MEGABANNER

Tenet, de Christopher Nolan. La crítica (sin spoilers)

El nombre de Christopher Nolan siempre se ha barajado como el próximo director de la saga James Bond. De hecho, el propio realizador británico se considera un enamorado de esta longeva saga de espías. Quizás cansado de esperar que los productores de la saga 007 decidan por fin confiar en él, Nolan ha decidido rodar su propia película de espías. Tenet, no obstante, es mucho más que eso, es ciencia ficción al más puro estilo Christopher Nolan. Pero ¿ha merecido la pena ir a verla a la sala de cine, teniendo en cuenta las estrictas medidas de seguridad debidas a la COVID-19?

Tenet (2020)

Concebida como un thriller de espías con viajes en el tiempo de por medio, Tenet es una ambiciosa producción —su presupuesto rebasa los 220 millones de dólares— que intenta revolucionar la narrativa cinematográfica. Protagonizada por John David Washington, hijo de Denzel Washington, y Robert Pattinson, Tenet aborda el viaje temporal como nunca habíamos visto en el cine. El planteamiento que hace Nolan en su película es, a la vez, elegante y complicado, elaborado y sencillo. No obstante, y a pesar de que se nota que el realizador y guionista hace un gran esfuerzo por no dejar un solo cabo suelto, ese mismo esfuerzo lastra el seguimiento y la comprensión de la película de manera decisiva.

¿Qué nos cuenta Tenet?

Ambientada en un escenario temporal indefinido —¿el presente, el futuro próximo?— Tenet comienza con el asalto al edificio de la ópera de Kiev. Un miembro de la CIA, al que da vida Washington, interviene en el operativo, cuya misión es evitar que los terroristas se hagan con un misterioso dispositivo nuclear. El Protagonista —en ningún momento se menciona su nombre— es capturado, pero es liberado poco después, solo para saber que debe emprender una nueva misión. La palabra clave es Tenet, una misteriosa organización cuyo objetivo es provocar la III Guerra Mundial.

Todo muy Bond, ¿verdad? A partir de ahí, la trama mezcla los ingredientes propios del género de espías con elementos de ciencia ficción. Las explicaciones más o menos científicas del efecto de inversión temporal que constituye el núcleo de la historia son abundantes a lo largo del metraje. En ocasiones, son redundantes, como si el director quisiera estar seguro que el espectador se está enterando de lo que ocurre. Estas explicaciones revisten la forma de conversaciones entre los protagonistas, normalmente entre Washington y Pattinson. En este punto cabe preguntarse si Nolan no pretendía también realizar una buddy movie. Si es así, creo que fracasa estrepitosamente debido a la casi nula química, el escaso carisma y la frialdad de ambos intérpretes.

Tenet (2020)

Espías, viajes en el tiempo... y conflictos matrimoniales

A la trama de los viajes en el tiempo y el thriller de espías hay que sumar otro elemento: la relación entre Kat (Elizabeth Debicki) y su marido, el traficante de armas ruso Andrei Sator (Kenneth Branagh). Nolan nos presenta un matrimonio demolido, con un hijo en común que supone el principal sujeto de disputa. Se trata de la típica relación tóxica, solo que elevada a la enésima potencia, es decir, aderezada con los lujos y el estilo de vida propio de los megarricos. ¿Podría haberse contado la historia sin introducir este elemento? Por supuesto. Entonces, ¿por qué lo hace Nolan?

A la complicada trama del tiempo invertido hay que sumar la subtrama de la relación entre Kat y Sator que, al espectador, ni le va ni le viene. Este matrimonio en descomposición es solo una excusa para justificar las motivaciones del personaje de Branagh. La famosa sentencia «si no eres mía no serás de nadie» cobra en Tenet una nueva dimensión, un alcance global con consecuencias apocalípticas. Sin entrar mucho en detalle, para este viaje no nos hacían falta las alforjas que Nolan decide usar en su película. Ante una amenaza proveniente del futuro difusa e inconcreta —¿nuestros descendientes?—, el director británico decide hacer recaer el peso de la amenaza global en la persona de Andrei Sator, un mafioso ruso de manual, arquetípico y sobreactuado.
 

Tenet, ¿el proyecto más fallido de Christopher Nolan?

Pero ¿qué es lo que convierte a Tenet en una película fallida? Christopher Nolan siempre ha estado obsesionado con el tiempo, con cómo lo percibimos. En su filmografía abundan ejemplos de tramas que, de alguna forma, implican desajustes, cambios o viajes en el tiempo. Interestellar, Memento, Inception, El Truco Final... En Tenet, Nolan da el paso definitivo en su obsesión por el viaje cronal, sacándose de la manga un medio para ello original, sencillo y elegante. Entonces, ¿dónde falla la película?

La ciencia ficción es uno de mis géneros literarios favoritos, y el viaje en el tiempo mi subgénero preferido. He leído decenas de novelas y relatos con el desplazamiento temporal como premisa central, pero debo confesar que he tenido que poner mis cinco sentidos para seguir la trama de Tenet. Este es el principal problema de la película: es tremendamente compleja. Para comprenderla en su totalidad, el espectador debe estar muy atento tanto a lo que dicen los personajes como a lo que sucede a su alrededor. Cualquier despiste puede hacer que nos perdamos una información crucial para entender la trama. 

Tenet (2020)

Los personajes de Tenet no pueden respirar ni sus espectadores pestañear

En mi opinión, en esta ocasión Nolan se ha pasado de listo. Aunque su película no deja lugar al aburrimiento —sus 150 minutos se pasan bastante rápido—, comprender la historia supone un reto que no muchos espectadores van a estar dispuestos a llevar a cabo. La película en sí es una especie de bucle, una serpiente que se muerde la cola increíblemente complicada de entender. Yo lo logré, y creo que podría incluso dar una explicación bastante acertada del viaje temporal que se expone en la película. No obstante, me temo que el público en general no va a entrar en el acertijo que Nolan nos plantea y eso, para mí, supone el fracaso de Nolan tanto como guionista como director.

Para mí, una buena película es aquella que no te tienen que explicar. ¿Por qué, entonces, proliferan tantos artículos en Internet hablando sobre el viaje temporal expuesto en Tenet? Sencillamente, porque muchos espectadores no se han enterado de nada. Y es una pena, porque la película tenía un inmenso potencial, echado a perder por una trama diabólicamente enrevesada.

No voy a entrar en detalles concretos de la trama que pueden desvelar puntos importantes de la historia. Sin embargo, existen multitud de cabos que quedan más o menos sueltos y que merecería la pena abordar, quizás en otro post. ¿Cuál es el verdadero papel de El Protagonista en esta historia? ¿A quién rinde cuentas? ¿Quiénes integran ese misterioso colectivo que desea el estallido de la III Guerra Mundial? El gran fallo de Nolan ha sido explicar demasiado cómo funciona la inversión temporal, pero muy poco los motivos de por qué sucede todo.

Para entender Tenet es preciso verla varias veces y que tu yo futuro te la explique

Sin ser una mala película, Tenet es de los proyectos más insatisfactorios de Christopher Nolan. La habitual pulcritud del realizador británico es llevada aquí al extremo, hasta una asepsia que contamina a los protagonistas hasta el punto de convertirlos en figuras de cartón. No me ha gustado Pattinson, tampoco Washington, y mucho menos Elizabeth Debicki —la próxima Lady Di en la serie The Crown— y el histriónico Branagh. No he conectado con ninguno de ellos, y eso es fundamental para entrar en la película. Quizás es que he estado demasiado ocupado intentando entender qué estaba viendo.

Si eres fan de Christoher Nolan, posiblemente disfrutes de Tenet. Me gustan sus películas, aunque no me considero seguidor acérrimo del realizador británico, de ahí que no haya podido disfrutar plenamente de Tenet. Honestamente, no es una mala película, pero queda varios peldaños por debajo del resto de su filmografía. Quizás un segundo visionado mejore la opinión que tengo de ella, aunque lo dudo. Seguramente, captaré detalles que se me pasaron la primera vez, pero ello no cambiará significativamente su lastre más importante: su extrema —e innecesaria— complejidad.

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Yo no sería ni tan benévolo. Está claro que nos ha dado buenas obras a lo largo de su carrera, pero últimamente se le ha ido la pinza. Digo de esta película lo que digo de otras "obras maestras" del cine como "2001". Si treinta años después va a haber foros de debate para explicar qué demonios hemos visto significa que la película FALLA estrepitosamente.
    Y más me chirría la manía de dorarle la píldora a Nolan cada vez que estrena película como si fuera el maldito dios del cine. Al finalizar la proyección estaban todos/as de pie aplaudiendo... Pero con esa cara de "estoooo... What??". A mis compañeros de sala les pregunté, esperanzado de que fueran tan estúpidos como yo y respiré tranquilo por estar a la altura.
    Cada vez que este señor saca una película hay que tildarla de obra maestra porque sí. Y como he leído hoy en otro sitio, los mismos que la consideran así no verían películas de David Lynch (ojo, yo tampoco) porque les resultan incomprensibles (¿?¿?¿?) . Y así funciona, todo se basa en promoción.

    Me niego a ver una película por segunda vez para tratar de entenderla porque su director-guionista se ha empeñado en demostrar constantemente que es mucho más inteligente que yo (vale que eso tampoco es muy difícil). Al igual que no vería ni aunque me pagaran "2001" de nuevo. Una y no más, Tomás; un cinco raspao porque al menos no me ha aburrido soberanamente y que digan que yo no entiendo de cine, que me da exctamente igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo casi completamente (menos en lo de 2001, que me encanta y no me canso de ver). Hay mucho nolanita suelto por ahí (no solo críticos, ojo) que alaban todo lo que hace este hombre... y no todo es genial, como en este caso. Aquí Nolan se ha pasado de frenada, se ha colado, y nos ha endosado un guion que no entiende ni él. Y, ojo, que tiene películas que personalmente me gustan mucho, como digo en la crítica.

      Como bien dices, si te tienen que explicar una película para que la entiendas, malo. Gracias por comentar... Por cierto, si deseas ahondar un poco en la saga 2001, te recomiendo un podcast en el que precisamente interviene un servidor, espero que te guste. Ya me cuentas.

      https://www.ivoox.com/marcianos-172-arthur-c-clarke-el-centinela-de-audios-mp3_rf_55476519_1.html

      Eliminar

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.