Crítica de Batman: Caballero Blanco, de Sean Murphy

Ya tenemos completa en España, publicada por ECC Ediciones, la serie limitada en grapa Batman: Caballero Blanco, dibujada y guionizada por Sean Murphy. Las expectativas eran altas, dadas las buenas críticas que estaba cosechando esta historia de ocho grapas que sin duda veremos recopilada en tomo más adelante. Una de las mejores señales de que lo que íbamos a leer merecía la pena era el hecho de que cada número mantenía el nivel de ventas en USA respecto al anterior, e incluso lo superaba. En un negocio en el que las editoriales tienden a sacar números uno para inflar ventas y se olvidan de dar calidad al segundo, esto era algo a tener en cuenta. Una vez leída la historia completa, os mostramos por qué estamos ante un nuevo clásico de Batman... ¿O debo decir de El Joker?

Batman: Caballero Blanco

La historia que nos muestra Sean Murphy aprovecha la libertad que disfruta un relato que no ha de atenerse a la continuidad. Sin embargo, salvo algunas modificaciones de las posiciones de algunos personajes que se revelan a lo largo de la lectura, me ha resultado bastante más respetuosa con el legado de Batman que muchas colecciones actuales. Me ha recordado aquella historia de ciencia ficción sobre realidades alternativas en la que el cambio se reducía sutilmente a la forma de llamar al pollo. Aquí la reinvención sería la coherencia con lo que la existencia de Batman implicaría. 

El enfrentamiento entre El Joker y Batman parece eternizarse entre ambos. Murphy aprovecha para indagar en todos los tópicos que se repiten en ambos personajes. El debate sobre la existencia de Batman y el daño que provoca, a nivel social y económico, está en la superficie de la obra. ¿Sirve a Gotham o a las necesidades de su ego? ¿Acaso no podría colaborar de una manera más clara con la policía que tanto le tolera? No entro en que esto fuera así en la realidad, es real en el mundo que nos describe y es suficiente. Son temas obviados en los cómics la mayoría de las veces, y Murphy se ha preocupado de tratar al lector como alguien inteligente que pide algo más a un cómic que la eterna pelea héroe-villano. Y vaya si lo consigue.

Batman: Caballero Blanco
LOS PAPELES DE VILLANO Y HÉROE SE VAN INTERCAMBIANDO

La idea de hacer que El Joker sane su enfermedad mental no es nueva. Ya se exploró en la bonita historia Volverse Cuerdo. Sí es nueva, en cambio, la profundidad que Murphy da a lo que alguien tan inteligente como él podría hacer desde el otro lado.

No recuerdo haber leído un análisis tan bueno y creíble de la relación que une a Batman y El Joker, a pesar de ser un tema bastante recurrente en los cómics. El análisis de Batman, su personalidad y cómo se ve afectado por lo que sucede a su círculo más cercano es brillante. También la forma de actuar de Alfred Pennyworth no podría ser más fiel al mayordomo. Puede parecernos al principio un Batman todavía más rudo y distante de lo que lo suelen retratar, pero una vez finalizada la obra he podido reconocer bastante del personaje.

Murphy se ha preocupado de tratar al lector como alguien inteligente que pide algo más a un cómic que la eterna pelea héroe-villano. Y vaya si lo consigue


La lectura es densa, atrapándote desde la primera viñeta como pocas veces logra un cómic. No existe el  relleno, todo está medido escrupulosamente. El guionista/dibujante te sumerge en su Gotham como si vivieras en ella. Lo bien desarrollado que está todo lo que va sucediendo, con unos tiempos milimétricos para la evolución de los hechos y los protagonistas, y cómo van planeando los distintos personajes sus estrategias. Resulta curioso que el que va a remolque de los demás es el propio Batman.

Portada alternativa de Batman: Caballero Blanco #6
QUIEN PIENSE QUE LOS SIDEKICKS SOBRAN, QUE SE ACERQUE A ESTE CÓMIC

La descripción y motivación de cada personaje, alguno creado por el propio autor, roza la perfección. Los sidekicks de Batman tienen un papel muy definido e importante, a diferencia de otras ocasiones. Las distintas tramas que se van cruzando lo hacen de una manera impecable, mostrando la gran estructura y definición de lo que nos cuenta Murphy. Todo converge como debe hacerlo, sin prescindir del inevitable cliffhanger al final de cada grapa. No juzguéis hasta el final lo que os pueda enfadar por una u otra causa.

Las escenas de lucha, persecución y acción que pueblan Batman: Caballero Blanco están al servicio de la obra. Tienen un sentido del dinamismo y la oportunidad inmejorables, alejados de estereotipos y cuidando el más mínimo detalle. La tensión que transmite el cómic es adictiva.

No recuerdo haber leído un análisis tan bueno y creíble de la relación que une a Batman y El Joker, a pesar de ser un tema bastante recurrente en los cómics


Esto nos lleva a hablar del dibujo. Es posible que pueda haber un ilustrador mejor para esta historia, pero no se me ocurre. El diseño de cada uno de los personajes, la majestuosidad de los batmóviles que aparecen homenajeados, la Gotham que se nos muestra... A pesar de no aparecer nadie especialmente bello, pues el estilo de Murphy es algo cartoon, están perfilados exquisitamente. El conjunto de todo cuanto vemos impacta por la atracción que genera, y merece que le prestemos atención en inevitables relecturas. En cuanto a si habéis leído algo sobre una polémica acerca de una escena de desnudos, ya os advierto que ni una monja se sorprendería de lo que se muestra.

El dibujo de Murphy combina a la perfección las luces con las sombras. Cada número posee su propia identidad, algo a lo que ayuda a labor del colorista Matt Hollingsworth, quien hace aquí un espléndido trabajo que no hace sino realzar aún más si cabe el arte de Murphy. Los ocres, los grises y, sobre todo los rojos, ayudan a ambientar el devenir de una historia en la que cada detalle cuenta.

¿ALGUIEN SABRÍA DECIRME DÓNDE HEMOS VISTO ANTES ESTE BATMOVIL?

¿Es todo perfecto? Si bien Batman: Caballero Blanco para mí alcanza el sobresaliente por muchas razones, enumeraría algunas que no me han convencido del todo. Hay un exceso de explicaciones por parte de Murphy en la conclusión, y posiblemente de redención. Esto, por supuesto, es una opinión personal de la elección que ha hecho el autor. No pretendo decir que se desinfle al final. Yo habría preferido algo más de oscuridad, pero quizás es este otro tópico del que el autor quería alejarse. Se extiende, al menos para mí, demasiado en el desenlace. Menos es más, insinuar antes que mostrar. Planear de una manera tan clara que una persona reaccionará justo como necesitamos, como pretende Murphy, se me hace difícil de creer.

Batman: Caballero Blanco
POSIBLEMENTE, LA MEJOR REINVENCIÓN DEL JOKER A LA QUE PODEMOS ASPIRAR

Resulta irónico que, ahora que tanto se habla del guión que hay que presentar para la nueva película de Batman, o la que veremos de El Joker, tengan semejante maravilla en cómic y no se les ocurra adaptarla.

En estos tiempos en los que muchos aficionados, y me incluyo, añoramos obras clásicas, debemos celebrar que sigan produciéndose maravillas como esta. Murphy se ha ganado con creces que prestemos atención a sus próximas creaciones. Muchas de las virtudes que aquí aparecen nos gustaría verlas en las series regulares. No se te va de la cabeza esta Gotham ni esta historia, llena de descubrimientos, más que giros, que os invito a descubrir. Ya me contaréis.

BATMAN: CABALLERO BLANCO 1-8
ECC Ediciones
Edición original: Batman: White Knight núm. 1-8 USA
Guion: Sean Murphy
Dibujo: Sean Murphy
Grapa, 32 págs. A color
Precio: 2,75 €

Reseña de la serie limitada Batman: Caballero Blanco, de Sean Murphy, publicada por ECC Ediciones

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]