All American, la nueva producción de Greg Berlanti para CW, y disponible en HBO, se basa en la historia real de un jugador de fútbol americano, Spencer James, interpretado por Daniel Ezra. Con el objetivo del público juvenil, hay que vencer el prejuicio que nos supone a este lado del charco las historias que hablan del deporte americano. A diferencia de ellos, Europa no ha sabido hacer series exitosas basadas en la pasión continental, el fútbol. Personalmente, me interesan tan poco lo uno como el otro, pero no por eso he dejado de dar una oportunidad a esta serie que, de momento, ha sido una agradable sorpresa, siempre que sepamos el tipo de producto que nos ofrecen.

All American

Lo que debemos pedir a una serie juvenil es más o menos que sea amena, que los personajes no sean totalmente planos, que sea agradable de ver y que consiga engancharte de alguna manera. Debo decir que All American ha cumplido estos objetivos en sus dos primeros capítulos. Nos presentan a Spencer, un chico de un barrio malo de la costa oeste que destaca en el fútbol americano. Vive con su madre y su hermano pequeño, que fueron abandonados por su padre. Aparece un entrenador, Billy Baker (Taye Diggs), que le ofrece llevárselo a un buen instituto, a cambio de que forme parte del equipo. Aquí entra saber cómo funcionan los institutos americanos, pueden ser públicos y parecer de lujo. Esto se debe a que se financian con los impuestos del vecindario y a las recaudaciones y donaciones que éstos realizan. Si es un vecindario rico, el colegio se beneficia de todo el dinero que le entra. De ahí que sea importante dónde te empadronas. Esto es clave para que Spencer tenga que mudarse a la zona e ir de visita a su casa. 

Poco a poco vamos conociendo las circunstancias de cada personaje, más complejas de lo que puede parecer en un primer momento, lo que es de agradecer. El entrenador tiene mellizos, chico y chica, de la edad de Spencer, lo que dará lugar a situaciones de interés romántico con una y celos con el otro. También se muestra lo que deja atrás el protagonista, aunque el mayor fallo de la serie lo veo en retratar el barrio pobre. No se ve miseria, sólo bandas criminales bien vestidas. Sí se muestra mejor en cambio la envidia que genera un salto así en su entorno. El recibimiento de Spencer tampoco estará libre de problemas, ya que no todos ven estupendamente que llegue una estrella del deporte al instituto que los deje a la altura del betún.

All American
ALL AMERICAN, MUCHO MAS DIGNA QUE ÉLITE, DE NETFLIX, EN TODOS LOS SENTIDOS

Francamente, el tiempo que dedican a mostrar el juego es divertido e interesante, no se recrean para rellenar tiempo. Obviamente, hay sorpresas, giros y los líos, problemas y dramas propios de los pobres niños ricos, como mandan los cánones. Eso si, no me extraña que si esto se basa en una historia real, hayan hecho una serie, porque el material es imperdible. 

Como culebrón juvenil es más que digna.  Aunque los protagonistas son estudiantes de instituto, también abarca la problemática de los padres de estos. Si os apetece una serie que no os va a revolucionar la vida, pero os va a entretener y ofrecer momentos de lujo, bien rodada y con el aliciente de que parte de lo que vemos ha sucedido, desde luego le daría una oportunidad.