En 2014, los realizadores y también guionistas Phil Lord y Chris Miller nos trajeron La LEGO Película, un experimento por el que casi nadie apostaba pero que, sin embargo, consiguió no solo encantar a un público entregado, sino también a la crítica. El soplo de optimismo de aquella película debía bastante a uno de sus personajes, Batman, precisamente el protagonista de de este spin-off, muy en la línea del film de 2014.

Batman: La LEGO Película

La película está dirigida por Chris McKay (Robot Chicken) y ha sido escrita por Seth Grahame-Smith, un guionista al que si de algo no se le puede acusar es de no conocer el mundo de los superhéroes. Como escritor, Grahame-Smith ha publicado varios estudios acerca de éstos, incluso algún cómic, aunque su faceta más conocida sea la de novelista. De hecho, varias de sus novelas han sido llevadas al cine (Orgullo y Prejuicio y Zombies, Abraham Lincoln, Cazador de Vampiros). La vena friki de este guionista se deja sentir en toda la película que, más que una parodia, es toda una carta de amor al personaje más popular de DC Comics... con permiso de Superman.

Refugiado de sus propios miedos interiores, el Batman que nos presenta esta cinta, aunque semi-paródico, no se acerca ni de lejos a las versiones más camp del personaje. Director y guionista nos lo dejan claro, insertando en varias escenas referencias a la serie de los 60 o los infames films de Joel Schumacher. Aunque Batman: La LEGO Película es decididamente muy divertida —no hay chistes malos y no paras de reír durante casi todo su metraje— los responsables de la cinta no caen en la tentación de hacer una burda parodia del Cruzado de Gotham, retratándonos a un hombre que niega sus propias ansias de tener de nuevo una familia.

Batman: La LEGO Película
EL JOVEN DICK GRAYSON VENDRÁ A PONER PATAS ARRIBA LA "TRANQUILA" EXISTENCIA DE BATMAN

En realidad, el film de Chris McKay es el viaje del héroe hacia su meta final: conseguir una nueva familia y aceptar que su carrera como justiciero no es nada sin sus villanos de toda la vida. Es precisamente este último punto, la dependencia del héroe de su villano más importante, El Joker, la base sobre la que se sustenta gran parte de la película. No es una mera ocurrencia del guionista, no, sino una tesis que ha venido repitiéndose durante años en las distintas colecciones del personaje. Los villanos que pueblan Gotham, ¿están ahí por culpa de Batman, o es este el que está ahí por ellos? Sin duda, una importante reflexión que, recubierta con una capa de bromas y chistes, nos cuela Seth Grahame-Smith en esta película.

Refugiado de sus propios miedos interiores, el Batman que nos presenta esta cinta, aunque semi-paródico, no se acerca ni de lejos a las versiones más camp del personaje.


El film, aunque no impresiona tanto como lo hiciera La LEGO Película, sigue sin embargo deslumbrando con una animación por ordenador que simula perfectamente la más tradicional stop-motion. Quizás por esta razón aparezcan en la película monstruos tan icónicos de la técnica stop-motion como el titán submarino de Furia de Titanes (1981), Medusa, King Kong, o los esqueletos de Jasón y los Argonautas (1963), todos ellos creados por el genial maho de los efectos especiales Ray Harryhausen. El resultado en pantalla es sencillamente espectacular, a pesar de estar basado en unos personajes y escenarios recreados con elementos tan básicos como las piezas de LEGOBatman: La Lego Película no impactará visualmente tanto como La LEGO Película —el elemento sorpresa ya no está presente—, pero no por ello es inferior en ese aspecto al film de 2014.

Batman: La LEGO Película
BATMAN Y EL JOKER, ¿DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA?

En realidad, Batman: La LEGO Película podría funcionar perfectamente como una cinta dramática del personaje, si eliminamos los elementos cómicos. La historia que nos cuentan podría constituir en sí misma una gran historia de Batman, ya que cuenta con todos los ingredientes necesarios para ello: aventura, tensión, relaciones de amor/odio entre villano y héroe, aliados improbables, escenarios fantásticos, personajes invitados... Batman: La LEGO Película funciona no solamente porque es capaz de hacernos reír durante 104 minutos, sino porque es una de las mejores aventuras que hemos visto de Batman en la gran y pequeña pantalla.

En realidad, Batman: La LEGO Película podría funcionar perfectamente como una cinta dramática del personaje, si eliminamos los elementos cómicos.


Quienes amamos el personaje, encontraremos infinidad de referencias, guiños y alusiones a cómics, series y películas del personaje. Desde los primitivos seriales en blanco y negro hasta los films de Tim Burton, todas las etapas y versiones del personaje creado por Bill Finger y Bob Kane —el orden de los nombres es importante aquí— están presentes de una manera u otra en esta cinta. No se salva ni la colección Batman: Inc., de Grant Morrison, con esos coloridos y pintorescos trajes que el murciélago guarda en su batcueva. Tampoco falta la referencia a esa soterrada atracción entre Batman y Batgirl que tan mal se concretó en la versión animada de La Broma Asesina, aunque de una manera que no molestará a los fans.

Batman: La LEGO Película
LA LIGA DE LA JUSTICIA SOLO APARECE EN UNA ESCENA, PARA NO ROBAR PROTAGONISMO A BATMAN

En definitiva, Batman: La LEGO Película satisfará tanto al gran público como al fan de los cómics más reticente a que su personaje favorito sea parodiado de cualquier modo. En ningún momento resulta ofensiva con la idea de un Batman oscuro que tanto disfrutamos la mayoría. No estamos ante una parodia, sino ante un homenaje sincero a unos personajes reverenciados por millones de personas en todo el mundo. Barbara Gordon, Dick Grayson, El Joker, o el impresionante repertorio de villanos clásicos completan un retrato de Batman como nunca antes habíamos visto. No faltan, por supuesto, los guiños a la distinguida competencia —"Iron Man es un pringao"—, un soplo de aire fresco al sano enfrentamiento que Marvel Studios y Warner Bros. mantienen en las salas de cine.


Cuesta entender que si tan bien saben llevar al personaje en versión animada, por qué Warner no consigue un éxito tan indiscutible en imagen real. La película tiene un 98 % en Rotten Tomatoes, cuando los últimos estrenos de Batman V Superman o Suicide Squad no llegaron al 30. A pesar de que no estamos de acuerdo con tan bajas puntuaciones, somos conscientes de que no son películas perfectas. Esperemos que en adelante sepan contar con gente que logre sacar todo el potencial a los grandes personajes que tienen entre manos.