La serie Gotham, que pretendía contar lo acontecido en la famosa ciudad del murciélago antes de que este apareciera, acaba de echar el telón. Han sido cinco temporadas en las que esta particular visión del bat-universo ha estado en emisión. Si sois habituales de esta web, sabréis que nos alejamos bastante de ser fans de la misma (ya señalamos sus diferencias respecto a los cómics aquí), aunque la hayamos visto completita. Es por eso que, a modo de cierre, nos apetece un listado acerca de los errores y aciertos, que también los ha habido, de esta producción. A ver si coincidís con nosotros. 


Comencemos con los errores, los principales, eso sí, porque a poco que rasques, la serie hace aguas por todos lados.

MALA REPRESENTACIÓN DE BRUCE WAYNE

Lo sentimos mucho, pero poner cara de serio y vestir de negro todo el tiempo no te convierte en Batman. Ni siquiera en un embrión del mismo. Nunca he sido capaz de ver en David Mazouz no ya a un futuro Batman, sino a un presente Bruce Wayne. El chico carecía totalmente del carisma y la necesaria inteligencia para ello. Tampoco ha destacado como genio en nada. No lo vemos estudiar o formarse, algo clave para llegar a ser Batman. Aparecer al lado de la policía todo el tiempo, algo absurdo sabiendo la edad del chico, tampoco es que le haya enseñado mucho, pues poca táctica han utilizado ante la continua locura que muestran en Gotham.

NO ACABA DE DEFINIRSE

Gotham parece querer beber a la vez de Batman: Año Uno y de Batman Begins, mientras pone velas a la alocada serie de los años 60 de Adam West. Es como mezclar agua con aceite, y el resultado visto es equivalente. Si bien la ambientación es buena y muy cuidada, no podemos decir lo mismo de los guiones y las situaciones. Pocos de los personajes de la serie encajarían en la definición de cuerdos. El disparate continuo de mucho de lo que veíamos hacía complicado preocuparse cuando alguien estaba en peligro, o de creerse el devenir de algún personaje. A la primera de cambio, un personaje normal se volvía loco porque sí, para luego volver a la lucidez, como si nada hubiera pasado. Es el caso de Barbara Kean o la doctora Leslie Thompkins, de locas asesinas en serie a mujeres completamente normales. Es una pena que algunos crean que los cómics tienen este nivel de ridiculez y falta de respeto por el espectador.

BARBARA KEAN, DE VILLANA A ¿AYUDANTE DE BATMAN?

EXCESIVA VIOLENCIA

Me sorprende de Gotham muchas de las escenas con disparos a bocajarro, torturas, asesinatos gratuitos y continuos que no escatimaban en recrearse en esos momentos, siendo como es una serie en abierto. Reconozco que me ha resultado muy desagradable en muchos momentos. Esto es copiar lo peor de los cómics actuales, donde Batman aparece destrozado en una viñeta para estar como una pera y sin consecuencias en la siguiente. Algo que en los cómics de otras décadas se respetaba mucho más. 

NADIE PERMANECE MUERTO EN GOTHAM MUCHO TIEMPO

Me quedo con la frase del Pingüino para describir lo poco que vale caer muerto en Gotham. No importa que sea un disparo en la cabeza y veamos desplomarse al cadáver. Al poco, resulta que no estaba muerto, sino que estaba de parranda. Es cierto que en los cómics vemos resurrecciones continuamente, pero no recuerdo ninguna que me pareciera tan ridícula como las que vemos en esta serie. No sabes a qué atenerte cuando finiquitan a un personaje. Un efecto que a fuerza de repetirse, cansa y degrada mucho la serie y sus pretensiones.

OPORTUNIDAD PERDIDA

En definitiva, lo que podría haber sido una gran serie, basada por ejemplo en lo leído en Gotham Central, ha quedado como un disparate que no se toma en serio a sí mismo, teniendo los medios para ello. Da la sensación que esta serie representa lo que las personas que no han leído en su vida un cómic de Batman, creen que es Gotham y su mundo por las parodias vistas en medios. No me gastaría un céntimo en un cómic que representara nada de lo visto aquí de esta forma.

UNA IMAGEN QUE CARECE DE LA FUERZA QUE DEBERÍA TENER

A pesar de lo dicho anteriormente, es justo destacar algunos puntos de la serie que, en nuestra opinión, sí han sido más exitosos. Vamos con ellos.

INTENTA ADAPTAR ACONTECIMIENTOS DEL CÓMIC RECIENTES

El Tribunal de los BúhosTierra de Nadie o el temible Profesor Pyg, entre otras sagas, han sido utilizadas en la serie Gotham. Obviamente, no han podido ser demasiado fieles a los cómics, entre otras cosas porque si te falta Batman nunca podrás serlo del todo. Sin embargo, teniendo en cuenta esas limitaciones, no ha estado del todo mal ver estas tramas llevadas a la pantalla, aparte de lo visto en alguna película animada.

EL NO JOKER

Cameron Monaghan ha hecho un trabajo increíble representando a Jerome Valeska, el supuesto no Joker, aunque se le parezca tanto. A pesar de que, seguramente, debido a esto lo hemos visto aparecer tan poco en la serie Shameless, ha merecido la pena. Además, nos ha deleitado con distintas versiones del villano, siendo mi favorita El Joker visto en el cómic Extrañas Apariciones


PINGÜINO Y ENIGMA, DOS GRANDES VALORES DE LA SERIE

LA REPRESENTACIÓN DE PERSONAJES EMBLEMÁTICOS

La caracterización de esa serie es uno de sus puntos fuertes. Selina Kyle, por ejemplo, se acerca mucho en físico y personalidad a lo que debería ser Catwoman. Harvey Bullock también está bastante definido, a diferencia de James Gordon, otro protagonista de la serie mal enfocado. El Espantapájaros o Enigma, tampoco están mal. Sobre todo, debo agradecer haber visto a Scarface, al que nunca había visto en imagen real. El personaje creado por Alan Grant a finales de los 80 es de mis favoritos, pero apenas cuentan con él en las historias de Batman. Aquí tuvo una breve aparición, pero fue fantástica. Gracias por ello.

EL ÚLTIMO EPISODIO

Pocas veces una serie tiene una conclusión que dé respuesta a tantas cuestiones planteadas, o esperadas. Si bien finalmente se abrió la veda de mostrar a Batman en público, como veremos en la segunda temporada de los Titanes, con Bruce Wayne como personaje recurrente encarnado en el escocés Iain Glen (Juego de Tronos), no es esto lo mejor de este capítulo final. Se nos insinúa que la ahora pelirroja y reformada Barbara Kean podría ser Batwoman, ya que la hija de Gordon no se nos ha mostrado pelirroja como para ser Batgirl en un futuro. Selina sigue el camino que ya sabíamos, y no ha olvidado a Bruce. No tuvo grandes sobresaltos ni incoherencias, fue un episodio tranquilo donde vimos el destino de los supervivientes. De hecho, no se entendía bien por qué aparecía Batman, si la ciudad parecía por fin prosperar. 

En definitiva, un cierre de etapa de una serie que ha vivido la llegada en masa de plataformas de televisión desde sus comienzos en la cadena FOX. Ahora tendrá su curioso spin-off con Pennyworth, la serie sobre la vida del fiel mayordomo Alfred de joven. A pesar de lo absurda que puede resultar en un primer momento esta idea, en los cómics Alfred tiene un pasado militar, de médico, en el teatro inglés, ha cursado las carreras universitarias que iban siendo necesarias... En fin, ya os contaremos en julio nuestras primeras impresiones de esta nueva serie.