Florida, 1958. Ike Evans (Jeffrey Dean Morgan) dirige con pasión el lujoso  Miramar Playa Hotel. Ha conseguido a Frank Sinatra para la actuación de fin de año. Las protestas de los trabajadores para poder sindicarse pueden dar al traste con semejante acontecimiento. Ike luchará con todas sus armas para evitar la ruina que eso le supondría, aunque sea
pidiendo ayuda al mafioso Ben Diamond (Danny Huston). También conocemos a su bellísima, joven y amantísima esposa, Vera Evans (Olga Kurylenko). Sus tres hijos, Danny (Christian Cooke), Steve, (Steven Strait) y la pequeña Lauren (Taylor Blackwell) se suman a la trama. Danny aparece como sensible y romántico, Steve como el más fresco y mujeriego, pero ambos devotos de su padre. Los acontecimientos de la época no serán ajenos a esta serie, como el derrocamiento de Batista por Fidel Castro.

AQUI RECUERDA A MAD MEN POR LAS POSES, PERO HAY AÑOS LUZ DE DIFERENCIA
Cadena Starz. La actualidad. "Necesitamos una serie insigna de calidad para premios, con eso de que en Spartacus sale tanta sangre y sexo, nos comemos los mocos. Vamos a mezclar Mad Men con Boardwalk Empire, que esas se llevan muchos premios. Cogemos un actor de carisma y una chica Bond. Pero tiene que caer bien".

Qué pena. De verdad que me entusiasmaba la idea de esta serie. Me encanta la época que representa, el actor protagonista, y los tejemanejes de familias. Encima, el escenario es un hotel. Trabajé unos años en hoteles y fue la experiencia laboral más divertida y de la que más aprendí. La calidad de vida era nula, pero esa es otra historia. Así que me encanta ver series y películas de hoteles y hostelería, tengo bastante idea de cómo funcionan. Pero esta serie falla en sus pilares principales, los actores, la historia y los diálogos. 

LO QUE SALVAMOS DE LA SERIE, A JEFFREY DEAN MORGAN, Y A LOS MUEBLES
Morgan está bien, hace lo que puede con esas líneas (¿hablando del amor verdadero con su hijo en la playa? Por favor...). La ambientación estupenda, pero da igual que aciertes con la moqueta si te fallan los personajes. La mujer, Vera, falla en la química con Ike. No surge entre ellos y no te los crees. Si en vez de un matrimonio bien avenido, fuera la querida de turno, habría dado más juego. Una ex-mujer apareciendo y fastidiando, habría estado bien, de esos que se siguen queriendo y se separan por una infidelidad. Los hijos, no hay por donde cogerlos. La entrada en escena de Steve es de una ordinariez y falta de clase que no te esperas en una serie enmarcada en la era del buen gusto. Y si hablamos de cómo conoce a su amor platónico, tiene escenas con ellas que recuerdan a un anuncio de desodorante y a dos perros en una playa. Fatal. Sin olvidar el primer plano a su culo. Fino fino. Impensable forma de actuar no ya en alguien casada con un mafioso, sino en una cabaretera. 

STEVE RECUERDA A LORENZO LAMAS, EL REY DE LAS CAMAS, PERO SIN LA GRACIA DE AQUEL
El otro, Danny, se le ve de un pánfilo que asusta, pidiendo una cita a una camarera de pisos, con su momento Pretty Woman. Por cierto, el padre ve estupendo que salga con ella, cuando hoy día sería un problema mezclar clases sociales de esa manera, ¿cómo no sería en 1958? Han querido que Ike nos caiga bien desde primera hora, no han querido correr riesgos y se han pasado. Gran esposo, gran padre, responsable...¿Qué nos van a contar? La sutilidad no existe en una serie que la necesita desesperedamente. "Este hotel huele a dinero fresco y a mar" Frase de lo más improbable que oímos nada más empezar la serie. ¿ Y qué decir del encuentro entre Ike y el malvado mafioso Ben, que reúne todos los tópicos en un momento? Una vez leí, y luego lo he comprobado, que todos pensamos que somos buenas personas. Da igual que seas un asesino en serie. Pues este buen señor, le cuenta la famosa fábula del escorpión y la rana, dándose a si mismo el papel de escorpión.  Es el malo, que no te quepa duda, te lo dice el mismo. Otro problema son los desnudos. Una cosa es que al ser un canal de cable puedan ponerlos, y otra que estén obligados a ello. Son de un forzado evidente y chirrian. Chirrian porque esperamos glamour, clase, distinción, sutileza, personajes complejos, contradictorios y leer entre líneas, no que nos dejen sordos diciendo quién es quien ya en el piloto. 

¿ALGUIEN DUDA QUE SOY EL MALO?
Otro momento inaudito para mi fue ver a la mujer de Ike sirviendo porque los camareros y el maitre estaban oyendo la radio y los clientes sin atender. Como camarero, vi una vez como uno dijo al maitre que no podía trabajar porque se sentía mal. Los siguientes seis meses, tuvimos que oir cientos de insultos a ese camarero porque le falló en un momento. Así que todos sin trabajar, ¿en esa época y a ese nivel? Jajajaja, como si se hunde el mundo. 

LAS MUJERES GUAPAS ABUNDAN, ESO ES VERDAD. PERO ESTA, MIRADLA DE LEJOS
Algo positivo, es la ambientación, no copia a Mad Men, esto no es una oficina, y abundan los trajes de fiesta y el estilo decorativo de la época. Pero tampoco costaba tanto poner a un doble de Sinatra, queda mal cuando lo anuncian y parece que ponen un disco, ni una escena del escenario. La temática es interesante y podría dar mucho juego. Pero no han sabido aprovecharla, y seguramente los errores son mortales para la serie ¿Qué nos van a contar? ¿Los amoríos de los hijos? ¿A quien le importan? ¡Si la que más problemas da es la niña de 11 años!

Sería milagroso que esto remontara, pero tendrían que morir todos salvo Ike y el hotel. Veré alguno más por curiosidad. Ya ha sido renovada por una segunda temporada y vendida a 70 países antes del estreno. Es que antes de verla, parece estupenda. Veremos qué pasa cuando la vean. Lo dicho, una pena.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

Si, ya sabemos que es una lata la verificación pero, ¿a quien le gusta ver spam en su página?

 
Top