El personaje de Robin suele ser bastante controvertido para los fans del murciélago. Si bien muchos lo consideramos imprescindible, otros detestan que aparezca porque entienden que le quita seriedad al Murciélago. Este tomo, editado por ECC Ediciones, podría convencer a los más acérrimos enemigos del petirrojo de que se equivocan, siendo esta una obra mimada y llena de talento. Obviamente, nos referimos al primero de ellos, Dick Grayson, que actualmente es Nightwing en el Universo DC

Robin: Año Uno

Lo primero que hay que agradecer es que nos ahorran la escena del asesinato de los padres de Dick en el trapecio. También el proceso de tutela por parte de Bruce. La presentación de Robin es directamente en la Batcueva, debatiendo con un Batman en sus primeros años sobre la noche que han tenido. La función de narrador la tiene Alfred, la voz de la conciencia en todo el tomo que va describiendo sus impresiones y su impotencia ante lo que va viendo. A la vez, el gran nexo de unión entre un frío Bruce y un entusiasta Dick. Cabe destacar que tenemos a un Batman especialmente dedicado a su misión contra el crimen, incapaz de relacionarse casi con Dick si no median sus alter egos. Al ser una obra original del año 2003, Dick tiene alrededor de 14 o 15 años, siendo impensable en esta época poner a un Robin de 8 o 9 años como en otros cómics.

UN BRUCE WAYNE QUE SÓLO SABE RELACIONARSE CON DICK LUCHANDO CONTRA EL CRIMEN

Las tramas se siguen con enorme interés y suspenden la incredulidad del lector con lo bien contadas y desarrolladas que están paso por paso. No evitan temas escabrosos, por si alguien relaciona erróneamente a Robin con historia infantil. Nos encontramos con el Sombrerero Loco más en su papel que nunca, para luego tener nuestra propia versión del crucial encuentro con Dos Caras que tanto ha marcado siempre a Dick Grayson. Quien también tiene un peso importante en la trama es el Comisario Gordon, que no permanece impasible ante la presencia de un muchacho junto a Batman en su lucha contra el crimen.

Pero si el guión es magnífico, cuidado hasta los más mínimos detalles, y avanzando sin parar en la trama de un caso a otro sin ignorar lo ya acontecido, el dibujo no es menos excelente. Javier Pulido y Marcos Martín se reparten el trabajo dando un aire clásico de los años 50 (aunque no se enmarque en esa época), con un Robin que lleva pantalones cortos y un vestuario muy cuidado de personajes. Una auténtica delicia para la vista. Un tomo imprescindible para cualquiera que adore los cómics. A modo de extra, añade el especial Batgirl/Robin Year One.

ROBIN: AÑO UNO
ECC Ediciones
Edición original: Robin: Year One núms. 1-4 USA, Batgirl/Robin Year One USA (extras)
Guión: Chuck Dixon, Scott Beatty
Dibujo: Javier Pulido, Marcos Martín
Cartoné, 208 págs. A color
Precio: 20,50 €