BATMAN: LA MUERTE DE LA FAMILIA, DE SNYDER Y CAPULLO. LA CRITICA

Con este prometedor título, ha presentado Snyder esta esperada historia. En ella, ha querido tener de protagonista al Joker, que vuelve tras un año desaparecido. Su cara en cambio era custodiada por la policía tras ser arrancada por el Muñequero. Un hecho que hace que la policía sea un punto de mira para el maníaco. Pero, como Batman descubrirá, no será el único. Dado que la serie en España va por el número 3 de 6 y que los he considerado necesarios, aviso que hay spoilers. No sigáis leyendo si no habéis leído la historia completa. 
QUE POCO VIGILADA ESTÁ LA MANSIÓN WAYNE CUANDO CONVIENE
El comienzo tiene momentos fuertes y mas o menos bien llevados reflejando la brutalidad de El Joker, aumentados por esa cara que se le cae a pedazos. Las apariciones de la pobre Harley Quinn, el ataque a la comisaría, el terror psicológico que ejerce en Gordon o la cumplida amenaza al empresario serían sus puntos álgidos. Pero a medida que la historia avanza, la cosa va a la deriva hasta llegar a la conclusión de que esto al final es mucho ruido, pocas nueces... y encima están malas. 

El Joker reaparece como un tremendo asesino que Snyder espera que consideremos invencible, terrorífico, ubícuo y genial. Pero no nos lo transmite ni con sus hechos ni con sus comentarios, sino trazando un plan inverosímil e imposible de ejecutar. Se mejor que nadie que estoy leyendo un cómic, y hay ciertas cosas que tienes que creerte porque es parte del juego. Pero todo tiene un límite. Me creo que Batman salte por los edificios sin superpoderes, le apuñalen y le disparen y no tenga secuelas. Muy bien. Pero no me voy a creer que este sentado en el motor de un avión en marcha a cientos de metros de altura mientras pelea con su enemigo, como vimos en la por momentos aburrida Saga de Los Buhos


Snyder ha confundido la espectacularidad con la aparatosidad. No ha ponderado que en la ecuación necesita la verosimilitud, por pequeña que ésta sea. El montaje que realiza el Joker en Arkham es de una complejidad tremenda (¿caballos ardiendo corriendo?) más propio de una gran ópera que de un cómic. Y el numerito que le tiene preparado a Batman con los villanos de turno en el trono ya es rizar el rizo. Snyder quiere ser tan profundo en la relación de Batman y el Joker que luego no sabe cómo salir de su propio enredo: que si bailes, que si yo soy tu bufón... La forma que tiene Snyder de querer mostrar un Joker como alguien brillante es haciendo que el resto de los que aparecen se comporten como idiotas. No recuerdo un cómic donde Batman haga tantas tonterías: se sienta en el trono que le prepara el Joker para electrocutarlo, se muestra como Bruce Wayne con la carta que le pegó en una batalla en Arkham y cae en cada una de las trampas que le prepara... Y qué decir de Dos Caras, que no se enfrenta al Joker por un discursito absurdo de éste... Snyder no sabe ofrecer un Joker divertido y pretende cambiarlo por esta versión en la que es poco menos que un filósofo que domina a todos con su inteligencia y grandes amenazas.  Pero tampoco le sale bien.


Promesas de momentos épicos, caen en tremendos tópicos. Cuando el Joker advierte a la bat-familia "que se matarán unos a otros",  termina recurriendo a una bomba y al gas de la risa... Muy flojito, y muy visto ya. Siguiendo con la bat-familia... ¿Los rapta a todos, absolutamente a todos? ¿Ninguno se escapa, ni siquiera Nightwing o Jason Todd? Yo creo que se las han visto con gente peor, porque ya se cansa uno del consabido "es que nadie conoce como funciona la mente del Joker". No se trata de conocer la mente, se trata de ver dónde están los límites de alguien sin superpoderes.

Hay un evidente abuso de viñetas que buscan ser impactantes: las caras de los chicos en hielo, Alfred desfigurado... pero que luego son un bluf tras otro. ¿Tiene sentido que El Joker haga un farol, El Joker? Todo se resuelve de una manera precipitada y facilona, como si le hubieran ordenado a Snyder terminar ya, o le hubieran indicado los componentes obligados de esta historia (El Joker, Arkham, El Acertijo, El Pingüino...) que no le apeteciera hacer. Las cosas terminan entre Batman y El Joker como siempre, y lo que parecía un momento clave para el murciélago queda en una mala noche y en un berrinche de los chicos con Bruce
TANTO CUENTO CON LOS CACHORROS Y AL FINAL PARA QUÉ
Quizás ahí esté el problema. Yo no necesito grandes momentos épicos, necesito buenas historias. No se si Snyder tiene presiones propias o ajenas para anunciar cada nueva saga como la definitiva y crucial. Pero lo parece. Su Batman es el cómic más vendido en Estados Unidos y no sabemos si piensan que se mantiene así a fuerza de anunciar momentos épicos que es imposible ofrecer a cada momento. Snyder se mueve mucho mejor con sus propias historias y personajes que con los clásicos. No puede haber caído tanto en tan poco tiempo sin una razón lógica que no puedo adivinar. Lo tenía en un altar, pero ni los Búhos me entusiasmó, ni con esta mucho menos me ha convencido. Y mira que me impresionó con su Detective Cómics, de lo mejor que he leído recientemente de Batman.
EFECTIVAMENTE, TRAS LA MÁSCARA NO HAY NADA
Empieza fuerte, pero luego no sabe ni cómo seguir, ni cómo sentenciar. Y en este caso ha ido a la deriva desde antes de la mitad. Menos mal que sólo son 6 números. Qué pena que eso sea una virtud. Me quedo sin dudarlo con Una Muerte en La Familia, de Jim Starlin, por aquello del parecido en el nombre, que sí era clave y sí ofrecía un Joker disparatado, cruelmente divertido y mucho más creíble. El dibujo de Jim Aparo era anticuado, no existían los medios de los que dispone Capullo hoy día. Pero mejor un dibujo anticuado que unos recursos anticuados.
MENOS LOBOS, CAPERUCITA
Siguiendo con Capullo, este se luce con la cara podrida de El Joker (esto, que tampoco es creíble, si vale para un cómic) con moscas incluidas. Me descoloca su Bruce Wayne que parece un jovencito, pero  no es culpa de él, sino del consabido reboot en el que las edades de unos y otros no cuadran ni haciendo un gran favor.

A costa de prometer tanto acontecimiento histórico que luego queda en nada, van a terminar cansando a la gente. Apostar por buenas historias, como el genial Gregg Hurtwitz, que todavía no ha hecho nada por debajo de excelente, reinventando villanos de siempre sin ánimo de pretender cambiar el mundo, lo considero mucho mas honesto. Veremos si Snyder vuelve a poder ofrecernos lo mejor de sí mismo, porque me cuesta culparlo a él solo de este desastre.

BATMAN: LA MUERTE DE LA FAMILIA
ECC Ediciones
Edición original: Batman #13, #14, #15, #16, #17 USA
Guión: Scott Snyder
Dibujo: Greg Capullo
Grapa 56-64 páginas color
Precio: 3,95 € - 4,50 €

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]