30-nov-2015

Ha sido desde casi siempre costumbre en The Walking Dead poner un impactante punto final a los episodios que cierran cada midseason. El episodio emitido anoche en Estados Unidos ha sido fiel a esta costumbre... aunque bastante menos de los que nos esperábamos. A pesar de que la invasión de Alexandria por las hordas de caminantes prometían tensas escenas de lucha y algún que otro personaje importante enfrentándose con el Creador, "Start to Finish" ha resultado ser un episodio anticlimático, raro y algo desvaído, en el que el recurso de ver el asentamiento invadido por los zombies se ha visto algo descafeinado con unos protagonistas que poco más han hecho que esconderse de ellos. 


El episodio, la verdad, no ha sido malo, pero no era lo que en realidad estábamos esperando este final de mitad de temporada. En primer lugar, el personaje de Glenn, cuya supervivencia fue explicada mas o menos convincentemente en el episodio anterior, ha tenido en "Start to Finish" poca o ninguna relevancia, limitándose a oír las tonterías que Enid. Todos esperábamos que tras el renacer de Glenn este tuviera algún peso en este episodio, pero no ha sido así. 

Luego tenemos todo el asunto de Morgan y el Lobo que mantiene cautivo a la espera de que se convierta en una hermanita de la caridad. Desde el principio, la idea me ha parecido la peor del mundo, sobre todo en una situación como la que plantea la serie. Quizás en un mundo normal podría tener cierto sentido, pero en un mundo como el de The Walking Dead... ¿En serio, Morgan? Era previsible que el Lobo escapara y matara, o intentara matar, a alguien. Lo que tiene menos explicación es el momento que escoge Carol, en mitad de una invasión zombie, de bajar al lugar donde Morgan mantiene cautivo al Lobo e intentar matarlo. ¿No podía haberlo dejado para cuando las cosas se hubiesen calmado? La conclusión de toda esta cadena de malas decisiones es al Lobo suelto, armado y con Denise como rehén. El resultado del enfrentamiento entre Morgan y Carol, inconscientes tras el ataque del Lobo, tendremos que verlo en febrero en los nuevos episodios. Por cierto, una gran idea la de entregar las pistolas al Lobo cuando este amenazaba con un cuchillo a Denise. Este podría fácilmente haberlos matado a todos allí mismo por culpa de esa decisión. ¿No han oído nunca Rosita, Tara y Eugene el viejo dicho vulcaniano "el bienestar de la mayoría está por encima del bienestar de la minoría"?


Pero alguien tenía que palmarla en este episodio, y qué mejor para ello que Deanna, un personaje completamente amortizado y que, aunque principal, no es del grupo de Rick. Deanna incluso salva la vida de Rick en este episodio (¿de verdad?), no sin antes recibir un buen mordisco por uno de los caminantes. Sin embargo, me cuesta creer que Deanna no guardara una bala para ella cuando ve que los zombies finalmente se acercan a su habitación, limitándose a gritarles a ver si se asustan. 

Quien era previsible que la liara era Ron, el hijo adolescente de Jessie, quien no alberga precisamente buenos sentimientos ni hacia Rick, el asesino de su padre, ni hacia Carl. La invasión de Alexandria por los zombies trastoca los planes de Ron de meter un balazo a Rick, pero no lo detiene, como vemos en el episodio. Y como tantas y tantas veces ha ocurrido ya en esta serie, vemos como alguien decide anteponer sus propias vendettas personales a la supervivencia común, matando al que tienes al lado antes que a los zombies que te rodean. Carl, para no liarla aun mas, no descubre las intenciones de Ron a su padre, pero intenta después que le entregue el arma. El final de Ron está muy claro: sucumbirá a su propia ira y estupidez y no tardaremos mucho en verlo.


El episodio se cierra en cierto modo en falso, con Rick y los demás intentando el viejo truco de embadurnarse de vísceras de caminantes para pasar desapercibidos entre ellos. Ya lo hicieron en Atlanta en uno de los primeros capítulos y les salió bien, aunque ahora la presencia de Sam, el hijo menor (también traumatizado) de Jessie, puede dar al traste con la estrategia. Y es precisamente en el momento en el que Sam comienza a llamar a su madre, justo cuando están en medio de la turba de zombies, cuando el episodio termina, en uno de los cliffhangers mas insatisfactorios de lo que llevamos de serie.

La escena post-créditos (y que podéis ver aquí subtitulada) tiene como protagonistas a Daryl, Sasha y Abraham, quienes ven como su vuelta a Alexandria se ve dificultada por unos tipos armados en mitad de la carretera. Son los hombres de Negan quienes, amablemente, les anuncian que todo lo que poseen queda requisado en nombre de su líder. Es una pena que no hayamos podido ver a Jeffrey Dean Morgan en la piel del temible Negan; para eso tendremos que esperar a febrero.


En resumidas cuentas, "Start to Finish" ha sido un episodio intenso, pero por debajo de otros capítulos de la temporada. Todos esperábamos mas de este final de midseason, pero en realidad se nos han planteado mas preguntas que respuestas: ¿Qué pasa con el Lobo y Denise? ¿Y con Carol y Morgan? ¿Saldrá Maggie indemne de donde está atrapada? ¿Qué van a hacer Glenn y Enid? ¿Va a salir bien el plan de Rick? ¿Quién meterá la pata mas profundamente, Sam o su hermano Ron? ¿Cuándo veremos a Negan?... Y así muchas preguntas más que nos deja planteadas este controvertido episodio.

El episodio de anoche de The Walking Dead, titulado "Start to Finish", puso el punto y aparte a esta sexta temporada del show. A la espera de poder verlo y ofreceros nuestra reseña, os dejo con el primer avance del episodio, aun sin título, que abrirá la segunda midseason a mediados del mes de febrero. Al parecer, y según deja claro el vídeo, en dicho episodio conoceremos por fin, con permiso del Gobernador, a uno de los villanos mas temibles de los cómics de Robert Kirkman, Negan, a quien dará vida el actor Jeffrey Dean Morgan (Watchmen, Batman V Superman). Os dejo con el clip subtitulado en español.



Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget