21-nov-2014

Uno de los mayores enigmas que la serie Agentes de S.H.I.E.L.D. planteó en su primera temporada fue el extraño ser que Coulson descubrió en una de las bases secretas de la agencia. Antes de seguir leyendo, advertiros que la información que viene a continuación puede ser considerada spoilers. Prosigamos. La identidad del ser azul en aquel tanque ha sido revelada en el último capítulo emitido, que no es otra que un alienígena kree, la misma especie que Ronan, el villano de Guardianes de la Galaxia.

MAY Y SKYE TENDRÁN QUE LLEGAR HASTA RAINA ANTES QUE HYDRA LO HAGA

Otro de los misterios revelados en el episodio de esta semana ha sido la ciudad representada en los extraños grabados de aspecto extraterrestre que tan compulsivamente tallaba tanto Coulson como el resto de agentes que fueron tratados con el suero extraído del cadáver del kree. La ciudad parece hallarse aquí en la Tierra y, aunque sus habitantes o constructores permanecen aun en el misterio, muchos especulan con que pueda ser Attilan, la capital del reino de los Inhumanos, en las montañas heladas del Himalaya. Esto tendría sentido, ya que, como sabeis, Marvel Studios ha anunciado película sobre estos seres para 2018.

Jeffrey Bell, productor de la serie, y en referencia a los kree"Nuestra gente no sabe nada acerca de los Kree o que hay un planeta lleno de ellos. Lo que saben es que las extrañas tallas creadas por Coulson después de que fuera inyectado con el suero Kree son en realidad el mapa de una ciudad, y que necesitan encontrar esa ciudad antes que Hydra lo haga. Pero ¿dónde está? ¿Aquí o en otro planeta?"

TODOS YA SABÍAMOS QUE EL SER AZUL ERA UN KREE

Os dejo con la sinopsis, la promo y un puñado de imágenes del episodio noveno de esta segunda temporada, titulado “…Ye Who Enter Here”, y que se emite el próximo 2 de diciembre.
S.H.I.E.L.D. descubre la antigua ciudad antes que Hydra, pero el descubrimiento de los secretos puede requerir que alguien del equipo de Coulson haga un último sacrificio. Mientras tanto, May y Skye correran para llegar a Raina antes que Whitehall se la lleve.



Parece que Ridley Scott está mucho mas interesado en otros proyectos, como The Martian, que protagonizarán Jessica Chastain y Matt Damon, que en llevar a cabo al secuela de Prometheus, cuya fecha de estreno, recordemos, está prevista el 4 de marzo de 2016. Sin embargo, Scott ha ofrecido unas declaraciones de las criaturas que podemos esperar ver en Prometheus 2... y no, no serán los xenomorfos que todos tenemos en mente.


Hace un par de meses el director británico avanzó que tenía sobre la mesa al menos 15 guiones de Prometheus 2 y que los icónicos "aliens" no estarían en ella. En una entrevista concedida a The Australian, Scott ha hablado de los nuevos xenomorfos que veremos en el film:
[Prometheus 2 es] fresco y alejado de dioses y dragones y mierda. Si veo un dragón más voy a pegarme un tiro. Paren los dragones.' En lugar de un dragón, Scott describe su alien original como 'el dragón definitivo, y es un hijo de puta.' 'El verdadero alien es probablemente uno de los monstruos más aterradores de la historia del cine', dice Scott. 'Así que con Prometheus 2 lo que estoy tratando de hacer es reintroducir una forma más fresca de alien en el tercer acto.' El alien bebé de Prometheus era, reconoce, 'extremadamente cercano al alienígena' que atormentaba a Sigourney Weaver. El próximo promete ser muy diferente.
Las palabras de Scott en esta entrevista no están demasiado claras, lo que si está claro es que el realizador quiere alejarse de nuevo de la película original, con un nuevo tipo de xenomorfo. La pregunta aquí es: ¿hasta qué punto puede alejarse Scott de la icónica imagen de estos terribles monstruos para que el film no parezca que no tiene nada que ver con la saga Alien? En cuanto al comienzo del rodaje de Prometheus 2, ciertos rumores apuntan a que será a finales de 2015, coincidiendo con el estreno de The Martian (25 de noviembre), un plazo algo justo si quieren estrenar la secuela en marzo de 2016.

Y ya que estamos hablando de Alien, si disponéis de 134,97 $ y no sabéis que hacer con ellos, se ha puesto a la venta el libro H.R. Giger's Alien Diaries, un tocho de mas de 600 páginas en el que nos podremos embarcar en un detallado viaje en torno al desarrollo de estas icónicas criaturas, presentadas por primera vez en el film de Ridley Scott de 1979. 


Como ya vimos al final del capítulo anterior, ha aparecido una nueva arquera en la ciudad, Carrie Cutter, completamente obsesionada por Arrow y por conseguir su amor. Sin embargo, no es la única que va a recibir calabazas en este episodio. Como se veía venir, Felicity no le es indiferente a su jefe, Ray Palmer, algo que no gustará a Oliver. Tampoco falta la ración de escenas de flashbacks de Oliver en Hong Kong.



En este episodio conocemos el origen de Carrie, una desequilibrada que se enamoró de Arrow al ser rescatada por éste meses atrás. Aunque es normal que le salga una groupie, la verdad es que ha sido un poco el monstruo de la semana (a pesar de que la chica es bastante guapa), destacando solamente el diagnóstico gratuito que le hace la psiquiatra a Oliver y que la hayan destinado al Escuadrón Suicida. La referencia a Harley Quinn tiene su gracia, pero ahora que van a hacer la película, pareciera que vamos a tener dos escuadrones diferentes dependiendo del medio.

Como parece que el tema central de hoy es el desamor, parece que ha habido ración para varios. Que Felicity caiga rendida por su jefe no tiene nada de raro: es atento, físicamente perfecto y con nobles intereses. Que sea multimillonario tampoco estorba, aunque la misma Felicity que iba vestida con greñas hace 5 años, ahora resulta que pierde el sentido por un traje de alta costura. Como suele suceder, el mismo Oliver que le dijo que no podían estar juntos por sus labores superheróicas, resulta que ahora que tiene competencia si que puede estar con ella. Para darle una patada, vamos.

ESTOY AQUÍ PARA LLEVARME A TU EMPRESA Y A TU CHICA

Otro que también va de que no puede tener pareja, y le van a levantar a la chica, es Roy. Porque ese DJ tan rubiales, Chase, está claro que ha venido para algo más que para poner discos y tampoco me extrañaría que terminara implicado de alguna manera en el mundo de los héroes o villanos. Al tiempo.

Sin embargo, no todo han sido amores y desamores en el episodio, aunque lo parece. En los flashbacks de Oliver, vemos lo indefenso que estaba el futuro Arrow ante una lavadora, y cómo se va ganando la confianza de la familia que lo acoge. La pelea con espadas de Tatsu ha sido bastante impresionante. Lo que nos queda por ver es la utilidad de Oliver en Hong Kong, ya que por ahora necesita que le rescaten todo el tiempo.

EL MOMENTO PRETTY WOMAN DE ROY CON FELICITY HA FUNCIONADO

En cuanto a Diggle, está últimamente más de apoyo emocional que de otro tipo... y posiblemente es lo que más necesiten en estos momentos tanto Arrow como Arsenal, que notan más que nunca la soledad que invade sus vidas.

Un episodio que más que resolver, pone nuevas bases para tramas futuras. No solo por la aparición final de Boomerang, sino por ese Roy perfeccionando su traje de Átomo, aunque no sabemos si finalmente lo veremos en acción en The Flash como insinuó uno de los productores. La audiencia se ha mantenido respecto a la semana anterior, 2,6 millones de espectadores. Ahora que nos acercamos al parón navideño (quedan dos capítulos) debemos prepararnos para el acostumbrado final de impacto. Os dejamos con el vídeo en el que se ve a Ray revisando su traje, para que podáis ver mejor los detalles.


En este episodio, como el propio título anuncia, nace The Flash, bautizado no por Cisco Ramon como viene siendo habitual en el show, sino por la propia Iris West, la bloguera oficial del héroe de Central City. Pero no ha sido el bautizo del héroe lo mas importante del capítulo, ni mucho menos, ni tan siquiera el villano, demasiado genérico, sino las interacciones de los personajes secundarios, entre ellos y con Barry.


En este episodio, los guionistas no se han quebrado mucho la cabeza con el villano de la semana. Nos presentan a Girder (Viga en español), un tipo descerebrado y abusón que obtiene sus poderes tras caer en un horno de chatarra fundida justo la noche de la explosión del acelerador de S.T.A.R. Tony Woodward, que así se llama el tipo, era (¡que casualidad!) el chico que abusaba en el colegio del pequeño Barry Allen, que ya era un friki a tan tierna edad. Quizás estos flashbacks de la tierna infancia de nuestro héroe hayan sido lo mas prescindible del episodio, por no hablar de la improbable conexión entre Woodward y Barry. Viga solo ha servido quizás para que Iris West se conciencie algo mas de que seguir hablando de The Flash en su blog puede atraer hacia ella a los enemigos del héroe, evitando que se convierta en próximos capítulos en una suerte de Lois Lane de Central City.

TONY WOODWARD, "GIRDER" (GREG FINLEY)

Pero dejemos a un lado al Coloso del Universo DC (este villano se merecería ser incluido en una lista de parecidos razonables Marvel/DC), quizás lo menos interesante del episodio, y centrémonos en otros personajes, como Eddie Thawne, o Joe West y el Dr. Wells. En primer lugar, los guionistas, lejos de convertir en rivales a la pareja de Iris y Barry, están planteando un acercamiento entre los dos que puede desembocar en una sincera amistad. Lo interesante de todo esto es a donde quieren llegar los guionistas. Personalmente apuesto a que el personaje de Thawne está siendo preparado para que, en un repentino giro de los acontecimientos, pase de ser la pareja de Iris y amigo de Barry, al peor enemigo de este, en una forma que aun no podemos ni imaginar.

Otra de las interacciones interesantes del capítulo de esta semana ha sido la que se ha establecido entre el Dr. Harrison Wells y Joe West. Este último, decidido a llegar hasta donde sea en su investigación en torno a la muerte de la madre de Barry, pone contra las cuerdas a Wells, llegado a Central City sospechosamente en las mismas fechas que fue asesinada la mujer de su amigo. Wells pronto se da cuenta que las preguntas de West desembocan en acusaciones nada veladas hacia su persona, y lanza un nombre para que el policía investigue, el de su pareja muerta años atrás y la causa de que se mudara a Central City. West muerde el anzuelo de Wells y da por buena su coartada. Lo único que no me ha parecido demasiado plausible es la escena final, en la que el misterioso hombre del traje amarillo deja una nota de advertencia a West de que abandone su investigación. ¿No es demasiado obvio, si es que este villano es el propio Dr. Wells, que amenace al detective justo después de acusar al científico de tener algo que ver con la muerte de la madre de Barry? Cada vez dudo mas que Flash Reverso y el Dr. Wells sean la misma persona.

BARRY SE DESCUBRE EL ROSTRO ANTE WOODWARD. POCO INTELIGENTE, ¿NO?

En resumidas cuentas, un episodio interesante, donde se exploran un poco mas las habilidades de nuestro héroe (por primera vez The Flash atraviesa la barrera del sonido para derrotar a Girder) y se establecen unos lazos de amistad entre Eddie y Barry de cara a un posible giro futuro de los acontecimientos (¿la muerte de Iris?). Por otro lado, siguen las maquinaciones de Harrison Wells, un personaje, lo reconozco, que aun no se hacia donde se dirige. Sin embargo, el capítulo nos ha dado algunos momentos flojos, como el propio villano, poco interesante, o la inexplicable escena en la que Barry se muestra ante el sin la mascara, por el solo placer de regodearse ante el abusón que lo acosaba en el colegio. ¿Y este es el mismo Barry que quiere que Iris deje de escribir en el blog para que los villanos no lleguen hasta ella?

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget