Batman: Tierra de Nadie. La Crítica (Sin Spoilers)

Aprovechando el verano he podido leer seguidos los 25 números en los que Norma Editorial editó la macrosaga Tierra de Nadie. En ella, un terremoto asola Gotham y la deja prácticamente inhabitable. Dado los costes que supone reconstruirla, y gracias a azuzadores como Nick Scratch y la mala fama de la ciudad, el gobierno norteamericano decide dar a los supervivientes la oportunidad de abandonar la ciudad y declarar Gotham "tierra de nadie", es decir, que ya no forman parte de los Estados Unidos y que no hay ley en ella para los que se queden. ¿Cómo enfrentará este hecho la batfamilia?

Una saga tan ambiciosa como esta, que en España se estuvo editando más de un año, y en la que participaron muchísimos guionistas como Alan Grant, Greg RuckaDevin Grayson o  Chuck Dixon y dibujantes como Mike DeodatoFrank Teran o Dale Eaglesham, puede resultar de lo más variada. Y así ha sido. Desde dibujos terribles obra de D´Israeli que producen vergüenza ajena, hasta otros mucho más destacables que afortunadamente es lo que más abunda. Con las historias algo parecido, unas más pesadas y otras muy interesantes, aunque no siempre protagonizadas por nuestros héroes.

MIRAD QUE BATMAN  DE D´ISRAELI, SI PARECE DE UN CRÍO DE 12 AÑOS

En cuanto a la historia, al recopilar varias colecciones americanas a la vez (Legends of The Dark Knight, Shadow of The Bat, Batman, Detective Cómics), te encuentras alguna incoherencia en la edición, como que maten a algún personaje que aparece vivo y coleando en el siguiente número. En cuanto a Batman, tarda mucho en aparecer. Como Bruce Wayne, da la cara por su ciudad en Washington de una forma bastante notable y con un discurso muy emotivo sobre Gotham, que destacaría entre lo más memorable de la saga, aunque finalmente no evite el destino que le espera.

Dado el aislamiento que sufre la ciudad, en la que no se permite entrada ni salida de personas o suministros acabado el plazo dado por el gobierno, los villanos de Arkham se hacen rápidamente con ella, dividida en sectores, a cual peor. Salvaríamos a los azules, antiguos policías capitaneados por un Gordon algo exagerado y con muchas ganas de mandar, que decide quedarse (tampoco tiene donde ir) junto a su mujer Sarah Essen y su hija Oráculo. Ésta debe sortear la falta de electricidad para seguir dando sentido a su apodo, algo que soluciona bastante bien. Conocemos también en esta saga la incorporación de Cassandra Cain a la batfamilia como Batgirl. En cuanto a Nightwing, Robin, e incluso Azrael, están al servicio de lo que les indique Batman. No tienen demasiado protagonismo en la historia para lo que cabría esperar, ya que se centra mucho más en la propia ciudad y sus supervivientes.

EL JOKER SIGUE DANDO ARGUMENTOS A LOS DEFENSORES DE LA PENA DE MUERTE

De de las muchas historias que abarca esta saga, muchas de las cuales perfectamente se podrían dar en una Gotham en la que no ha ocurrido ninguna catástrofe, unas destacan más que otras aunque en general tienen un nivel bastante bueno. Por ejemplo, todo lo que sucede en Arkham hasta que salen los pirados para invadir Gotham. Destacaría también una muy divertida protagonizada por Harley Quinn y El Joker, que más adelante dará pocas razones para la risa en uno de sus asesinatos más violentos y duros. Hay que reconocer que el Joker de esta saga es de los más conseguidos que he leído. En cuanto a Batman, no se entiende muy bien su comportamiento. Después de liarla como Bruce Wayne para que no abandonen Gotham, se quita de en medio 3 meses como Batman... ¿No es tiempo más que suficiente para que la palme media ciudad sin suministros ni electricidad y bajo el dominio de los locos de Arkham? Esta ausencia no bien explicada en mi opinión, cabrea especialmente a Gordon, que no quiere saber nada de él hasta que las circunstancias tan extremas que viven les reúnen en un emotivo momento a solas que queda como uno de los más recordados de los cómics del murciélago.

LA PORTADA ES DE ALEX ROSS, PERO NO DIBUJA NADA MÁS EN LA HISTORIA

La sensación de angustia, abandono y desolación que sufre la ciudad es transmitida bastante bien por esta colección, en la que la aparición de Superman en un par de ocasiones apenas puede solventar algo. La resolución que encuentran finalmente es bastante buena, no se puede decir que lo arreglen de cualquier manera. Tiran de alguien muy arraigado en el universo DC que sin duda habría actuado como lo hace para sacar tajada de la situación. Es precisamente abordando ese final cuando nos encontramos un momento muy divertido provocado por el desconocimiento de Lucius Fox de la verdadera identidad de Bruce Wayne. Momentos que gracias a esa absurda idea de que los cómics deben copiar a las películas de sus personajes, no viviremos más ahora que Lucius Fox ha sido transformado en una especie de Q para Batman que sabe a lo que se dedica su jefe y le provee de inventos para su lucha contra el crimen.

No pretendo extenderme mucho más, tan solo he pretendido hacer un acercamiento para recomendarla como una de las sagas más importantes de los cómics de Batman a lo largo de su historia, y que no ha perdido calidad en casi 15 años que han pasado desde que se comenzó a publicar.

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *