Peaky Blinders: 5 Razones Para Ponerse al Día Antes de la Temporada 5

Entre la amalgama de series televisivas que tenemos para elegir, pocas son de época. En apariencia, la juventud puede no estar interesada en sucesos de los años 20 del pasado siglo. Por eso es comprensible que haya sido un canal público, la BBC, el que apostara por esta serie, Peaky Blinders, que alcanza este año su quinta temporada.

La serie narra libremente las andanzas de los Peaky Blinders, una banda criminal inglesa que intentó expandir su imperio tras la Primera Guerra Mundial. La serie se ha consolidado como una de las de mas éxito actualmente, sumando seguidores con cada temporada. Aunque me he incorporado tarde, me ha conseguido atrapar, así que os recomiendo que aprovechéis que está en Netflix para poneros al día. Cada temporada son solo seis episodios, así que es ideal para un maratón. Os resumo algunas, que no todas, las razones para ver esta excelente serie.

Peaky Blinders

EL PROTAGONISTA, THOMAS SHELBY 

Poco podría imaginar Cillian Murphy cuando le recharazon para interpretar a Batman en Batman Begins, (luego lo elegirían como El Espantapájaros), que su verdadero estrellato vendría de la mano de una serie televisiva. El personaje de Thomas Shelby es, sin duda, uno de los más atrayentes y enigmáticos que nos ha dado la ficción reciente, y difícilmente nos lo imaginaríamos sin el aspecto del actor irlandés. Sus ojos son claves para reflejar el misterio que transmite su personaje, al igual que su actuación, imprescindible para transmitir un enigma constante que otros actores no podrían ni soñar. Un villano por el que sufrimos, y al que le perdonamos todo lo que hace como si fuera el más virtuoso de los protagonistas.

Siempre hay una excusa para perdonar los actos de Shelby, que rara vez son buenos. Los traumas de haber participado en la primera Guerra Mundial como un héroe nos justifica la violencia que ejerce. Además, los demás mafiosos son bastante peores. Si es promiscuo, también se enamora de verdad y sufre mucho por ello. Si es demasiado ambicioso, es que mira por su familia, aunque no deje de usarlos como peones a su servicio hasta límites insospechados. Además, su objetivo final parece ser la legalidad. Si todos los planes le salen bien, es que es un gran estratega, y la suerte que tiene en los momentos límites los agradecemos con un pellizco en el estómago, sin cuestionar las (muchas) veces que ha pasado. Como espectador, nunca sabes a ciencia cierta cuáles son sus verdaderos valores, pensamientos o acciones, lo que contribuye a la fascinación que ejerce sobre el espectador.

Thomas Shelby (Cillian Murphy)
THOMAS SHELBY, UN MITO MÁS AL PANTEÓN DE LOS MAFIOSOS

SECUNDARIOS ESTRELLAS 

El reparto de Peaky Blinders está lleno de estrellas en papeles secundarios. Tenemos al neozelandés Sam Neill, alejado del papel de buenazo que suele encarnar. Aquí es un hombre de ley y orden más temible que aquellos a los que persigue. Se establece entre ellos un duelo a todos los niveles, con grandes diálogos que, si bien no sean de lo más creíbles por lo afilados que resultan, se disfrutan enormemente. Otro que sorprende es Tom Hardy, camaleónico como siempre, con un acento brutal. Por favor, vedla en versión original, que hoy día es muy fácil. Su Alfie Solomons termina siendo el más divertido de los personajes. Y en cuanto a Adrien Brody, me temo que la sobreactuación y lo improbable de su papel lo hacen el menos lucido de todos, pero no culparía al actor de ello.

LA ASOMBROSA BANDA SONORA

Las canciones que pueblan continuamente los capítulos de Peaky Blinders se pasan por el forro eso de respetar la época que representan, pero le va tan bien a las escenas de acción los grupos indie y los temas elegidos que ni te preocupa. Desde el potente tema  de la cortinilla de presentación, a cargo de Nick Cave, hasta las escenas adornadas con grandes canciones indie, desde palizas a momentos más relajados. No importa, siempre están perfectamente elegidas y bien acompañadas de la imagen. Desde David Bowie hasta Artic Monkeys. Una delicia que os hará ir disparados hasta la lista de Spotify dedicada a la serie. 


LA DINÁMICA DE LA FAMILIA SHELBY

La familia Shelby se comporta casi como un ser vivo. Los excesos de unos se van modulando por los frenos que exigen los otros. Además, todas las personalidades están exquisitamente retratadas, no siendo ningún estorbo respecto a Thomas. Tenemos a Arthur (un gran Paul Anderson), el mayor por edad, pero lejos del liderazgo por su menor inteligencia, algo que le hace sufrir y cometer grandes errores, pero que va sabiendo compensar. Esta la tía Polly (Hellen McRory), que aprendió desde joven lo que ocurre cuando eres débil y pobre de la peor manera, y entiende que el camino correcto no era una opción en esos tiempos para poder  prosperar.

Ava (Sophie Rundle) es la hermana idealista, demasiado quizás para las circunstancias y responsabilidades que tiene, aunque no deja de beneficiarse de los actos de los Shelby. John (Joe Cole) va evolucionando, tomando un camino variable entre la violencia y la mesura, pero pagó cara la falta de libertad en los Shelby. Y el pequeño Finn (Harry Kirton), que debe actuar como se espera de él cuando llega el momento. Los intentos de apartarse de la familia en los peores momentos termina como en casi todas, fracasando.

LA UNIÓN DE LA FAMILIA ES LA VERDADERA FUERZA DE LOS SHELBY

EL SABER HACER BRITÁNICO 

La serie tiene calidad cinematográfica, con una excelente fotografía y ambientación. No es que se disimule lo mal que vivía la gente en esa época, pero el vestuario es una gozada. Tampoco escatima en mostrar los efectos de la violencia ejercida por unos y otros, llegando a impactar bastante, algo que es de alabar. La recreación histórica está muy cuidada, aunque la presencia de personajes históricos esté más al servicio de la trama que de la exactitud de los hechos. Los británicos han entendido como nadie lo que vende su estética y su historia y lo explotan a conciencia, realizando producciones con una personalidad única a todos los niveles que fascinan a espectadores del mundo entero.


Si bien se tiende a comparar Peaky Blinders con Boardwalk Empire, me temo que esta última es superior a aquella en todos los niveles. No es esto desprecio alguno, ya que Boardwalk Empire es probablemente de lo mejor de HBO, aunque no ha disfrutado de la fama de otras producciones del canal. Bastante alejadas de las modas actuales, Peaky Blinders es un relato clásico lleno de emoción. Es cierto que la cuarta temporada es la peor, tanto en la consistencia de la trama como en el desarrollo de la misma. Parece que el cambio anunciado en la temporada quinta apunta a corregir estos errores con los cambios anunciados. Por orden de los Peaky Blinders...

Te damos 5 razones para que te pongas al día con la serie Peaky Blinders antes del estreno de su quinta temporada

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]