¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos. Reseña

¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos es el último ensayo de José Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona publicado por Diábolo Ediciones. Estos dos cinéfilos impenitentes son autores también de obras como Lucha de Gigantes: Godzilla Gamera, Mothra y Otros Monstruos Gigantes de Japón (reseñada aquí) o J. J. Abrams: de Perdidos a Star Wars, entre otras, todas publicadas por Diábolo. En la presente obra, a los autores se les nota que ya le han cogido el truco a esto de hablar de cine de género, ya que se devora del tirón, sobre todo si, como yo, eres fan del cine de terror y de vampiros.

¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos

Ya al inicio del libro, capítulo dedicado a los vampiros clásicos, los autores demuestran sus amplios conocimientos sobre la materia. Yo, que no me considero para nada un desinformado en lo que a cine de horror se refiere, he descubierto decenas de películas de vampiros que no conocía gracias a este libro. Desde el Nosferatu de Murnau a las producciones eróticas francesas setenteras, José Luis y Luis Miguel desempolvan un mundo fantasmagórico que, hoy en día, y gracias a YouTube, tenemos al alcance de la mano.

Embellecido con los impactantes fotogramas del cine clásico sobre vampiros, los autores destapan el féretro del Conde Orlock, el del Drácula de Lugosi, el de la bruja vampiro de Dreyer, y nos plantean el nacimiento de un género viejo como el cine. Centrado en las películas de no muertos estrenadas en la primera mitad del siglo XX, los autores desentierran joyas como El Vampiro (1957), film mexicano considerado uno de los mejores del terror azteca. Como nota curiosa, el conde Drácula de esta película lo interpretaba un actor español, Germán Robles, quien hacía una excelente interpretación del personaje de Bram Stoker.

¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos

Si hay alguna parte de este libro que destacaría de las otras es, sin duda, el capítulo dedicado a la productora británica Hammer Films. Con el Drácula de Terence Fisher, estrenada en 1958, la mítica productora inaugura toda una serie de largometrajes, de calidad variable, pero con una estética inconfundible que crearía escuela y dejaría una profunda huella en los aficionados al terror de toda una generación.

Los autores, lejos de apasionamientos y fanatismos, dejan al descubierto las muchas carencias de unas películas, las de la Hammer, que seguramente tenemos idealizadas muchos de nosotros. Posiblemente, esa idealización venga de la edad con la que comenzamos a ver este tipo de cine, nuestra adolescencia. La sangre en technicolor, los generosos escotes de las protagonistas (ya repasamos las actrices más sexys de la Hammer en un par de posts) y la cuidada estética que los productores William Hinds y James Carreras imprimían a sus películas posiblemente fueron los culpables de cómo entendemos el cine de terror los que superamos la cuarentena.

Si hay alguna parte de este libro que destacaría de las otras es, sin duda, el capítulo dedicado a la productora británica Hammer Films


Capítulo aparte merecen las vampiras (que no vampiresas), con la condesa húngara Erzsébet Báthory al frente. Los autores nos descubren toda una serie de producciones, muchas de calidad más que discutible, con el denominador común de tener como protagonista a una vampira. Desde las películas basadas en la infame condesa hasta las coproducciones franco-belgas casi de arte y ensayo en las que la languidez de sus sensuales vampiras era la nota predominante.

¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos

Donde los autores realmente hacen sangre es en el capítulo dedicado a los vampiros patrios. El cine español de vampiros casi merece un libro aparte, dada la cantidad de producciones que se filmaron en España desde la muerte de Franco hasta bien entrados los años noventa. Este género, maltratado e ignorado por buena parte de la crítica, conoció toda una época de esplendor en la España de la transición, aunque los resultados fueran muy, muy desiguales. Desde los inefables largometrajes de Jess Franco o Amando de Ossorio a comedias como Un Vampiro para Dos (1965), con Fernando Fernán Gómez, o Las Alegres Vampiras de Vogel (1974), ya en plena era del destape, los autores desentierran una serie de cintas que, para qué vamos a engañarnos, vistas hoy en día dejan mucho que desear.

Pero no todos los chupasangres van vestidos de chaqué y llevan capa. Como José Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona dejan bien claro en el capítulo Vampiros Diferentes, existe otro tipo de cinematografía vampírica alejada de estereotipos, casi más interesante que la convencional. Films como El Último Hombre Sobre la Tierra (1964), con Vincent Price interpretando el papel que años más tarde encarnaría Charlton Heston en El Último Hombre Vivo (1971), o Drácula Negro (1972), esta última incluida en nuestro listado de las películas de Drácula más extrañas, solo dos exponentes de este tipo diferente de strigoi.

Este género, maltratado e ignorado por buena parte de la crítica, conoció toda una época de esplendor en la España de la transición


En este punto creo que es necesario recordar el gran filón que es YouTube para quien quiera acercarse a descubrir estas películas. La red social de videos se ha transformado, de unos años a esta parte, en el nuevo videoclub del barrio. Miles de películas olvidadas (y libres de derechos) pueden encontrarse sin mucha dificultad buceando en su contenido, muchas de ellas pertenecientes a los géneros de la ciencia ficción, la fantasía o el terror. Por ello, no es mala idea leer esta obra con el móvil o tablet a mano para ir creando listas de reproducción con las películas que estos autores nos van descubriendo.

¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos

Ningún enfoque sobre los vampiros queda fuera de a obra de José Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona. Vampiras sensuales, comedias de terror, cine para adolescentes y, por supuesto, series de televisión, son exhaustivamente analizadas con multitud de datos, curiosidades y anécdotas que hacen de ¡Una de Vampiros! un libro imprescindible para todo cinéfilo. 

Quizás el capítulo final, el de los Vampiros Modernos, sea el más flojo de todo el libro. Pero no por culpa de los autores, sino por la poca calidad intrínseca que tienen los más recientes vampiros fílmicos. Sagas como Crepúsculo o cintas fallidas como Drácula, la Leyenda Jamás Contada (2014), que reseñamos aquí, han hecho un flaco favor a revitalizar un género del que han surgido verdaderas joyas del cine... y verdaderas truños, para qué engañarnos. No habría incluido yo en este capítulo sagas como la de Blade o películas como Los Viajeros de la Noche (1987), Vampiros de John Carpenter (1998) o Jóvenes Ocultos (1987), verdaderos clásicos del cine de vampiros que merecerían haber sido más ampliamente tratados en otros capítulos del libro.

En definitiva, ¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos es una obra amena y bien documentada, aliñada con abundantes imágenes y con la calidad habitual que nos ofrece Diábolo Ediciones en su colección sobre la cultura popular.

¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos
Autores: José Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona
Diábolo Ediciones
Cartoné, color, 263 páginas
Precio: 23,95 €

Reseña del libro ¡Una de Vampiros! Cine y Series de Colmillos, Sangre y Crucifijos, de José Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona, editado por Diábolo Ediciones

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]