A las dificultades propias de la traducción se le suman otras cuando se trata de traducción audiovisual, una disciplina que dominan los profesionales de Linguavox, la agencia de traducción que no para de expandirse.

A las dificultades propias de la traducción se le suman otras mas cuando se realiza traducción audiovisual, toda una especialidad en sí misma. Cuando vemos un largometraje extranjero estamos asimilando muchos aspectos de la cultura de otro país, ya que en él los personajes se mueven en su cotidianeidad y comparten cosas con la gente de su entorno.


¿Cómo hacer para que resulte verosímil un personaje al que se le traducen los diálogos a otra lengua? Los traductores profesionales tienen en su mano la respuesta, pero no son pocas las dificultades con las que se encuentran al hacerlo. Y la traducción audiovisual no solo se circunscribe a preparar guiones que serán doblados por actores, ya que esta también se sirve de subtítulos.

Los traductores especialistas en traducción audiovisual como los de Linguavox, se sirven de sus conocimientos idiomáticos en dos lenguas, pero también de la cultura que tengan sobre cada país o países en concreto. Al tener que amoldar la traducción de un guión cinematográfico a una imagen inamovible, la tarea del traductor es muy complicada, ya que en las películas la imagen y el texto pueden contradecirse.

Traducir guiones cinematográficos requiere de una gran precisión


Linguavox, la agencia de traducción más representativa de nuestro país cuenta para ello con un gran elenco de profesionales de la traducción que la hacen hasta a 150 idiomas distintos, contando con los certificados de calidad. Traductores jurados, intérpretes y traductores especializados conviven en un equipo de profesionales que se pueden encontrar en toda la península ibérica.

Traducir guiones cinematográficos es otro de los trabajos que requieren de una gran precisión, ya que estos deben ser totalmente fidedignos a los originales, pero nunca desde un punto de vista literal, sino que las conversaciones deben incorporar todos sus matices.

Vemos a Leonardo Di Caprio en la gran pantalla actuando, algunas veces, como un chico de barrio, solo que no habla como lo hacen los chicos de barrios americanos, sino como uno que podría vivir en el nuestro. Detrás de ello hay todo un trabajo riguroso.

Cierto es que algunas veces, al ver películas, nos pueden chirriar algunas cosas y esto puede ser fruto de una mala traducción pero también de estas adecuaciones a las que nos lleva el hecho de traducir para que nos resulte próximos y creíbles los mensajes que recibimos. Al subtitular, los traductores también hacen las veces de agentes interculturales y adaptadores de guión porque deben ajustar los subtítulos al espacio con el que cuentan y para que estos puedan ser leídos con tranquilidad por el telespectador.

La traducción como ciencia lingüística


Al menos deben de considerar tres aspectos, la fidelidad al texto original, la facilidad de lectura y la naturalidad de los diálogos. Ciertamente no es nada fácil y por eso, los profesionales de Linguavox cuentan con experiencia y trabajos realizados y contrastados en un proceso de selección nada sencillo que hace la agencia para incorporarles a su staff.

Cada profesional se sirve de métodos instituidos pero hay una gran parte de la labor que pasa por la creatividad, de ahí que los grandes directores cuenten con traductores afamados para sus películas, teniendo en cuenta que no es lo mismo el doblaje que el subtitulado y que cada una de estas formas de traducción tiene sus propias dificultades.

La traducción es una ciencia lingüística que no tiene todo el predicamento que precisa y que cuenta con muy buenos profesionales en nuestro país, buena parte de ellos agrupados en Linguavox, la agencia que no para de crecer y expandirse. Y mucho más desde la implantación de Internet, ya que incluso cuenta con un servicio de traducción urgente para los que siempre van con prisas.