Si no la habéis visto, seguro que habéis oído hablar de ella. Por 13 Razones ha llamado mucho la atención de los medios por el escabroso tema que trata: el suicido adolescente. Además, parece haber conectado especialmente con este público, conociendo casos de jóvenes que se la han visto dos veces para captar detalles que se le hubieran podido escapar. Tanto la posibilidad de que se tratara dicho tema con seriedad, como la idea de ver una serie de adolescentes que por fin tratara los verdaderos problemas de una etapa de la que nunca nos curamos, me animó a verla. Por desgracia, mis expectativas no podrían haberse visto más frustradas. He aquí mis razones por las lo que he visto me ha parecido puro humo. Por cierto, no tengo más remedio que hacer spoilers.


VA DE SERIE INNOVADORA Y TRANSGRESORA... Y CUMPLE LOS TÓPICOS DE LAS SERIES DE ADOLESCENTES

En Por 13 Razones no hay nadie que tenga un físico normal. TODOS son guapos, delgados o directamente atléticos, y visten estupendamente. Ni para hacer bulto de fondo vemos lo que en realidad supone el 80% de cualquier instituto: chicos destartalados, mal vestidos y no precisamente atractivos. Y no lo digo ya por los estudiantes del instituto. Los padres que vemos son casi todos muy educados y pendientes de sus hijos como si fueran niños de parvulario. Los chicos tienen personalidades muy marcadas en una época donde aún se tienen que desarrollar del todo, o incluso aparecer. Claro que es lo normal cuando en vez de escoger actores que ronden esa edad la sobrepasen en más de 10 años en algunos casos... otra mala costumbre que se repite en Por 13 Razones.

SOBRE LA MUERTE Y EL SUICIDO HAY TABÚ, NO OBSESIÓN

Otro gran error de la serie es creer que en caso de suicidio, la gente no va a tener otra cosa que hacer que darle mil vueltas a lo que ha pasado. O tomar decisiones tan absurdas como la de la chica que se autoinculpa a posteriori por tirar la señal de tráfico, y destrozar su vida de camino. Trabajé en una empresa con miles de empleados y un correo corporativo. Viví la desagradable experiencia de recibir cada no demasiado tiempo el aviso del fallecimiento prematuro de algún compañero, algún hijo o esposa de de alguien... Sorpresivas o no, la gente borraba aquello como si fuera contagioso y lo más que se comentaba al respecto era ¡Oh dios mio! Es un tema de mal gusto para la sociedad, y más para chicos de esa edad. A Clay lo habrían acusado de morboso sus compañeros si hubiera insistido con el tema como lo hace en la serie, sin necesidad de llegar a meterle nada ilegal en la maleta. Y que todos se paren a escuchar sus respectivas cintas no me lo creo ni en un millón de años. Además, lo normal es que entre todos la culpabilizaran sin mucho esfuerzo. Sinceramente, si el esfuerzo que ha dedicado Hannah en grabar las cintas para hacer daño a los demás lo hubiera dedicado a sí misma para ver cómo sentirse mejor, habría batido récords de felicidad.

NO SOLO ME PARECE INCREÍBLE QUE ALEX SE INTENTE MATAR POR HANNAH, ES QUE NO CREO
 NI QUE LLEGARA ESCUCHAR LAS CINTAS


UN TERRIBLE MENSAJE

Había leído en algunos medios que la serie era criticada por la glamourización que hacía del suicidio. Me parecía una exageración hasta que al verla he reflexionado sobre ello. Una chica que planea minuciosamente su suicidio y deja una cinta para cada uno de los supuestos responsables. Lo que vemos en la serie es que termina siendo el centro de atención de todo el mundo una vez muerta. Todo acaba girando en torno a ella. Muchos intentos de suicidios se han achacado el querer llamar la atención, y por supuesto un problema mental serio. Si alguien ya es vulnerable y ve esta serie, tengo que reconocer que es lo que muestran. Recuerdo una compañera de clase que hablaba de suicidarse tan sólo porque su cantante favorito se había casado. Afortunadamente, no sucedió así, pero en los amoríos adolescentes los extremos ya vienen solos. Que Clay se obsesione con Hannah por haberse matado puede ser un mensaje peligroso para algunas personas.

LA PROTAGONISTA ES UN HORROR Y ADEMÁS ¿QUÉ RAZONES SON ESAS? 

Lo siento pero Hannah Baker me parece una llorica que no tiene más problemas que ser insufrible. Me hace gracia que se queje tanto de que el resto no le preste atención, cuando a ella no la vemos prestársela a nadie. Menuda fascista. Sus necesidades cuentan y las del resto no. Es guapísima, aunque en un instituto que parece una granja de modelos parezca más normal. Aún así, la eligen el mejor culo y lo considera cruel. ¿Qué? Pregunta a Jennifer Lopez y a su cuenta corriente si lo consideró cruel en su momento. Absurdo. Tengo una amiga que por no ser físicamente atractiva, sino más bien lo contrario, las ha pasado canutas de verdad: insultos desde el colegio, desprecios automáticos de compañeros no ya de instituto, sino de Universidad, no ser tomada en serio por los chicos independientemente de su inteligencia y simpatía, burlas ante la sospecha de que le gustara algún chico... Por no hablar de las depresiones y la autoestima bajo mínimos que esto le provocaba. El drama de Hannah es que el guaperas rico le pidiera una cita, o que un tonto le quiera meter mano en un sitio público donde puede defenderse o salir corriendo. El consejero del colegio no le presta la atención que ella quisiera, como si muchos hubiéramos crecido teniendo eso en un instituto. No digo que otros no sean más serios, como la violación que sufre, pero en el siglo XXI tiene montones de recursos pare defenderse que las mujeres no podrían haber soñado décadas atrás. No justifica su decisión en absoluto. Y las decisiones equivocadas, se pueden entender por la edad y el miedo.

HANNAH BAKER, SABES QUE TE PODRÍAS HABER CAMBIADO DE INSTITUTO, ¿VERDAD?


SUS PROBLEMAS TIENEN SOLUCIÓN

Estamos en el siglo XXI. No tienes más que meterte en Internet para encontrar foros con los mismos problemas que tu tienes, y más si eres una adolescente. Hay miles de sitios para buscar ayuda y formas de comunicarse, profesiones recientes como coach, psicólogos especializados en bullying... Si es que Hannah sabe lo que es, que no me lo ha parecido. Antes tenías que fastidiarte con la soledad con menos recursos, hoy día es casi una elección. Podría haber denunciado al chico y ayudar a la siguiente chica, pero eso de pensar en otros más que para fastidiar es ajeno a Hannah Baker. Otra causa terrible es que el chico que le gusta (y encima a él le gusta ella, menuda invisible está hecha) no se le declara. Como si ella no pudiera dar el primer paso, toda una machista doña Hannah. Me asombra que esto se pueda siquiera plantear. Si eso fuera causa de suicidio no salía nadie vivo del instituto. Que pierda un dinero de la hipoteca de los padres no digo que no sea un problema, pero dejarles la estampa de encontrarse a su hija con las venas cortadas, es de todo menos una solución. Por cierto, la escena es morbosa, violenta y gratuita donde las haya, cuando en el libro lo hace tomando pastillas.

Respecto a la rotura de la señal de tráfico, ella no conducía, pero como a Hannah le gusta más un drama que una cinta de cassette, pues nada, otra razón. En vez de salir corriendo podría quedarse esperando a que apareciera el primer coche y contarle lo ocurrido para que llamaran. De todas formas, no deja de asombrarme los efectos tan dramáticos del choque: ni el airbag se pasa por allí, oiga. Un viejecito a velocidad de autopista por una zona residencial de noche. Y como el chico lleva cerveza, pues nada, está borracho y ni análisis de sangre ni nada al cadáver. Pero ¿esto que es? Por cierto, Hannah, que te inviten a las fiestas no es que te den de lado ni tiene nada que ver con el mobbing. Lo que si es manipulación es grabar cintitas para que los demás se sientan mal por tu culpa.

ES AJENA A LA PROBLEMÁTICA JUVENIL REAL

Si hay una época conflictiva es la adolescencia y la primera juventud. Recuerdo muchas experiencias propias, de compañeros y de conocidos. La chica que se queda sola porque su mejor amiga se echa novio, la que abandona el novio y ya piensa que va a morir sola, el miedo al futuro laboral y a la vida en general, la incomunicación familiar, la desidia para los estudios, las malas compañías y los efectos derivados de éstas, la inseguridad... Podría seguir y seguir, pero no merece la pena. En el instituto de Hanna donde tienen ya que pelear su vida universitaria y están compitiendo por ella desde primaria, nada de esto forma parte de sus preocupaciones. Los padres, a pesar de estar ocupadísimos, dedican un tiempo inaudito para ver cómo se sienten sus hijos de 17 años.  Tengo una amiga que de la poca cuenta que le echaban se pudo cambiar de instituto sin que éstos se enteraran. No olvido tampoco que aquí lo difícil no parece ser aprobar, sino que no te viole el compañero de pupitre. Menuda panda de psicópatas resulta el alumnado del Liberty. Se quedan en lo superficial: el que trafica, el rico insustancial, la fotito que se hizo Hannah en la que además nadie la reconoce... Ridiculeces no ya a posteriori, sino incluso en esta etapa. Por cierto Hannah, ¿te vas a llevar a todos los compañeros a la universidad? A ver que van a importar tus tonterías de cría inmadura de instituto en unos meses donde nadie te va a conocer de primeras... Claro que cuando te conozcan a lo mejor se suicidan ellos.

LAS VERDADERAS VICTIMAS DEL SUICIDIO DE UN HIJO SON SUS PADRES, NO LOS COMPAÑEROS DE INSTITUTO QUE SEGUIRÁN CON SU VIDA


¿POR QUÉ NO PLANTEAN QUE HANNAH TENGA UNA ENFERMEDAD MENTAL?

Los psiquiatras suelen apuntar que el suicidio difícilmente depende de razones o una mala racha, sino de que ya tengas una predisposición mental previa... o un golpe realmente gordo de la vida. Es cierto que con la crisis se han disparado los suicidios por la perspectiva de terminar viviendo en la calle, pero no es una de las razones que parecen afectar a Hannah a pesar de que sus padres enfrenten un desahucio. ¿No había una cintita para el director del banco, Hannah? Al menos así moverías alguna conciencia por un motivo que de verdad mata a la gente. Eso habría sido un enfoque que sirviera para que la gente tomara conciencia de un problema que, por ejemplo, mata en España a más gente que los accidentes de tráfico. Dejan pasar la oportunidad y da la sensación de que somos incapaces de luchar contra los problemas (Hannah se pasa la serie como una víctima de los demás y sin que nadie le lea la cartilla) y que el suicidio es lo que hace reaccionar... a los demás, claro. Sí que sería interesante transmitir qué pasa de verdad por la cabeza de alguien que se plantea el suicidio y como se va viniendo abajo para poder detectar al menos, algunos casos.


CLAY ES DEMASIADO JOVEN PARA SABER QUÉ NARICES ES UNA CINTA DE CASSETTE

ES MUY ABURRIDA

Vaya que si lo es. Pasarme los 13 episodios aguantando a Clay con cara de amargado y los dichosos auriculares dando lecciones  a todo el mundo. Como si no le hubieran buscado ayuda en un caso así. Sobran episodios y además son largos para lo que me cuentan, que es básicamente nada relevante o creíble. Hannah diciendo chorradas sobre sentirse sola e invisible, cuando es una más en el instituto. Hannah filosofando de una manera burda sobre los momentos cumbre como ir a una fiesta... No hay diálogos interesantes, evolución de personajes ni momentos que emocionen y con los que te puedas identificar. Si acaso el sufrimiento de los padres, que si tienen la peor razón para sufrir. Todos son un cliché y además, aburridos. Ninguno de ellos parece tener menos de 25 años, ni en físico ni en comportamiento. Si la he terminado es por poder contar lo indignante que me ha resultado.

Una oportunidad perdida y una serie que resulta insultante para los que dejamos atrás esa etapa hace años y ya descubrimos que los valores que imperan en el instituto suelen dar la vuelta. No he visto una sola escena de verdadero acoso en la serie. Solo a una quejica amargada cuya compañía debe ser lo más parecido a una tortura. Yo resumiría las cintas en una sola: la que mandaría a ella misma. Para mi trata tanto el bullying como la jardinería. Si trata en cambio lo mil veces visto en series de adolescentes: la melancolía perenne. De acuerdo que está presente, pero también las alegría, las risas tontas, el grupo gracioso, las emociones desbocadas, los aciertos, la pareja bonita, los errores, los primeros viajes solos... ¿Por qué todo tiene un trasfondo dramático aquí? Hay gente que se pasa la vida echando de menos su adolescencia, para todos no es un drama.

Seguiremos esperando a que lancen una serie en la que los que ya superamos esa edad hace unos añitos podamos identificarnos de verdad y no tanta tontería pija de diseño que haga creer a los muy mimados chicos de hoy que quitarte de enmedio porque no eres el centro del mundo causaría tales efectos en tus conocidos. Ya os digo yo que no.