JACK RYAN: OPERACION SOMBRA. LA CRITICA

El próximo 31 de enero llegará a las carteleras españolas la última película de acción de Paramount Pictures, el reinicio de las aventuras del personaje ideado por Tom Clancy. El director y villano principal de la película es Kenneth Branagh (Thor), estando protagonizada por Chris Pine (Star Trek: En la Oscuridad), Keira Knightley (Piratas del Caribe) como su novia, y Kevin Costner (El Hombre de Acero) como el superior de Jack Ryan dentro de la CIA.

La historia se centra en contar cómo empezaron las misiones de Ryan para la CIA, siendo un asesor experto en geopolítica infiltrado en Wall Street, con el fin de descubrir posibles atentados terroristas investigando movimientos sospechosos de cuentas. Pero una serie de movimientos desde Rusia en plena tensión en la ONU llevará al novato agente a tener que realizar la misión más peligrosa de su vida, en pleno territorio hostil, es decir, en plena capital rusa.
THOMAS HARPER (KEVIN COSTNER) Y JACK RYAN (CHRIS PINE)
Es raro encontrar un blockbuster con un guión decente, pero aún es menos usual encontrar un guión que no sólo aporte coherencia, sino que tenga bases sólidas y factibles en una historia de acción. Lejos de contar la misma historia de siempre, es decir, héroe mata a villano después de detener su plan en el último segundo, el guionista David Koepp (Ángeles y Demonios) opta por darle un trasfondo geopolítico que enriquece enormemente el argumento, dándole un gran atractivo a una historia que dirige con soltura un Branagh cada vez más cómodo en producciones comerciales.

De esta forma, Jack Ryan: Operación Sombra nos presenta una historia creíble y apetecible, donde prima la coherencia del guión y nos regala escenas de acción llenas de adrenalina, pero siempre enmarcadas en un contexto real y natural. El renacimiento del personaje nos ofrece un héroe de acción, Chris Pine, menos carismático que Harrison Ford, pero mucho más que el inexpresivo Ben Affleck, quien interpretara al personaje creado por Clancy en Pánico Nuclear (2002). A él hay que sumarle un reparto conocido y atractivo, con un villano ruso, Kenneth Branagh que resulta inquietante y muy realista.
KENETH BRANAGH ES EL DIRECTOR DE LA CINTA Y ADEMÁS ENCARNA AL VILLANO VIKTOR CHEREVIN
En definitiva, el reboot de las aventuras de este espía de la CIA nos ofrece a un héroe más humano, vulnerable e inexperto, que deberá usar toda su inteligencia para paliar su falta de experiencia como agente de campo. Los momentos de tensión y acción no defraudan. 

  • Te gustará si: buscas un blockbuster diferente, con fundamento, donde el guión prevalece a la acción.
  • No te gustará si: no te gustan las películas de acción, o si prefieres las películas del director centradas en adaptaciones de obras de William Shakespeare.

Nota: 7,5

Crítica elaborada por nuestro colaborador ocasional Eduardo Quintana (@EduQuintana16), seriéfilo, cinéfilo y amante de la literatura a partes iguales. Escribe habitualmente en la excelente web Cineralia.

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *