HEMLOCK GROVE: 5 RAZONES PARA DEJAR DE VERLA

Tras el éxito de House of Cards, un show de intrigas políticas de excelente factura técnica, sólido guión y excelentes interpretaciones, Netflix intenta con Hemlock Grove despertar el interés de otro tipo de audiencia, quizás de menor edad que el público de la serie que protagoniza Kevin Spacey. Así, nos encontramos con una serie al mas puro estilo Twin Peaks, pero con el atractivo, a priori, de elementos sobrenaturales como hombres lobos, vampiros, ángeles, criaturas deformes, experimentos genéticos y demás clichés del género.
VER A FAMKE JANSSEN NO JUSTIFICA TRAGARSE UN TOSTÓN COMO HEMLOCK GROVE
Lo cierto es que la serie, tras un piloto que consigue mantener el interés por ver como transcurre todo y un segundo capítulo con una de las escenas mas perturbadoras de la reciente historia de la televisión, va decepcionando cada vez mas a medida que transcurre la temporada. Tras siete capítulos (de los 13 de los que consta la primera temporada), he decidido dejar de ver la serie porque, como con los malos libros con engañosos buenos inicios, no hay que tener remilgos en desechar algo que claramente no nos lleva a ningún sitio ni nos aporta nada. Estas son mis razones por las que creo que no debéis perder el tiempo con Hemlock Grove:

  • El principal problema de la serie es que no se sabe a donde demonios conduce. Aunque basada en una novela, Hemlock Grove dista mucho de ser una serie en la que veamos medianamente claro hacia donde nos lleva la historia, pues no se centra en nada. Empieza como la típica serie ambientada en la América profunda con asesinato incluido, para pasar a ser un show de terror. También tenemos ingredientes de comedia de adolescentes, drama familiar e, incluso, conspiraciones de la Iglesia. Echad todos esos ingredientes en la batidora y tendréis Hemlock Grove. Pero todos sabemos que aunque los ingredientes por separado sean atractivos, eso no significa que mezclados resulten apetecibles...

  • Una de las muestras de que la serie realmente no lleva a ningún sitio son sus diálogos. La mayoría de ellos no tienen sentido, así de claro. Entre los absolutamente irrelevantes chateos entre el doctor Godfrey (Dougray Scott) y su sobrina Shelley (Nicole Boivin), las conversaciones entre Olivia (Famke Janssen) y su hijo Roman (Bill Skarsgård), incomprensibles muchas veces, y las de casi todos los demás personajes, los 50 minutos que duran los episodios se hacen interminables.
  • Los dos protagonistas, Roman y Peter, se dedican por su cuenta a investigar las misteriosas muertes que se están cometiendo en el pequeño pueblo. ¿Como? Simplemente dando paseos con el coche de Roman sin un propósito demasiado definido. Lo que podría haberse contado en apenas 5 o 6 episodios, aquí lo alargan hasta la extenuación, contándonos una relación de amistad bastante improbable entre dos chicos que no nos importan demasiado ni nos caen demasiado bien.

  • Parece que los guionistas de esta serie creen que con solo rellenar la historia con personajes extraños y perturbadores ya tienen al público ganado. No es así. Por la serie desfilan personajes que, aun siendo extraños, no aportan nada a la historia. Ni hacen avanzar la trama ni sabemos porqué están ahí. Cuando parece que alguno de ellos va a hacer alguna revelación importante o va a cometer un acto relevante, la cosa se queda en nada, volviendo casi siempre a la insípida subtrama de Peter y Roman.
  • No se puede hacer una serie como esta apelando a la paciencia extrema del espectador. Ni se puede ir planteando misterios que no parece que vayan a ser desvelados a estas alturas de la serie (me consta que no se resuelven en su mayoría, ya que conozco gente que la ha terminado de ver). Una de las escenas mas impactantes del show sucede en el segundo episodio, y no vuelve a repetirse, como si nunca hubiera pasado y sin que tenga ningún tipo de consecuencia para los protagonistas. ¿Es esto creíble, aun en una serie fantástica como esta? Pues no. La simple acumulación de situaciones grotescas y extrañas no hacen por si solas que una historia de estas características funcione. Hemlock Grove es, en cierta manera, un pastiche, aunque sin originalidad ni desarrollo dinámico y con una cantidad abrumadora de meandros argumentales.
"LOBEZNO Y FÉNIX", AL FIN JUNTOS EN HEMLOCK GROVE
En definitiva, Hemlock Grove no es ni carne ni pescado, ni tiene potencial para atraer y retener a la audiencia a la que supuestamente va dirigida. Porque, ¿en qué público pensaban cuando desarrollaron esta serie? ¿En el público adolescente ansioso por ver vampiritos atractivos y hombres lobo de pelo en pecho? Parece que no. ¿En un público mas adulto, propio de los canales de cable, que busca un tratamiento serio, sólido y novedoso de los temas de siempre? Creo que tampoco. Hemlock Grove parece en ocasiones no tomarse demasiado en serio a si misma, y en otras es demasiado pretenciosa; no es drama ni es comedia; no es terror ni es procedimental... ¿Qué es? Sinceramente, una aburrida forma de malgastar nuestro tiempo.

Publicar un comentario en la entrada

Pues a mí me gusta. Por lo rara, lo impredecible, lo gore de algunas escenas, etc.
Recomiendo, eso sí, saltarse varios capítulos

Si, ya sabemos que es una lata la verificación pero, ¿a quien le gusta ver spam en su página?

[blogger][facebook]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget