No es raro que cuando una película se estrena en dos partes, como ha sido el caso de Vengadores: Infinity War y Vengadores: Endgame, la calidad de la segunda no sea la misma que la de la primera. Si bien en la primera parte hay libertad para liar cualquier desastre y poder impactar al espectador, luego hay que arreglarlo. Y bien. El miedo con Endgame era una resolución facilona a lo visto en Infinity War. Afortunadamente, no sólo no ha sido así, sino que la nueva película de los hermanos Joe y Anthony Russo ha supuesto una experiencia tan extraordinaria en el cine, que se merecía mucho más que la típica crítica sin spoilers que acostumbramos a hacer. Os desgranamos por qué nos ha parecido la mejor película Marvel hasta la fecha. Por supuesto, alejaos de esta lista hasta que la hayáis visto la primera vez.

Vengadores: Endgame

UN GUION PERFECTAMENTE ENGRANADO

Uno de los principales retos que debía afrontar esta película era la posible decepción por parte, no solo de los fans, sino del público en general. Afortunadamente, esto no ha sucedido. Y ha sido así gracias al guión perfectamente hilvanado de Christopher Markus y Stephen McFeely, guionistas detrás de las mejores películas del Universo Cinematográfico Marvel (exceptuando la olvidable Thor: El Mundo Oscuro, claro). Ni la gran cantidad de personajes en juego ni la trama en torno a los viajes en el tiempo han supuesto ninguna dificultad a la hora de seguir la historia. Por otra parte, el desarrollo de la trama evoluciona de forma natural, dando tiempo al espectador a apreciar el desgarro emocional al que se enfrentan los protagonistas al inicio de la cinta.

SE TOMAN SU TIEMPO PARA CONTAR LAS COSAS

Obviamente, tres horas de metraje dan para contar muchas cosas, pero si no existe una planificación la historia puede tornarse aburrida y sin interés. En este caso, el equipo de guionistas y directores han sabido imprimir el tempo preciso a cada etapa de la historia. Así, la primera parte de la película se desarrolla pausadamente, dando lugar a plasmar el sombrío escenario de una humanidad que ha perdido a la mitad de sus integrantes. De este modo, vemos cómo cada uno de los miembros de Los Vengadores afronta esta gran derrota, cada cual a su manera. Mientras que Steve Rogers acude a charlas de apoyo de familiares de desaparecidos, con miembros tan distinguidos como Jim Starlin o el propio Joe Russo, otros Vengadores, como Natasha Romanoff o Clint Barton, se abandonan a la desesperación. Tras este primer segmento, llega la esperanza en forma de viajes en el tiempo, y la acción da comienzo para no parar hasta el final de la película, con cerca de unos últimos 45 minutos de escenas de lucha contra la amenaza de Thanos que dejan sin respiración.

Jeremy Renner

LAS INTERPRETACIONES, A LA ALTURA DE LA RELEVANCIA DE LA HISTORIA

Una historia como la que cuenta Vengadores: Endgame no podía permitirse unas interpretaciones mediocres. Precisamente, una de esas interpretaciones memorables nos la ofrece Robert Downey Jr. Su inolvidable Tony Stark nos ha acompañado desde el mismo inicio del Universo Cinematográfico Marvel allá por 2008 y siempre ha logrado mantener esa chispa que lo hacía el favorito del público. Esto ha sido así hasta el final, literalmente. Sería lógico que los miembros de la Academia de Hollywood nominaran a Downey Jr. por su papel en esta película, aunque finalmente no lo eligieran como mejor actor, escogiendo en su lugar posiblemente a alguien que lo merezca menos. Como fan, la nominación bastaría para premiar su papel como Tony Stark a lo largo de estos once años. El resto del elenco no le va a la zaga. Chris Evans, con su última aparición como Capitán América, logra llevar sobre sus hombros buena parte de la película. Su papel como líder sigue siendo indiscutible, con una última aparición, ya anciano, que arrancó alguna que otra lágrima entre el público de la sala. Por otra parte, Scarlett Johansson nos retrata al inicio de la cinta una Viuda Negra vacía de esperanzas, sin ganas de luchar, escondida en la base de Los Vengadores alimentándose a base de sándwiches. Por supuesto, hay que mencionar la interpretación de Jeremy Renner, encarnando quizás al personaje más golpeado por la maldición de Thanos, y que decide emprender una lucha casi suicida contra el crimen con su nueva personalidad secreta conocida como Ronin. Chris Hemsworth y su Thor "Lebowski", Mark Ruffalo y su Hulk inteligente, Paul Rudd y un Scott Lang que no ha perdido su sentido del humor o una espléndida Karen Gillan como Nébula, son solo algunos ejemplos de las interpretaciones que han ayudado a esta película a ser el éxito que es.

Robert Downey Jr.

SIN CONCESIONES AL PÚBLICO MÁS INFANTIL

Uno de los factores que caracterizan a las películas de Marvel Studios frente a las de otras franquicias cinematográficas, como la de DC, es el humor. Mientras que en algunas de sus películas los chistes y las situaciones cómicas han sido los justos, en otras, como la infame Thor: Ragnarok, no han sabido encontrar el equilibrio necesario con el drama, arruinando totalmente la historia. No es el caso de Vengadores: Endgame. No era esta una historia en la que pudieran encajarse demasiados chistes, al igual que sucedía con Infinity War. Sin embargo, guionistas y directores han sabido dosificar el humor en pequeñas perlas a lo largo del metraje, aliviando la gran tensión y el dramatismo de la historia. El alivio cómico ha estado a cargo, obviamente, de Mapache Cohete, Scott Lang, Thor e, incluso, el propio Steve Rogers, quien se permite algún chiste con su propio culo, "el culo de América". Sin embargo, lo que prima en la historia es el drama, la desesperación y la muerte, con un guion sin concesiones al público más joven, al contrario de lo que había venido sucediendo en buena parte de las películas de la franquicia.

LA VALENTÍA DE MATAR A IRON MAN Y VIUDA NEGRA

Una de las quinielas más populares entre los fans de Marvel era apostar por quién moriría en Vengadores: Endgame. El propio título del filme ya sugiere que no todos los personajes llegarían al final del mismo, como así ha sucedido. Ya al principio, se nos plantea la casi inevitable muerte de Stark, en una Milano a la deriva en el espacio profundo. Sin embargo, él y Nébula sobreviven gracias a una providencial Capitana Marvel. Finalmente, como bien sabía Dr. Strange, solo una situación llevaría a la victoria, y esa situación era que Stark diera su vida al usar las Gemas del Infinito. Matar al personaje más popular de la franquicia no es poca cosa, como tampoco lo es eliminar a Viuda Negra. El personaje, que tiene en desarrollo un film en solitario, muere sacrificándose en lugar de Barton/Ojo de Halcón en una escena tan sorprendente como algo confusa. Eso no quita, sin embargo, el impacto de asistir a la muerte de un personaje que nos ha acompañado a lo largo de nueve películas. Habría sido más fácil eliminar a Barton, mucho menos carismático y popular que la primera integrante femenina del grupo. Pero Endgame es lo bastante grandiosa como para permitírselo.

Scarlett Johansson

REDIME PELÍCULAS ERRADAS ANTERIORES

Es el caso de Capitana Marvel, por ejemplo. Si bien la producción que protagonizó Brie Larson resultó, en nuestra opinión, aburrida y oportunista, aquí su presencia es la necesaria. Ni más, ni menos. En cuanto a la terrible Iron Man 3, se borra de la memoria con lo visto de Tony Stark en este film, como si siempre hubiera derrochado el carisma e interés visto en Endgame. Lo mismo con Pantera Negra, tediosa, previsible y carente de acción interesante. Ver aparecer a T'challa y su gente en pantalla generó toda la emoción que echamos en falta en su film protagónico. Y qué decir de Thor que, a pesar de que aporta un punto cómico por su situación, no se siente el personaje tan desdibujado como se vio en el brilli brilli de Ragnarok. A todo esto contribuye las visitas a escenas icónicas de películas anteriores, todo un homenaje a lo vivido durante estos 11 años.

LA GRANDEZA DEL VILLANO

Resulta divertido que algunos críticos no conformes con la película, hagan mención a que la acción de Thanos de eliminar un porcentaje de la población es lo mismo que ocurre en la serie The Leftovers. Bueno, es lo mismo que ocurre en el cómic de Jim Starlin de los años 80, no sea que encima acusen estos iluminados de plagio... Endgame continúa con lo visto en la anterior película, un Thanos con una presencia absoluta, ante el que el espectador se plantea la duda de cómo se puede vencer a alguien tan poderoso. Su misión lo es todo, el resto nada le importa. Apenas lucha por defender su vida cuando Los Vengadores se presentan en su retiro, su "jardín". Tampoco tenía defensa alguna en el planeta que habitaba. Sin embargo, los acontecimientos hacen que se lo tome como algo personal, evolucionando parejo a ello. Thanos es temible, implacable, devoto a la causa que da sentido su vida. Pareciera que payasos como El Mandarín o Chaqueta Amarilla nunca hubieran pasado por el Universo Cinematográfico Marvel.

Chris Evans

SUPERA AL CÓMIC ORIGINAL

Los lectores comiqueros solemos quejarnos de que las películas no llegan a la altura de los cómics en los que se basan. No es el caso de Endgame, que supera en todo las sensaciones que produce el cómic original, El Guantelete del Infinito. Este no daba tanto detalle de los efectos que suponía la desaparición de la mitad de la vida en la Tierra, algo en lo que la película incide magníficamente. Las peleas épicas, los giros de guion, la complicaciones que surgen a lo largo del camino que parecen irresolubles a pesar de que sabes que Spider-Man estrena película en verano... Todo un festín de emociones que hacía tiempo no se vivía en el cine.

LOS MOMENTOS ÉPICOS QUE PUSIERON LA SALA EN PIE

Fue difícil encontrar un hueco para ver la película el día del estreno. El cine estaba abarrotado de familias completas con el logo Marvel por doquier. Eso no significa que cualquier cosa hubiera valido, como he comprobado en otros estrenos donde el tedio se notaba en el ambiente durante la proyección de la película. En esta ocasión, dos momentos llenaron de vítores, aplausos y puestas en pie a la sala. Uno, cuando todo parece perdido en la batalla final y aparecen los revividos para ayudar. Verlos aparecer a todos con una presentación majestuosa desató la locura en las butacas. Spider-Man, Doctor Extraño, T'Challa, Bruja Escarlata... En el último momento, cuando todo parecía perdido. Es difícil, muy difícil, conseguir tanta emoción en una audiencia tan trillada en series y películas. El otro momento, fue ver al Capitán América blandiendo el martillo Mjolnir, otro momento épico que hizo las delicias del público. Una batalla final que será difícil de batir en futuras producciones a todos los niveles.

Karen Gillan

LAS DESPEDIDAS DE STARK Y CAPITÁN AMÉRICA

Todo comenzó para Marvel con Iron Man y su intérprete se merecía una salida a la altura bastante más digna que verlo pasear con peluquín escondiendo años. Su sacrificio inevitable para salvar el mundo del exterminio total no pudo ser más emotivo. La despedida de su mujer, tras mostrarnos de una manera deliciosa la vida familiar que compartía con ella y su hija Morgan, inmejorable. El funeral íntimo también te obligaba a soltar lágrimas. En cuanto a Steve, nos hacen entender por qué no lo han emparejado a lo largo de las películas con Viuda Negra como en el cómic. Su destino era Peggy Carter y así ha sido al final por imposible que nos pareciera a todos. Verlo convertido en el anciano que debería ser, feliz y satisfecho con su vida, es todo un regalo para quienes amamos el personaje. Líneas temporales alternativas hay en los cómics para dar y regalar, por si alguien se extraña.

Difícilmente podemos poner peros a Vengadores: Endgame. La falta de escenas postcréditos puede dar a entender que no saben qué hacer después. Obviamente, quienes seguimos este universo cinematográfico somos conscientes de la premura con la que toman las decisiones en Marvel Studios. Podemos irnos acostumbrando a películas ambientadas en otras épocas, como Capitana Marvel, y para recuperar personajes fallecidos como Viuda Negra. En cuanto al traspaso del escudo a Sam Wilson en vez de a Bucky, sus razones tendrán, aunque para mi este último sería el heredero natural, como en los cómics.

Chris Evans, Don Cheadle, Jeremy Renner, Karen Gillan, Paul Rudd, Scarlett Johansson, Robert Downey Jr.

¿Preguntas sin respuesta? Bueno, si Peter Parker se incorpora al instituto, la mitad de sus compañeros deben estar finalizando la carrera universitaria. No lo muestran, pero nadie dice que no sea así. Seguramente su círculo cercano desapareció con él como vemos en el trailer de Spider-Man.

Si Infinity War se merecía estar nominada a los Oscars, Endgame debería llevarse directamente todos los principales. Y no para dar prestigio al cine de superhéroes, sino para dárselo a los Oscars. Año tras año vemos como películas malas de solemnidad como El Lado Bueno de las Cosas o la birriosa Roma, se llevan la estatuilla. Después, el tiempo las pone en el sitio que les corresponde: el de la irrelevancia. Veremos si la titánica tarea que ha supuesto el rodaje de esta película tiene el reconocimiento que realmente merece por parte de la crítica antimallas... El público ya la ha encumbrado a los altares y con razón. Por esta vez, es sabio.