Estrenada en Estados Unidos el 22 de diciembre de 1978, La Invasión de los Ultracuerpos (Invasion of the Body Snatchers, Philip Kaufman, 1978) sigue siendo uno de los clásicos del terror y de la ciencia ficción más buscados en los sitios donde ver películas online. Al igual que el film original de Don SiegelLa Invasión de los Ladrones de Cuerpos (1956), la cinta de Kaufman también se basaba en la novela de Jack Finney, publicada en forma de libro —había sido publicada anteriormente por entregas en un magazine pulp— en 1955. A continuación, y para celebrar el cuarenta aniversario del estreno del film de Kaufman —en mi opinión, mejor que su predecesor—, te dejo con algunas de las curiosidades de esta mítica película que quizás no conocías.

La Invasión de los Ultracuerpos

¿Remake o secuela?

Aunque oficialmente la película de Philip Kaufman es un remake del original estrenado en 1956, hay elementos en ella que apuntan a que realmente estaríamos ante una secuela. Uno de esos elementos es, precisamente, el cameo de uno de los actores protagonistas del film de Don Siegel. Se trata de Kevin McCarthy, actor protagonista de la cinta original y que en La Invasión de los Ultracuerpos hace una pequeña aparición como un alterado transeúnte gritando "¡Ya llegan!", segundos antes de ser atropellado ante la mirada impertérrita de centenares de ciudadanos ya asimilados. Precisamente, mientras se ensayaba el rodaje de esa escena, un sin techo que se encontraba en las proximidades reconoció a McCarthy, exclamando "La primera era mejor."

La Invasión de los Ultracuerpos

Otro elemento que apoyaría esta teoría es que el film de Kaufman transcurre en San Francisco y, recordemos, al final de la película de 1956 veíamos como un camión cargado de vainas alienígenas tenía como destino esa ciudad. ¿Estamos, entonces, ante una secuela encubierta pero ya desprovista de toda la carga anticomunista de la original?

Cameos y otras suplantaciones

Aparte de la aparición de McCarthy, el film de Kaufman contó con bastantes cameos. Uno de ellos es el del propio Don Siegel, quien conduce un taxi en el que viajan los protagonistas, Matthew (Donald Sutherland) y Elizabeth (Brooke Adams). También se deja ver el propio Kaufman, una vez como el hombre que importuna a Sutherland mientras habla en una cabina y, de nuevo, como la voz al otro lado de un teléfono. La mujer de Kaufman también aparece fugazmente en la escena de la fiesta, hablando con el personaje de Jeff Goldblum. El líder del grupo Grateful Dead aparece brevemente caracterizado como un indigente tocando el banjo, así como Robert Duvall como sacerdote en un columpio —y sin cobrar ni un dólar, por cierto—. Veronica Cartwright (Alien) aparecería en el, hasta ahora, último remake de la historia de Finney, Invasión (2007).

La Invasión de los Ultracuerpos

Sonidos de otro mundo

La banda sonora de esta película tiene varias peculiaridades. La primera es que es la única que compuso Denny Zeitlin en toda su carrera, a pesar de que en su día fuera alabada por la crítica especializada. Zeitlin, además de pianista de jazz, es profesor de psiquiatría en la Universidad de San Francisco. Por cierto, Zeitlin no compuso ningún tema para los títulos finales, solo un inquietante y desolador silencio.


Otra de las notas distintivas del film son sus efectos de sonido, diseñados por Ben Burtt, quien acababa de encargarse de los alucinantes efectos sonoros de Star Wars (1977). Por ejemplo, para la escena del crecimiento de las réplicas surgidas de las vainas, Burtt utilizó los latidos del corazón de su hijo nonato. Los chillidos de las criaturas eran, en realidad, gruñidos de cerdos. Un detalle que añade aún más inquietud al espectador es el hecho de que, conforme avanza la película, los sonidos naturales (trinos de pájaros, grillos...) se van atenuando hasta desaparecer por completo, siendo sustituidos por sonidos producidos por objetos de fabricación humana.

El Sr. Spock contra las vainas gigantes

Una de las razones por las que Leonard Nimoy aceptó el papel del Doctor David Kibner fue que intentaba escapar del encasillamiento en el que había caído debido a su papel de Sr. Spock en la saga televisiva Star Trek. La jugada no le salió muy bien ya que su personaje, un psiquiatra, terminaba precisamente encarnando todo aquello de lo que Nimoy intentaba escapar: un ser más planta que animal desprovisto de toda emoción humana. Curiosamente, era la segunda vez que Nimoy se enfrentaba a unas plantas alienígenas. En "This Side of Paradise", el episodio 24 de la primera temporada de Star Trek: La Serie Original, Spock encontraba un planeta en el que sus habitantes estaban en permanente estado de placidez debido, precisamente, a unas esporas.

La Invasión de los Ultracuerpos

Para dar más personalidad al personaje de Nimoy y fuera más reconocible, se decidió que el actor llevara un medio guante en su mano izquierda. La idea surgió del propio Nimoy, quien tenía un amigo que se cubría con uno igual una quemadura de su mano.

La teoría de la panspermia

Al principio del film vemos como unas esporas abandonan un planeta moribundo hasta alcanzar finalmente la Tierra en la ciudad de San Francisco, justo en el edificio Transamerica Pyramid, sede por aquellos entonces de la compañía propietaria de la United Artists, productora de la película. La idea de partida de la novela de Finney es que ciertos microorganismos, como bacterias, virus o esporas, podrían sobrevivir a los rigores del vacío del espacio y, llegados a un mundo propicio, ser capaces de hacer aflorar la vida. Esta teoría, la panspermia, propone que la vida en el universo se propagaría por el universo de esta manera. En la escena del baño de barro, Nancy (Veronica Cartwright) lee el libro "Mundos en Colisión", de Immanuel Velikovsky. Alguna de las teorías de Velikovsky trataban el tema de la panspermia.