Euphoria: 10 Razones para Desmontar la Serie Escándalo de Moda (Spoilers)

Seguramente, ya habréis sabido de esta serie por titulares del tipo escandalosa, crudo retrato de la adolescencia actual sin censuras, y demás sandeces. Lo que me impulsó definitivamente a verla para juzgarla fueron las declaraciones de su guionista-productor-creador Sam Levinson de que habían sufrido censura, ya que querían mostrar 80 penes pero solo le dejaron sacar 40. Me hizo tanta gracia, que ya intuía que estaba ante el típico producto que la crítica alaba pero luego no ofrece nada de lo que promete. Parece que la crítica se dedica a copiarse unos a otros, y a veces me pregunto si han visto algo de lo que hablan. Y bingo. Vistos los cinco episodios emitidos de la serie, os relato por qué estamos ante un culebrón estudiantil de libro, actualizado a las modas actuales, pero mil veces visto, que nada o poco tiene que ver con la realidad de la juventud actual. Os aviso que esta lleno de spoilers.

Euphoria

¿QUIÉN SE CREE EL PERSONAJE DE RUE BENNET?

La protagonista es la famosa actriz Zendaya, que desde luego no ha visto aumentar su número de fans por el papel de M. J. que representa en las nuevas películas de Spider-Man. Su papel es el de una depresiva nata que se engancha a las drogas a través de las medicinas de su padre enfermo de cáncer y un incidente que tuvo de niña. Lo de mantener las medicinas alejadas de los niños es algo que no aplicaron en su casa y así les va.

Lo primero que hace al salir de un centro de desintoxicación es buscar dónde seguir tomando de todo. Engaña a su madre con pis de mentira, un truco bastante obvio, y no tiene problema alguno en entrar y salir como desee ni de casa ni de ningún lado. En ningún momento transmite sufrimiento por el mono, la suficiente culpabilidad por su familia (aunque algo hay), las brutales bajonas, los peligros, la gentuza que la rodea, el deterioro físico que provocan estas situaciones, o la probable falta de un futuro con solo 17 años.

LOS CAMELLOS SON DE CHISTE

El suministrador habitual de estupefacientes de Rue, Fezco (Angus Cloud), va vestido precisamente de eso, de camello. Lo único que lo supera en ridiculez es su ayudante, que va ataviado igual, pero tiene como 11 años. La policía tiene bastantes pruebas para detenerlos a ambos... y a sus armarios. Y, a diferencia de lo que el señor Levinson cree, o la crítica que tan sorprendida está, todo tiene una pátina blanquecina que en nada refleja la realidad de ese mundo. Por ejemplo, la escena en la que Fezco paga a su suministrador para que no abuse de Rue. Lo que habría sucedido es que a la chica le habría pasado de todo por colocarse en cualquier lugar. Si quiere contar otra cosa, estupendo, pero que no me vendan que están retratando una realidad crudísima, porque esta es mucho peor que lo visto en la serie.

QUE RUE SE PILLE POR JULES TAN RÁPIDO NO ESTÁ BIEN DESARROLLADO PARA SER
UNA PERSONA TAN APÁTICA

¿PERO AQUÍ NO ESTUDIA NI TRABAJA NADIE?

A pesar de que los chicos mostrados rondan los 17 años, estudiar o preocuparse por la Universidad a la que deberían ir en breve no es algo que pase por sus mentes. No solo parecen tener todo el tiempo libre del mundo, sino que lo dedican sólo a una cosa: a colocarse, al sexo o hablar de sexo. Los cines en esta serie no deben ni existir. Por cierto, de trabajar a esa edad, algo tan común en los USA independientemente de tu nivel social, ya que es parte de su cultura, menos todavía. Ni uno hace nada ni dentro ni fuera del instituto.  

¿DE VERDAD CREE EL SEÑOR LEVINSON QUE LAS PERVERSIONES DE INTERNET SON ESAS? 

Otro punto increíble. Si los camellos sensibles ya son de chiste, no digamos Kat (Barbie Ferreira), la chica gordita que conoce un pervertido por Internet que sólo le pide que le insulte, le ponga multas y verla bailar por skype. Me dan ganas de darle mi teléfono a ese tipo para cuando se canse de ella. Me recuerda cuando Levinson advertía a los padres que a esto se dedicaban sus hijos, les gustara o no. Bueno, pues tampoco sería tan preocupante, la verdad. Nuevamente, podría mostrar los verdaderos peligros del submundo de Internet, nada que ver con un pene aquí o allá.

KAT, UNA QUE AL MENOS TRABAJA...

PERSONAJES SIMILARES Y UNIDIMENSIONALES

Las compañeros de Rue en el instituto son intercambiables entre sí. Con mal gesto, diálogos más propios de un prostíbulo que de unas estudiantes que ya deberían ser más conscientes del mundo en el que viven, sin sentido del humor o perspectiva alguna de la vida. Y, visto lo visto, con la experiencia que tienen bajándose la ropa interior, poco más les debe quedar que hablar a estas alturas, que todo cansa, señor Levinson. Comentarios insultantes soltados por unos y otros, todos cortados por la misma tijera sin reflejar las distintas opciones y personalidades (no solo sexuales) que existen. Identificarse con alguno es complicado, porque no salen de lo mismo una y otra vez. Que energía, la verdad. Ya quisieran los adolescentes que la vida fuera tan simple a esa edad. 

ESOS PADRES, ¿DE DONDE SALEN?

Recopilamos. Tenemos al padre de Nate (Jacob Elordi), por supuesto un gay oculto que, a pesar de ser  rico, guapo y famoso, se va a moteles de mala muerte cercanos para liarse con lo que pilla por Internet. No le costaba nada alejarse un poco y buscarse más intimidad y glamour. Normal que se líe con alguien del instituto de su hijo, mucho ha tardado... Claro que si deja sus grabaciones haciendo cositas en el primer cajón de su escritorio, mucho tarda Nate en descubrirlo. ¿Cómo se puede creer eso? Ni la declaración de hacienda se deja tan a mano...

La madre de otra chica, Lexi (Maude Apatow), siempre lleva una copa de vino en la mano, ese cliché tan manido de las señoras de mediana edad de las series americanas. Siempre empinando el codo. Por si eres muy tonto y no ves que se tambalea por el alcohol. Otra es el equivalente a una ameba, delante de la televisión, muy antiguo eso ya, ¿no? El marido de otra parece catatónico. No parecen hacer nada fuera de sus hogares, bastante grandes por cierto, ya que no es ninguna serie que trate de los bajos fondos. ¿De qué viven? En las familias se sufren mucho los problemas laborales y económicos de los padres, pero aquí nada de eso se nos muestra.

NATE, UN PERSONAJE SIN LA MENOR COHERENCIA

LOS PERSONAJES SOLO SE DEFINEN POR SU SEXUALIDAD

Nate es un psicópata porque no expresa libremente su opción sexual. La que sea, que no está claro. Como Jules es transexual, pues se dedica a quedar en encuentros furtivos con cualquiera, otro tópico. ¿No tiene otra forma de pasar el tiempo? Y lo mejor es cuando dice que lo más es lo que hay antes del sexo, cuando queda con gente desconocida. Ya me dirás que preliminares hay en un coche con un desconocido. Porque enamora a pares la chica, podría buscar muchos preliminares y no jugarse la vida de noche al lado de un río.

Lo mismo el padre de Nate, que tiempo ha tenido de buscarse un amante fijo y ponerle un piso, algo tan visto y viejo como su doble vida. Las chicas solo hablan de si este la tiene gorda o flaca, y copulan peor que un perro en cualquier pared reduciendo el sexo al coito, algo que poco tiene que ver con el disfrute de la sexualidad femenina por lo general. No hay otra cuestión en los ridículos diálogos de esta serie. Los conciertos deben estar vacíos en este mundo. El señor Levinson cae en el típico error de confundir sexualidad masculina con femenina.

UNA OPORTUNIDAD PERDIDA

Habría estado bien que aprovecharan para profundizar en las posibles causas de las relaciones tóxicas y los maltratos, como en Nate y Maddy. No consiguen convencer a nadie estos dos... ¿Quién se viste así para conocer a los suegros? O en que pasa cuando uno se cuelga y el otro no responde, como Ruth y Jules. Pero para eso hay que tener más talento que el del señor Levinson. No tienen sentido estas relaciones, no son creíbles porque no se basan en nada coherente. Una loca gritona que no parece tener el menor valor humano que quiere regalos, y  Nate, que le gusta la novia porque está depilada. Un personaje más de psiquiátrico por violento que de un instituto. No se ve la química o conexión entre ellos, a pesar de las escenas softcore que salpican la serie. Y lo de Nate y Jules, ¿qué es exactamente? Tampoco lo de Jules y Rue es gran cosa, un par de escenas y ya está enamorada Rue, quien, por cierto, deja sus adicciones sin mucho problema cuando le hace falta. He visto monos mucho peores por media hora para fumar un cigarro.

POR SU VESTIMENTA, KAT NO PARECE QUERER DISIMULAR A QUÉ SE DEDICA POR LAS NOCHES 

¿TODO ES MALO EN EUPHORIA?

No, es un culebrón que entretiene, pero no refleja aquello de lo que tanto presume. No diré que no es cierto que estemos ante una generación exhibicionista, física y emocionalmente, pero los problemas que nos acucian a todos también están para estos chicos. El futuro, la falta de opciones, las inciertas perspectivas de independizarse, las relaciones humanas, entre otros acuciantes temas. Las conversaciones entre jóvenes son bastante más naturales y variadas que esto, y más cuando están al final del instituto. Definir así a esta generación me parece una falta de respeto, y de información.

Recientes encuestas revelan que los jóvenes cada vez practican menos sexo y tienen menos adicciones a sustancias. Trastear con el móvil se lleva el tiempo de esas actividades también, y el consumir porno online también les desahoga mucho por lo que se ve, ahorrándose las frustraciones de buscar sexo real. No digo que no se dé lo que vemos en la serie, pero son la minoría. Si esta es la experiencia personal de Levinson, me parece bien, pero que no generalice su caso. Además, no todas las familias pueden permitirse centros de rehabilitación como pudo la suya.

Otra virtud de la serie es su factura técnica. No solo es impecable, sino que salva en muchas ocasiones el mediocre guión y el nivel de las conversaciones, haciendo que la serie parezca mejor de lo que es.

ENTONCES, ¿DÓNDE ESTÁ EL ESCÁNDALO? 

No lo se. El nivel de las escenas fuertes es asimilable a lo que se ve en Peaky Blinders o incluso en la realmente innovadora Sexo En Nueva York hace ya bastantes años. El que busque excitarse con esta serie que busque en otro sitio, que hay donde elegir. Los famosos penes que aparecen no tienen más función que llamar la atención de una serie que pocas cosas más puede ofrecer. Cuando Rue se pone, lo que aparece es un mundo mágico, no la realidad de lo que se hace. Si tenéis hijos en la edad no sirve de guía, como tampoco sirven Por 13 Razones o Riverdale.  Gente más guapa que la media con vidas mucho más accidentadas de lo que podemos imaginar, que para eso son series para entretener, pero que no se erijan en retrato de la realidad. No lo son.

Euphoria, de HBO, es la serie escándalo de moda, pero aquí te la desmontamos con 10 poderosas razones

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]