GILGAMESH II, DE JIM STARLIN. LA CRITICA

Uno de los últimos cómics escritos y dibujados por Jim Starlin en DC antes de volver a Marvel al final de la década de los 80 fue Gilgamesh II, una versión en clave de ciencia ficción de la epopeya sumeria del mismo título. En este cómic, el guionista y dibujante Jim Starlin (Dreadstar, La Muerte del Capitán Marvel) convierte al mítico héroe sumerio en un extraterrestre, el último de su raza, el cual llega a convertirse en gobernador de toda la Tierra por méritos propios. Junto a Otto, el único de su raza que junto a el logra sobrevivir tras la destrucción de toda su especie, correrán grandes aventuras, compartiendo un trágico final.


Quien conozca un poco de la obra de Jim Starlin sabe de la obsesión del autor por la muerte y por marcar a sus personajes con un trágico destino. Desde Batman: Una Muerte en la Familia hasta La Muerte del Capitán Marvel, pasando por Muerte, la amante de Thanos, los cómics del maestro de Detroit han estado siempre ensombrecidos por el fallecimiento de alguno de los personajes protagonistas o, al menos, ha sido la muerte y la destrucción el leit motiv de sus obras. En Gilgamesh II, Starlin también emplea la muerte de uno de los protagonistas para impulsar los locos actos de otro, embarcándolo en su última y mas sorprendente aventura.

Gilgamesh Bonner, presidente de la corporación mundial que gobierna el mundo es, en realidad, el último representante de una raza alienígena. Criado por una hippie adicta a los estupefacientes desde que fuera rescatado por esta siendo un bebé de su cápsula espacial, Gilgamesh, tras liderar una serie de campañas militares por todo el mundo, logra convertirse en el dirigente de toda la Tierra, ocultando a todos con una máscara su condición de extraterrestre. Starlin se muestra acertado al dibujarnos un futuro en el que las corporaciones son las que rigen los gobiernos del mundo, algo que, lamentablemente, ya está sucediendo.

GILGAMESH SE REFUGIA EN LAS DROGAS Y LAS MUJERES TRAS LA PÉRDIDA DE OTTO

Como el Gilgamesh sumerio, el de Starlin cruza sus pasos con quien se convertirá en su mas fiel compañero de aventuras, "El Otro", y que será conocido por todos como "Otto". Otto es el otro miembro de la extinta raza alienígena a la que pertenece Gilgamesh, condenada a desaparecer debido a la torpeza del robot de la nave en la que viajaban los últimos de su raza, enviando a la Tierra a dos machos. Otto hace las veces aquí del héroe sumerio Enkidu, primer adversario de Gilgamesh, y luego fiel compañero de aventuras.

En el tomo dos de la obra, Gilgamesh y Otto se enfrentarán a un monstruo, una "fuerza de la naturaleza", que amenaza seriamente los intereses de las corporaciones en una deshabitada Sudamérica. Starlin introduce aquí otra puya al sistema colonialista de las grandes compañías que invaden y esquilman los recursos naturales de los países mas subdesarrollados. Será ese momonstruo terrible quien, como en la epopeya sumeria, provoque finalmente la muerte de Otto y la desesperación de Gilgamesh, iniciando este una última aventura para intentar devolverle la vida a su amigo.

STARLIN JUNTO A SU OBRA

Aunque no estemos ante una de las obras mas redondas de Starlin, si que encontramos en ella elementos suficientes como para que sea una lectura amena y divertida porque, aunque con un trasfondo dramático, el cómic está salpicado de momentos humorísticos, como por ejemplo las locas ideas que la madre de adoptiva de Gilgamesh le plantea al gobierno en ausencia de su hijo o el propio final, un giro que mas parece un chiste que la verdadera conclusión de un cómic.

Starlin despliega en Gilgamesh II lo que mejor se le da, es decir, plantearnos historias de ciencia ficción en la que los personajes se mueven siempre al borde de la destrucción, cuando no caen directamente en ella. Si Vanth Dreadstar era el único superviviente de toda una galaxia, Gilgamesh es uno de los dos miembros de una raza ya extinta por la estupidez de un robot. Así es Starlin cuando le dejan libertad plena con las historias y personajes: o los mata o los pone en situaciones en las que es casi mejor elegir la muerte.

UN MONUMENTO AL DÓLAR NO PODÍA FALTAR EN ESTE MUNDO DISTÓPICO

En cuanto al dibujo, Starlin es capaz de lucirse, con las líneas claras a las que nos tiene acostumbrados y esos personajes de anatomías tan características, siempre con un patrón muy definido. El detallismo del que el artista hace gala en muchas de sus viñetas, los diseños tan particulares en las naves, armas, robots y edificaciones convierten en una delicia la lectura de este cómic. Sin embargo, a veces se nota que Starlin no ha estado demasiado fino, con algunas viñetas en las que las proporciones de los personajes o la perspectiva no son las mas acertadas. El color de Steve Oliff, colaborador habitual de muchos de los cómics de Starlin, añade una gran calidad a los ya buenos lápices de Starlin.

En resumen, Gilgamesh II es una obra que, sin ser uno de los mejores cómics de Starlin, si que es un "must read" tanto para sus seguidores como para aquellos que, sin conocerle, son fans de los cómics de ciencia ficción. Y para quienes conozcan la epopeya sumeria en la que se inspiró Starlin, siempre les resultará divertido encontrar en el cómic las semejanzas con ella, mas allá de las que he señalado mas arriba. 

GILGAMESH II
Edición original: Gilgamesh II núms. 1 a 4 USA
Guión: Jim Starlin
Dibujo: Jim Starlin
Cartoné, 200 págs. A color.
Precio 19,95 €. Cómpralo en Amazon.es por solo 18,95 €







Publicar un comentario en la entrada

Si, ya sabemos que es una lata la verificación pero, ¿a quien le gusta ver spam en su página?

[blogger][facebook]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget