23-feb-2015

Este volumen de Batman nos hace el favor de recopilar en una historia La Resurrección de Ra's Al Ghul, de manera que podemos leerla de una manera compacta y no volvernos locos de una grapa a otra, tal como fue publicada originalmente. De todas formas, advierto que se nota que no es una historia concebida para un tomo, así que al juntar distintos números se nota quién protagoniza cada uno de ellos. A pesar de eso, se lee de una manera coherente y sin problemas.


Aunque en el tomo veáis destacado el nombre de Grant Morrison, no debéis preocuparos aquellos que no comulguéis con sus obras más personales o excéntricas. Son muchos los guionistas que participan, como Paul Dini o Nicieza. Estamos ante una historia de aventuras dentro de los cánones de Batman. En ella, Ra's planea tomar el cuerpo de su nieto, Damian, para volver a encarnarse y abandonar la carcasa putrefacta que posee. Aunque en historias posteriores veamos otra actitud por parte de Talia Al Ghul, en este caso es una madre medianamente coherente y se opone al plan, pensando en proteger a su hijo.

El relato se aleja de Gotham y se centra en los ambientes orientales propios de Ra's con una muy presente Liga de las Sombras. Además, aprovechan para presentarnos el pasado de Ra's a través de cientos de años, donde obviamente, estuvo en algún que otro acontecimiento histórico que resulta divertido leer.

EL ENFRENTAMIENTO DE DAMIAN Y TIM 

Damian como siempre da juego con sus comentarios hirientes y descarnados, demostrando que ha sido sin duda la mejor aportación de Morrison al mundo de Batman. La historia no da un respiro una vez que coge el ritmo, incrementando esa sensación por el recurso de las viñetas movidas. A la vez, le da tiempo a profundizar en algunos temas éticos, como el que enfrenta Tim Drake. Esta cuestión eleva especialmente por encima de la media un relato que pretende entretener y no destinado cambiar el curso de la historia de Batman. Además, como es anterior a Los Nuevos 52, los más clásicos disfrutarán con la continuidad de antaño. Por ponerle un pero, reconozco que el final resulta algo abrupto. No pasaba nada por poner una página más y hacerlo más extenso...

SE AGRADECE QUE RECUPEREMOS A LA TALIA SEXY Y SENSATA

En cuanto al dibujo, hay muchos artistas diferentes pero todos cumplen bien, de manera que pasamos del casi caricaturesco Jason Pearson al preciosista Tony S. Daniel, pasando por el efectivo Don Kramer. Destacar al español David Baldeón entre ellos, con un estilo que recuerda a los dibujos animados lleno de dinamismo.

Un tomo lleno de sorpresas y momentos emocionantes que no puedo ni debo adelantar, y que merece la pena que descubráis.

BATMAN: LA RESURRECCIÓN DE RA'S AL GHUL
ECC Ediciones
Edición original: Robin #168 y 169, Detective Comics #838 a 840, Batman #670 y 671, Nightwing #138 y 139, Batman Annual #26, Robin Annual #7
Guión: Fabián Nicieza, Grant Morrison, Keith Champagne, Paul Dini, Peter Milligan
Dibujo: Carlos Rodríguez, David Baldeón, David López, Don Kramer, Dustin Nguyen, Freddie Williams II, Jason Pearson, Ryan Benjamin, Tony S. Daniel
Formato: cartoné 288 paginas a color
Precio: 28,50 € Cómpralo en Amazon.es por solo 27,07 € sin gastos de envío
                                   

La mayor incógnita de las nuevas películas de Spider-Man es, sin duda, la identidad del actor que se hará cargo del personaje. Varios nombres (Logan Lerman, Dylan O’Brien...) han surgido ya como posibles sustitutos del británico Andrew Garfield. Incluso se habla de un posible cambio de raza en el personaje, como Miles Morales, la versión Ultimate del personaje, para la que han sonado actores como Donald Glover (Community). Pues bien, parece que esta última versión, la de un Spider-Man de raza negra, podría ser la que finalmente veamos en las nuevas películas del personaje.


Según Jeff Sneider, de la web The Wrap, en declaraciones al podcast Meet the Movie Press, bajo la máscara del nuevo Spider-Man no estará Peter Parker, sino alguien muy distinto. 
Escuchad chicos, esto no está escrito en piedra, pero lo que estoy diciendo es que Spider-Man no va a ser blanco. Estoy seguro al 95 %. Spider-Man probablemente será negro. Pero podría haber una posibilidad de que fuera latino. 95 % seguro que no será blanco."
De las palabras de Sneider se deduce que el nuevo Spidey será Miles Morales, aunque a decir verdad, en ningún momento lo menciona por su nombre. En cualquier caso, se trata de un rumor el cual no tardaremos en ver confirmado... o no. Tras el acuerdo de Marvel Studios con Sony no sería descabellado pensar que ambos estudios intentaran dar un giro total a la franquicia, y que mayor golpe de timón que un cambio de raza (y de identidad) del trepamuros.

MILES MORALES, ¿UN SPIDER-MAN DE 13 AÑOS DE EDAD?

El cambio de raza del personaje podría incluso venir determinado por las filtraciones que Sony Pictures sufrió recientemente. En algunos de los correos electrónicos filtrados se realizaban comentarios de dudosa corrección política que incluso fueron percibidos como racistas por algunos sectores. ¿Trata entonces Sony de lavar su cara eligiendo como primer protagonista de una franquicia superheroica a un actor de color?

En cualquier caso, la primera aparición del nuevo Spider-Man se espera para el 5 de mayo de 2016, con Capitán América: Civil War, lo que no da un margen tan amplio a Marvel Studios y Sony Pictures como para andar dando vueltas para elegir actor. 


Al final del pasado episodio veíamos como Sasha y Maggie, mientras contemplaban el sereno amanecer tras la tormenta, eran sorprendidas por Aaron, alguien que decía venir con buenas intenciones ofreciendo un refugio seguro al grupo. En el capítulo de esta semana, titulado "The Distance", conocemos algo mas acerca de este nuevo personaje, el nivel de paranoia por la seguridad que ha alcanzado Rick Grimes y las ganas del resto del grupo por aferrarse a cualquier esperanza por pequeña que sea. 


La llegada de Aaron levanta las lógicas sospechas de todos, sobre todo de Rick, quien la experiencia le ha hecho desconfiar de todo y de todos. Esta severa desconfianza, común a todo el grupo, es quizás retratada demasiado exageradamente en este capítulo, golpeando a Aaron en la cara cuando claramente este estaba completamente indefenso ante el grupo. Es un momento ciertamente extraño, ya que Rick se queda solo frente a los demás al mostrar ese gesto de violencia con alguien que, a priori, solo trae buenas intenciones.

Los anteriores capítulos han sentado las bases para que el grupo, cansado de vagar por las carreteras hacia el idealizado destino de Washington, quieran creer que existe un lugar donde finalmente puedan vivir en relativa paz y con toda la seguridad que puede ofrecer un escenario tan apocalíptico como este. De todo el grupo quizás sea Michonne la que mas apuesta por establecerse de una vez por todas en un lugar que, aunque tranquilo en apariencia como Terminus, Woodbury o la prisión, podría sin embargo ser finalmente donde fundar un hogar. 

RICK DA FINALMENTE SU BRAZO A TORCER, AUNQUE CON MUCHAS RESERVAS

El caso es que si Alexandria es un lugar seguro donde poder establecerse permanentemente, ¿qué sentido tiene esto en un show que se basa en poner continuamente en aprietos a sus protagonistas? Tras cinco temporadas es lógico pensar que los guionistas nos volverán a ofrecer el mismo esquema que nos habían ofrecido hasta ahora: el grupo llega un lugar que parece seguro, las cosas ni las personas no eran lo que parecían, y finalmente llega el conflicto y la huida. ¿Es esto lo que nos espera en los episodios que restan de temporada o acaso los responsables del show nos preparan un giro de guión inesperado, como un salto temporal hacia delante?

Ni Rick ni el resto del grupo sabe a ciencia cierta si Aaron trae buenas intenciones o no, pero se aferran a la esperanza de que así sea como a un clavo ardiendo. Sin embargo, muchas señales apuntan a que el refugio prometido pueda ser una trampa mortal, tanto por responsabilidad directa de Aaron como porque las circunstancias se tornen feas sin la intervención de este. Detalles como las fotografías defectuosas, la ausencia de gente en ellas, el micrófono direccional que Aaron lleva en la guantera, o las matrículas que colecciona, ¿quizás trofeos de incautos que han caído en la trampa de sus buenas palabras?


Uno de los momentos mas extraños del capítulo es la escena en la que el vehículo de Rick atraviesa la carretera plagada de zombies. Los trozos de cadáveres estropean el motor y una bengala ilumina la noche, lanzada desde un depósito de agua cercano. ¿Quién lanza la bengala? ¿Ha sido Eric, la pareja de Aaron? ¿Por qué reacciona Aaron tan violentamente cuando la ve y exclama que están perdidos? Obviamente hay algo en todo este asunto que huele a chamusquina y que los protagonistas no tardarán mucho en descubrir.

En resumen, un episodio con abundancia de caminantes y también de detalles que presagian de nuevo mas complicaciones para el grupo con su llegada a Alexandria, a cuyas puertas se quedan al final del capítulo sin que sepamos a ciencia cierta que ocurrirá, si mas de lo mismo como en situaciones parecidas o veremos un giro inesperado, algo que no le vendría mal a este show. 

Como cada semana os dejamos con la promo y los dos primeros adelantos del próximo episodio de The Walking Dead. En el episodio titulado "Remember", el duodécimo de esta quinta temporada, Rick y los suyos se enfrentan con dificultades a la hora de cambiar su modo de vivir en la supuestamente zona segura de Alexandria, lo que les hace cuestionarse si alguna vez volverán a ser las personas que una vez fueron.




Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget