15/3/2011

XVI SALÓN DEL CÓMIC DE GRANADA:JORNADA DEL VIERNES

  
  Un año más hemos acudido al Salón Internacional del Cómic, celebrado en Granada, y que ayer domingo cerró sus puertas. Esta edición es la decimosexta en la ya longeva andadura de este importante evento comiquero, siendo para mi la cuarta vez de manera consecutiva que tengo la oportunidad de acudir, por lo que me siento capacitado para reflexionar brevemente sobre su reciente evolución.

  La XIII edición del salón, celebrada en 2008 convocó autores de la talla de Brian Azzarello, Phil Jimenez, Cels Piñol, Carlos Pacheco, Juan Giménez, Brian Bolland y un largo etcétera. En la siguiente edición asistieron invitados como Howard Chaykin, Adam Kubert, Pascual Ferry, Rafael Marín...En el salón del 2010 ya se notaron los efectos de la crisis y la lista de invitados se redujo en longitud y relevancia. Aun así asistieron autores importantes como Joe Kubert, Tom Raney o Raul Cáceres, entre otros. La edición de este año quizás haya sido desde mi punto de vista la más floja a la que he asistido. No voy a entrar a exponer los motivos de esta bajada de nivel en el cartel de invitados, quiero pensar en recortes presupuestarios por la dichosa crisis.

Cels Piñol charla tras Carlos Pacheco
  La jornada del jueves estuvo dedicada a los profesionales. La primera jornada abierta al público en general fue el viernes, día flojito en cuanto afluencia de aficionados. Esta primera jornada resultó ideal para bucear en los escasos stands dedicados exclusivamente a cómics americanos y europeos. Es de agradecer para los que como yo vamos en busca del cómic perdido, el volumen raro o la ganga inencontrable un salón un día más vacío donde no tener que moverte a empujones.

  Se ha echado en falta más cantidad de stands dedicados al cómic europeo y americano, abundando en demasía los expositores de merchandising y manga. Me reitero en que el manga ya tiene sus propios salones, muy importantes y numerosos siendo los salones centrados en el cómic americano y europeo bastantes menos. Stands de otros años donde te podías pasar horas rebuscando entre sus números antiguos y ofertas han desaparecido en las últimas ediciones. ¿Por qué? Los costes de organizar los stands, las pesimistas previsiones de ventas y otros factores han reducido la presencia de tiendas muy interesantes presentes en otras ediciones del salón.

El salón el viernes
  Respecto al material disponible a la venta es cierto que se siguen encontrando joyas a precios más o menos razonables. Pero también es cierto que abunda material nuevo, muy reciente, disponible en las librerías habituales en las que compramos mes a mes nuestras colecciones. Este material se vende al mismo precio que en librerías especializadas, sin ningún tipo de descuento por motivo del salón lo que disuade comprarlo pues no ofrece aliciente económico de ningún tipo. Tampoco las editoriales lanzan nada especial para este importante evento, reservando las novedades impactantes para el salón de Barcelona. Quizás sería acertado por las editoriales avanzar algunas novedades en este salón de Granada que, no lo olvidemos es uno de los más importantes de España. Reseñar la importancia de la ciudad de Granada como centro comiquero por el número de librerías especializadas y la cantidad y calidad de los aficionados.

  La tarde del viernes estuvo dedicada plenamente a hacer cola para conseguir algún que otro dibujo o firma de los autores invitados. Después de casi dos horas de cola conseguimos dos dibujos del genial y cercano Carlos Pacheco. También Alfonso Azpiri nos obsequió con un dibujo de su creación Lorna . La organización  de las firmas y dibujos de este año parece no haber sido tan caótica como otros años. Agradecer a los afortunados que consiguieron dibujos de los autores y que amablemente dejaron que fotografiáramos. He de quejarme de la coincidencia de muchas charlas y mesas redondas con los horarios de firmas de los autores, por lo que si querías estar en un sitio u otro tenías que perderte algo.

Alfonso Azpiri y Carlos Pacheco

  Algo que me sorprendió fue la cantidad y calidad de artistas como los de la Facultad de Bellas Artes, que empiezan y que exponen sus inspirados trabajos  con la esperanza que alguna editorial o cazatalentos se fije en ellos. Este es el caso de un ilustrador granadino, gran fan de Batman y Star Wars, que exponía sus excepcionales ilustraciones y que acaparó toda nuestra atención. Podéis ver sus geniales creaciones en su página web. Tan encantados quedamos con sus ilustraciones que compramos un par de ellas.

Catwoman según Ruiz Burgos
  Mención aparte merecen los cómics que regalaban con las entradas. No es que vayan a regalar la última novedad pero qué difícil era encontrar algún título remotamente interesante.

  Las actividades programadas estaban enfocadas casi exclusivamente a los fans del manga y el anime, llenándose el salón con sus disfraces imposibles más o menos currados. Para mi casi la mitad del recinto del salón era terra incognita en la que no osaba poner el pie pues en lo que respecta al manga me quedé en Dragon Ball o Alita.

  En próximas entradas iré colgando más fotos del salón y comentaré algunas cosillas más.