18-mar-2015

Ya se ha estrenado en el canal CW esta nueva serie, iZombie, adaptación del extinto cómic del mismo nombre. En él, hemos comprobado como la médico residente Liv Moore (Rose McIver) se transforma por un extraño brote en una especie de zombie. Sin embargo, el dilema de esta chica no es el habitual de los zombies, es decir, zombie rápido o zombies lentos. El dilema es que a pesar de necesitar alimentarse de cerebros, de cara a los demás puede llevar una vida casi normal, aunque limitada por el inconfesable secreto de ser una no-muerta. 


Quien espere que esta serie le va a ofrecer algo que tenga que ver con el universo zombie se equivoca de cabo a rabo. Esta serie es un procedimental al uso. Tiene los ingredientes clásicos, como Clive (Malcolm Goodwin) el policía unidimensional que vive para solucionar el caso de la semana, o el Dr. Ravi (Rahul Coli), cómplice necesario de Liv tanto en lo laboral como con su secreto. 

La forma en la que Liv se transforma en zombie es demasiado acelerada, como si tuvieran muchísima prisa en que ella llegara a ese punto. Una fiesta en un barco a la que va sola ( no se entiende por qué no va su novio) en la que gracias a una droga (no, la droga caníbal no, pero casi), todos se vuelven locos por comerse unos a otros. Podrían haberse currado esta parte un poco más, buscando una historia con más sentido o mejor explicada. Parece que han querido hacer una parodia de ese momento pero no ha acabado de salirles bien.

UNO NO SABE SI LIV NECESITA COMER CEREBROS O ES QUE NO PUEDE DARLE EL SOL...
En cuanto a la Liv zombie, casi parece más una vampira estilo Crepúsculo que una zombie. El pelo blanco y la tez pálida no ha sido nunca el aspecto de un zombie. No hay rastro de decrepitud en ella. Mantiene su cordura y puede comer comida normal como ganchitos o espaguetti. El problema lo tiene en su vida personal. No puede tener relaciones sexuales con su novio, al que deja sin dar explicaciones. Tampoco se atreve a confesar su transformación a nadie cercano salvo a Ravi. Éste es su responsable médico forense gracias al cual siempre tiene cerebros para alimentarse. Hay que agradecer al menos que Ravi, no es un friki al uso de esos que saturan últimamente las series, aunque muy normal tampoco es.

La habilidad de la chica de saber cómo murieron los propietarios de los cerebros que engulle cuando los ingiere, es la excusa para que tengamos un crimen que resolver. El asesinato en este caso es igualito al que podríamos ver en cualquier procedimental mas o menos bien hecho.

SI MUEREN POR CAUSAS NATURALES...¿QUÉ NARICES VE EN SUS VISIONES?
No es que pueda hablar mal de iZombie: tiene ritmo, algún diálogo afortunado, está bien rodada, entretiene y la chica cae bien. Sencillamente no me aporta nada. Creo que quienes disfruten de los procedimentales pueden tener aquí una nueva serie que ver. Eso si, si no te interesa el caso de la semana, el misterio que rodea su transformación en zombie, ni mucho menos los problemas de una chica de veintitantos con su ex-novio o su familia, va a ser más difícil que te enganche.

De todas formas, es una opción diferente al resto de series de CW, con lo cual como añadido a su programación es un acierto para captar un tipo de público que no esté fascinado por los superhéroes ni por los jovencitos musculados.

La audiencia la ha respaldado en su estreno, con 2,34 millones de espectadores. Ya veremos si se apuntan a este nuevo procedimental, o se sienten engañados por lo que insinúa el título.

Siete años hemos tenido que esperar los lectores españoles a que se editara en castellano La Liga de los Hombres Extraordinarios: Dossier Negro. Publicada en noviembre de 2007, este tercer volumen de la serie escrita por Alan Moore e ilustrada por Kevin O'Neill es mas un libro de referencia para los fans de la saga que una historia mas de la Liga, tal y como ha expresado su autor en mas de una ocasión. Es por ello que la mayor parte de sus 200 páginas la integran artículos, escritos, fragmentos de publicaciones, informes, planos y toda una serie de documentos que forman en si el conocido como Dossier Negro.


Este volumen de la saga creada por Alan Moore y Kevin O'Neill allá por 1999 toma como excusa las aventuras de Mina Murray y Allan Quatermain, sacándolos de su habitual entorno en la Inglaterra victoriana y situándolos en una Gran Bretaña distópica de finales de los años 50 del pasado siglo, gracias a la capacidad de ambos personajes de no envejecer. Tan distópica es esta realidad que incluso existe una floreciente tecnología que hace posible la construcción de cohetes interplanetarios, debido a la tecnología obtenida tras la invasión marciana que vimos en el volumen 2 de la saga.

Tras robar el "dossier negro" de las instalaciones del servicio de inteligencia militar británico, comenzamos a leer a la vez que Mina los diversos documentos incluidos en ese informe. Entre el contenido del dossier podemos encontrar publicaciones satíricas y/o eróticas de la época, como la vida del inmortal Orlando (uno de los miembros de la Liga) en forma de viñetas, relatos sobre el origen de unos supuestos dioses, o incluso un manuscrito perdido atribuido a William Shakespeare. Moore se permite también incluir una especie de continuación de las aventuras amorosas de Fanny Hill, las memorias de un agente secreto británico, o incluso un cuento humorístico con seres lovecraftianos de por medio.

LA VIDA DE ORLANDO, UNO DE LOS DOCUMENTOS DEL DOSSIER NEGRO

Aunque la mayoría de los personajes, obras y situaciones que Moore usa en estos escritos apócrifos son de dominio público, hay otros que sin embargo no lo son, por lo que el guionista inglés tuvo que evitar nombrarlos explícitamente, como es el caso del agente Jimmy, claramente James Bond con toda su parafernalia, pistola camuflada de estilográfica incluida. También es curiosa la alteración que Moore hace del nombre de Adolf Hitler, aquí llamado Adenoid Hynkel.

En este volumen, mas un apéndice de los dos anteriores que un arco argumental en si, Moore ha conseguido reunir en un solo libro casi la totalidad de la historia de la Liga, desde sus inicios allá por los siglos XVII o XVIII hasta la primera mitad del siglo XX. Moore conecta con maestría personajes reales y de ficción pertenecientes a la cultura popular con las distintas alineaciones de la Liga a través de los años, como ya había venido haciendo en los anteriores volúmenes. Sin embargo, en esta ocasión la maniobra de Moore es redonda, convirtiendo este Dossier Negro en una verdadera biblia, no solo de la Liga británica, sino también de la francesa y la alemana, formadas también por extraordinarios personajes que a todos nos resultarán mas que familiares.

PLANO DEL NAUTILUS, INCLUIDO EN EL DOSSIER

Si algo se le puede achacar a este cómic es que, sin no eres un gran fan de Moore y de esta saga, la lectura de las en muchas ocasiones densas y áridas páginas de los documentos del dossier puede convertirse en una tarea ardua. Un ejemplo claro es el fragmento de Esa Loca e Inmensa Eternidad, de un apócrifo Sal Paradyse, un relato noir sin signos de puntuación como si de un Saramago o Proust se tratase. Aun así, merece la pena no hacer lectura en diagonal y sumergirse por completo en la historia apócrifa que el autor británico ha tejido en torno a estos personajes de manera tan brillante. Quizás la parte mas floja de todo el cómic sea el último viaje de Mina y Quatermain al Mundo Llameante, una viñetas en las que habremos de colocarnos unas gafas en 3D (incluidas en el tomo) para poder disfrutar de los dibujos de un Kevin O'Neill absolutamente descontrolado.

Aunque el tono de todo el volumen es de punto y final a la saga iniciada en 1999, Dossier Negro no es el final de las aventuras de la Liga de los Hombres Extraordinarios. Tras el Volumen II llegó el tres, con tres cómics ambientados respectivamente en 1910, 1969 y 2009. Y después llegó la trilogía de Nemo, compuesta por Nemo: Corazón de Hielo (cuya reseña podéis leer aquí), Las Rosas de Berlín y River of Ghosts, aun no publicado.

the-league-of-extraordinary-gentlemen-black-dossier_9788416051434.jpg
Alan Moore | Kevin O'Neill
Nueva entrega de la gran saga de novela gráficas The League of Extraordinary Gentlemen del no menos grande Alan Moore.

Cómpralo en amazon.es por solo 19 €

¿Que ocurriría si mezcláramos en una coctelera series como Homeland, Touch y Hora Cero? Pues que resultaría algo parecido a Dig, una serie del canal USA Network creada por Tim Kring (Héroes) y Gideon Raff (Homeland). Protagonizada por Jason Isaacs, actor principal de la también fallida serie Awake (2012), la serie sigue al agente del FBI Peter Connelly quien, destinado en la convulsa ciudad de Jerusalén, se ve involucrado en la investigación del crimen de una joven arqueóloga norteamericana. Dicha investigación le pondrá sobre la pista de una conspiración religiosa de alcance global que se viene preparando desde hace siglos.

DIG

La historia, planeada para ser emitida en forma de miniserie de 10 episodios, es la enésima vuelta de tuerca al tema del Apocalipsis enmarcado en el escenario israelí y con un agente del FBI, Isaacs, en medio de todo este jaleo. El piloto intenta capturar, como he dicho al principio, el espíritu de varias series, mezclando las profecías con los actuales conflictos sociales y políticos de Oriente Medio, aunque con poco éxito. Kring y Raff unen sus esfuerzos y añaden cada uno al show los elementos que les son familiares: el primero las tramas sobrenaturales y los personajes predestinados a un determinado fin; el segundo el entramado político, cultural y religioso de un país como Israel.

Sin embargo, la mezcla resulta tan diluida que no estamos ni ante un procedimental político/policial ni ante un procedimental sobrenatural. En realidad, todo tiene un tufo a co-producción noventera con profecías ancestrales de fondo que no hace precisamente atractivo al producto. Para colmo, también tenemos a un niño de por medio, un "elegido" por una secta de fundamentalistas cristianos de Nuevo Mexico de cara a oscuros planes, un elemento muy común en las series de Tim Kring, como es el caso de Touch (de la que podéis leer nuestra crítica aquí). De hecho, Kring parece estar siempre produciendo el mismo show, como ya pusimos de manifiesto en nuestro post sobre los 7 parecidos entre Héroes y Touch.

CONNELLY (JASON ISAACS) Y MONAHAN (ANNE HECHE)

Isaacs, el actor protagonista, parece perdido por las calles de Jerusalén, mientras que su relación con el antagónico detective judío Cohen no tiene la fuerza suficiente como para establecer una potente y carismática pareja de protagonistas. Anne Heche, quien encarna a la jefa y ocasional amante de Connelly, aparece poco, como una secundaria mas, al contrario de lo que a priori podríamos esperar de una actriz de su talla.

No hay mucho mas que decir de esta serie. Como detalle positivo podemos señalar algunas escenas de acción bastante realistas, enmarcadas en el siempre fascinante Jerusalén, aunque en realidad solo una parte de dichas escenas hayan sido rodadas realmente en Israel. La serie es un intento honesto de ofrecer una visión realista de las profecías del fin de los tiempos, y creo sinceramente que es precisamente eso el principal fallo de esta serie: el intentar dar visos de verosimilitud a algo que hubiera quedado bastante mejor y que habría sido mas divertido de haberse tomado menos en serio a si mismo.


Sin duda alguna, la popularidad que la serie The Flash está alcanzando entre el público mas fan y entre los no tan fans de los cómics DC es innegable. El regreso de la serie ayer noche con el capítulo titulado "Out of Time" supone otra vuelta de tuerca mas a un argumento que trae de cabeza (en el buen sentido) a los seguidores de esta estupenda serie. Grant Gustin, su actor protagonista, ha afirmado, sin embargo, que el giro mas grande está aun por llegar y que nadie lo verá venir. "Si. Hay un giro en la historia de Harrison  Wells y Flash Reverso que ningún periodista ha adivinado: nunca la he visto online. Creo que va a sorprender a todos, Es un giro original del personaje que no entra en conflicto con su mitología." Sin embargo, Gustin recalca que ese giro no será algo que podamos conocer releyendo los cómics en los que aparece Flash Reverso


Como aperitivo de lo que según Gustin está por llegar, os dejo con la promo extendida del próximo capítulo, titulado "Rogue Time"


Andrew Kreisberg, productor de la serie, ha hablado acerca del personaje que interpreta Tom Cavanagh, detalles que constituyen spoilers del episodio emitido anoche, así que proceded con cautela. Según Kreisberg, Flash Reverso procede del siglo XXV, al igual que su homónimo de los cómics, y que en realidad el no se considera a si mismo como malvado, sino como un héroe que solo intenta volver a su hogar. Cavanagh, por su parte, desvela que su personaje, aunque siente un genuino afecto por sus compañeros de Laboratorios S.T.A.R., va a hacer cualquier cosa por regresar a su época. 

Por otro lado, Greg Berlanti, otro de los responsables de los shows de personajes DC de la cadena CW, ha hablado acerca del planeado spin-off de ambas series, calificándolo como una especie de "siete magníficos" en versión superheroica e incidiendo en el tono de crossover que tendrá el nuevo show todo el tiempo. De los tres nuevos héroes que veremos incorporarse a la serie, uno de ellos será una chica, según se deduce de los comentarios de Berlanti. "Creo que es muy importante que tengamos otro héroe femenino en la serie, y esta es particularmente emocionante. No veo la hora de que la gente la conozca, solo que aun tenemos que elegir a su intérprete." En cuanto al nuevo villano, este será "otro gran personaje que no ha sido usado aun". Dominic Purcell, quien interpreta a Mick Rory, alias Heat Wave, en The Flash, también se ha unido al anunciado spin-off.

Fuente: CBR, THR, Variety, TV Guide

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget