Tras lo sucedido en La Boda, los seguidores españoles nada sabíamos de qué había sido de Selina Kyle. Hasta ahora. La guionista y dibujante norteamericana Joëlle Jones está a cargo de sus nuevas aventuras, alejada de Gotham y de Batman. La misión de reflotar de nuevo a Catwoman en una serie regular no es sencilla, pero visto lo visto en el tomo que nos trae ECC Ediciones, la autora ha salido muy bien parada de ello. Os desvelamos el por qué de esta opinión tras su lectura.

Catwoman: Imitadoras

Tenía ganas y expectativas de leer este cómic, y aún así ha superado los mejores deseos. Nos encontramos a Selina Kyle desconcertada, recuperándose del golpe emocional de su decisión. La falta de sueño de la chica es un buen retrato de su nivel de estrés, sin necesidad de mostrarla llorando en un sofá.

La personalidad de la mujer esta bien reflejada, no pretendiendo Jones reinventar un personaje del que los lectores sabemos más o menos que esperar. También tiene que ofrecernos aventuras a la altura de Catwoman, que no es exactamente una heroína. Jones nos presenta una aventura muy interesante, alejada de otras tribulaciones que encajarían mejor con otros personajes, pero no con ella. A Selina le sienta como un guante esta retorcida situación llena de giros dentro de una particular familia, así como una protagonista que consigue helarnos la sangre cuando atisbamos su verdadera realidad y no lo que pretende aparentar. Literalmente. No siempre tiene que haber luchas y palizas para entretener. Consigue atraparnos con una trama que toma derroteros diferentes a los habituales. Me parece fantástica la apuesta de DC por esta artista, totalmente a la altura de lo que se le pide.

ESO SÍ, NO ENTIENDO QUE SELINA NO TENGA UN NOMBRE FICTICIO DADA SU VIDA...

La curiosa situación que vive Selina en lo que respecta a su identidad va también salpicando el tomo, dejando así varias cuestiones abiertas. Los momentos de glamour también están presentes, mostrando Jones, apoyada en Fernando Blanco, su gran estilo para el dibujo,  asombrándonos con un estilo a lo Audrey Hepburn en su diseño de Catwoman.

Si bien no esperéis a nadie de la batfamilia en este tomo, si que hay cierta presencia discreta de la misma, algo que no gustará a Selina por más de una razón. Ella se basta para mantener el interés en su mundo sin tener que apoyarse en visitas sorpresa. Los personajes presentados que se cruzan con Selina tienen vidas complejas, tristes, creíbles. No podemos decir lo mismo en todas las ocasiones.

La sensación que me ha quedado tras este Catwoman: Imitadoras del que nada más quiero desvelar, es, aparte de querer atrapar enseguida el número siguiente, de estar ante algo distinto y especial. Un cómic con mucha clase para disfrutar con atención y calma. Un autentico regalo para los lectores de cómics que vemos como se está simplificando en muchas ocasiones a personajes cuyo atractivo está en su complejidad.

CATWOMAN: IMITADORAS
ECC Ediciones
Edición original: Catwoman núms. 1 a 6 USA
Guion: Joëlle Jones
Dibujo: Fernando Blanco, Joëlle Jones
Rústica, 144 págs. A color.
Precio: 13,50 e