Bendita Paciencia (Breeders), de HBO. Crítica de los Episodios 1 y 2

El nombre de Martin Freeman nos suena a todos. Es protagonista de El Hobbit y también ha pasado por Marvel, acompañando a Pantera Negra en su película. No lo relacionamos precisamente con la comedia, pero a ese género parece apuntar su último trabajo, Breeders, una producción sobre la paternidad del canal FX que pone a nuestra disposición HBO. Ambientada en Reino Unido, Bendita Paciencia (su título aquí en España) está protagonizada por Paul (Freeman) y su pareja, padres trabajadores que deben lidiar con los problemas que ello conlleva. Las experiencias personales de Freeman parecen haber inspirado la serie y, dado que tengo descendencia de esa edad, me animé con ella. 


Paul y Ally (Daisy Haggard) tienen dos críos, un niño de siete años y una niña de cuatro. Son una pareja trabajadora de clase media cuyas circunstancias vamos conociendo poco a poco. Ambos han entrado en la cuarentena, con lo cual atender a sus padres mayores empieza a entrar en la ecuación, una idea que agobia a la pareja. La serie se ve con agrado, pero cuando intentan ser divertidos, creo que caen en el exceso. Puede que sean las diferencias culturales, ya que aquí lo normal es que las abuelas quieran decidir hasta los nombres de sus nietos, no que no los recuerden.

Los personajes secundarios resultan algo esperpénticos, como el amigo que no puede tener hijos. Conozco a mucha gente en esa situación y es de lo último de lo que quieren hablar. Resultan muy artificiales los chistes a cuenta de eso. Tampoco ayuda que no tengamos disponible la versión doblada, algo que agiliza la comedia.

ALLY SOBREVIVE A LA MATERNIDAD COMO LA MAYORÍA: COMO VA PUDIENDO

Hay momentos que se notan algo forzados con el objetivo de hacernos reír, pero en mi caso me han resultado incluso crueles. Uno sería el momento en que Ally llama a la policía, y otro en el que intentan evitar que un matrimonio les quite una plaza en un colegio bueno. Funcionan mucho mejor con las sutilezas, como el parón profesional que ha supuesto para Paul la llegada de sus hijos, o la creencia de que nuestros niños son mejores que los demás. 


El segundo episodio de Bendita Paciencia es mejor que el primero, y me ha animado a seguir viendo la serie. Ya os digo que no es Modern Family o la primera temporada de la serie del cómico Berto Romero Mira lo que Has Hecho, con la que me reí con ganas. Es más de sonrisa y visionado agradable, que comedia propiamente dicha. Está bien hecha, y te puedes identificar con algunas cosas. Otras son difíciles de creer, o resultan demasiado esperpénticas o distintas a como son en nuestro país. Otra cosa es creerte que un actor de Hollywood que debe ser millonario enfrente la paternidad igual que un trabajador medio, cosa que no me creo, señor Freeman. Una opción simpática sobre todo si te encuentras en esa fase de la vida de criar hijos pequeños, lo cual la hace más disfrutable.

Crítica de los dos primeros episodios de la serie de HBO Bendita Paciencia (Breeders), con Martin Freeman

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]