MEGABANNER

Marvel Héroes. El Asombroso Spiderman: La Era del Traje Negro. La Crítica

Tras la excelente etapa que vivió el trepamuros en Peter Parker, el Espectacular Spiderman: Noches de Nueva York llegó la continuación, recopilada en un tomo de la colección Marvel Héroes de Panini. El material incluido abarca de mayo de 1984 a marzo de 1986 más algunos extras. Tom DeFalco sustituye a Bill Mantlo como guionista en su mayor parte. Su misión principal es contarnos las peripecias de Peter Parker tras la vuelta de las Secret Wars con su traje negro, respetando la continuidad heredada de la fase anterior. ¿Seguimos ante una de las etapas históricas de Spiderman?

Marvel Héroes. El Asombroso Spiderman: La Era del Traje Negro

EL VERDADERO ORIGEN DEL TRAJE NEGRO DE SPIDERMAN

No nos centraremos aquí en la conocida historia de que el traje negro es un simbionte traído del espacio en las Secret Wars. Contaremos en cambio qué sucedió entre bambalinas, en las oficinas de la Marvel, para que el celebérrimo traje rojo y azul cambiara. Randy Schueller era un acérrimo fan del superhéroe. Tuvo la idea de escribir a Marvel aportando una idea para renovar Spiderman: que Reed Richards le confeccionara un traje con sus moléculas inestables que mejorara sus capacidades. Este nuevo traje sería negro, para así poder esconderse en las sombras. La idea fue comprada por 220 dólares al fan. El problema vino cuando comprobaron que lo que parecía un sueño, que un fan anónimo terminara guionizando a su ídolo, quedara en eso, fantasías. Randy no valía para el trabajo, solo tuvo un momento inspirado que no fue a más. 

Fue DeFalco quien tuvo que contarnos cómo Spiderman se adaptaba a su traje negro de una manera coherente. La noticia llegó a los fans sin necesidad de internet, que siempre hemos tenido antenas prodigiosas para estas cosas. Y no gustó nada. Montones de cartas indignadas (sí, escritas a mano y con sellos) llegaron a la redacción por la terrible ocurrencia de modificar el famoso traje rojo y azul. Como en estas ocasiones, una vez publicado gustó mucho y agotó todos los números, multiplicando su precio en la reventa. 

LAS DIFERENCIAS CON NOCHES DE NUEVA YORK

Si Bill Mantlo parecía disfrutar con el personaje de la Gata Negra, diría que DeFalco no sabía qué hacer con ella ni le gustaba. La saca poco y mal. No refleja bien la relación entre ella y Spiderman, por desastrosa que sea. En cambio, nos presenta a Mary Jane Watson bajo otra luz con uno de esos números que, si lo leíste en los ochenta, recordarás seguro. Dándole un enfoque nuevo que es el que ha calado posteriormente en las versiones de Hollywood del personaje. 

Desaparecen bastantes de los temas sociales que Mantlo puso sobre la mesa. No es esto malo, ya que lo poco gusta y no hay que saturar ni transformar un cómic de superhéroes en un panfleto. Es un buen avance en ese sentido, centrarse más en Spidey que en otros temas. Si ya se ha hecho, a otra cosa.

En cambio, la Tía May, que poco hizo el tomo anterior, da aquí muestras de carácter que pocas veces ha tenido ocasión de mostrar. Y la verdad es que tiene todo el sentido que lo haga. Peter Parker, por su parte, sigue siendo un desastre mayúsculo en su vida personal. Sorprende la alegría con la que se queda el traje nuevo sin sospechar que sea peligroso. Eso sí, lo divertida que resulta su retrasada visita al edificio Baxter para analizarlo hace que merezca la pena.


LOS GRANDES MOMENTOS EN SPIDERMAN: LA ERA DEL TRAJE NEGRO

Hay que recalcar que este tomo no recopila íntegramente la etapa del traje negro, sino una parte. Lo que aquí ocurre sucede paralelo a Peter Parker, El Espectacular Spiderman: Punto de Ruptura. A pesar de ello, contiene grandes momentos que son icónicos en la vida de Peter. Al ya mencionado germen de la futura relación de Peter con Mary Jane, se une un momento clave entre este y la Tía May. La vida personal de Peter se viene abajo como siempre y apenas le da satisfacción alguna. Los villanos se suceden uno tras otro, pero las consecuencias de Secret Wars son las que más impacto me han producido en la lectura.

Hay un par de números que elevan por encima del resto el nivel que ya es bastante alto de por sí. En ellos se define la esencia de qué es Spiderman y por qué hace lo que hace a pesar de todo. Se le presentan ocasiones en las que cualquiera caería, tiraría la toalla y probablemente con razón. Pero se resiste a dejar de ser él mismo. Una traslación al lector de lo que significa ser un héroe de la forma más sufrida. Consigue impactarte y ser un modelo de conducta sin caer en simplismos o sentimentalismos baratos. 

EL WHAT IF ¿Y SI EL TÍO BEN HUBIERA SOBREVIVIDO?

Como complemento, el tomo incluye uno de los mejores What if? que he leído: ¿y si el Tío Ben hubiera sobrevivido al ladrón que lo asesinó? Obviamente, nos enmarcamos en la época en la que Spidey era un adolescente sin amigos en el instituto. El Tío Ben representa a la perfección al hombre medio honesto y trabajador de aquellos tiempos, y desde luego mucho más espabilado que la Tía May. Esto hace que la historia vaya por otros derroteros bien diferentes a los que conocemos, pero no peores. Una historia bien trabajada, con un dibujo en el que Ron Frenz intenta emular a Steve Ditko

Un tomo imprescindible si eres consciente de que tu Spiderman es el de los años ochenta, o al menos que muchas de sus obras cumbres se encuentran en esa época. 

Marvel Héroes. El Asombroso Spiderman: La Era del Traje Negro. Panini Cómics. Contiene: Amazing Spider-Man 252-274, Annual 18 y 19, Peter Parker, The Spectacular Spider-Man 111 y What If? 46 USA. Autores: Tom DeFalco, Ron Frenz, Rick Leonardi y otros. Formato: tapa dura, color, 728 págs. Precio: 48 €.

Publicar un comentario

0 Comentarios