la revista Cthulhu, esta vez dedicada a los psicópatas.


Pero, sin duda, el plato fuerte de las novedades comiqueras de Diábolo es el cuarto volumen de la Biblioteca de Cómic de Terror de los Años 50 Especial Momias. Gracias a esta cuidada edición, descubrirás las extravagantes historias de horror que se publicaban por entonces en los Estados Unidos, una época de esplendor en el mundo del cómic truncada por la paranoia más reaccionaria. 

Dentro del sello destinado a las publicaciones de cultura popular, Diábolo Ediciones nos trae este mes «Destino Camelot. Reinos Fantásticos del Cine y la Televisión». Escrita por Francisco J. Millán, autor de «Galaxia Lucas» y «Generación Goonies», esta preciosa obra te desvelará nuevos detalles sobre los mundos fantásticos con los que soñamos toda una generación.  

Los amantes del anime y el manga recibirán con alegría la segunda edición del primer volumen de «¡Luz, Fuego, Destrucción! La Gran Aventura de Dragon Ball», todo un éxito de ventas gracias a los conocimientos y extraordinaria labor de documentación de sus autores, Miguel Martínez y Néstor Rubio. Y para terminar, la esperadísima segunda parte de «¡Andá! La Merienda...», de Vicente Pizarro. En esta obra continuaremos rememorando aquellos dulces y golosinas de nuestra infancia y los regalos que les acompañaban. Todo un chute de nostalgia para quienes ya peinamos canas.

Para más información sobre las novedades de Diábolo Ediciones, mira el siguiente PDF.

Una de las grandes sorpresas de los Emmys 2019 ha sido sin duda Fleabag. La miniserie británica, de tan solo dos temporadas, emitida en BBC3, no había destacado especialmente en lo que a interés mediático o del público se refiere. ¿Estaremos ante un caso de rescate de la crítica o es que merecía la indiferencia del público que ha recibido hasta ahora? Una vez vistas las dos temporadas disponibles en Amazon Video, me temo que estamos ante un nuevo caso de premiar las modas por encima de lo que verdaderamente tiene calidad. 

Fleabag

La protagonista es Fleabag, interpretada por Phoebe Waller-Bridge, quien también escribe los guiones de la serie. La chica nos cuenta su vida con la familia, trabajo (?), amistades (?) y, sobre todo, lo que más le preocupa y obsesiona: los hombres y las relaciones sexuales. Para conectar con el espectador va rompiendo la cuarta pared hablando con el espectador y haciendo reflexiones sobre lo que vemos o ella cree que va a suceder.

No es ninguna novedad este recurso de hablarle al espectador (véase House of Cards), pero este caso no destaca por ser especialmente divertido o aportar mucho a la historia. Sin embargo, ya se encarga la actriz protagonista y guionista de que los demás le digan no sólo lo divertida que es sino, además, que montones de hombres se sienten interesados y atraídos por ella. Para eso escribe ella lo que pasa en la serie...

La protagonista representa a una mujer con la treintena bien estrenada, pero sus conversaciones y continuas preocupaciones acerca de los genitales masculinos son más propios de una chica de 13 años cabeza loca. A estas alturas ya debe tener bastantes muestras de la dureza de la vida adulta. Porque nuestra protagonista absoluta, ya que todo gira en torno a ella, lleva en solitario un café ruinoso, pero no tiene problema alguno en pagar en Londres un piso para ella solita. Está disponible para todo tipo de eventos a cualquier día y hora —exposiciones, bodas, quedadas— sin problema alguno ni rastro de cansancio. Estar a cargo de un negocio que no funciona es de las peores experiencias que puede tener una persona. Entiendo que no la van a mostrar sin dormir días y días, pero podrían haber solucionado ese tema fácilmente y no ser uno de tantos detalles que demuestran que esta serie no sube de la mediocridad y que no representa a nadie real.

HE PERDIDO LA CUENTA DE LAS VECES QUE HE VISTO VENIR LOS CHISTES

En cuanto al sobrado ego de la protagonista, baste decir que ella solita hundiría al Tinder. No tiene más que salir a la calle para encontrar hombres interesados en ella, aunque se nos escape el por qué una mujer con diálogos nivel ascensor vuelve loco a tanto macho. A pesar de ser de una familia clase media, no parece tener cultura, estudios o un mínimo proyecto vital, más allá del próximo ligue. Es muy egoísta y de lo más infantil, pero de un modo que no resulta tierno, sino que la hace inmadura y poco interesante.

El nivel de ordinariez que llega a alcanzar Fleabag termina resultando muy molesto. Da vergüenza ajena que se vean venir los chistes de lejos y que la mayoría incluyan consoladores y consistan en hacer juegos de palabras de contenido sexual. No es solo nuestra protagonista la que parece inmune a todo problema que no tenga que ver con orgasmos y genitales, el resto del mundo también. Gente que ocupa cargos de alto nivel formativo y con grandes responsabilidades, se comportan en sus puestos de trabajo como borrachos recién salidos en un bar. Un disparate al servicio del ego de la protagonista. Cuando pretende hacernos creer que se ha enamorado de verdad y se comporta como una acosadora, no emociona nada porque el esquema es el mismo. Parece el último capricho de una chica que no piensa más que en sí misma.

El nivel de ordinariez que llega a alcanzar Fleabag termina resultando muy molesto


Los personajes secundarios son totalmente estereotipados, especialmente el marido de Claire (Sian Clifford) su triunfadora hermana, un tipo al que echarían de un bar de camioneros por su mala educación. El tipo es simple y unidimensional como un monigote. Ah, y, obviamente, interesado en la protagonista de una manera obsesiva y obvia, aunque la insulte por sistema y esta se lo consienta. En cuando al luto que sufre por su amiga perdida, podría aportar algo ahí pero cae en los mismos errores. Las conversaciones entre ellas en forma de flashbacks parecen sacadas un  internado de chicas y no de mujeres adultas. Finalmente, esto se difumina en la segunda temporada en favor de otras tramas. 

¿RECORDÁIS EL PÁJARO ESPINO? PUES NADA QUE VER...

Las situaciones que se plantean en su familia, con su padre y su nueva mujer son esperpénticas, con diálogos y situaciones forzadas e inverosímiles. Todo está al servicio de las cosas que aparentemente le pasan a ella, centrando siempre las conversaciones y las situaciones aunque esté en un acontecimiento ajeno. Pareciera que el resto de personajes no tuvieran vida propia, están ahí para servir de decorado a Fleabag. Por ejemplo, está presente en momentos de intimidad ajenos. Sólo para contar el chiste.

Se me ocurre una serie británica de este año que trata un tema parecido pero consiguiendo emocionar y divertir, After Life, de Ricky Gervais.  Me temo que ser hombre es bastante malo últimamente para que te den premios. Es mejor que estos estén salidos como picos de mesa, o si son sensibles, se les ridiculice porque lloran mucho y son idiotas. A ver cómo se acierta. Es curioso que una mujer salga celebrando su menopausia porque es muy liberador...


Me ha costado bastante terminar la serie, ya con vistas a poder hablar de ella con fundamento. Una pena que una producción que no destacaría entre las que se emiten en Cosmopolitan (donde las hay mucho más creíbles y divertidas) se haya hecho con un premio tan importante que no creo que merezca. Esto eclipsa a muchas otras producciones que tienen bastante más respeto por el espectador. Ni siquiera el apartado técnico va más allá de cumplir el expediente. En mi opinión, los Emmy no han hecho más que el ridículo premiando esta medianía que, como la misma autora ha dicho, no tenía expectativas de cara a los premios. Al menos hay que reconocerle ese momento de sinceridad. La serie no tiene ninguno.

Tras su aclamado paso por el festival de Venecia y el éxito de crítica que ha cosechado, por fin hemos podido ver Joker. Para empezar, la película es un elseworlds, una modalidad bien conocida para los lectores de DC Comics. Historias que toman elementos conocidos para reinterpretarlos como convenga sin tener que atenerse a lo que en los cómics conocemos como canon o continuidad. 

Uno de los miedos que tenía acerca de la película era que, con la excusa de la fama del personaje, la historia no tuviera en cuenta los cómics. Afortunadamente, no ha sido el caso. Pero ya entraremos más adelante en detalles. Joker es lo que prometía ser: una película que bebe de Taxi Driver y que no pretende ofrecer el tipo de espectáculo que tenemos (y buscamos) en otras producciones. Con Joker, DC y Warner Bros. siguen haciendo lo que deben: marcar su propio estilo, arriesgar sabiendo que eso implica acertar o equivocarse. Y aunque este salto era de lo más temerario, han triunfado de pleno. Comienzo la crítica sin spoilers. Cuando vayan a comenzar, avisaré de ello. 

Joker

Hay muchas críticas sesudas sobre esta película, pero como esto es una web muy enfocada a los cómics de Batman, voy a ir analizándola en base a eso. Para empezar, se nos muestra a Arthur Fleck (Joaquin Phoenix) como un pobre hombre con un trabajo insignificante al que le pone todo su empeño. Y lo machacan. Está diagnosticado como enfermo mental, y toma una fuerte medicación para controlarse. Vive con su dulce madre a la que adora, lo que parece darle una gran estabilidad. Pero las cosas se empiezan a torcer... o más bien se siguen torciendo. El mundo parece ponerse de acuerdo en su contra y vamos comprendiendo el modo de actuar de Arthur. La empatía que nos genera es muy grande y, sin necesidad de exageraciones de ningún tipo, sino acudiendo a la realidad cotidiana donde los de abajo en nada importan a los de arriba, se entiende, que no por ello se aprueba, cómo acaba sucediendo todo.

La relación de Arthur con su madre me recuerda a la que tiene el Joker de los cómics con su novia en la historia Volverse Cuerdo. En ella, es capaz de mantener la estabilidad y de cuidar de otra persona sin problemas. En cuanto a su fallido intento de ser cómico, es innegable que proviene de La Broma Asesina, de Alan Moore. La familia Wayne tiene mucha importancia en la historia, aunque el retrato de Thomas Wayne no acaba de convencerme. Me parece que en esta historia no es un médico altruista precisamente...

ARTHUR FLECK HA NACIDO EN ESE AMPLIO GRUPO DE LOS QUE NO TIENEN ESCAPATORIA

Claro que Joker bebe del cómic, a pesar de que algunos no lo hayan sabido pillar. El humor utilizado es exacto al de sus mejores momentos, como los chascarrillos que suelta a Batman en referencia al asesinato de Jason Todd en el cómic Una Muerte en la Familia. No puedes evitar reirte mientras te sientes mala persona. 

La crítica social esta muy presente. Especialmente, para nuestra sensibilidad europea, según la cual el estado debe ser social y proteger a los más débiles. En Estados Unidos asumen que si no puedes pagarte un médico, puedes morir de algo que tiene cura. Si hay que recortar y con ello dejas sin asistencia a millones, lo hacen. Las enfermedades mentales no se ven como un problema colectivo, sino individual. También aquí tenemos noticias de asesinatos en el seno familiar sin que nunca te expliquen el abandono o falta de ayuda que sufrían los causantes. 

La profundidad que tiene Joker para explicarnos las vivencias que  han causado el estado mental del personaje es perturbadora. Cómo intenta explicarlo al mundo, también. Y lo es porque es rematadamente común. Estamos rodeados de personas que han vivido circunstancias parecidas, siendo el estrés y los traumas y no los genes los que pueden llevarte a ese estado de locura. Utilizar al demente más famoso de los cómics para poner ese tema sobre la mesa es sencillamente brillante. Es llevar las películas basadas en personajes de superhéroes a una nueva dimensión. Esto permitirá que el género no se agote, sino que podrá atraer a nuevas audiencias, aunque pueda desencantar a otras que busquen grandes batallas. A partir de aquí, SPOILERS.

NO ES CASUAL QUE ROBERT DE NIRO ESTÉ EN JOKER. AL FIN, UN PAPEL DIGNO Y NO DE BECARIO O SUEGRO

Otra vuelta de tuerca sobre el cómic que a mí siempre me ha molestado es que en estos el personaje matara indiscriminadamente, incluso a sus ayudantes. Nunca me he explicado quien se atreve a hacerlo con esa perspectiva. Aquí es selectivo. Va a por aquellos que considera le han dañado, pero resulta inofensivo para el resto. Y además, consigue hacernos reír, como en la escena en la que liquida al compañero traidor y salva al que siempre fue amable con él. 

En cuanto a insertar a la familia Wayne, la película sabe que no necesitan presentación y se centra en Joker, cuyo origen permanece mucho más opaco. Los delirios de la madre de Arthur y cómo este se ilusiona ante la idea de tener un hermano y un padre ejemplar para luego caer de nuevo en la desesperación son claves. No me esperaba que nos mostraran de nuevo la muerte de los Wayne, aunque debo decir que no está rodada con gancho. Es posiblemente lo que menos me ha gustado. Podían haberle dado más empaque y no hacerla tan rígida. Bruce tampoco parece el futuro mejor detective del mundo, el niño podría haber tenido más papel o abrir la boca. Y, teniendo en cuenta la edad del Joker, cuando se cruce con Batman, más que en Arkham, tendrá que encerrarlo en el geriátrico.

Por otro lado, Gotham no está retratada con gárgolas o grandes escenarios de cartón piedra, sino como Nueva York en los años setenta, a lo Malas Calles (de nuevo, De Niro). Suciedad y corrupción por todas partes. Irrespirable e inhabitable.

EL AMOR, ALGO CASI IMPOSIBLE, PERO IGUALMENTE DESEABLE, PARA ALGUIEN COMO ARTHUR

La actuación de Joaquin Phoenix es la que ya sabíamos, brutal. No es un personaje fácil y corría el peligro de que lo compararan con Heath Ledger. Así que lo que ha elegido el director y guionista, Todd Phillips, es centrarse en aquello de lo que carecía el Joker de El Caballero Oscuro: su pasado y orígenes. ¿Recordáis como cada vez aquel Joker contaba una historia diferente sobre ello?

Phoenix va cambiando su expresión de la inocencia inicial a la rabia final. Su cuerpo desnudo es parte importante de su actuación, y le ha debido costar demacrarse tanto. La película va in crescendo como en Un Día de Furia (1993). No habría estado mal incluir a Michael Douglas en el casting de la película como guiño, dadas las similitudes entre ambas cintas. 

En cuanto a la brutalidad, para lo que es el Joker, apenas se despeina en el film. Se ve que está empezando el hombre. Eso sí, los asesinatos impactan mucho, que es lo que importa. Decir que la película incita a la violencia es lo mismo que culpar a Marilyn Manson de lo ocurrido en Columbine. Una ridiculez oportunista para esquivar responsabilidades.

ARTHUR TOMA LA DECISIÓN DE LLAMARSE JOKER Y HACERSE VISIBLE PARA TODOS

Sobre cómo se trata el tema de la enfermedad mental y las dificultades que encuentran, para mí va mas allá. Arthur Fleck es identificable con cualquiera que no pueda escapar de malos trabajos, malas decisiones que no pueden revertirse, o un aspecto físico no agraciado sin una personalidad que lo supere. Cualquiera sabe que eso de la igualdad de oportunidades no es más que un slogan publicitario para tapar que tu origen determina tu destino más que cualquier otra cosa. Si hubiera sido hijo de Thomas Wayne, ¿habría tenido los mismos problemas aunque tuviera la misma enfermedad? Por cierto, hay un cómic donde efectivamente, Bruce Wayne tiene un hermano mayor en un psiquiátrico, y otro, Batman Condenado, en el que su padre tiene una amante. Como veis, hay mucho cómic en Joker

La sala de cine no estaba llena como con otros estrenos de cómics, pero creo que el público sabía qué tipo de película iba a ver. Al menos nos hemos librado del grupo de niños ruidosos. Además, Joker demuestra algo que se estaba perdiendo: que el cine todavia puede ser superior a las series... de vez en cuando. El apartado técnico es brillante, desde la ambientación hasta la banda sonora. Muy bien rodada y con ese toque que la diferencia, todavía, de lo que ofrece la televisión en estos días. Un presupuesto de 60 millones de dólares bien aprovechados, pues esto en Hollywood es miseria. 

Ya somos mayorcitos para saber que si los superhéroes existieran, serían como los vistos en The Boys y no como los leemos en los cómics. Pero es parte del acuerdo tácito que tenemos los lectores con ellos. Pueden ser ambiguos, hasta cierto punto. Sin embargo, hay algo que esta película ha conseguido que los cómics no. Ha conseguido que entienda por qué Batman nunca mata al Joker. Todo un logro.

Dentro de las nuevas propuestas de HBO España llega Stumptown. Aunque es una producción del canal norteamericano americano en abierto ABC, se pondrá a disposición de los suscriptores un episodio semanal en la filial española. Esta serie adapta el cómic de Greg Rucka (Gotham Central) muy conocido para los lectores de Batman como yo. No fue este un cómic de largo recorrido, pero la idea central sirve para una serie. El hecho de que el creador esté muy implicado en la creación de los episodios y que Cobie Smulders (la agente Maria Hill en las películas de Marvel) sea la protagonista anima definitivamente a darle una oportunidad a este primer capítulo. La duración del mismo son los habituales cuarenta minutos de los canales en abierto. No se pueden permitir mucha paja como las plataformas online, así que tienen que atrapar nuestra atención lo antes posible.

Cobie Smulders, Stumptown
SMULDERS CONSTRUYE UNA INTERESANTE DETECTIVE EN STUMPTOWN

La acción y el ritmo lo tenemos desde el comienzo. Conocemos a Dex Parios (Cobie Smulders), zafándose de un par de malhechores mientras accidentalmente van sonando canciones que conforman una simpática banda sonora que va salpicando el episodio. El carisma y belleza de la actriz más su fuerte presencia ante la cámara hacen que el parecido con el personaje del cómic homónimo sea bastante importante. La poca fuerza física que aparenta debe compensarla con astucia, agilidad y artes de combate. Francamente, le da tiempo a demostrar eso en el capítulo, pero también son respetuosos en el sentido de que la fuerza bruta a veces supera cualquier técnica que conozcas. Y le zurran de lo lindo cuando se ve superada.

El primer caso al que se enfrenta nuestra detective pone las bases sobre la mesa de lo que probablemente nos iremos encontrando. Sus traumas del pasado afectan a su comportamiento autodestructivo presente, Esto ocurre de una manera comprensible, mientras consigue hacerse con nuestra simpatía. La chica tiene chispa. La han comparado con Jessica Jones, pero creo Dex es más luminosa que la versión televisiva del personaje de Marvel. Sus ocurrencias divertidas y la medida justa de cinismo para caernos bien mientras transmite sensibilidad están bien medidas. 

Además, es un completo acierto la inclusión de su hermano.  Incluir un chico con síndrome de Down podría responder a las modas inclusivas, pero en este caso es clave para que ella tenga a quien cuidar y querer. Y además, la vida real es así, nos puede tocar responsabilidades familiares que modelan nuestra existencia. Ya hay demasiados protagonistas de series que no parecen tener que estar pendientes más que de ellos mismos, cuando lo  normal no es eso. Ansel Parios también resulta un personaje muy interesante, pues sus comentarios son bastante oportunos.

LA ATRACCIÓN POR HOFFMAN TRAERÁ PROBLEMAS

No falta el inevitable triángulo amoroso alrededor de la protagonista que ya iremos viendo cómo se desarrolla. Su relación con la policía en general y con uno en particular, Miles Hoffman, interpretado por Michael Ealy (Almost Human) es otro foco de atención de la serie.  Que su primer caso tenga tanta relación con su vida personal (y sus adicciones) cumple perfectamente su función: presentarnos al personaje de la mejor manera mientras desarrolla sus virtudes detectivescas. Quizás pueda parecer algo exagerada sus habilidades en este aspecto, pero os recuerdo que viene de un cómic, y los cómics... son así.

Un procedimental refrescante que, aunque es inevitable que tenga elementos comunes con la mayoría, parece dar un paso adelante a lo que solemos ver. Además, no olvidemos que emite en abierto y que eso le quita libertad creativa, aunque no parece que la serie esté cohibida ni nos cuenten las cosas a medias. No se queda corta en la acción o en las escenas más subiditas. Un estreno a tener muy en cuenta si os van los detectives y los procedimentales. A ver cómo sigue.

Pues ya tenemos el comunicado de novedades de ECC Ediciones para este mes de diciembre. Como ya sabéis, no habrá que esperar a los polvorones para disfrutar los nuevos lanzamientos. A lo largo de noviembre y principios de diciembre tendremos a nuestra disposición lo que aquí os anunciamos. 

Novedades de ECC Edciones Para Diciembre de 2019

En grapa destacamos dos grandes acontecimientos. Uno es la continuación de Batman: Caballero Blanco, La Maldición del Caballero Blanco, también a cargo de Sean Murphy. Otro, El Incidente Leviathan, el primer gran evento de Brian Michael Bendis desde que llegó a a editorial. Predicador llega también en edición de lujo, así como la continuación de Batman Saga, Catwoman, Los Titanes... No os perdáis todo lo que ECC Ediciones nos trae este diciembre en el siguiente PDF.