ALPHAS: EPISODIO PILOTO. LA CRÍTICA

Después de un retraso que no se entiende en el estreno en España, ya que el canal Syfy lo tenemos, hemos podido  disfrutar del piloto de la serie Alphas. Y digo bien, disfrutar. Esta serie no las tenía todas consigo. Para empezar, el canal que la produce, Syfy, no dispone de un alto presupuesto para sus series. El hecho de que nos contara las aventuras de un grupo
con superpoderes ya hace casi necesario esa característica para poder aportar buenos efectos y ritmo. Ninguna estrella de peso en el reparto y lo fácil que es caer en el ridículo y la exageración en esta temática hacía el reto todavía más complicado. Lo han superado con nota.

CAMERON, EL GUAPERAS, Y NINA, LA FASHION VICTIM
La idea, que ya explicamos con detalle en otra entrada, parte de un grupo heterogéneo de personas con el gen alpha, lo que hace que tengan unas habilidades especiales. La acción comienza ya en el primer episodio, presentándonos tan solo la incorporación del último miembro. El grupo resulta muy creíble y es de agradecer que hayan prescindido de incluir una pareja de adolescentes guaperas. Ninguno de los miembros baja de los 30 años excepto Gary (Ryan Cartwright), el más joven del grupo, que tiene un tipo de autismo, aparte de su habilidad, sorprendentemente bien trasladado a la pantalla. El actor genera la sensación de angustia que producen sus comentarios, gestos y actitudes que no puede controlar, así como la falta de empatía propia de su enfermedad.

GARY, EFECTIVO PERO EXASPERANTE POR MOMENTOS
Los diálogos son muy buenos en mi opinión y los roces que aparecen entre personajes que no tienen nada en común, pero que han de trabajar juntos mano a mano están muy bien reflejados. La serie aporta originalidad y el tono de realismo es el que impera. Nada de disfraces ni actos increíbles. La descripción de los poderes y su demostración sorprende por su frescura y originalidad en un mundo en el que parecía que todo estaba inventado. No es necesario un gran alarde de medios para contarnos lo que nos quieren contar. Muy interesante resulta el responsable del grupo, el Dr. Rosen (David Strathairn), un hombre de personalidad, bondad e inteligencia destacada, pero que de momento no tiene habilidad especial alguna que sepamos. El creador de la serie ya dijo que quería ser especialmente cuidadoso con los personajes y lo ha conseguido.

A VER SI ENTRE TANTO ALPHA ME HA SALIDO ALGÚN PODER...¡¡ÑGGGG...!!
No son justas las críticas que he leído de que copian a los X-Men. Cualquiera que junte a un grupo de gente con poderes ya lleva ese sambenito cuando lo que nos están contando aporta mucha originalidad. Es como decir que cualquier historia de amor complicada copia a Romeo y Julieta. En esencia, casi todo está inventado, pero la forma de contarlo es lo importante.

Para terminar, es un acierto que la acción se desarrolle mucho, al menos de momento, en exteriores. Apenas se intuyen en este primer episodio a los Red Flag, los malos de la serie. Mejor así, que se tomen su tiempo para que podamos conocer a cada personaje antes de preocuparnos por el enemigo. Una excelente noticia es la renovación de la serie por una segunda temporada, lo merece y seguro que va a ir mejorando con el tiempo. Se ve que ideas y ganas no les falta. Muy recomendable para todo aquel que le gusten las buenas series, incluso aunque el tema superheróico no les atraiga especialmente. Cualquiera que disfrute con las series procedimentales y de casos policíacos podrá disfrutar con Alphas. En definitiva, un agradable descubrimiento que esperemos vaya a más.

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]