JUEGO DE TRONOS, EPISODIO 4X03 "BREAKER OF CHAINS". LA CRITICA (SPOILERS)

El episodio de esta semana, titulado "Breaker of Chains", "Rompedora de Cadenas", debe su nombre, como no, a Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), la cual sigue con su cruzada para liberar los esclavos de las ciudades estado con las que se va encontrando. Dany basa su fuerza no en sus tres dragones, no, sino en su propias capacidades para convencer a los esclavos para que se unan a su causa y se liberen de sus cadenas. Y que mejor manera para convencer a los esclavos de la ciudad de Meereen que lanzarles con catapultas barriles cargados con las cadenas rotas de los esclavos de otros reinos. Tras cuatro temporadas, la cruzada de Daenerys ya se va volviendo algo repetitiva, convirtiéndose en esa amenaza latente para los Lannister que siempre está ahí pero nunca llega a concretarse. A este paso, cada vez tengo mas claro que no será hasta la temporada final en la que veremos por fin a la Khaleesi atacar con sus Inmaculados y sus dragones Desembarco del Rey.
DANY Y SU CAMPEÓN, DAARIO NAHARIS
DANY Y SU CAMPEÓN, DAARIO NAHARIS
Pero, ¿que ha sucedido en el resto del episodio? El rey Joffrey ha muerto, pero incluso con su cuerpo aun caliente, su abuelo, Tywin Lannister, ya está aconsejando a su otro nieto sobre las cualidades que debe reunir un buen rey. Es una buena escena, en la que Charles Dance, quien interpreta a Tywin, se luce, como hacía tiempo que no lo hacía, mientras explica a su nieto Tommen por qué otros reyes supuestamente virtuosos fracasaron en su empeño y terminaron muertos, como el propio Joffrey. No será la única humillación que Cersei (Lena Headey) tendrá que sufrir en presencia del cadáver aun caliente de su hijo, ya que Jaime (Nikolaj Coster-Waldau), su hermano y padre de Joffrey, no escoge otro momento mejor que este para dar rienda suelta a sus instintos incestuosos. Es una escena potente y perturbadora, aunque algo increíble.
JOFFREY, AL FIN MUERTO
Otro momento en el que podemos deleitarnos con la actuación de Dance es en la visita de Tywin al burdel de Lord Baelish, en el que retozan Oberyn Martell, La Víbora Roja (Pedro Pascal), su amante Elaria Sand, y un par de chicas. Es una escena en la que Tywin demuestra que es capaz de sacar partido incluso de la muerte de su propio nieto para ganar aliados, aunque este aliado sea Oberyn, quien ha jurado matarlo en caso de encontrarlo culpable de la muerte de su hermana y sobrinos años atrás. Oberyn está resultando ser una buena adición a la serie, aunque desde un primer momento sus ansias de venganza hayan sido manejadas con tanta torpeza por los guionistas.

Mientras, en las mazmorras, Tyrion (Peter Dinklage) acepta con resignación que ha sido atrapado en medio de una conspiración, y que su cabeza será la que ruede en vez de la del verdadero envenenador de su sobrino. Podrick (Daniel Portman), su fiel escudero, le confiesa que ya ha sido presionado para que declare en el juicio en contra de su señor, pero que prefiere morir que hacer tal cosa. Si hay algo que sabe hacer bien Tyrion es conseguir aliados fieles, como Podrick o Bronn... al menos hasta ahora. Pero, si no es Tyrion el envenenador de Joffrey, ¿quien ha sido?
PODRICK PAYNE, FIEL A TYRION HASTA EL FINAL
Sansa (Sophie Turner), tras el asesinato de Joffrey, es rescatada por Dontos, el caballero bufón, y llevada a un barco que espera oculto en la niebla frente a la costa. Allí le espera Lord Baelish, Meñique (Aidan Gillen), quien parece ser que está detrás del regicidio... o no. Las intenciones de Meñique son aun poco claras, pero hay que decir que su vuelta a la serie es bienvenida, pues es, desde la primera temporada, uno de los personajes mas interesantes.

Margaery (Natalie Dormer), enviudada por segunda vez, se preocupa mas de si ha llegado a convertirse en reina que en su marido muerto. Su abuela Oleanna (Diana Rigg) la tranquiliza, asegurando que los Lannister aun necesitan de la alianza de la casa Tyrell. Recordemos que aun tenemos pendiente otra boda, la de Ser Loras y Cersei, la cual cuenta con la frontal oposición de Jaime Lannister... y la del propio novio, claro. 
MARGAERY, PREOCUPADA PORQUE JOFFREY NO CONSUMARA EL MATRIMONIO
Mientras, Stannis (Stephen Dillane) se impacienta con Ser Davos (Liam Cunningham), quien parece ser incapaz de conseguir aliados poderosos para su señor. Sin embargo, lo que parecía una nueva lección de lectura de la hija de Stannis, Shireen, resulta ser la inspiración que esperaba Davos para conseguir aliados poderosos para el legítimo rey Baratheon. Se nombra aquí de nuevo a la Banca de Hierro, unos potentes financieros que parecen estar afincados en Braavos.

El Perro (Rory McCann) y Arya Stark (Maisie Williams) siguen su camino, topándose con un granjero que les ofrece comida y refugio a cambio de ayudarlo en las tareas de la granja. Mientras que en un capítulo anterior veíamos como Clegane se deshacía de unos soldados del rey que estaban aprovechándose de unos granjeros indefensos, es ahora El Perro quien hace lo propio, ante el estupor de Arya. La escena está bien resuelta, y me hubiera sorprendido que el final hubiese sido otro con un personaje de la calaña de Sandor Clegane.


En el norte, volvemos a saber de Gilly (Hannah Murray), la chica rescatada por Sam (John Bradley) de las garras de Craster, la única mujer entre los 100 hombres del Castillo Negro. Sam decide ponerla a buen recaudo de sus compañeros cuervos llevándola a ella y su bebé a un burdel de Villa Topo. No tengo muy claro que papel desempeña Sam, ni mucho menos la chica, en esta historia, así que no se para qué le conceden los guionistas tanto tiempo del capítulo. En la fortaleza de la Guardia de la Noche se preparan mientras tanto para el ataque de los salvajes de Mance Raider, aunque antes tendrán que resolver otro problema: terminar con los cuervos renegados que se hicieron con las posesiones y las mujeres de Craster.

LO MEJOR DEL EPISODIO:
  • Las enseñanzas de Tywin a su nieto, con el cuerpo de Joffrey presente y Cersei sufriendo a cada palabra que pronuncia su padre.
  • La manera que tiene de pagar Menique sus deudas.
  • La espectacularidad de la ciudad de Meeren, muy bien recreada digitalmente.
LO PEOR DEL EPISODIO:
  • La escena incestuosa entre Cersei y su hermano al lado del catafalco de Joffrey: perturbadora pero a la vez increíble y que cuadra poco con el retrato que se nos esta haciendo de Jaime en esta temporada.
  • La escena entre Daario, el campeón de Daenerys y el de la ciudad de Meeren, resuelta al mas puro estilo Indiana Jones. ¿También tenía diarrea el actor que interpreta a Daario Naharis, como Harrison Ford, para resolverla tan rápido?

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[blogger][facebook]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *