Historia de un Matrimonio (Marriage Story), de Netflix: 5 Razones Para No Perdérsela

La llegada de las plataformas digitales que acaparan el ocio de millones de ciudadanos ha sido vista como una amenaza por los medios tradicionales. A Netflix directamente se le prohibía participar en certámenes cinematográficos. Sencillamente, no exponía sus producciones en cine. Como si la forma del visionado tuviera la menor relación con la calidad de la obra. Las cosas están cambiando, hasta el punto de que, más bien, son estas plataformas las que pueden estar salvando el cine más intimista. Es el caso de Historia de un Matrimonio (Marriage Story), que asombra por su calidad, la cual ya quisieran alcanzar muchas ganadoras recientes de los Oscars. Tras un breve y limitado paso por los cines, ya está disponible en la plataforma. Pasamos a relatar algunas de sus virtudes.

Historia de un Matrimonio (Marriage Story)

LA DESCOMPOSICIÓN DE UN DIVORCIO

En realidad, la película no nos retrata un matrimonio. Nos describe magistralmente, más que la decadencia de la pareja, cómo es un proceso de divorcio, concretamente en los Estados Unidos. De la mano del mismo viene la ruina personal, económica y moral de manera casi inevitable. Tanto Nicole (Scarlett Johansson) como Charlie (Adam Driver) son dos buenas personas. Ambos desean lo mejor para su hijo de ocho años y quieren prescindir de abogados en el proceso. Pero no es posible. Quien se mueve primero en ese sentido toma ventaja y al segundo no le queda más que incorporarse a la carrera, tarde y mal. No es sorprendente que el director, Noah Baumbach, ponga en la película parte de su experiencia proveniente de su divorcio de la actriz Jennifer Jason Leigh. Rezuma verdad por todas partes.

CÓMO RETRATA LOS SENTIMIENTOS Y LA CAUSA DEL DISTANCIAMIENTO DE LOS PROTAGONISTAS

En esta película los diálogos y monólogos son magistrales. Hay grandes matices en sus pensamientos y conclusiones. La tendencia, tan natural, de culpar al otro de sus propias frustraciones y errores. No asumen que, al final, todas las decisiones son propias y al principio les compensaba por el enamoramiento. Las ambiciones personales satisfechas son necesarias en una pareja a largo plazo, y eso también se introduce en la película sin aspavientos.

Historia de un Matrimonio (Marriage Story)

LOS ABOGADOS

Que hayan nominado a Laura Dern por el papel de Nora Fanshaw es bastante lógico. Encarna a la perfección el papel de tiburón a la búsqueda de la presa. Consigue convencerla de que cosas que nunca hubiera pensado hacer contra su ex-marido son completamente necesarias. Lo que era un trato amistoso se hace inviable en un juicio, donde Ray Liotta —quien interpreta al otro letrado— no se queda corto en su apocalíptica visión del futuro si Charlie no se mueve rápido y bien. Su intento de buscar una buena persona que le represente termina de la única manera que puede. La escena de ambos abogados transformando detalles comunes de cualquier pareja en crímenes es tremenda, a la vez que reconocible por cualquiera que trabaje en estos temas.

PRESCINDE DEL ALECCIONAMIENTO POLÍTICO

Algunos oportunistas ya han querido ver un #metoo en potencia en el discurso de la abogada de Nicole. En él menciona que un mal padre es tolerado por la sociedad y una mala madre no. Se le olvida que un hombre que no trabaja no es tolerado por la sociedad, mientras que a una madre sí. Y también que no debe ser mal padre ni madre nadie, porque afecta a la vida de inocentes, sus hijos. La película es muy equitativa, pero es inevitable ver que uno de los dos lo tiene más difícil de cara a la ley. Además, las motivaciones de uno y otro quedan muy claras, siendo evidente para el espectador que han llegado a un punto donde es imposible que ambos consigan lo que quieren a la vez. Uno ha de ceder, y tan injusto es que lo haga uno como que lo haga el otro.

Historia de un Matrimonio (Marriage Story)

EL LUCIMIENTO DE LOS ACTORES

Scarlett Johansson ya ha pasado por un par de divorcios, el último con niña incluído. Adam Driver está casado de momento, pero también está implicado en obras de teatro sin finalidad demasiado comercial. Estas experiencias personajes posiblemente han influido en que ambos hayan merecido nominaciones de primer nivel, a la espera de que caigan sus nombres de candidatos en los Oscars. La profundidad con la que expresan las distintas emociones de sus personajes es muy creíble, desde la felicidad inicial hasta los brutales enfrentamientos que llegan a tener. Todo un panel de matices que pocos actores pueden transmitir. Una pareja en estado de gracia que aprovechan la oportunidad tan grande que se les ha dado.


Se la compara mucho con Kramer contra Kramer (1979), pero aquella película fue novedosa en su momento por poner al padre a cargo del niño. Esto hace que, vista décadas después de su estreno, como fue mi caso,  no me resultara tan buena película. Esta en cambio es mucho más atemporal, sin necesidad de apoyo alguno más que de sí misma. Joker, que ya supera los mil millones de dólares de recaudación —puedes leer nuestra crítica aquí—, va a ser una gran competencia para esta película a nivel de premios. De hecho, si no fuera por Joker, Historia de un Matrimonio tendría asegurado los principales premios del año, ya que la lista de nominaciones es casi interminable. No os la perdáis, esto es cine de verdad, aunque sea solo en vuestra televisión.

5 razones para no perderse Historia de un Matrimonio (Marriage Story), de Netflix, con Scarlett Johansson y Adam Driver

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]