Las 5 Peores Series Basadas en Cómics Estrenadas en 2019

Tras celebrar los mejores estrenos comiqueros del 2019 en un post anterior, ahora llega el furgón de cola. Os advierto que esta selección es completamente subjetiva, y podéis dejar vuestra propia opinión abajo en los comentarios y en nuestras redes sociales. Hemos tenido en cuenta a la hora de hacer la lista muchas variables. Lo curioso es que en todas —quizás con la excepción de Daybreak— había depositadas muchas esperanzas. Empezamos con las decepciones del año según un orden de decepción ascendente.

Las 5 Peores Series Basadas en Cómics Estrenadas en 2019

5 DAYBREAK

  • Origen: Daybreak, cómics creados por Brian Ralph en 2011, publicados por Drawn & Quarterly.
  • Plataforma: Netflix
Desde la premisa inicial queda claro a qué tipo de público se dirige esta serie. Una hecatombe hace que los adultos se transformen en zombies mientras los menores de edad se apoderan del mundo. Tribus urbanas esperpénticas y un protagonista que hace lo mismo que Parker Lewis hace tantos años, romper la cuarta pared. Si estás en el grupo de los que hubieran perecido con la bomba, probablemente no haya nada en ella que te pueda aportar lo más mínimo. Y, si perteneces al grupo que se apodera del mundo y te gusta identificar adolescencia con idiotez, quizás te entretenga, pero no te va a enseñar nada mínimamente útil o creíble en una situación así. No ha sido renovada, así que no debemos ser los únicos que la hemos incluido entre lo peor del año.


4 LA PATRULLA CONDENADA

  • Origen: My Greatest Adventure (1963), DC Comics.  Creados por Bob Haney y Arnold Drake.
  • Plataforma: DC Universe, disponible en HBO.
Soy consciente de que esta serie ha sido muy valorada por ciertos sectores, pero probablemente sean aquellos que recelan de otras producciones superheroicas. A pesar de la gran caracterización de los actores, el notable diseño de producción y su buena presentación en la primera temporada de los Titanes, considero que no han sabido desarrollar una historia que atrape. No soy el único que conozco que no he podido pasar de la mitad de la temporada. No encontraba sentido ni emoción a lo que veía. El disparate tiene sus momentos, pero en esta serie eran prácticamente todos. No entré en el juego que me planteaba, a pesar de su bonito envoltorio y buenas intenciones.


3 THE UMBRELLA ACADEMY

  • Origen. Serie limitada de cómics de Gerard Way, editada por Dark Horse.
  • Plataforma: Netflix
Mucha producción para esta serie que ya en su piloto aburría a las ovejas. Un mundo complicado que merecía más ritmo y otro tratamiento para poder atrapar al espectador. Cuando una serie demuestra que tiene medios, sienta peor que no triunfe en su cometido. Y más cuando la historia de estos huérfanos con superpoderes tenía mucho potencial. Episodios eternos y mucha estética para poco contenido. A pesar de ello, ha sido renovada por Netflix, así que aquellos que hayáis disfrutado de la adaptación del cómic del vocalista de My Chemical Romance podréis seguir haciéndolo. Yo no lo haré.


2 BATWOMAN

  • Origen: Detective Comics (1956). Creada por Edmond Hamilton.
  • Plataforma: CW, disponible en HBO.
El esperado estreno de la serie a cargo de la prima de Batman es de momento muy decepcionante. He visto religiosamente todos los capítulos y, aunque ninguno es tan malo como el piloto, no acaba de ser lo que podría ser. Es cierto que corrige algunos problemas del inicio, pero se enreda demasiado en el tema de su hermana Beth y los casos que resuelve Kate (o Luke) no acaban de tener gancho. Parece la serie más barata de la cadena CW y se pasan el tiempo hablando del primo Bruce. La historia entre Kate y su ex no emociona, aunque reconozco que su hermanastra, la que lleva el hospital unipersonal gratuito, acaba cayendo bien. Una pena que hayan tirado de tanto tópico en vez de hacer una buena serie noir. Quizás más adelante...


1 WATCHMEN

  • Origen: Serie limitada de DC Comics creada por Alan Moore y Dave Gibbons.
  • Plataforma: HBO.
Soy consciente del fandom que sigue esta serie, proveniente de los cómics, que dedican podcasts por cada capítulo analizando cada mínima referencia al idolatrado comic. Yo, en cambio, pido que los personajes me interesen, que pueda entender el mundo que me plantean, que me cuenten algo que me atrape. Esta serie no tiene más valor, en mi opinión, que poner nombres y eventos sacados del cómic original para contarnos algo que sin ese toque no habría tenido sentido ni repercusión. Ozimandias, por ejemplo, llega a la mitad de la temporada sin hacer otra cosa que matar criados clonados. Me ha resultado desagradable, vacía y oportunista. Los personajes nuevos parecen estar hechos a retazos, sin formar nada coherente entre ellos. No falta lo políticamente correcto tampoco, algo contrario a la esencia de Watchmen. Los nuevos personajes no tienen credibilidad, interés ni razón de ser. Y, por supuesto, los misterios absurdos de turno sin los que el señor Damon Lindelof no tendría una carrera en la televisión. Felicidades a quienes la disfrutan, pero si estos mismos solo se dedican a destacar easter eggs y no la trama, por algo será.


Si destacamos a Watchmen como lo peor es porque la decepción con ella ha sido mayúscula. No es lo mismo que te timen en un restaurante con cuatro estrellas Michelín que en un burguer de barrio. Las expectativas cuentan, y mucho. Y se lleva hablando de esta serie desde que empezó el año como un gran acontecimiento y la sustituta de Juego de Tronos, creando un hype artificial que no se ha cumplido.

Las 5 peores series de televisión basadas en cómics y novelas gráficas estrenadas en 2019

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]