La historia del cómic Silencio es una de las más recordadas y polémicas de Batman. Fue un superventas, y muchas de sus viñetas, dibujadas por un Jim Lee en estado de gracia, permanecen entre las mas icónicas del murciélago años después de su publicación. Quizás por eso han decidido lanzar una película animada inspirada en aquella historia, y recalco lo de inspirada. Una vez vista la película, y los comentarios sobre ella, me temo que muchas de las quejas provienen de los cambios respecto al cómic, pero no a la calidad en sí de la película. Procedo a reproducir por qué a mi me ha convencido bastante, a pesar de algunas alteraciones que han producido rechazo en el fandom.


La película comienza con un glamouroso Bruce Wayne asistiendo a una fiesta de sociedad y coincidiendo con su amigo de la infancia Thomas Elliot, ahora un gran cirujano. También coincide con Selina Kyle, clave a lo largo de toda la historia. Si bien observamos acontecimientos muy similares en Batman: Hush, desde el principio vemos algunos villanos cambiados por otros. Si esto puede parecer obedecer a un capricho, no lo hace.  

Al no ser esta adaptación ajena a la continuidad de las películas animadas de Batman, ello obliga a hacer cambios. Por ejemplo, con la presencia de personajes que no existían cuando se publicó Batman: Silencio originalmente, entre 2002 y 2003. Es más, introducen acontecimientos recientes vividos en los cómics, un guiño que me ha gustado mucho. A pesar de que la historia se va apartando gradualmente de la original, no obvian algunas de las viñetas y momentos icónicos de éstas. Espero que los más puristas de la traslación a la imagen animada sepan apreciarlos: están dedicados a los que hemos leído Hush, seguramente la minoría de la audiencia de la película. Hay acción a raudales, como la hay en el cómic y, aunque difieran en los escenarios, respetan uno de los momentos clave en lo referente a Batman. Además, está muy bien mostrada, se ve que está bien trabajada. 

LA RELACIÓN ENTRE BATMAN Y CATWOMAN MEJORA EN SU DESARROLLO RESPECTO AL CÓMIC 

Hay varios momentos divertidos.  Por ejemplo, entre Nightwing y Catwoman a costa de la decisión que Batman toma respecto a ella. También respeta que es una obra coral como en la que se inspira, de manera que llegamos a ver bastantes villanos, personajes de la batfamilia y del Universo DC. El problema es que me hubiera gustado ver más de algunos de ellos, pues terminan siendo breves cameos. Hubiera preferido que se hubieran detenido más en algunas escenas que considero eran importantes. Sin embargo, a todos los he visto muy en su papel, con diálogos estupendos y un ritmo que no dejaba tiempo al aburrimiento. Han querido, quizás, contar demasiado, pero por otro lado resulta una cinta muy trepidante. 

Me ha sorprendido que no haya más del doctor Elliot, ya que los flashbacks en el cómic narrando el pasado de Bruce y él eran clave en la historia. Han optado por dar otro enfoque. En cuanto al dibujo, me ha parecido ver un salto cualitativo respecto a las anteriores películas. Respetan la estética algo asiática que ya conocemos pero, por ejemplo, el diseño del traje de Batman hace homenaje al de Jim Lee. Supongo que, al estar en continuidad, no podían adaptar el dibujo de la obra original, lo que tampoco sería barato, pero han modernizado lo que había. Me ha gustado más que otras veces, en las que he visto algún fallo puntual, como en la película de La Broma Asesina.

EL MISTERIOSO SILENCIO TEJERÁ UNA RED ALREDEDOR DE BATMAN Y SU MUNDO

Tras la desastrosa Batman Ninja, que no fui capaz de terminar, y eso que está en Netflix, me alegro de que hayan enderezado el rumbo y hayan ofrecido una película animada que, para mí, está entre las mejores de las recientes de Batman. Entiendo que algunos cambios disgusten, pero hay que entender que las traslaciones literales no tienen mucho sentido, y más cuando han pasado más de quince años desde su publicación. En Batman: Año Uno lo hicieron, pero me resultó difícil de asimilar ese calco del cómic a la película. Han preferido hacer bastantes modificaciones, pero respetando a los personajes y si me lo preguntan, mejorando el final, bastante más creíble aquí que en el cómic.

Una pena que no aparezcan estas películas entre la oferta de las plataformas de streaming, ni siquiera en HBO, propiedad de Warner Bros. Veremos que pasa con DC Universe, ahora que Warner va a lanzar su propia plataforma. La verdad es que hay espacio para este tipo de producciones que van conformando un universo animado, ahora que debemos olvidarnos del cinematográfico.