Ha vuelto a pasar. Has hecho un hueco en tu apretada agenda para ver el último estreno seriéfilo que está haciendo temblar internet y se está llevando alabanzas a mansalva por parte de la crítica. Sin embargo, una vez vista, tienes la sensación de que mejor hubieras seguido con todas aquellas series que tienes pendientes, y no haber hecho caso a esas exageradas recomendaciones que no han hecho otra cosa que robarte tu tiempo y tu paciencia. 

5 Tópicos que Convierten una Serie Mala en Buena para la Critica

Como nos sentimos identificado contigo, y llevamos tiempo en esto de ser espectadores, hemos caído en la cuenta de que se repiten unos patrones en muchas series que parecen el último gran descubrimiento, pero que acaban pareciéndonos bastante peores que otras muchas que pasan sin pena ni gloria por las distintas pantallas de emisión. De hecho, algunas atesoran varias de estos elementos recurrentes. Os dejamos con una lista para que vayáis advertidos ante el último fenómeno televisivo que os hayan recomendado ver... cortesía de El Solitario de Providence

QUE SEA DE ÉPOCA

Este es un recurso que suele generar mucha benevolencia entre los espectadores y críticos. Si no, que se lo digan a Taboo. Generalmente, todos los que salen son guapos y aseados: no hay rastros de enfermedades o desnutrición en ellos, muertes por parto tan frecuentes como un estornudo, o niños que no llegan a cumplir los 5 años como regla general. Tampoco una serie viendo a niños trabajar con 7 años (como si mostró la excelente y casi ignorada The Knick) iba a ser tan bien tolerada. Pero oye, que creer que nos culturizamos mientras vemos la tele sube la autoestima a cualquiera, así que nada. Si salen mujeres con corsé, es que la serie es buena y punto.

SERIE DE ÉPOCA, ACTOR DE CINE BRITÁNICO, MISTERIO DE POR MEDIO... Y NI IDEA DE QUE VA

QUE SALGAN ACTORES INGLESES

Esta es otra. Ya se sabe el prestigio que tienen los actores británicos entre los americanos. Para muestra, que casi todos sus superhéroes de la gran pantalla sean de las Islas Británicas. Sin embargo, eso no es suficiente para hacer que una serie sea buena por sí sola. Es el caso de Westworld, que te planta a Anthony Hopkins y te hace pensar que si este hombre ha decidido volver a actuar será por algo... por ejemplo, el suculento cheque que le han puesto delante.

QUE TENGA ACTORES PROCEDENTES DEL CINE

Esta suele ser bastante irresistible. HBO, por ejemplo, estrena una serie que va sobre carreras de caballos. Un tema que a la población en general no le interesa ni mucho, ni poco, ni nada. Ah, pero el protagonista es ni más ni menos que Dustin Hoffman. No seré yo el primero que diga que este mito actoral la ha cagado pero bien en su primera elección televisiva. Así que nada, es buenísima y se ve lo nunca visto en televisión. Menos mal que PETA vio cómo un par de caballos morían en el rodaje y fueron a por ellos. HBO no se lo pensó y liquidó la serie de camino... a pesar de lo buena que era. Otro gran ejemplo reciente de esto es la serie Santa Clarita Diet, con Drew Barrimore haciendo de zombie de suburbio norteamericano donde parece que el asesinato no se persigue por la ley.

DREW BARRIMORE TRAS VER SU PROPIA SERIE

QUE NO SE SEPA DE QUE VA

Esto ha ocurrido recientemente con una serie de Netflix: The OA. Como ya referí en la crítica, vi dos episodios no porque no me espantara el primero lo suficiente, sino porque no sabía de que iba la historia con uno solo. La crítica se ha arrojado a los pies de la propuesta revolucionaria que suponía esta serie, cuando la única revolución era como mantenerse despierto ante semejante despropósito donde mezclaban dioses indios, curas inexplicables y protagonistas bastante antipáticos, empezando por la protagonista, que, oh casualidad, es una de las creadoras de la serie. Darse a uno mismo un papel si que no tiene nada de revolucionario. 

QUE TENGA UN MISTERIO

Si bien hay series que juegan estupendamente esta baza, como Stranger Things, otras cuentan únicamente con revelar lo que sucede para atraparnos como espectadores. Y lo malo es que les funciona, habiendo gente dispuesta a regalar su tiempo sólo para saber qué giro absurdo al final de la temporada explica el sinsentido que llevan sufriendo como espectadores 12 capítulos o más. Es el caso de Una Serie de Catastróficas Desdichas, que ha rendido a la crítica con su propuesta de dejar muchos temas sin explicar a la espera de que enganches el siguiente episodio. Se los dejo todos a la crítica.

UNOS NIÑOS QUE NO VAN A NINGUNA PARTE... COMO LA SERIE QUE PROTAGONIZAN

QUE TRATE UN TEMA POLÍTICAMENTE INCORRECTO

Esto es éxito garantizado. Por ejemplo, Transparent. ¿Un hombre que a los 70 sale del armario y encima interpretado por una actor de cine? Tiene que ser buena, no hay ni que verla. Eso mismo pensé yo tras los primeros episodios, lo inverosímil que resultaba todo y lo poco creíble que los hijos, que ya tenían bastante con lo suyo, les afectara tanto lo que le ocurría a su anciano padre. O Orange is The New Black, que tras una buena primera temporada, tuve que abandonar en la segunda tras adivinar todo lo que iba pasando. Pero claro, poner lesbianas en una cárcel y criticar es que lo acusen a uno de intransigente. Así que nada, ¡venga premios!

QUE ESTÉN TODOS MUY SERIOS

Otra cosa que encanta a la crítica. Personajes en eternos dramas existenciales que no sueltan un chiste por malo que sea. El humor es algo que va con la vida por muy agobiado que uno esté. No parecen saberlo en la segunda temporada de True Detective, donde actores (sí, de cine) deben resolver un misterio interpretando personajes cada uno de ellos con traumas para siete vidas, lo que les impide el más mínimo resuello o descanso mental. También podemos incluir a la mayoría de los procedimentales, donde se turnan para poner poses trascendentes decenas de personas para resolver el asesinato de un mendigo al que en vida no dieron ni un plato de macarrones. Pero oye, que bien nos han convencido de lo eficiente que son los investigadores norteamericanos a pesar de que veamos en los telediarios continuamente a policías gordos disparar por detrás a cualquiera que de una carrera con el color de piel que no les parezca adecuado.

QUIEN NOS MANDARÍA METERNOS EN ESTA SERIE...

DIÁLOGOS POMPOSOS E INVEROSÍMILES

El caso perfecto sería Girls. Una amiga que vio unos episodios dijo que le daba pena Lena Dunham porque no tenía ni idea de qué iba la amistad femenina. Ni el buen gusto, añadiría yo. Si esta chica no tuviera padres influyentes en Hollywood a lo mejor, sólo digo que a lo mejor, no sacarían tanto su serie en los medios a pesar de no importar demasiado a la audiencia. Taboo también cumple esta condición, pero la serie estrella en este punto vuelve a ser la segunda temporada de True Detective, un hito difícil de superar en ese aspecto, hasta el punto que uno se plantea si no le estaban tomando el pelo.