Perry Mason, de HBO. Crítica del Episodio 1x01

Acaban de estrenar en HBO España, la serie Perry Mason. Los más mayores recordarán al famoso fiscal de la televisión, con el cual bromeaba el grandísimo humorista Chiquito de la Calzada. Sin embargo, aunque esta producción la venden como el origen del personaje, aquí es un detective privado venido a menos, algo que nunca fue el Perry Mason que encarnó Raymond Burr en la serie original. Protagonizada por el solvente Matthew Rhys (The Americans), analizamos este primer capítulo de la serie.


Ambientada en 1931, con la Gran Depresión como telón de fondo, conocemos un caso que terminará en las manos de Perry Mason. Hay que reconocerle a la serie que en este primer episodio la ambientación es bastante buena. Hay muchos y variados escenarios. O bien tiene mucho presupuesto, o lo parece. Sin embargo, es una pena que deba calificar este primer capítulo de fallido.

Si bien Matthew Rhys es un actor solvente, no es el adecuado para este papel, o al menos el enfoque que él, o el director, le han dado. Estamos ante el típico antihéroe, desaseado, machacado por la vida y por la mala suerte. Intenta salir adelante como puede, pero no lo consigue. Un Bruce Willis en su juventud habría hecho maravillas con este personaje, pero Rhys no tiene ni el físico, ni los diálogos, ni la chispa que requiere alguien así. Se pasa todo el capítulo con la misma cara de disgusto, como si estuviera viendo una mierda. No transmite nada más que tedio. 

El caso que tiene que enfrentar es más desagradable que interesante. Después, comete errores de todo tipo. Cuando quiere aprovecharse de un caso, parece más un sinvergüenza desganado y antipático que un pillo. Luego comete errores de bulto imperdonables para alguien de su profesión.

— Pero ¿es que no sabes poner otra cara?
                    
Me cuesta mucho encontrar algún atractivo de este primer capítulo, dado el fracaso estrepitoso de quien debería ser su principal sostén. El entorno de Mason tampoco da mucho juego: un socio que debería dar la contrapartida cómica, pero tampoco sale airoso del empeño.

Los diálogos están lejos de ser dinámicos o interesantes, que es la intención que parecen tener. La desastrosa realidad de Mason tampoco consigue la función de hacerlo atrayente, o de hacernos querer que las cosas le vayan bien. Cuando quieren transmitir un pequeño momento de debilidad o sentimientos por su parte, sigue siendo un personaje frío, mal retratado y ajeno. Cuando una escena se pretende cómica, tampoco les acaba de salir bien del todo.


Aquellos que tengan interés en la serie por los recuerdos que puedan tener del viejo Perry Mason, se van a llevar un buen palo. No van a entender el por qué aprovecharse del nombre para hacer esto. Los que nunca hayan visto la vieja serie, tampoco van a encontrar mucho aliciente en este comienzo. A mí al menos me ha costado terminar el capítulo, y mira que tengo simpatía por el actor. No entiendo esta apuesta de HBO que carece del mínimo encanto exigible para una serie de detectives privados. O cambia mucho la cosa de aquí en adelante, o me temo que Perry Mason seguirá siendo un buen recuerdo de los más mayores.

Crítica del primer episodio de la serie Perry Mason, de HBO

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]