Hollywood: 5 Razones Para Amar la Serie de Netflix (Sin Spoilers)

Si bien he seguido con cierta asiduidad las producciones de Ryan Murphy (American Horror Story, Glee), lo decepcionante que me resultó The Politician hizo que no tuviera muchas expectativas con Hollywood. Al menos, era una miniserie de tan solo siete episodios, y el tema de Hollywood entre bambalinas es algo que nos fascina a casi todos. Una vez vista, he de reconocer que solo tengo alabanzas para esta serie. Vista la polarización que ha creado en su estreno, me pongo en el lado de sus defensores. Invito a todos a que se acerquen a este éxito que es, de lejos, el estreno más satisfactorio que he visto este año.

Hollywood, de Netflix

NI CAPÍTULOS, NI TRAMAS DE RELLENO

No creo que a estas alturas, en las que todos somos asiduos a las plataformas digitales, no hayáis pasado por esto. Te enganchas a un piloto, parece que la serie promete, y empiezas a ver más episodios. En muchos no pasa nada o, directamente, lo que ocurre es irrelevante. No hay más que ver la última serie que reseñé, NOS4A2 (Nosferatu). Los siete episodios de Hollywood son exactamente los que necesita esta miniserie para llevarnos a un torrente de emociones. Desde la risa, al llanto. Indignación, alegría, tensión... No es una serie para ver haciendo deporte como hago con otras, ni en un maratón donde no se reposa cada capítulo como merece. 

SUS PERSONAJES

Es difícil elegir uno solo. Desde el honesto Dick Samuels (Joe Mantello) hasta el entusiasta Jack Castello (David Corenswet), pasando por el dueño de la gasolinera, Ernie, un bien caracterizado Dylan McDermott. No importa lo secundario que puedan resultar, como Mira Sorvino haciendo de Jeanne Crandall, una querida, todos son apasionantes.

Lejos de ser otra serie superpoblada de juventud, que la tiene, la tercera edad aquí alcanza otra dimensión. No solo son perfectos profesionales, sino que sus vidas amorosas y sexuales importan. Aunque pasen de los setenta. Ninguna decisión que toman puede resultarnos ajenas. Si estuviéramos en la situación de cada uno de ellos, difícilmente hubiéramos tomado otra para sobrevivir. No paro de reclamar series que terminen en una temporada; por esta vez, no me importaría que siguieran con una segunda. No porque la historia no tenga un final perfecto, sino porque me he enamorado de estos personajes. 

Hollywood, de Netflix
SI QUEREMOS VER EL HOLLYWOOD GLAMOUROSO DE VERDAD, HAY QUE IRSE A ESTA ÉPOCA

LA AUSENCIA DE BUENOS Y MALOS

Habría sido muy fácil poner a la típica arpía de Hollywood que va enredando por detrás y creando confusiones. Esta serie prescinde completamente de eso. Los personajes, tal y como ocurre en la vida real, por interesados que puedan parecernos, echan una mano cuando menos te lo esperas. Todos pueden cometer errores y aciertos, pero hay más compañerismo del que pudiéramos imaginar. Este gran catálogo de personajes que abusan unos de otros,  pero también se ayudan, es una acertada fotografía de la vida real. 

EL MARAVILLOSO OPTIMISMO QUE IRRADIA

Algunos han criticado que Hollywood casi parece un cuento de hadas. Para mí, ha tomado la misma idea de Érase una Vez En Hollywood (2019), de Quentin Tarantino. ¿Y si tomamos a personajes reales, que sabemos que han sufrido mucho, y les cambiamos su historia? Al fin y al cabo, no estamos frente a un documental, sino frente a una serie de ficción que toma nombres reales. Así que se pueden permitir que, a pesar de los nombres que nos pueden sonar, no tiene por qué ajustarse ni a cómo eran, ni a lo que pasó.

Quizás deban admitir los más críticos que, si alguien tiene derecho a dar una imagen feliz, que no fácil, de Hollywood, es Ryan Murphy. Habiendo sufrido discriminación por ser homosexual y de origen humilde, ha firmado un acuerdo de trescientos millones de dólares con Netflix. A veces, los sueños, se cumplen. 

LA FACTURA TÉCNICA DE MURPHY

Dijo Murphy una vez que lo único que no se podía permitir era la vulgaridad. Y vaya si ha cumplido. Sus producciones pueden gustar o no, pero lo que es indiscutible es el buen gusto que las puebla. Vestuario, edición, ambientación, rodaje... Todo tiene un gusto exquisito. Y eso luce mucho en una serie ambientada en los años cuarenta.

EL VESTUARIO DE LOS CHICOS RESPETA ESCRUPULOSAMENTE EL DE LA ÉPOCA 

No negaré que la serie exagera el poder de Hollywood a la hora de cambiar la sociedad. De hecho, estamos en el 2020 y todavía no hay ni actores grandes estrellas, ni futbolistas de primera línea que abiertamente reconozcan ser homosexuales. Rumores los que quieras, pero aún queda camino por recorrer. También es evidente que en Hollywood es mejor tener un buen agente que tener mucho talento.

En cuanto a que actores conocidos están representados por actores que no se les parecen, quizás es que estamos ante personalidades tan icónicas que debe ser muy complicado elegir a alguien que se les acerque. Y sobre la agenda política que trata, sobre racismo u homofobia, me parece que por una vez no saturan ni exageran. Y habla alguien que lo ha sufrido, y no porque esté de moda.


Una miniserie que homenajea un hecho real, el suicidio de una actriz llamada Peg Entwistle, para transformarlo en una historia inspiradora para todos. Hecha con buen hacer y amor por el oficio. En estos momentos que estamos viviendo, donde todos parecen videntes de un futuro apocalíptico, no se me ocurre nada más necesario. Disfrutadla.

Hollywood, 5 razones para engancharse a la miniserie de Netflix

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]