DRACULA: LA LEYENDA JAMAS CONTADA. LA CRITICA

La vuelta de los monstruos clásicos de los estudios Universal quiere ser la contrapartida oscura y terrorífica a los universos compartidos superheroicos de Warner y Marvel Studios. Dracula Untold es la primera de estas películas que pretende resucitar el boom de los films protagonizados por momias, hombres lobos, vampiros y monstruos de diversa índole. Servir de locomotora impulsora de todo un universo cinematográfico no es tarea fácil, y mientras cintas como Man of Steel o Iron Man cumplieron con creces esta labor, Dracula Untold se queda a medio camino.


Mientras que no puede decirse que el debut del realizador irlandés Gary Shore haya sido un fiasco completo, tampoco podemos calificarlo como gran película. Dracula Untold no decepciona, pero solo porque cualquier espectador con unos gramos de sentido común se veía venir lo que le iban a contar. No es que sea un film poco estimable (contiene elementos e interpretaciones destacables) pero no acaba de funcionar.

La película se centra, mas que en la visión de Bram Stoker, creador del monstruo, en los hechos históricos que los inspiraron, concretamente en el caudillo rumano Vlad Tepes, conocido con el sobrenombre de "El Empalador". Tepes (Luke Evans), tras pasar su infancia cautivo de los turcos, se ha convertido en príncipe y protector de su patria ante el imparable avance de los otomanos. Cuando las exigencias tributarias del sultán Mehmed II (Dominic Cooper) se vuelven insoportables, Vlad se ve obligado a pactar con una criatura milenaria que habita en los montes transilvanos para que le conceda poder ilimitado contra los turcos. El vampiro (Charles Dance) le otorga su fuerza y habilidades a cambio de un pacto: si en tres días Vlad es capaz de resistir su sed de sangre humana se verá libre de la maldición y vivirá en paz con su familia y su pueblo, de lo contrario se convertirá en vampiro por toda la eternidad y perderá todo lo que ama.

VLAD (LUKE EVANS), TODO UN EJÉRCITO DE UN SOLO HOMBRE

Este es el punto de partida de Dracula Untold, un nuevo enfoque cinematográfico sobre la figura del príncipe de los vampiros. Sin embargo, el enfoque no es totalmente novedoso, y aporta pocos elementos destacables teniendo en cuenta lo ambicioso del proyecto. Mientras que la actuación de Luke Evans como el príncipe Vlad es bastante convincente, así como la de su sufrida esposa Mirena (Sarah Gadon), la película falla en otros aspectos, como por ejemplo el desaprovechamiento de la rica mitología vampírica (las estacas, la plata y poco mas) o el uso de otros seres sobrenaturales. Si esta película va a servir como piedra fundacional de un universo compartido basado en los monstruos de la Universal, ¿por qué no sugerir o presentar aquí otros seres sobrenaturales aparte de los vampiros?

Atravesamos unos tiempos en los que las producciones cinematográficas priman las escenas de acción desenfrenadas sobre los guiones bien trabajados, y Dracula Untold no iba a ser menos. La película del debutante Gary Shore explota los elementos propios del cine de acción (¿superheroico?) para presentar a un personaje cuyo hábitat siempre han sido las sombras y las criptas mohosas de viejos caserones. Los guionistas del film, también debutantes como su director, han querido sacar de las sombras al vampiro, convirtiéndolo en una especie de héroe de acción que gustará a buena parte del público, pero que decepcionará a muchos otros. Tanto han querido sacar a la luz al vampiro que este es capaz ahora de pasearse a plena luz del día, con tal de hacerlo en las sombras o cuando las nubes tapan el sol, lo que da pie a alguna que otra escena involuntariamente cómica.

CHARLES DANCE ENCARNA AL PRIMER VAMPIRO

Dracula Untold es mas un film de acción que uno de horror. Lo mas cercano al horror lo pone el personaje que interpreta Charles Dance, quien vuelve a hacer aquí de maestro de la manipulación y la intriga, al igual que su Tywin Lannister de Juego de Tronos. Hay que destacar aquí lo inquietante de su caracterización, cercana al personaje que interpretara Bengt Ekerot en la imprescindible "El Séptimo Sello". La película también se guarda de mostrarnos demasiada sangre, toda una incongruencia en un film sobre vampiros, con luchas y batallas donde se sugiera mas que se muestra.


En definitiva, Drácula: la Leyenda Jamás Contada vuelve a relatarnos otra vez lo que cualquier amante del terror ya sabía sin aportar nada novedoso. Que se vuelva a incidir en el origen histórico del personaje no es especialmente fresco, algo que había sido explorado ya en otras películas y tv-movies. Lo que si es novedoso es el enfoque de Drácula como héroe de acción, algo que claramente está encaminado a hacerlo aparecer en próximas películas junto a personajes como La Momia, el Hombre Lobo o el Monstruo de la Laguna Negra. La verdad, todo esto suena mucho a la fallida Van Helsing que protagonizara Hugh Jackman o a la infame Yo, Frankenstein, que ya reseñamos aquí.

Publicar un comentario en la entrada

Si, ya sabemos que es una lata la verificación pero, ¿a quien le gusta ver spam en su página?

[blogger][facebook]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget