Se han escritos muchos libros acerca de la historia de la animación. La mayoría son sesudos estudios acerca de sus orígenes; otros, en cambio, apenas consiguen rascar en la superficie del género, limitándose a recopilar datos machaconamente repetidos en otros ensayos o fácilmente encontrables a un golpe de clic. El libro de Pedro Delgado Cavilla es distinto. Su obra Animación: De Betty Boop a Tim Burton, editado por Diábolo Ediciones, es un libro que huye tanto de la seriedad que lastran muchos títulos similares como del sonrojante simplismo del que hacen gala otros autores.

Animación: De Betty Boop a Tim Burton

A través de sus páginas, Pedro Delgado, autor versátil donde los haya (es animador, guionista, profesor y publicista, entre otras ocupaciones), nos invita a conocer algunos de los aspectos menos conocidos del mundo de la animación. Su primer capítulo, Krazy Kat, Felix, Julius, Henry... ¡Riña de Gatos! es ya toda una declaración de intenciones de lo que nos depara el resto de la obra. El autor no se conforma con ofrecer unas breves pinceladas acerca de aquellos maravillosos personajes, sino que nos descubre los entresijos y miserias de una industria aún en pañales.

Animación: De Betty Boop a Tim Burton es un libro que huye tanto de la seriedad que lastran muchos títulos similares como del sonrojante simplismo del que hacen gala otros autores


Tras Krazy Kat, Félix el Gato o un rudimentario Mickey Mouse, el autor se detiene en uno de los personajes animados más icónicos de la historia: Betty Boop, creación de los míticos hermanos Fleischer, magos del dibujo animado. En su época, fue un personaje que levantó una gran polvareda entre las mentes bienpensantes, dando lugar a una cascada de reacciones de diversa índole que el autor se encarga de explicar a la perfección. 

Pedro Delgado apenas se fija, eso sí, en los primeros largometrajes animados de la casa Disney. De hecho, apenas dedica un capítulo de su obra a hablar un poco de Blancanieves o Dumbo, consciente que otros autores han ahondado ya muchas veces en las creaciones de Walt Disney. En mi opinión, se trata de una decisión acertada ya que el tema da para otro libro, posiblemente un proyecto con el que Pedro Delgado Cavilla nos sorprenderá a los amantes de la cultura popular más pronto que tarde.

Animación: De Betty Boop a Tim Burton


En sus capítulos dedicados a la posguerra española, el autor se centra principalmente en los tebeos que surgieron en aquellos difíciles años. Momentáneamente, deja de lado el mundo de la animación y se detiene en las viñetas y la censura a la que se vieron sometidas por el régimen franquista. No, no se trata de un despiste del autor, sino una manera de contextualizar los capítulos posteriores, donde sí aborda en profundidad la animación española de aquellos difíciles años. Garabatos, El Torito Civilón o Garbancito de la Mancha son algunos de los títulos que alegraron las vidas de los niños españoles de los años 40 y 50.

El autor analiza también las producciones animadas surgidas durante la II Guerra Mundial, tanto las del bando aliado como las nazis y japonesas. Eran dibujos animados con una fortísima carga ideológica que no se entienden salvo desde una perspectiva histórica, un modo de analizar nuestro pasado que, desgraciadamente, muchos parecen haber olvidado debido a la lacra de lo políticamente correcto que nos asola. La obra no olvida los esfuerzos de los animadores africanos y les dedica un capítulo. Estos cineastas han sabido ofrecer productor bastante dignos a pesar de grandes limitaciones presupuestarias y una industria cinematográfica en pañales.

El autor analiza también las producciones animadas surgidas durante la II Guerra Mundial, tanto las del bando aliado como las nazis y japonesas


Delgado reserva un espacio para analizar la importancia de la animación en los títulos de crédito. Nombres como Saul Bass y sus extraordinarios créditos para películas de toda índole (La vuelta al mundo en 80 días, 1956, o Anatomía de un asesinato, 1969) quedarán para siempre grabados con letras de oro en la historia de la cinematografía. Por supuesto, en España también se usó la animación para los créditos iniciales, sobre todo a partir de la década de los 60.


Las marionetas también tienen un gran protagonismo en la historia de la animación televisiva y cinematográfica. Personajes como Gerry y Sylvia Anderson pertenecen ya al olimpo de animadores y marionetistas, famosos por sus míticos Thunderbirds o la serie Fireball XL5.

En los siguientes capítulos, el autor se detiene en la animación de terror, los films de stop motion de Tim Burton o los dibujos animados del español Cruz Delgado. ¿Quién no se acuerda de El Desván de la Fantasía, aquellos entrañables dibujos que emitió TVE a finales de los años 70? ¿O la maravillosa serie sobre El Quijote, con Fernando Fernán Goméz prestando su voz al ingenioso hidalgo? Tras El Quijote llegarían éxitos como Mofli, el Último Koala y Los Trotamúsicos, auténticas joyas de la animación española de finales de los 80.

El autor finaliza su obra dedicando un capítulo a las mujeres animadoras iberoamericanas y otro a Tintín en el cine, no solamente a sus films de animación, sino alguno bastante poco conocido realizado mediante la técnica del stop motion o las dos películas de imagen real que se produjeron a principios de los 60, la segunda de ellas, Tintín y las Naranjas Azules (1964), curiosamente ambientada en una España repleta con los tópicos más ramplones que puedas imaginar.

Animación: De Betty Boop a Tim Burton


Estamos, en definitiva, ante una obra que intenta abarcar los aspectos menos conocidos de la historia de la animación en apenas 250 páginas, una tarea de la que el autor sale bastante bien parado. Los capítulos más interesantes son los dedicados al dibujo animado clásico, el realizado hasta la década de los 60. También son destacables los dedicados a la animación española, algunos quizás demasiado centrados en figuras específicas, olvidando, supongo que por falta de espacio, producciones y animadores que hubieran merecido al menos una mención.

En cuanto a la animación norteamericana, el autor se detiene en los años 60, mientras que de los 70, 80 y 90 apenas hay referencias, probablemente porque el autor está trabajando en un nuevo volumen sobre este período. ¿Qué hay de los estudios Filmation, Hanna-Barbera, Terrytoons, Walter Lantz Productions, Leon Schlesinger Productions, Rankin/Bass o DePatie-Freleng, creadores de dibujos animados tan míticos como Super Ratón, ThunderCats o La Pantera Rosa?

Embellecido con numerosas fotografías de las distintas producciones animadas, Animación: De Betty Boop a Tim Burton es un ensayo imprescindible que aporta multitud de curiosidades y anécdotas sobre este fascinante mundo. No obstante, la obra deja abierta la posibilidad a tratar nuevos temas en libros posteriores, como los que ya hemos apuntado más arriba.

Animación. De Betty Boop a Tim Burton – Pedro Delgado Cavilla
Diábolo Ediciones
Formato: cartoné, color, 250 págs.
Precio: 25,95 €