Cuando se anunció que Marvel había decidido hacer una serie televisiva con Los Inhumanos en vez de mostrarlos dentro del universo cinematográfico, no parecía mala idea. Lo que daba muestras de que podía serlo era que se emitiría en abierto, concretamente en la ABC. A pesar de ello, los rumores de que pretendían hacer de ella la siguiente Juego de Tronos y estrenarla en IMAX despertó las esperanzas de que habían apostado fuerte por ella, tanto a nivel de calidad como a nivel económico. Lamentablemente, las primeras reacciones no podrían haber sido peores, en una productora como Marvel acostumbrada a la benevolencia de la crítica con todos sus productos. Vistos los dos primeros episodios os dejamos los aciertos (los menos) y los errores (los más) de la serie.

EL CASTING

A pesar de que las primeras imágenes eran descorazonadoras, la realidad ha sido otra. No he leído apenas nada de Los Inhumanos, pero sí me los he cruzado leyendo Los 4 Fantásticos y sé quienes son los personajes principales. El parecido físico de los actores con los papeles que interpretan es muy ajustado, como el imponente Rayo Negro (Anson Mount) o la adolescente Crystal (Isabelle Cornish). Incluso Medusa (Serinda Swan), que parecía Morticia Adams en las promos, ha resultado finalmente convincente. Las actuaciones ya dan para menos. Más fácil lo ha tenido Maximus (Iwan Rheon), interpretando el mismo papel que en Juego de Tronos, aunque sin sadismo, claro.

LOS EFECTOS ESPECIALES

La representación de Mandíbulas se antojaba de lo más complicada para una serie que pronto se supo, no iba sobrada de presupuesto. La verdad es que la simpática mascota teletransportadora está de lo más lograda, así como el pelo de Medusa contra todo pronóstico. Lo que vemos de la terragénesis es bastante acertado a su vez. El problema es que ya en el primer capítulo los trasladan a la Tierra por razones evidentes para cualquiera: es más barato.

MANDÍBULAS, LO MÁS ACERTADO DE LA SERIE... Y POCO MÁS


MOMENTOS PUNTUALES

Si bien la serie es bajo todas luces fallida, y muy por debajo de lo que verdad podría ofrecer, una digna heredera de Juego de Tronos, ha tenido momentos que merecen la pena. Por ejemplo, cuando vemos por qué Rayo Negro no puede hablar. Desafortunadamente, ya nos toca pasar a lo negativo.

POCO PRESUPUESTO

Si bien hemos dicho que los efectos son acertados, estos desaparecen prácticamente tras el primer episodio. La pelea que vemos entre Medusa y su enemiga es de vergüenza ajena, tiene el nivel de esos temibles telefilmes centroeuropeos que infectan los mediodías televisivos. Bochornoso. Como ya hemos dicho antes, el traslado a la Tierra desde la Luna no persigue otro objetivo que abaratar los costes.

NO TIENEN NADA QUE CONTAR

Si hay algo que destacar del episodio 1 y 2, es que la serie no tiene pasión alguna detrás. Resulta inconcebible que desde Marvel se haya tomado la decisión de matar antes de nacer esta serie que en buenas manos podría ofrecer un mundo mágico, original y nuevo a los televidentes. Parece una jugada más propia de alguien de la competencia para dañarlos que de ellos mismos. Si bien las series de CW tienen sus altos y sus bajos, al menos todas han sabido ofrecer algo desde el principio, desde Supergirl a Flash pasando por Arrow. Los Inhumanos no han sido capaces.

CON ESE ASPECTO, MAXIMUS SÓLO PUEDE SER UN TRAIDOR

OBVIEDAD Y RUTINA

Como si el espectador fuera idiota, no da espacio a la sutileza. ¿Que Maximus se siente atraído por Medusa? Pues la acosa sin dobleces un buen rato para que te enteres aunque hayas aprovechado para ir al baño. De hecho, te sorprende que con la cara de Maximus Rayo Negro no lo tenga en cuarentena de primera hora. Los personajes son planos como tablas de planchar lo cual los aleja de ser interesantes.

NO SE CUIDAN LOS DETALLES

La caída en picado de la serie se acentúa en el segundo episodio. Medusa aparece de la nada en Hawaii, y se monta en un autobús de turistas sin dinero y sin que nadie se fije en ella ni dar problema alguno. Sin embargo, Rayo Negro es perseguido como un asesino en serie por no pagar en una tienda. Gorgon aparece con sus pezuñas en medio de una playa y se pone a hablar con pescadores y surferos que no se extrañan de su apariencia lo más mínimo. Una impresión de dejadez va impregnando la serie gracias a detalles como estos.

ES CONFUSA

Uno no sabe si están en la Luna o en la Tierra, van saltando de aquí para allá dejando al espectador confuso. Tampoco se entiende que, si son tan malos los de la familia Real como dice Maximus, entonces ¿por qué son los protagonistas? No se sabe quién es quien, el apoyo real de Maximus, la realidad de Los Inhumanos y su sociedad... Sencillamente, no hay ganas de contar nada, solo de rodar a toda prisa y salir del paso.

¿TAN CAROS ERAN LOS EFECTOS DEL PELO DE MEDUSA?


ES PEOR QUE MALA... ES MEDIOCRE

Si lo vas a hacer mal, hazlo bien. Lo malo de la serie es que resulta anodina, sin interés, ni siquiera es mala de solemnidad como daban a entender las primeras impresiones. Sencillamente aburre pero no indigna, que al menos te desata una emoción. Los Inhumanos hacen muy difícil ver el siguiente episodio. Sencillamente se diluye sin pena ni gloria entre los estrenos de la temporada. De hecho, ya parece que la cadena la está ofreciendo como una miniserie de una sola temporada, conscientes de que tienen un producto fallido en sus manos.

La oferta televisiva actual, incluso acotando las referentes al mundo del cómic, es inabarcable para alguien que necesite, al menos, dormir por las noches. No digo ya si tiene que trabajar o atender una familia. El tiempo escasea y hay que elegir. Me temo que Los Inhumanos no merecen ser la elección de nadie, ya que lo que ofrecen bien podría haberlo mostrado una serie de finales de los años 90. No estamos ya para eso.