La Conjura Contra América, de Philip Roth. Reseña

En breve, la plataforma de streaming HBO va a estrenar la miniserie La Conjura Contra América (The Plot Against America), basada en el libro del mismo nombre del autor estadounidense Philip Roth. Dado que tenía el volumen en mi estantería, me animé a leerlo antes de dicho estreno para poder comparar qué tal se había adaptado la obra. Esta es la reseña del libro, terriblemente bien escrito, a la espera de ver la serie y opinar qué tal les ha salido la traslación a la pequeña pantalla. 

La Conjura Contra América, de Philip Roth

El autor construye una ucronía en la que Estados Unidos no se une a las fuerzas aliadas en la II Guerra Mundial contra Hitler. Para ello, se imagina que Charles Lindbergh, el famoso piloto de la época, es quien gana las elecciones en su país. Dado que aquí Lindbergh tiene fama de simpatizar con los alemanes, este consigue que Estados Unidos mantenga una especie de paz consensuada con el Reich y no sufrir, en principio, los horrores de la guerra.

Philip Roth cuenta la novela desde el prisma de él mismo de niño. Hijo menor de un humilde matrimonio judío bien avenido y trabajador, a sus siete años va viendo cómo todo a su alrededor va cambiando. La tranquilidad que disfruta durante el mandato de  Franklin D. Roosevelt va mutando en el miedo al antisemitismo por el nuevo presidente. Su padre, un honrado vendedor de seguros, comienza a sufrir en su trabajo problemas por su origen judío. Circular libremente por el país no es ya tan fácil como lo era antes. Roth ofrece una cuidada descripción de la época, la realidad cotidiana de las familias y la importancia de los medios de comunicación a principios de los años cuarenta del pasado siglo, en este caso la radio y los locutores estrella. Philip es un niño que va describiendo su modesta vida, sus descubrimientos acerca de la amistad con otros niños y las impresiones que le causan. 


Su gran afición a los sellos y su relación con su padre, su madre, Sandy, su hermano cinco años mayory su primo huérfano Alvin centran su pequeño universo. Poco más es su círculo, sin olvidar a su tía Beth, que alcanzará un puesto sorprendentemente relevante. El miedo al qué pasará es quizás más fuerte que lo que realmente sucede. Algunas medidas que va tomando el gobierno se van entendiendo como los primeros pasos para acabar con los judíos norteamericanos. La mayoría están totalmente integrados y apenas mantienen algunas costumbres religiosas, como no celebrar la Navidad o la circuncisión. Sin embargo, sufren  alarmados por las noticias que van llegando de las acciones de Hitler en Europa y su avance arrollador.

El tono de la novela es realmente intimista, así que a pesar de que el entorno sea una ficción, Roth ha tirado de recuerdos personales de infancia para construir su novela. Las fricciones en su familia debido al desgarro que suponen las distintas opiniones sobre lo que está sucediendo o puede suceder llegan a ser desgarradoras. A veces, es mucho peor el debate que los hechos. El libro es muy detallista en cuanto a la descripción de los medios de comunicación y las noticias políticas que van surgiendo, siendo quizás algo insistente en este tema. Es indudable que la descripción de lo que los medios dirían en base a su ideología, y las reacciones que se van produciendo amparadas en un presidente simpatizante del régimen nazi son muy plausibles. El problema es que, en mi opinión, el autor se extiende demasiado en ese tema. Finalmente, vuelve al día a día de Philip y de cómo va interpretando el mundo y viendo en su entorno las consecuencias del momento político y social que le toca vivir.

JOHN TURTURRO INTERPRETA EN LA SERIE DE HBO AL PRINCIPAL VALEDOR DE LINDBERGH

Los pocos años en los que transcurre la novela resultan bastante intensos. Los acontecimientos políticos terminan afectando al joven Philip de una manera quizás más sutil que directa. Los principios de su padre, y su constante avance del desastre, quizás son peores para él que la realidad. La novela mantiene esa visión pura de la época de los personajes públicos. Lejos del cinismo actual hacia la clase política, aquí son dioses o demonios. Puede ser en parte por la época, pero también porque las personalidades que accedían al poder tenían distintas biografías a las actuales. No va tampoco más allá de los problemas que afectan a esta familia, ya que un niño tampoco puede tener una visión más global de su tiempo.


Este autor no alcanzó la fama por casualidad, siendo sin duda uno de los grandes del siglo XX. A pesar de ello, reconozco que el giro final no me ha gustado nada, siendo innecesario del todo para mí y desmereciendo el resto de la novela. Philip Roth debió ser más valiente. 

Reseña del libro La Conjura Contra América, de Philip Roth

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]