25-abr-2016

Retomamos la buena costumbre de reseñar Juego de Tronos, una serie que, como han anunciado sus creadores recientemente, se enfila hacia su recta final. El episodio que abre la sexta temporada, "The Red Woman", ha servido más que nada para establecer la suerte de los distintos personajes, destinos que marcarán el discurrir del resto de episodios. Y si en otro tipo de show diríamos que a partir de aquí las cosas solo pueden ir a mejor de lo mal que están, hemos de recordar que es Juego de Tronos, donde cualquier situación, por terrible que sea, aun puede ir a peor. Y a partir de aquí, spoilers.


Bueno, quienes pensaban que Jon Snow, de alguna manera, podría sobrevivir a la lluvia de cuchilladas que recibió de sus propios compañeros, estaban del todo equivocados. De hecho, la escena en la que Melisandre entra en la estancia donde reposa el cuerpo de Snow custodiado por Ser Davos y un puñado de fieles, ha dado pie a suponer que la bruja roja haría algo por el finado. No ha sido así. Y no solo no ha sido así, sino que, en una maniobra digna de un camaleón, la Mujer Roja ha decidido que cambiar su voluptuoso aspecto a otro menos apetecible puede salvarle la vida ante lo que se avecina en Castle Black. ¿O es este su verdadero aspecto? Todo apunta a que si, y que su aspecto lozano es solo algo que enmascara su auténtica y vetusta naturaleza.

El caso es que la muerte (¿definitiva?) de Snow ha marcado este comienzo de temporada, con todo tipo de especulaciones en torno a su hipotético resucitar. Queda por ver las consecuencias que tendrá su muerte para, por ejemplo, Sansa Stark, quien se dirige a la fortaleza de la Guardia de la Noche (de nuevo bajo el mando del simpático Lord Comandante Thorne) acompañada de Theon Greyjoy, Brienne y su escudero Pod.

THEON Y SANSA SALEN DE LA SARTÉN PARA CAER EN LAS BRASAS DE CASTLE BLACK

Mientras, a muchas leguas de allí, en Dorne, se ejecuta una traición en la persona de Ellaria Sand y sus serpientes de arena. Los majestuosos jardines de los Reales Alcázares de Sevilla son de nuevo el escenario perfecto para una escena en la que Ellaria decide que es hora de terminar con el reinado de un monarca tan débil como Doran Martell. Obviamente, su hijo Trystane corre el mismo destino que su padre en una pelea contra las serpientes de arena que no llega ni a comenzar. Veremos hasta donde es capaz de llegar Ellaria con este golpe de estado. Por cierto, qué poco glamour tienen las serpientes de arena, más cerca en su aspecto y comportamiento de unas chonis de barrio que de unas guerreras experimentadas hijas de un príncipe.

En Meereen, mientras tanto y con Daenerys desaparecida, Tyrion y Varys intentan mantener la situación controlada, aunque visto lo visto, no lo están consiguiendo, ya que la flota arde en llamas en el muelle de la ciudad. La escena entre estos dos, con el habitual e ingenioso diálogo, es poco creíble, ya que transitan por las calles de la peligrosa ciudad como si tal cosa, a sabiendas que los máscaras doradas acechan en las sombras de cualquier esquina. 

¿TENDRÁ ALGÚN RECORRIDO LA TRAICIÓN DE ELLARIA?

Otra escena de difícil explicación la tenemos cuando Jorah, acompañado en la búsqueda de su amada Daenerys por Daario, encuentra en medio de un gran prado el anillo de la Khaleesi. ¿En serio? El momento es de vergüenza ajena, ya que el anillo ni siquiera brillaba y, aunque lo hubiera hecho en medio de aquel herbazal, no en un día nublado como en el que transcurre la escena. Daenerys, que ha sido apresada por una horda Dothraki, sabe dosificar ante sus captores sus conocimientos de la lengua local, pero parece que, aunque salvará su vida, la pasará en una especie de monasterio junto a las viudas de los otros Khal

En Desembarco del Rey desembarca precisamente Jaime Lannister... pero acompañado de su difunta hija/sobrina Myrcella. No vemos en Cersei una gran desolación, más bien aceptación de lo que ella ve como una profecía cumplida. Veremos si esta resignación es tal o Cersei planea llevar a cabo algún tipo de venganza junto a su hermano y amante Jaime, como parece que será. Esperemos que, de vengarse, ponga fin de una vez por todas a todo este asunto de la secta del Alto Gorrión, una de las tramas más increíbles, por lo poco convincente, de la serie.

DANY TARDARÁ POCO EN CONVERTIR EN ALIADOS A LOS DOTHRAKI, ASÍ QUE TRANQUILOS...

Y llegamos al momento Daredevil, en el que una ciega Arya Stark ha visto su existencia reducida a mendigar en las callejuelas de Braavos para sobrevivir. Es entonces cuando la vemos en una escena en la que es aparentemente entrenada en el uso del palo por una de las discípulas de la casa de los rostros, aunque más que entrenamiento lo que es es un vapuleo. ¿Es este el destino de Arya, el convertirse en una luchadora al más puro estilo Daredevil (o Morgan, el de The Walking Dead)? Para ver algo así, me quedo con el original.

En resumidas cuentas, un inicio de temporada interesante, con su habitual ración de escenas impactantes, como la de la muerte de Dorian, de su hijo, o la revelación final de Melisandre. Sin embargo, ciertos elementos chirrían, como escenas que podrían haberse pulido algo más y que han caído en algo cercano al ridículo en un show de esta categoría.

Si algo ha quedado claro en este primer episodio de la sexta temporada de Juego de Tronos es que, salvo alguna excepción, las cosas no pintan nada bien para ninguno de los protagonistas. En el próximo capítulo, titulado "Home", veremos como Sansa Stark elige el Castillo Negro como lugar de refugio. Mientras, en Desembarco del Rey, Cersei deberá echar mano de las habilidades como guardaespaldas de La Montaña, a la vez que su hermano Jaime se enfrenta al Alto Gorrión, líder de la secta que domina la corte de los Lannister. Os dejo con el avance del próximo capítulo y la promo "Inside Episode 6x01".





Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget