Gracias a la gentileza de Netflix hemos podido ver los cuatro primero episodios de la nueva serie de Marvel Los Defensores. En ella, como ya sabíamos de hace años, confluyen los 4 superhéroes urbanitas que ya han disfrutado de su serie individual en la plataforma: Daredevil, Luke Cage, Iron Fist y Jessica Jones. A pesar de que en los cómics sí ha existido esta cabecera, nunca ha estado formada por estos integrantes. Eso no impide que el nombre nos venga bien para la serie ¿Que impresión nos ha dejado estos cuatro primeros episodios?


Tras las muchas críticas negativas que cosechó Iron Fist (sin negarle sus virtudes) y la tibia acogida de Luke Cage, Los Defensores tienen que resolver de alguna manera las malas impresiones de los últimos estrenos televisivos marvelitas para seguir ostentando el título de poseer las mejores series superheróicas actuales. Afortunadamente, podemos decir, al menos con los primeros episodios, que han tenido en cuenta las críticas y se han esforzado en enmendarlas positivamente. 

El primer capítulo nos muestra dónde se encuentran cada uno de los héroes, algunos de los cuales aún no se conocen. Haber visto todas las series que confluyen en Los Defensores, o al menos un par de ellas, es imprescindible para entender bien lo que ocurre, y nos sirve para ponernos al día. Si no, indudablemente se os escaparán detalles y difícilmente entenderéis lo que ocurre. Lo digo porque a lo largo de estos episodios aparecen muchos secundarios de una y otra serie que os serán extraños si no las habéis visto previamente. Me parece digno de alabar, porque en otras producciones que continúan a otra serie, de repente faltan personajes importantes porque no quieren gastarse dinero con el actor de turno o porque no está disponible. Es evidente que eso se ha cuidado mucho con Los Defensores y se agradece.

EN LOS CÓMICS, ESTA ALINEACIÓN NUNCA SE PRODUCE

La trama que se revela en Los Defensores, o lo que atisbamos de ella, también se ha ido construyendo en cada una de las series previas, de manera que queda claro que se estaba preparando la culminación en este encuentro.

Si bien en Iron Fist podíamos decir que había capítulos de relleno ya desde el principio, nada de eso parece ocurrir en Los Defensores. Se toman su tiempo con cada uno, pero huyendo de momentos de relleno o diálogos vacuos que no llevan a nada. Obviamente, la preferencia por algún personaje hará que os guste unos más que otros, pero en ningún momento se hace pesado ninguno, cosa que sí me ha ocurrido con las series individuales de  Luke Cage o Iron Fist.

Los diálogos son muy creíbles y ajustados a la forma de ser de cada uno, aportando momentos divertidos sin que queden fuera de lugar o forzados. Posiblemente sea la irascible Jessica la mejor para crear ese efecto. Destacaría de lo visto una conversación entre Power Man e Iron Fist, muy cuidada estéticamente, que homenajea el dúo que formaron en la colección de cómics Héroes de Alquiler.

UN GRUPO UNIDO POR LA CIUDAD DE NUEVA YORK

La villana principal, Alexandra, interpretada por una regia Sigourney Weaver, sigue manteniendo mucho de su misterio tras estos episodios, aunque se deja atisbar su principal secreto.

La vida personal de los héroes (los que la tienen, ¿verdad, Jessica?) tiene también su presencia en estos capítulos, pero no a costa de la acción. Es sin duda otra de las quejas que se quieren enmendar en Los Defensores. Hay escenas muy cuidadas y trepidantes peleas, mucho más abundantes que lo que hemos visto en las dos últimas series de Marvel y Netflix. No olvidemos que estamos trasladando un cómic de acción a la pantalla, por si alguien ve raro que tanta gente sepa luchar. Se nota que el presupuesto ha subido. Sin embargo, hay un hecho clave en concreto que debería  haberse mostrado de manera más evidente para reflejar mejor el impacto que supone. No quiero pensar que se ha evitado para ahorrar presupuesto, ya que aunque se mencionan los efectos colaterales, estos no muestran demasiado claro qué es lo que ha pasado y lo que ha supuesto, al menos por ahora.

En cuanto a los componentes del grupo, las circunstancias y el enemigo común los reúnen más que su voluntad, como era de esperar. Los distintos caracteres, la necesidad para algunos de reservar su identidad secreta, las dudas sobre si trabajar en grupo o no y si es asunto de ellos la amenaza en ciernes se plantea ya en estos primeros capítulos. 

Muy buena impresión la de estos Defensores, y muchas ganas de seguir viendo los siguientes episodios. Los que os bajasteis del tren con Iron Fist, os recomiendo que os pongáis al día con ella sin miedo. Muy superior a lo que ofrece actualmente por ejemplo CW, incluso la estupenda última temporada de Arrow. Se me va a hacer larga la espera hasta el 18 de agosto, pero al menos tengo algo para amargarme menos en el final de las vacaciones. Nada realmente relevante que objetar por ahora a estos Defensores de Netflix. Ya me contaréis.