Ya hemos podido disfrutar del estreno de Escuadrón Suicida, siguiente paso de Warner para construir su propio universo cinematográfico. Tras el cruel recibimiento que sufrió Batman V Superman, las esperanzas y las expectativas de ver que los personajes de DC Cómics en acción fueran una realidad en aumento estaban volcadas en esta película. De momento, la puntuación en la web Rotten Tomatoes es incluso inferior en un punto a la que tuvo BVS, un mísero 26% de críticas positivas. Una vez vista y pudiendo juzgar por nosotros mismos... ¿cuál es nuestro veredicto?


Francamente, a pesar de que uno no puede evitar pensar que tanta crítica negativa afecte, la realidad es que la película alcanza con facilidad el notable si la juzgamos como lo que es: un blockbuster veraniego que adapta unos personajes de cómics bastante desconocidos para el público en general. Y lo hace marcando su propio estilo, sin intentar copiar a la competencia. La cinta, dirigida y escrita por David Ayer (Corazones de Acero), cumple de sobra con lo que pretende ofrecer. Nos presenta de una manera clara a cada uno de los miembros del escuadrón. El problema es que al ser tantos, ocurre lo inevitable: unos destacan mucho, como Will Smith haciendo de Deadshot (para eso lo contratas) o por supuesto Harley Quinn (Margot Robbie). 

En cuanto a Smith, es inevitable dado el actor del que hablamos, que su personaje tenga una nobleza de la que carece en los cómics, ya que Deadshot es bastante despiadado en éstos. Sin embargo, el carisma del personaje es uno de los puntos fuertes de la película y no me parece por tanto criticable el cambio. Lo mismo podemos decir de la Harley que muestra la película y su relación con El Joker. La Harley de la serie animada de la que proviene estaba tan loca que difícilmente serviría para mucho en ninguna misión. Ésta tiene un mínimo de coherencia sin dejar de lado su punto de locura. Tiene momentos muy divertidos y buenos diálogos. En cuanto a los que critican que El Joker esté muy enamorado de ella, serían los mismos que pondrían el grito en el cielo si ella fuera una chica sometida a los continuos maltratos de éste como suele pasar en los cómics. ¿Por qué no iba a estar enamorado de ella? Al menos, durante un tiempo.

MARGOT ROBBIE, LA PERFECTA ENCARNACIÓN DE HARLEY QUINN

Esto nos lleva a uno de los puntos más conflictivos de la cinta, El Joker de Leto. El primer problema, en España al menos, lo vais a tener con el pésimo doblaje, que se carga totalmente las apariciones del personaje. Salvando ese detalle, al no ser el villano de la función, ni ser parte del Escuadrón (cosa que parece en los trailers) puede decepcionar. En mi caso, me ha gustado su interacción con Harley y el desarrollo de su relación amorosa. Está por ver en futuras películas si este Joker es un villano tan temible como siempre se espera de él, de momento no podemos juzgarlo ni está en la película para eso. 

El ritmo de la película corrige el fallo de BVS, donde las tramas eran algo atropelladas y querían contar demasiadas cosas a la vez. Aquí la historia es más sencilla y tampoco necesita complicarse más. Es cierto que el villano no convence lo que debiera, mejor hubieran tirado de una trama más urbana y menos fantástica. También la resolución es algo sencilla, pero me temo que es lo mismo que puedo decir de la mayoría de cómics que leo... y de películas que veo. No es por buscar una excusa, ya que me hubiera gustado algo más elaborado, pero no invalida los méritos de la cinta. 

LA ENCANTADORA, UNA VILLANA MEJORABLE... COMO SUS ¿MOTIVACIONES?

Visualmente está muy cuidada, aunque no me convence que todo transcurra de noche. Se agradecería algo de acción diurna, que ninguno de ellos es Batman. Esto nos lleva a otro de los puntos de la película: los cameos. Las apariciones de Batman están bastante bien llevadas, y ayudan a cohesionar un universo que esperemos supere los excesivos escollos que se está encontrando. La otra aparición estrella, aunque breve, está bastante bien y nos hace esperar con ganas lo que nos ofrezcan en la Liga de la Justicia

Otra virtud de la cinta es la dureza de Amanda Waller, inimaginable en una cinta Marvel, y que no he visto valorar por ninguno de esos críticos tan expertos que azotan la cinta por cualquier cosa que pasarían por alto en otra producción. 

La interacción entre el grupo es muy buena, y eso es difícil de conseguir. Como ya indicamos antes, quedan desdibujados algunos personajes como Killer Croc, pero en general se empatiza bien con todos ellos, como Diablo o el Capitán Bumerang, algo desaprovechado pero divertido. También Katana, aunque sale poco, tiene una buena representación. 

Soy alguien que suele salir aburrido de muchas películas, pero de verdad que recomiendo Suicide Squad y me asombra el ensañamiento que ha tenido por parte de la crítica, llegando incluso alguno a decir que hace buena a Los Cuatro Fantásticos, lo cual es un disparate mayúsculo. Warner DC están intentando ofrecer algo diferente a la competencia, que cada vez se parece más a sí misma en cada estreno, y eso hay que valorarlo. Esperemos que su proyecto siga adelante y que vayan encontrando su lugar para que podamos disfrutar poco a poco de su grandísimo universo, que no tiene nada que envidiar al de La Casa de las Ideas, aunque le hayan copiado la escena postcreditos. Afortunadamente, para bien.