Dentro de las nuevas propuestas de HBO España llega Stumptown. Aunque es una producción del canal norteamericano americano en abierto ABC, se pondrá a disposición de los suscriptores un episodio semanal en la filial española. Esta serie adapta el cómic de Greg Rucka (Gotham Central) muy conocido para los lectores de Batman como yo. No fue este un cómic de largo recorrido, pero la idea central sirve para una serie. El hecho de que el creador esté muy implicado en la creación de los episodios y que Cobie Smulders (la agente Maria Hill en las películas de Marvel) sea la protagonista anima definitivamente a darle una oportunidad a este primer capítulo. La duración del mismo son los habituales cuarenta minutos de los canales en abierto. No se pueden permitir mucha paja como las plataformas online, así que tienen que atrapar nuestra atención lo antes posible.

Cobie Smulders, Stumptown
SMULDERS CONSTRUYE UNA INTERESANTE DETECTIVE EN STUMPTOWN

La acción y el ritmo lo tenemos desde el comienzo. Conocemos a Dex Parios (Cobie Smulders), zafándose de un par de malhechores mientras accidentalmente van sonando canciones que conforman una simpática banda sonora que va salpicando el episodio. El carisma y belleza de la actriz más su fuerte presencia ante la cámara hacen que el parecido con el personaje del cómic homónimo sea bastante importante. La poca fuerza física que aparenta debe compensarla con astucia, agilidad y artes de combate. Francamente, le da tiempo a demostrar eso en el capítulo, pero también son respetuosos en el sentido de que la fuerza bruta a veces supera cualquier técnica que conozcas. Y le zurran de lo lindo cuando se ve superada.

El primer caso al que se enfrenta nuestra detective pone las bases sobre la mesa de lo que probablemente nos iremos encontrando. Sus traumas del pasado afectan a su comportamiento autodestructivo presente, Esto ocurre de una manera comprensible, mientras consigue hacerse con nuestra simpatía. La chica tiene chispa. La han comparado con Jessica Jones, pero creo Dex es más luminosa que la versión televisiva del personaje de Marvel. Sus ocurrencias divertidas y la medida justa de cinismo para caernos bien mientras transmite sensibilidad están bien medidas. 

Además, es un completo acierto la inclusión de su hermano.  Incluir un chico con síndrome de Down podría responder a las modas inclusivas, pero en este caso es clave para que ella tenga a quien cuidar y querer. Y además, la vida real es así, nos puede tocar responsabilidades familiares que modelan nuestra existencia. Ya hay demasiados protagonistas de series que no parecen tener que estar pendientes más que de ellos mismos, cuando lo  normal no es eso. Ansel Parios también resulta un personaje muy interesante, pues sus comentarios son bastante oportunos.

LA ATRACCIÓN POR HOFFMAN TRAERÁ PROBLEMAS

No falta el inevitable triángulo amoroso alrededor de la protagonista que ya iremos viendo cómo se desarrolla. Su relación con la policía en general y con uno en particular, Miles Hoffman, interpretado por Michael Ealy (Almost Human) es otro foco de atención de la serie.  Que su primer caso tenga tanta relación con su vida personal (y sus adicciones) cumple perfectamente su función: presentarnos al personaje de la mejor manera mientras desarrolla sus virtudes detectivescas. Quizás pueda parecer algo exagerada sus habilidades en este aspecto, pero os recuerdo que viene de un cómic, y los cómics... son así.

Un procedimental refrescante que, aunque es inevitable que tenga elementos comunes con la mayoría, parece dar un paso adelante a lo que solemos ver. Además, no olvidemos que emite en abierto y que eso le quita libertad creativa, aunque no parece que la serie esté cohibida ni nos cuenten las cosas a medias. No se queda corta en la acción o en las escenas más subiditas. Un estreno a tener muy en cuenta si os van los detectives y los procedimentales. A ver cómo sigue.