Londres, 1889. Han pasado seis meses desde el último crimen de Jack El Destripador. La división H del departamento de policía vigila el distrito este de la ciudad, donde viven más de 65.000 personas inmersas en la más absoluta pobreza y delincuencia. Los agentes que meses atrás vieron como el sanguinario asesino que aterrorizaba sus calles se les escapaba de las manos, se enfrentan ahora con un crimen que parece haber sido cometido por el Destripador. El detective Edmund Reid (Matthew MacFadyen), junto al sargento Bennett Drake (Jerome Flynn) y el cirujano norteamericano y antiguo detective Homer Jackson (Adam Rothenberg) tendrán una nueva oportunidad de intentar atrapar al legendario asesino.

Esta es, más o menos, la sinopsis del primer episodio de Ripper Street, una serie de la BBC de 8 episodios, renovada recientemente, donde en cada capítulo los hombres del detective Reid resolverán distintos crímenes que se producen en tan mísero y conflictivo distrito londinense. La serie está enfocada como un procedimental, ya que la trama relativa al criminal al que alude el nombre del show no ocupa más que el primer episodio, siendo los demás independientes unos de otros. De esta manera, quienes piensen que van a ver una serie sobre Jack El Destripador que se vayan olvidando de ello.
LOS PROTAGONISTAS DE LA SERIE
Al igual que todas las producciones británicas de época, Ripper Street está ambientada de manera superlativa, tanto en lo que se refiere a decorados como a vestuario. La serie se enmarca dentro de la actual tendencia por la ambientación victoriana, siendo la serie Copper (esta ambientada en el Nueva York de la Guerra de Secesión) y las películas de Sherlock Holmes de Guy Ritchie los ejemplos que más se le asemejan. No faltan detalles como las peleas de boxeo, que tanto gusta incluir a Ritchie en sus películas sobre el detective de Baker Street, o  presentar los nuevos avances de la ciencia y de la técnica, como las primeras cámaras de cine, un elemento un poco metido con calzador en el guión.

La ambientación es oscura y sucia, como las calles de Whitechapel, donde El Destripador cometió sus crímenes. La trama es ágil y bastante interesante, y la historia engancha bastante. Sin embargo, la serie adolece de ciertos tics y clichés presentes en muchos procedimentales que restan bastante credibilidad a como los casos van siendo resueltos. Si a eso le añadimos lo poco creíble que se nos hace la excesiva preocupación del departamento de policía por una pobre prostituta muerta, la serie se convierte en poco más que un procedimental al uso con un envoltorio de lujo.
EL INSPECTOR REID DESCUBRE UNA POSIBLE VÍCTIMA DEL DESTRIPADOR
¿Cuales son esos clichés a los que me refiero? Por un lado, los policías siempre parecen descubrir las pistas muy por los pelos, siempre por detalles demasiado oportunos. Un ejemplo es descubrir que la víctima es de un determinado barrio de Londres solo porque tiene el pelo sucio, ya que suponen que ha venido en el novedoso tren suburbano. O que era violinista porque tenía una determinada marca en el hombro... Y así, muchos más. Otros clichés están referidos a los propios personajes, a saber: el eficiente inspector (Reid) con problemas de pareja; el sargento Drake (interpretado por Jerome Flynn, Bronn en Juego de Tronos), el tipo duro y silencioso; el capitán Jackson, el cirujano americano con muchos secretos que ocultar; la madame del prostíbulo, amiga del americano, y que parece compartir sus mismos secretos...

Ripper Street gustará tanto a los que disfrutan de los procedimentales como a los fans de las recientes películas de Sherlock Holmes protagonizadas por Robert Downey Jr. La serie está desprovista de humor y por momentos se recrea en la violencia, los desnudos y los detalles escabrosos, distanciándose así de series procedimentales más enfocadas a un público más amplio. Perfectamente ambientada y con actuaciones de bastante calidad, Ripper Street es una de las series de temática criminal más interesantes de la actualidad, aunque la abundancia de ciertos clichés y la manera un tanto pillada por los pelos de resolver los casos hace que el resultado final no sea del todo satisfactorio.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

Si, ya sabemos que es una lata la verificación pero, ¿a quien le gusta ver spam en su página?

 
Top