01-jul-2014

Uno de los arcos argumentales de los cómics que se ha venido rumoreando como inspiración para una nueva película en solitario de Bruce Banner/Hulk es Planeta Hulk. En dicho arco argumental, el goliath esmeralda era enviado a un planeta a muchos años luz de la Tierra ante la incapacidad de sus propios compañeros de Los Vengadores para controlarlo. Aunque este extremo ha sido desmentido en varias ocasiones por diversas voces de Marvel Studios, si se confirma el siguiente rumor, bien podrían tomarse algunos elementos de esos cómics para decidir el destino de Hulk en Los Vengadores: La Era de Ultrón.


Según HitFix, y esto podría considerarse un spoiler, Bruce Banner (Mark Ruffalo) jugará un papel clave en La Era de Ultrón, precisamente cuando la lucha final contra el robot pase de lo virtual al campo de batalla real (¿a qué se refiere con "virtual"?). Desgraciadamente, la pelea termina con Hulk atrapado en el quinjet, el reactor de Los Vengadores, hacia un destino desconocido fuera de este planeta sin posibilidad de modificar el rumbo de la nave, al parecer en piloto automático.

HitFix especula con que Hulk pudiera viajar hacia donde se encuentren los Guardianes de la Galaxia, es decir, aparecerá en la probable secuela del film de James Gunn. "Sospecho que veremos algunas secuencias muy parecidas a las que son parte de la historia Planeta Hulk, pero el argumento central girará en torno a los Guardianes hallando una forma de traer a Banner de vuelta a casa, solo para terminar volviendo con el." ¿Será esta la forma en la que llegará Thanos a la Tierra?

Ha surgido un vídeo de casi 16 minutos del rodaje hace unos meses de Los Vengadores: La Era de Ultrón en Italia. En el vemos una escena en la que interviene Elizabeth Olsen como Bruja Escarlata, los preparativos para filmar próximas tomas y una multitud de extras corriendo hacia uno de los puentes de la pequeña población.


Y para terminar este repaso a los próximos proyectos de Marvel Studios una mala noticia para los fans del actor Nathan Fillion. Según James Gunn, quien confirmó que Fillion haría un breve cameo en Guardianes de la Galaxia, ha desmentido que vaya a encarnar ni a Richard Rider, mas conocido como Nova, ni a prestar su voz al perro Cosmo, como se dijo hace unos días. Sin embargo, y aunque será un breve cameo, Gunn subraya la importancia del personaje que interpretará Fillion: "El papel de Nathan es un cameo muy pequeño que quería darle porque me encanta trabajar con el y creo que soy afortunado al tenerlo en todas mis películas. Al mismo tiempo quería ofrecerle algo donde Nathan pudiera tener un papel mayor en el Universo Marvel si Joss [Whedon], yo o quien sea elige hacerlo en un futuro. Algo que me encantaría.", ha dicho el director de Guardianes.

FILLION, NI HAL JORDAN NI RICHARD RIDER... PARA DECEPCIÓN DE SUS FANS
Las razones por las que Fillion no ha tenido un papel mas relevante en Guardianes de la Galaxia son la filmación de la serie Castle y que, según Gunn, el papel disponible no era el adecuado para el actor. El realizador finalmente declara que no veremos a Nova en la película, ni interpretado por Fillion ni por otro actor. "No verás al personaje de Nova en la película. Verás a los Nova Corps."

Os dejo con tres nuevos pósters de la película, protagonizados por Mapache Cohete, Groot y Gamora.




Guardianes de la Galaxia se estrena el 1 de agosto de 2014, el 14 del mismo mes en España.



Ascención (The Leftovers) es una novela del escritor norteamericano Tom Perrotta publicada en 2011 y, como sucede en muchas ocasiones, antes de su llegada a las librerías, los derechos ya habían sido adquiridos para ser convertida en serie de televisión, en este caso de la HBO. La serie cuenta las traumáticas secuelas que sufre la población de una pequeña ciudad estadounidense tres años después de que un misterioso evento global hiciera desvanecerse en el aire al 2% de la población mundial. Kevin Garvey (Justin Theroux), jefe de policía de la localidad, intenta mantener una apariencia de normalidad junto a sus dos hijos adolescentes, tras haber perdido a su esposa al unirse esta a una extraña secta aparecida tras el evento.

THE LEFTOVERS

Estamos ante la típica serie, de esas que tanto abundan hoy día, en la que se echa mano de un suceso extraordinario, inusual y/o traumático para centrarse en las consecuencias que dicho evento tiene en sus personajes. The Leftovers es claramente una serie centrada en los personajes (character driven, como dicen los críticos americanos), es algo que deja claro desde el primer momento, así que esperar que en algún momento, en este o siguientes episodios, se nos de una mínima explicación de que ocurrió ese infame día es un ejercicio vano. Pero, ¿dónde está la delgada línea roja que separa una serie inteligente y creíble centrada en sus personajes de otra en la que las conductas y sentimientos de los protagonistas nos son completamente ajenos, incomprensibles y aleatorios?

The Leftovers ha sido creada y escrita por Damon Lindelof, junto al propio Perrotta que co-escribe alguno de los episodios, como este piloto. Lindelof es uno de esos guionistas a los que odias con toda intensidad o amas con toda pasión, no hay medias tintas. Creador de Perdidos, y guionista de películas como Cowboys & Aliens, Prometheus, Guerra Mundial Z o Star Trek: En La Oscuridad, ha demostrado a lo largo de su carrera que es capaz de lo mejor y de lo peor, aunque quizás sus detractores opinen que no tiene un guión decente. En The Leftovers, Lindelof demuestra su inclinación por los misterios sin explicación y por coger a un puñado de personajes y colocarlos en una situación límite a ver como se comportan. Sin embargo, ya en el piloto veo muestras de que la serie, con total seguridad, va a dejarme insatisfecho por muchas oportunidades que le de. ¿Por qué esta opinión tan extrema?

KEVIN GARVEY (JUSTIN THEROUX)
KEVIN GARVEY (JUSTIN THEROUX)
En primer lugar, la serie, a pesar de emitirse en HBO, solo cuenta con uno de los muchos elementos definitorios que son marca de la casa en esta cadena: las escenas de sexo. No tengo nada en contra de ellas, al contrario, siempre que estén al servicio de la historia y no al revés, como aquí ocurre. La hija de Kevin Garvey, Margaret (Margaret Qualley), es descrita como una adolescente de manual, sin ninguna diferencia de como son retratadas las adolescentes en la mayoría de series americanas. Solo que para subrayar su nihilismo y su aparente ausencia de motivaciones vitales se recurre a una serie de escenas perturbadoras donde el intercambio de parejas, la masturbación y las drogas pretenden dar relieve al personaje. Estas escenas perturbadoras y gratuitas son lo único que me han indicado que estoy en un show de una cadena de cable, nada mas.

Y digo nada mas porque el guión de este piloto está lejos de cumplir con los estándares que debería ofrecernos una cadena como HBO. Lindelof se limita a hacer desfilar por la pantalla a unos personajes supuestamente interesantes y con unas motivaciones que deberíamos aceptar como coherentes tomando como coartada la premisa imaginada por Perrotta. Los personajes, todo sea dicho, ni transmiten carisma ni verosimilitud. Es mas, reflejan el típico cliché de personas torturadas y desnortadas que hemos visto cien mil veces en otras tantas series: adolescentes de manual, políticos que van solo a hacerse la foto (bueno, esto no es un cliché, es la realidad) y que ignoran los consejos de los que les rodean, el típico iluminado mesiánico (el personaje de Christopher Ecclestone), las consabidas sectas... Y así, todo un elenco de personajes que reflejan con mas pena que gloria lo que se supone que debería de suceder tras un evento así.


Por otro lado, Lindelof, amigo de dejar misterios sin desvelar en todo guión que pergeñe, no nos explica nada, todo lo deja en el aire, como si ello fuera sinónimo de calidad narrativa. No señor Lindelof, usted ya engañó a muchos millones de personas durante las seis temporadas que duró Perdidos (yo vi desde el primer al último episodio sin excepción, así que tengo sobrados motivos de queja) planteando misterios que no pensaba desvelar. Ahora, con The Leftovers, parece tener las mismas intenciones, con un piloto que deja muchos cabos sueltos, demasiados, para que el espectador se devane los sesos intentando dar una explicación a lo que ve en pantalla. Es una táctica que se puso muy de moda en televisión precisamente a raíz de Lost, con series como La Cúpula, Revolution, The After, Alcatraz, o las ya mas lejanas en el tiempo FlashForward o The Event, todas con dispares resultados.

Para terminar, señalar la sensación de pretenciosidad que me ha transmitido este piloto. Desde su tema musical central, con reminiscencias a Perdidos, hasta la manera que tiene la serie de tomarse demasiado en serio a si misma, con un mal disimulado exceso de simbolismos (¿a qué viene tanto ciervo? ¿y tanto perro?) propio de shows que pretenden conectar con una audiencia de un nivel cultural supuestamente elevado (¿gafapastas?). No se que giro tomará la serie en los siguientes 9 episodios que componen esta primera temporada, pero no voy a estar ahí para comprobarlo.



Ya hemos podido ver el primer episodio de una de las apuestas de NBC para el próximo otoño, basada en uno de los cómics de DC, Constantine. Esta apuesta por el detective de lo sobrenatural tiene que ganarse a una audiencia propia de un canal que emite en abierto, con lo cual tenemos que juzgarla dentro de unos parámetros que impiden exigirle lo que por desgracia podría habernos ofrecido en un canal de cable. ¿Merece la pena de todas formas este primer capítulo?


Daba la impresión de que Constantine sería una especie de procedimental en la que el detective ayudaría a unos y a otros en sus problemas con lo sobrenatural. El piloto parece confirmar esta impresión que daban los trailers. Por un lado, el capítulo es entretenido, aunque entra demasiado pronto en materia (el caso de la semana con seres demoníacos de otras dimensiones). No sabemos nada de la vida de Constantine, teniendo que estar atentos a los retazos de su biografía que va soltando (con mucha facilidad) a lo largo del capítulo. Tienen que captar la atención del espectador medio y no se pueden permitir grandes profundidades, lo cual es una pena porque eso hace que desperdiciemos a un personaje canalla que no puede representarse de la misma manera que en los cómics. El Constantine que nos presentan  es un buenazo con un trauma por no poder salvar a una niña, noble hasta el infinito, y que no ceja en su empeño de ayudar a quien esté en peligro. Ojalá el problema fuera sólo que no puede aparecer fumando.

LIV ABERDINE (LUCY GRIFFITHS) LA TÍPICA DAMISELA EN PELIGRO DEL EPISODIO
No podemos culpar al protagonista, Matt Ryan, que hace lo que puede y no lo hace mal. El problema es que aquí no vemos ni crítica social, ni a un tipo que va a lo suyo, ni amoralidad de ningún tipo. Tampoco emociona la idea de ver cameos y guiños del universo DC si nos los van a presentar de esta manera.  Como hemos dicho antes, es el corsé impuesto a un personaje que por su propia naturaleza no puede emitirse tal cual merece en un canal en abierto, o hubiera necesitado de una gran inteligencia en la ejecución para hacerlo. Y, visto lo que suele triunfar en estos canales, se entiende que no se hayan arriesgado.

La impresión habría sido mucho mejor si se tratara de una serie que no intenta representar a nadie, y fuera un piloto más de temática fantástica. ¿Se puede ver sin bostezar? Si. ¿Aparecen seres sobrenaturales y amenazantes? Si. ¿Los efectos especiales cumplen? Si ¿Constantine se dedica a intermediar entre el mas allá y el mundo de los vivos? Si. ¿Representa la esencia del personaje del cómic? No. Es más, si Alan Moore considera que otras adaptaciones de sus personajes realmente logradas son basura (Watchmen) mejor que ni le mencionen la existencia de esta serie, o le va a dar algo.

HACE FALTA ALGO MÁS QUE SACAR EL CASCO DEL DOCTOR DESTINO PARA
 REPRESENTAR EL MUNDO DE CONSTANTINE
Lo que hemos visto en este episodio, ya lo hacía Jennifer Love Hewwitt en Entre Fantasmas (salvando las distancias). Podrían contarnos lo mismo con un protagonista que fuera un medium irónico que ayuda  a la gente a luchar contra los demonios que les acechen, ya que no hay apenas diferencia entre la ironía de Constantine y la que ofrece El Mentalista... o casi cualquier protagonista masculino de cualquier procedimental.

Es complicado saber si se hará con el favor del público la serie. Independientemente de que se pueda ver y cumple como serie procedimental, le vaya bien o mal, los fans del personaje, y de los cómics en general, perdemos. Si triunfa, nos esperan más adaptaciones descafeinadas que no respeten ese algo en los personajes que hace que nos compremos los cómics. Si fracasa, echarán la culpa a que a la gente está cansada de cómics adaptados y costará más darle luz verde a otras propuestas.



Lo que si opino tras ver este capítulo, que a pesar de todo es un piloto digno, es que nadie pagaría un céntimo por ver esto mismo en un cómic. Esa debería ser la magia a la que deben aspirar en esta y otras adaptaciones que nos esperan, que nos resultara tan especial que pagaríamos por verlo como si de un cómic se tratara, pues si no se han gastado el dinero en derechos para nada.


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget