04/01/2020 - 05/01/2020

El nombre de Stephen King suena a todo el mundo. El de su hijo, Joe Hill, posiblemente tenga menos resonancia para los no aficionados. Este es precisamente el autor de la novela en la que se basa esta serie de AMC que Amazon Prime ha puesto a disposición de sus suscriptores desde el pasado 21 de abril. Una vez vistos los diez capítulos en los que consiste la primera temporada, nos disponemos a analizar qué nos ha parecido esta nueva propuesta de corte fantástico.


Charlie Manx (Zachary Quinto) es un ser sobrenatural que se dedica a raptar niños para llevarlos a lo que él entiende como su oasis particular, Christmasland. El problema es que él se alimenta de la esencia de estos niños para mantenerse joven y esquivar su verdadera edad, que pasa del centenario. Nadie parece estar pendiente de las acciones de este ser, hasta que Vic McQueen (Ashleigh Cummings), una joven con una sensibilidad especial, se cruza en su camino. 

La serie cruza varias tramas que, si las analizas por separado, podrían ser casi independientes hasta que van convergiendo. El problema es que no hace muy bien esto último. Esta serie es el equivalente a una hamburguesa de cadena de comida rápida. El primer bocado está bueno, pero no resiste un análisis nutricional ni comer varios días seguidos lo mismo. También es efectiva para gustar al gran público sin grandes exigencias.

Por un lado, tenemos mucho protagonismo de Vic McQueen. Para empezar, la actriz elegida no solo tiene bastantes más de los dieciocho años que no paran de repetirnos que tiene. Parece incluso mayor de su edad real, veintisiete. Esto hace caer bastante el creerte lo que ves. Sus relaciones familiares insisten de una manera simplona y superficial en los defectos: que si el padre bebe, que si la madre es la que trabaja, infidelidades absurdas... Plantea dificultades económicas en la familia, pero luego quedan en nada, porque se resuelven con más magia que en Christmastland. Es un defecto en general de la serie, plantea situaciones que luego parece olvidar. Es el caso del admirador de Vic, Drew (Rarmian Newton). Pasamos de repente al anodino amigo de toda la vida, que nada más parece estar para lo que averiguamos al final de la serie. Para ser una serie de corte fantástico que pasa tan poco tiempo mostrando fantasía, debería haber cuidado mucho más este aspecto. Los amigos de Vic y sus relaciones familiares no parecen tener más objetivo que rellenar espacio. 

VIC NO SE QUITA SU CAZADORA CASI BAJO NINGÚN CONCEPTO

Este esquema se repite de alguna manera con Maggie (Jahkara Smith) y su amistad con el sheriff. Su situación familiar es también retratada de forma esquemática y simple, sin tener en cuenta lo poliédrico de las relaciones entre padres e hijos. Tampoco nos queda nada claro de qué come esta chica. Es en cambio Maggie y sus habilidades el personaje más interesante tras Charlie Manx, aunque acaba pecando de poco desarrollo, a pesar de que episodios han tenido de sobra para ello. 

La serie entretiene, pero termina cayendo en la inverosimilitud, y no precisamente por la parte mágica. Está bien pensada la explicación por la que Vic puede acceder al mundo de Charlie, ya que al menos se molestan en pensar una. El problema es que casi todos parecen ser unos héroes, y difícilmente en una situación como la que se encuentran se pueden permitir tanta dedicación y tanto riesgo. 

NOS4A2 ES UN COCHE, NO UN VAMPIRO. Y CON MÁS PERSONALIDAD QUE ALGUNOS PROTAGONISTAS

En cuanto a Bing Partridge (Olafur Darri Olafsson), el necesario cómplice, no me acabo de explicar por qué no está detenido, ni cómo es posible que con su pasado sea conserje en un instituto. Va orbitando de idiota a inteligente según va necesitando la serie.

Si buscáis fantasía, esta serie no os va a dar mucho de eso. Y la verdad es que profundizar en Christmastland habría sido lo mejor que podría haber hecho la serie, y no perder el tiempo con los problemas familiares de Vic. La idea de un Charlie rescatando a niños desatendidos podría haber sido mucho más provechosa, pero se pierde la oportunidad de hacer un personaje con más caras que la de la pura maldad. 


En definitiva, una serie con personajes arquetípicos, donde no falta la inspectora de policía superseria y superprofesional de minoría étnica. Por otro lado, algún momento de tensión que funciona sí que tiene. Todo esto habría sido mucho más disculpable si hubieran tenido la decencia de terminar todo en una temporada. En vez de eso, nos dejan cabos sueltos imperdonables con la única intención de vendernos una segunda tanda de capítulos. En este caso no es que no sea necesaria, es que es directamente una falta de respeto al espectador. Si fácilmente podríamos haber prescindido de algunos episodios, no digamos ya una continuación. Nada hay que lo justifique, más que las ganas de hacer negocio de sus productores. Una pena.

No siempre se han decidido a publicar las aventuras de Capucha Roja en España. Es un personaje muy minoritario, y sus aventuras se alejan por lo general bastante de la batfamilia. Esto a veces juega a su favor, y otras veces en contra. En este arco completo, publicado por ECC Ediciones bajo el título de Primera Temporada, el guionista Scott Lobdell es el responsable de todo lo que acontece al Robin caído de Batman. ¿Qué podemos decir de este tomo?

Capucha Roja, El Forajido: Primera Temporada - Príncipe de Gotham

A pesar de que Scott Lobdell es un nombre bastante polémico en el mundo del cómic, debo decir que en general he disfrutado bastante del tomo. Jason Todd sufre de bastante indefinición, ya que quiere ser una especie de antihéroe, pero acaba cayendo en muchas incoherencias. Físicamente, al menos, podrían haber respetado el origen pelirrojo del personaje para poder distinguirlo del resto de miembros de la batfamilia. Moreno y con los ojos azules, no sabes si es Dick Grayson o incluso Tim Drake si no te lo dicen.

A Jason no lo sitúan mucho en Gotham, así que el componente fantástico en sus historias suele ser bastante elevado. Sobre todo, en lo que refiere a su pasado, y su formación tras su resurrección. La pareja que formaba con Bizarro y Artemisa ya no está. Sabemos de ello por los flashbacks que salpican la historia.

Comienza ya con Roy Harper, con quien comparte buenos momentos bastante bien llevados. Como bien sabéis, Roy decide ir a Santuario, donde lo ocurrido en Héroes en Crisis le afecta de lleno. Esto es aprovechado por el guionista para hacer un momento íntimo y familiar entre Bruce y Jason. Está bastante logrado y mucho mejor que la mayoría de encuentros entre los dos personajes, bastante ilógicos. Si es un criminal que asesina, la condena no debería ser no permanecer en Gotham. Batman tendría que detenerlo y llevarlo ante la justicia. Retratar la relación que Bruce y Jason tendrían es, por tanto, muy complicado. No cuadra tampoco ese enfrentamiento entre ambos en la sala Iceberg en la que Batman sale escaldado. Que quede por encima Jason es a todas luces absurdo y echa por tierra la esencia de Batman.

UN ASPECTO MUY SIMILAR A OTROS DE LA BATFAMILIA

La lectura es trepidante y vemos todo tipo de aventuras, aparte de algo de la vida personal de Jason Todd. Desde su amistad con Roy Harper y sus recuerdos, al establecimiento de nuevos lazos afectivos, incluso uno amoroso demasiado normal para durar. También algo sorprendente e innecesario desde mi punto de vista. Jason parece estar madurando, aunque es inevitable de nuevo caer en incoherencias de un personaje que nadie parece haber establecido con unas directrices claras. Considero que funciona mejor a su aire que cuando intentan hacerlo encajar con otros miembros de la batfamilia. Hacerlo dueño de la sala Iceberg no es mala idea, y aprovecha para crear su propia corte de personajes, como las Hermanas Su. Me sobra el trato dado al Pingüino, me creo una salida más digna. Como todo con este personaje, no parece que vaya a ser algo estable o duradero para irle haciendo una biografía. 

El dibujo acompaña bastante bien, son trazos modernos y amplios. A pesar de que son varios artistas, no son muy diferentes entre ellos. Ninguno es una estrella, pero cumplen en general bastante bien. Un tomo sorprendentemente disfrutable y ameno. Sus fortalezas: la independencia respecto a su familia, y su debilidad cuando intentan hacerlo encajar donde no tiene mucho sentido su presencia. Esperemos que se sigan animando con este personaje para poder disfrutar de sus próximas aventuras en España.

CAPUCHA ROJA, EL FORAJIDO: PRIMERA TEMPORADA - PRÍNCIPE DE GOTHAM
ECC Ediciones
Edición original: Red Hood and the Outlaws Annual núm. 2 USA (one-shot), Red Hood: Outlaw núms. 26 a 36 USA
Guion: Scott Lobdell
Dibujo: Clayton Henry, Pete Woods, Stephen Segovia
Formato: rústica, 296 páginas. A color.
Precio: 26,95 €

Como viene siendo habitual, actores y actrices de primera línea se apuntan a eso de las miniseries para televisión y plataformas. En este caso, la serie es de FX aunque se estrena en HBO por estos lares. La producción estadounidense trata de contarnos la lucha contra la ERA (Enmienda de Igualdad de Derechos) que llevó a cabo una mujer llamada Phyllis Schlafly, divinamente interpretada por Cate Blanchett. Sin embargo, visto el primer capítulo, no he sido capaz de ver el segundo por puro aburrimiento y hastío propagandístico. Os describo por qué.

Mrs. America, la Serie de Cate Blanchett en HBO

La serie, técnicamente, no tiene nada que pueda ser reprochable. Bien ambientada, rodada, y con actores de primera línea que encajan perfectamente en sus papeles. Los problemas son otros. Desde el tráiler y el anuncio, se nos presenta a la señora Schlafly como una villana, pretendiendo adoctrinar con la serie la posición que es correcta y la que no. Esto ya me creó rechazo, pues las verdades absolutas no existen y, si se presta atención a todos los discursos, siempre hay algo aprovechable en alguno. Por muy lejos que puedan estar de nuestras elecciones políticas. 

La serie parece defender una idea particular del feminismo, la que parece imponerse en los medios de comunicación actuales, pero mucho menos en la sociedad civil, ocupada con otros menesteres como sobrevivir. Habiendo visto mucho cine de los años setenta, esa vida encorsetada que pretende transmitir la miniserie no me cuadra con los cineastas que nos lo contaron en directo. Los momentos aparentes de sufrimiento de Schlafly, curiosamente, caen en los mismos estereotipos que la serie pretende combatir sin ambages. Por ejemplo, tener sexo con su marido a desgana, como si las mujeres no pudieran tener la iniciativa ni disfrutar del sexo, siendo meros objetos de sus maridos.

JAMES MARSDEN INTERPRETA AL POLÍTICO REPUBLICANO PHIL CRANE

Por otra parte, estando muy alejada de esta mujer ideológicamente, me parece admirable en muchos sentidos. Siendo de origen humilde, tiene su vida resuelta gracias a un matrimonio ventajoso, que le permite tener criados y aficiones políticas con seis hijos. De hecho, quien determinó su ascenso social y le dio los contactos necesarios para hacer carrera política y ser influyente fue su marido. Phyllis Schlafly teme que la igualdad suponga en realidad pérdida de derechos y afecte a su cómoda vida y a la de otras mujeres. Por ejemplo, tener que ir a la guerra, algo completamente lógico. Luego ya defiende otras ideas más conservadoras, religiosas y propias de su clase social, que cada uno es libre de coincidir con ellas o no.

La serie es bastante aburrida, se pierde en debates políticos que no resultan naturales, o en escenas que pretenden transmitirnos lo sufrido que era ser mujer en la época. Como la cuñada que sufre por ser soltera y no haber tenido hijos mientras va y viene donde le apetece. El adoctrinamiento está presente en todo el capítulo, que parece más largo de lo que es a pesar de sus cuarenta y tres minutos de duración.

No le doy una segunda oportunidad porque no creo que esta señora merezca una serie, ni el enfoque que le dan me parece justo. Para ser yo una persona que disfruta con series de esta temática, por ejemplo la interesante La Voz Más Alta, ya tiene que ser fallida Mrs. America


Una pena que se dé tanto bombo a cualquier cosa que puedan vender como feminismo en las webs que llenan sus páginas con el bolso que necesitarás esta temporada o la crema que te hará parecer diez años más joven. Una contradicción que no me apetece seguir sufriendo con esta serie.

El nombre de Will Eisner es bien conocido por quien se considere aficionado a los cómics. Sin embargo, como es mi caso, quizás nunca te hayas parado a leer nada de él. Dispuesto a corregir ese error, me regalaron por mi cumpleaños este increíble obra, La Trilogía de Contrato con Dios, editado en un solo volumen por Norma Editorial. En ella se recopila la que se considera la primera novela gráfica de la historia. Lejos de cualquier historia superheroica o aventurera, el dibujante y guionista neoyorquino nos retrata la realidad social de un lugar y una época: el barrio del Bronx en los años veinte y durante el crack del 29. 

Contrato con Dios, de Will Eisner

En ocasiones, se ha comparado esta obra con Las Uvas de la Ira (1939), de John Steinbeck. Leí dicha novela hace unos años y me atrevo a decir que el cómic de Eisner es superior. La novela tiende a retratar a la clase obrera de una manera más unidimensional, quizás demasiado virtuosa. Sin embargo,  Eisner aquí se dedica a retratar el comportamiento humano tal cual, sin buenos ni malos absolutos. Pareciera que se dedicó a mirar por la ventana y contar aquello que veía como un simple y justo observador.

La primera historia es dolorosamente próxima para él. La pérdida de su hija a los 16 años es aquí trasladada a un rabino que adopta a una niña que comparte el mismo final. Que no haya sido capaz ni de hacerla hija propia del personaje da idea de hasta qué punto tuvo que marcar algo de distancia para poder plasmar en viñetas lo vivido. La desesperación que transmite toda la historia, su dolor y desasosiego, llega al lector que no puede evitar emocionarse con esa lluvia inmisericorde y esos dibujos tan increíbles y expresivos. Reconozco que prefiero enormemente el cómic a color que en blanco y negro, pero en este caso me temo que es lo ideal. Eisner nos cuenta algo que todos hemos sentido aunque en distintas medidas: la sensación de injusticia absoluta ante las desgracias de la vida. 

LA DESOLACIÓN DEL RABINO ES LA DEL PROPIO EISNER

Es una obra muy extensa y una crítica justa sería demasiado larga. Sencillamente, Eisner va haciendo desfilar ante nosotros a un vecindario humilde y sus problemas. Las diferencias que van surgiendo entre los inmigrantes y las diferencias que se van produciendo en la convivencia. Unas son por las nuevas generaciones, otras por la mezcla de razas, cultura y clase social... Nuevamente, Eisner se abstiene de juzgar, y sencillamente retrata, valientemente, las situaciones que debieron darse.

La intimidad de los matrimonios, los rumores y linchamientos de escaleras, las frustraciones de todo tipo en apartamentos para inmigrantes... La vida tal cual retratada en esta novela gráfica de Will Eisner. Que haya pasado casi un siglo desde esta época no hace aquellos problemas tan diferentes. Clase obrera luchando por sobrevivir, y que poco a poco va aspirando a más felicidad y más ambiciones que la mera supervivencia: amor, vacaciones, progreso social, mejorar su barrio...

UNA ESTAMPA QUE SIGUE EXISTIENDO EN MUCHOS BARRIOS HUMILDES

Todo el cómic exhuma realidad, demostrando que la novela gráfica está a la altura del mejor de los libros. Los personajes son variopintos, y se van entremezclando entre ellos, aunque no siempre. La chica joven, el matrimonio mayor, el emprendedor, el especulador, el casero miserable... Nadie carece ni de interés ni de un retrato ajustado a la más posible de las realidades.

La Avenida Dropsie, el título de la tercera de las historias, es un escenario que terminamos identificando con el vecindario existente en prácticamente todas las ciudades que han sufrido un aumento de su población por el desarrollo económico. No importa cuan lejos de Nueva York nos encontremos.

Una obra maestra completamente atemporal, aunque publicada en 1978, que asombra por su modernidad,  honestidad y calidad. En estos tiempos donde todo parece ser tendencioso y con mensajes aleccionadores, aquí se disfruta la ausencia de todo ello. Cualquiera que considere que el cómic no es un arte debería echar un vistazo a esta obra, ya sea al completo o a cualquiera de sus historias.

LA TRILOGÍA DE CONTRATO CON DIOS (EDICIÓN DEL CENTENARIO)
Norma Editorial
Edición original USA: A Contract with God And Other Tenement Stories
Guion y dibujo: Will Eisner
Formato: Cartoné con sobrecubierta, 536 págs., monotono
Precio: 32 €

Estos días las plataformas aún tienen reservados algunos estrenos. Es el caso de Run. Creado por la misma guionista de Killing Eve, Vicky Jones, y con Phoebe Waller-Bridge como productora ejecutiva. La nueva propuesta trae siete episodios de una media hora escasa cada uno. La trama gira en torno a una pareja, Ruby (Merrit Wever) y Billy (Domhnall Gleeson), que retoman su relación de manera sorpresiva tras un espacio de varios años. Si bien se define en los medios como comedia, seguramente por la duración de los episodios, no es la mejor de las descripciones. Una vez visto el primer capítulo, ¿qué podemos decir de Run?

Run, de HBO

La serie se deja ver. Comienza con una escena con la que cualquiera podríamos identificarnos hasta hace poco: una mujer en un aparcamiento de un centro comercial abarrotado. Enfrascada en una conversación rutinaria, de repente recibe un breve mensaje en el móvil que le hace tomar una decisión drástica que rompe con su vida diaria.

Si bien se define en los medios como comedia, seguramente por la duración de los episodios, no es la mejor de las descripciones


La serie no desvela desde el principio qué es lo que sucede, dando margen a que nuestra imaginación vuele pensando qué es lo que puede haber detrás del aviso. Poco a poco, a través de las decisiones de Ruby, vamos encajando el puzzle del camino que la ha llevado hasta Billy. Tampoco aquí nos desvelan todas las cartas. He de decir que ir construyendo el misterio poco a poco es uno de los aciertos de la serie. Consiguen mantenerte intrigado con qué es lo que sucede, y manejan bien los tiempos. No abusan de tu paciencia, sino que van contando lo justo para que la serie avance.

UN VIAJE EN TREN ES EL NUEVO COMIENZO DE ESTA PAREJA

La química entre los protagonistas no es abrumadora, sino más bien mundana. La elección de dos protagonistas de aspecto normal ayuda a crear esa impresión. Lejos de las bellezas de Hollywood que protagonizan casi todas las series, es bastante más fácil identificar a esta pareja como algo más cercano. Una historia de esas que suceden en tu bloque o a un compañero de trabajo.

¿Nos podemos creer esta historia, en la que se abandona las responsabilidades diarias en un parpadeo por una antigua ilusión? Resulta curioso que, debido al confinamiento que vivimos, nos resulte más extraño ver a gente tocándose, ir a un centro comercial, cogiendo un tren o un avión que una serie de zombies. En cuanto a la decisión de ambos, conozco casos de reencuentros en los inicios de Facebook donde se liaron la manta a la cabeza sin decir adiós a nadie, hijos pequeños incluídos, más de uno y más de una. Así que esta historia nos la podemos creer.

Los diálogos entre ellos tienen mejores y peores momentos. A veces son dinámicos, a veces nos cuesta entender por qué han tomado esa decisión. Algunas reacciones son también algo exageradas, pero podemos encajarlas en el tipo de personalidad de ambos personajes. 


Ya hemos advertido que de comedia de situación no tiene nada. Mucho más cerca está de ello Breeders. Se ve con agrado y tiene un momento final lo suficientemente intrigante como para seguir sabiendo de esta pareja. De momento, me interesa saber hacia dónde van. El reto de la serie en los episodios venideros es seguir interesando en el desarrollo de su nueva historia en común. Veremos si lo consigue.

Los dinosaurios son criaturas que siempre han fascinado al hombre. Bien por su tamaño colosal, bien por el misterio que rodea su desaparición, estos «lagartos terribles» siempre han ocupado un lugar destacado en nuestras fantasías. Desde que los primeros fósiles fueran descubiertos en 1840 por el científico británico Richard Owen, los dinosaurios han protagonizado novelas, relatos, películas y series de televisión. En pocas palabras, se han convertido en una parte importante de nuestra cultura popular.

Hace un Millón de Años: Todo el Cine de Dinosaurios (1914-1987)

Octavio López Sanjuán, autor de ¿A Quién Vas a Llamar? La Historia de Los Cazafantasmas (Tyrannosaurus Books, 2015), obra que ya reseñamos aquí, vuelve a uno de sus temas fetiche: los dinosaurios. Tras la publicación, hace unos años, del libro Cinezoico: El Dinosaurio a Través de la Historia del Cine, este autor alicantino pone al día toda la información de aquel ensayo, ampliándola y dándole una nueva perspectiva. ¿El resultado? Hace un Millón de Años: Todo el Cine de Dinosaurios (1914-1987), un libro ameno, exhaustivo, profusamente ilustrado y bellamente editado, como es habitual en los libros sobre cultura popular de Diábolo Ediciones

El libro se divide en dieciocho capítulos y un índice final de películas, una útil aportación que no es todo lo habitual que debiera ser en esta clase de obras. Este índice ayuda a realizar búsquedas de las películas, series y cortos en los que el dinosaurio, de un modo u otro, es el protagonista. El libro comienza, como no, en la prehistoria del cine, cuando el sonido aún no había hecho su irrupción en las salas de proyección. De aquellos años, la brontosaurus animada Gertie, fue el principal exponente. 

Adornado con una cantidad ingente de fotografías, pósters, fotogramas y arte conceptual, el texto de Sanjuán va ahondando en cómo los dinosaurios cautivaron a los espectadores de aquellos primeros años del siglo XX. Muy pronto, los reptiles gigantes pasan de la animación a la imagen real, de la mano de pioneros de la técnica stop motion como Willis o'Brien o Marcel Delgado. El Mundo Perdido (1925) sería uno de los primeros blockbusters del cine jurásico. Sanjuán, además, da un repaso a los diversos remakes y versiones de la famosa novela de Arthur Conan Doyle que se han estrenado hasta la actualidad.

Póster de The Ghost of Slumber Mountain (1918)

Tras El Mundo Perdido, el autor se detiene en la génesis, desarrollo y repercusiones de uno de los títulos más míticos de la historia del cine: King Kong (1933). En esta parte del libro, Sanjuán nos descubre proyectos inconclusos tan maravillosos como Creation (1931), muchas de cuyas ideas se reciclaron para el film del gorila gigante. Tras el éxito de King Kong, rápidamente llega la secuela, El Hijo de Kong (1933), un film menor que no alcanzaría la relevancia ni la calidad de su magno predecesor.

El autor también dedica un capítulo a los dinosaurios animados de la factoría Disney, en concreto su película Fantasía (1940). Pero también desentierra fósiles de la animación como la olvidada película italiana Allegro Non Troppo (1976), del animador Bruno Bozzetto, conocido por los aficionados españoles por sus dibujos animados del Señor Rossi.

Pero a quien el autor dedica más páginas de su obra es al dibujante, escultor y animador norteamericano Ray Harryhausen. Admirador y discípulo de Willis O'Brien, el mago de la stop motion comenzó su carrera trabajando en films como El Gran Gorila (1949) o El Monstruo de Tiempos Remotos (1953). En capítulos posteriores, el autor volverá a tratar extensamente la figura de Harryhausen, analizando películas como El Valle de Gwangi (1969) o Hace un Millón de Años (1966).

Ray Harryhausen

Sanjuán trata también en su libro el monstruo más famoso de Japón: Godzilla. Aunque no se trata exactamente de un dinosaurio, merece la pena figurar en este fascinante repertorio de reptiles cinematográficos. Tras el kaiju nipón, Sanjuán nos descubre películas y cineastas tan desconocidos como Karel Zeman y su Unknown Island (1948), o curiosidades como la cinta checa Viaje a la Prehistoria (1955). Películas olvidadas que merecen un redescubrimiento por parte de los aficionados al fantástico.

Tras repasar las diversas adaptaciones de las obras de Julio Verne en las que aparecen dinosaurios, como la reivindicable Viaje al Centro de la Tierra (1976), de Juan Piquer Simón, Sanjuán da un giro y se centra en producciones más desenfadadas. Comedias y películas familiares con los dinosaurios como protagonistas acaparan esta parte del libro. Debemos destacar la película Cavernícola (1981), una comedia prehistórica con Ringo Starr como protagonista. Una rareza que merece la pena recuperar en el cincuenta aniversario de la separación de los Beatles.

No podía dejar de mencionar el capítulo dedicado a las producciones británicas sobre dinosaurios, como Hace un Millón de Años (1966) o Cuando los Dinosaurios Dominaban la Tierra (1970), cinta esta última homenajeada por Spielberg en una escena de su Parque Jurásico (1993). Ambas películas—de la mítica productora Hammer— fueron las últimas grandes producciones en utilizar la técnica de la stop motion para animar dinosaurios.

Pósters de las protagonistas de Cuando los Dinosaurios Dominaban la Tierra

En la última parte del libro, el autor ahonda en las razones por las que la animación stop motion cae en desuso. Los estudios prefieren técnicas más rápidas, como las marionetas o actores enfundados en pesados disfraces. El perfeccionamiento de los efectos especiales en películas como Star Wars (1977) hizo que el público cambiara de gustos y preferencias, dando de lado a los tradicionales reptiles prehistóricos animados fotograma a fotograma. Películas como la modesta pero interesante El Planeta de los Dinosaurios (1977) o The Crater Lake Monster (1977) fueron de las últimas en animar sus criaturas con esta técnica.

Con un afán casi enciclopédico, Octavio López Sanjuán nos ha descubierto en su libro películas olvidadas, cortometrajes perdidos y muchas, muchas especies de dinosaurios, la mayoría representadas en la gran pantalla con poca o nula fidelidad. Hace un Millón de Años: Todo el Cine de Dinosaurios (1914-1987) se lee casi de una sentada, a pesar del denso aluvión de datos, anécdotas y curiosidades que nos ofrece en sus 280 páginas. Las ilustraciones, exquisitamente escogidas y reproducidas son otro de los valores añadidos de este apasionante ensayo. El final del libro es algo abrupto, y deja la sensación en el lector de que a la obra le falta algo. ¿Quizás una segunda parte con los producciones realizadas con la tecnología digital? Estaremos atentos.

Hace un Millón de Años: Todo el Cine de Dinosaurios (1914-1987)
Diábolo Ediciones
Autor: Octavio López Sanjuán
Formato: cartoné, 286 págs., color y B/N
Precio: 25,95 €

En estos difíciles días debido al confinamiento por el coronavirus es esencial mantenerse entretenido. Los juegos de mesa son una opción excelente, ya que permiten que toda la familia se divierta. Posiblemente, buscando en el trastero hayas encontrado algún juego de mesa de tu infancia, de esos que causaron furor en los años ochenta. El Palé, Hotel o En Busca del Imperio Cobra son solo algunos ejemplos de aquellos maravillosos juegos que vuelven a tener una segunda vida en estos difíciles días. ¿Quieres volver a recordar cómo eran?

5 Juegos de Mesa Míticos de los 80

HOTEL

Desde su creación en 1974 por el juguetero británico Denys Fisher (inventor del también popular Spirograph), el juego Hotel nunca ha abandonado las estanterías de los grandes almacenes. Tras su adquisición por la compañía Hasbro, Hotel llega a España a mediados de los 80 bajo la marca MB. Aunque similar en su mecánica al Monopoly, Hotel es más dinámico y se juega más rápido. Comprar terrenos, construir hoteles y arruinar a tus oponentes son los puntos en común entre ambos juegos. Entonces, ¿qué distingue Hotel del popular juego de las finanzas? Sus maravillosos edificios en miniatura. Recientemente, la juguetera francesa Asmodee ha lanzado una nueva versión, que podéis adquirir en OlimpoJuegos.com.

Hotel

LA RUTA DEL TESORO

También muy similar en su mecánica al Monopoly, La Ruta del Tesoro se distingue del juego de Parker en su ambientación. La Ruta del Tesoro llegó por primera vez a las jugueterías españolas en 1980, conociendo varias versiones a lo largo de la década. El fabricante, CEFA, se limitó a sustituir los billetes del Monopoly por doblones de plástico y pagarés de pergamino, y los hoteles y casitas por pequeñas torres. Recientemente, CEFA ha vuelto a relanzar el juego, respetando el aspecto del original de los 80.

La Ruta del Tesoro

EN BUSCA DEL IMPERIO COBRA

Sin duda alguna, uno de mis juegos de mesa preferidos de mi infancia y adolescencia. Lanzado por CEFA en 1981, En Busca del Imperio Cobra se convirtió instantáneamente en todo un fenómeno de ventas, con más de 300 000 unidades vendidas. El popular juego fue desarrollado por Pepe Pineda, creador de numerosos juegos para la compañía CEFA. El Palé, Sinaí o Drácula son solo algunos de ellos. El indudable encanto de El Imperio Cobra se debe, en parte, a su parecido con los juegos de rol, a su extraordinaria jugabilidad y a sus maravillosas ilustraciones, obra del artista Isidre Monés. Este artista valenciano había realizado numeroso trabajos en los setenta para la editorial norteamericana Warren Publishing, concretamente para sus revistas Creepy, Eerie y Vampirella.


JUEGOS REUNIDOS GEYPER

Los Juegos Reunidos Geyper aparecieron por primera vez en España a mediados de los años cincuenta. Hasta su desaparición en 1987, debido al avance de los videojuegos, los Juegos Reunidos amenizaron las tardes de millones de niños españoles. Disponibles en diversos tamaños —de 10 a 55 juegos las versiones más grandes—, la caja contenía divertimentos clásicos como la oca, el parchís o las damas. Pero también incluía juegos tan raros como aquel que se jugaba con ratones, la ruleta o aquel tan extraño en el que había que utilizar unas varitas de plástico. Toda una joya que ya no volverá.

Juegos Reunidos Geyper

MISTERIO

Creado también por Pepe Pineda para CEFA, Misterio era, en realidad, una versión más del clásico Cluedo, de Parker. No obstante, tenía algunas diferencias respecto al juego de detectives. Entre ellas podemos destacar las cartas troqueladas con forma de ataúd, personajes terroríficos como Drácula, la momia o el hombre lobo, o las fichas de los jugadores de plástico con forma de detectives. En cuanto a la mecánica del juego, Cluedo y Misterio eran prácticamente iguales. Misterio es otro de los juegos que CEFA ha vuelto a relanzar, junto al clásico Drácula, La Ruta del Tesoro o En Busca del Imperio Cobra.

Misterio

La nostalgia por lo antiguo de quienes peinamos canas y la curiosidad de las nuevas generaciones por lo vintage han hecho que juegos como estos vuelvan a estar de moda. Prueba de ello son los precios que alcanzan algunos juegos de mesa clásicos en el mercado de segunda mano. Antiguos o modernos, los juegos de mesa siguen siendo la mejor alternativa al individualismo de los videojuegos. Esperemos que nos sigan entreteniendo durante muchos años más.

La desaparición de Batman a cargo del Guante Negro ha hecho evidente para la ciudad de Gotham la falta de su vigilante enmascarado. Esto va causando distintos efectos entre la batfamilia, o aquellos que tenían relación, positiva o negativa, con el murciélago. Sin embargo, cualquiera puede ponerse un traje y hacer de Batman, no siendo tan sencillo ocupar su lugar para quien consideraríamos su heredero natural, Dick Grayson. Este tomo, publicado el pasado noviembre por ECC Ediciones, recopila el efecto en distintos personajes de que no esté Batman ni Bruce Wayne.

Batman: La Batalla por la Capucha Vol. 1 (de 2)

El tomo comienza con una vieja conocida del murciélago. La periodista Vicky Vale vuelve a sospechar la verdadera identidad de Batman, y relaciona la desaparición de ambos. Poco a poco va investigando, pero la resolución al misterio será de lo más inesperado para ella. Está bien que no todo sean héroes y villanos, y resulta curiosa esta historia que afectaría a la vida personal de Bruce Wayne.

Seguimos por supuesto con Nightwing, que mientras duda acerca de si tomar o no el relevo, se ve adelantado por otros miembros de la batfamilia. Las dudas no son buenas y menos en Gotham. Capítulo a capítulo, ya que es un tomo recopilatorio, vamos viendo el día a día de personajes familiares. Una Oráculo desesperada ante los acontecimientos lidia con una rutina que ya es bastante dura de por sí al estar confinada en silla de ruedas por el Joker. Tampoco la de su padre, el Comisario Gordon, es mucho mejor. Atosigado por los grandes villanos de siempre, deseando confirmar lo que es un rumor a voces. ¿Ha muerto el murciélago?

Los villanos se frotan las manos pero quieren asegurarse de que ya no tienen a su archienemigo en activo. Son los grandes protagonistas de la acción de este tomo junto a otro que se autoproclama como sustituto mejorado. No tardan en averiguar quien es dado los métodos expeditivos del personaje, que en nada respetan los principios de Bruce Wayne.

Batman: La Batalla por la Capucha Vol. 1 (de 2)
EL INTIMISTA NÚMERO DEDICADO A ORÁCULO ES DE LOS MEJORES DEL TOMO

No es el único que se anima, dejando a Dick Grayson y sus dudas francamente atrás entre tanto adelantado. Esta trama es la que más interés me ha despertado del tomo, ver a unos y otros intentando sustituir al murciélago. No se plantean que puedan ser varios a la vez, solo puede haber uno.

Menos lúcido me parece lo referente a Jean Paul Valley, un personaje al que tengo especial antipatía desde su aparición absurda en los años noventa. Reconozco que el dibujo sí me ha parecido interesante, así como su cruce con Nightwing, pero es un personaje que me sobra completamente.

Al ser distintas grapas las que aquí se ofrecen reunidas, el nivel y el interés difieren, como es lógico. Me quedo con la primera y la dedicada a Barbara Gordon como las mejor dibujadas a la vez que entretenidas. La que se dedica  a los hijos de Bruce sobre cómo van sopesando el papel que les corresponde desempeñar también me convence bastante. Los villanos, algo exagerados ante la perspectiva de la muerte de Batman, quizás debieran ser más sutiles. Claro que, teniendo en cuenta los personajes que son, es pedir que cambien su esencia.

Se agradece que se recopile de una manera tan completa esta etapa, ya que la que yo tenía editada por Editorial Planeta carece de bastante material que aquí ECC Ediciones sí se ha esforzado en recopilar. Así obtenemos una visión más amplia de cómo se hizo Dick con el puesto, que en absoluto fue regalado, sino que tuvo que ganárselo entre mucha competencia. A la espera de leer el segundo tomo que complete este primer número.

BATMAN: LA BATALLA POR LA CAPUCHA VOL. 01 (DE 2)
ECC Ediciones
Edición original: Gotham Gazette: Batman Dead núm. 1 USA, Battle for the Cowl núms. 1-2 USA, Azrael: Death’s Dark Knight núms. 1-2 USA, Oracle: The Cure núm. 1 USA, Battle for the Cowl: Commissioner Gordon núm. 1 USA, Battle for the Cowl: Man-Bat núm. 1 USA
Guion: Fabián Nicieza, Joe Harris, Royal McGraw, Tony S. Daniel
Dibujo: Dustin Nguyen, Fernando Pasarín, Guillem March, Julián López, Tom Mandrake, Tony S. Daniel y otros
Formato: cartoné, 216 páginas, color
Precio: 24 €

Marvel no destaca demasiado por editar tomos autoconclusivos de sus personajes. Es una costumbre que asociamos más a la editorial DC. Sin embargo, para celebrar el ochenta cumpleaños de la editorial, han decidido lanzar esta historia que contiene las seis grapas que forman Spider-ManLife Story. La idea del guionista, Chip Zdarsky, es contarnos la vida de Peter Parker a lo largo de los años como si hubiera envejecido igual que lo hacemos nosotros. La idea base es, por tanto, bastante buena, dividiendo cada década en cada uno de los seis números. Algunos se han atrevido a llamar a este cómic «obra maestra». ¿Lo es?

Spider-Man: Toda Una Vida, de Zdarsky y Bagley

A pesar de que el tomo tiene un nivel bastante notable, me temo que obra maestra le queda bastante grande. La última vez que me asomé a la actualidad de Spider-Man fue en la colección Renueva tus Votos. El nivel de infantilidad me apartó de aquello rápidamente, y mira que tengo ganas de leer algo actual del trepamuros. Afortunadamente, este tomo engancha y se lee con agrado de principio a fin.

La historia centra el foco más en la persona de Peter Parker que en el superhéroe. Su vida personal es la que prima, y cómo esta sufre por decidir ser Spider-Man. Vemos a muchos de los personajes habituales que forman parte de la vida de Peter: Flash Thompson, Harry Osborn, Gwen Stacy, Mary Jane... Sin embargo, los acontecimientos que viven unos y otros no son los que tan bien conocemos, sino que sufren modificaciones.

A pesar de que el tomo tiene un nivel bastante notable, me temo que obra maestra le queda bastante grande


Lo que más me ha sorprendido es el tono especialmente depresivo de la historia. A Spider-Man se le asocia con la alegría, pero pocos momentos, o casi ninguno, tiene aquí para ello. No es solo la parte personal de Peter, que no acaba de transmitirnos bien por qué no deja de ser Spider-Man si tanta ruina le trae. Apenas somos capaces de atisbar algún momento feliz en su vida. Esto no solo le ocurre a él, sino que la tragedia parece asolar a la mayoría de sus coetáneos héroes. 

LA EXPRESIVIDAD FACIAL NO ES EL PUNTO FUERTE DEL DIBUJANTE. UNA PENA

Chip Zdarsky le ahorra a Peter los problemas económicos que toda la vida le han acuciado y que tanto lo acercaban al lector medio. Esto me parece un error, ya que desdibuja mucho la personalidad del Peter que conocemos. Tampoco me queda claro cómo soluciona ese tema si no puede dedicar tiempo a su vida profesional ni personal. 

Por momentos, me cuesta reconocerlo, y eso considero que es un error del cómic. Por muy otros mundos, what if o historia fuera de continuidad que nos cuenten, la esencia del personaje debe prevalecer. Podríamos decir como excusa que, al tener que ir acumulando años y experiencia, algo que en los cómics es muy limitado porque la mayoría nunca llegan a rebasar la treintena, no se llega a dar ese momento. Pero sigo insistiendo en que el tono general es bastante depresivo.

Chip Zdarsky le ahorra a Peter los problemas económicos que toda la vida le han acuciado y que tanto lo acercaban al lector medio


Otro recurso que aparece por el discurrir de los años y cómo afecta ello a los superhéroes es que momentos históricos no han tenido el resultado que conocemos debido a la implicación de los superpoderosos en ellos. La historia cambia tal y como la conocemos. También la vida sentimental de Peter. Aunque se mantienen sus dos grandes amores, Gwen y Mary Jane, el destino es diferente al que recordamos. Debo decir que el de Gwen deja mucho que desear. Me quedo de lejos con el clásico a todos los niveles.

Sí es un acierto la descripción de lo que en realidad supondría mantener una vida familiar y una  superheroica sin horario ni fin. Un desastre absoluto y desatención de tu familia, no hay otra.

CADA GRAPA ENGLOBA UNA DÉCADA EN LA VIDA DE SPIDEY

Es la defensa del tono elegido por Zdarsky: si queremos que el héroe envejezca, y que se ajuste a la realidad, la cosa no puede ser muy halagüeña. Pero debe haber un resquicio para la alegría en ese mundo. Se atisba algo al final, pero casi que te lo tienes que imaginar.

Los villanos que aparecen son de lo más clásicos, más que nada aquellos que parecen saber la identidad de Spider-Man, no dedicando tiempo a otros. También se reinterpretan grandes momentos de Spider-Man, como el traje simbionte, la Saga del Clon Vida y Muerte de las Arañas

Estamos ante un tomo muy remarcable y que debo reconocer que me ha gustado bastante. Pero ¿qué es lo que aleja a Spider-Man: Toda una Vida de ser una obra maestra, más que los altibajos del guión? Muy sencillo, el terrible dibujo de Mark Bagley. No me explico el nivel tan paupérrimo del mismo. Oscila entre lo regular y lo vergonzoso. Es muy difícil en ocasiones saber qué personaje es el que aparece, porque no se parecen a sí mismos, ni casi a nadie. ¿De verdad para una historia conmemorativa, con un guión por encima de la media, no tenían a nadie mejor? Es muy difícil de entender, la verdad.

El tomo es una buena opción si eres medianamente fan de Spidey, a pesar de algunas cosas que no me han fascinado. No es demasiado caro y merece ser releído en el futuro. Si tuviera otro dibujo a la altura, subiría varios entereos y se acercaría más a esa obra maestra que algunos defienden. 

100% Marvel HC. Spider-Man: Toda una vida
Panini Cómics
Edición original: Spider-Man: Life Story 1-6 USA
Guion: Chip Zdarsky
Dibujo: Mark Bagley
Formato: cartoné, 200 páginas, color
Precio: 22 €

Aquellos que disfrutamos enormemente con Injustice: Gods Among Us tenemos a su creador, Tom Taylor, en alta estima. Así que la noticia de que se animaba con otra historia del Universo DC en la que lo que ocurre nada tenía que ver con la continuidad, me impulsó a hacerme con ella. En este caso, DCsos consta tan sólo seis números en los que el Universo DC se enfrenta, quién lo iba a decir, a un virus mortal híbrido que se transmite a través de los medios electrónicos. Y, sí, muchísimo peor que el coronavirus. ¿Qué podemos decir de esta aventura, recién publicada en grapa por ECC Ediciones?

DCsos (DCased)

Se agradece que Taylor cuente su historia en tan solo seis números, ya que con Injustice se alargó mucho, aunque debo decir que bastante bien y abarcando así a gran parte de los miembros del Universo DC. En DCsos se centra bastante más en aquellos que podríamos considerar los héroes más reconocibles, aunque sigue siendo un protagonismo coral.

Como ya hemos dicho, Taylor aprovecha las ventajas que le escribir un Elseworlds y poder planear cualquier destino para los personajes. Por ello, sorprende que una de sus primeras víctimas sea alguien tan icónico. Sin embargo, estamos hablando de un personaje que ya acumula muchísimo protagonismo, así que por ese lado se entiende que Taylor haya decidido delegar la acción y las decisiones en otros personajes. De todas formas, hablando de quien estamos hablando, el personaje tiene legado suficiente para que su herencia se sienta a lo largo de toda la historia.

La trama tiene momentos muy emocionantes, y engancha con facilidad desde la primera grapa. He oído alguna queja de fans de Taylor de que esperaban más, pero no me parecen justas. Es una historia que está muy por encima de lo que podemos leer actualmente en las colecciones regulares de cómics. De hecho, salvando algunos destinos apocalípticos, desearía que este fuera el tono de las historias de La Liga de La Justicia. Que enfrenten un riesgo planetario cada dos por tres no significa que siempre transmitan esa sensación de peligro.  Y aquí lo consigue.

A PESAR DE QUE SE INSPIRE EN ELLOS, NO ES LA TÍPICA HISTORIA DE ZOMBIES

Aunque el humor está presente en los comentarios y reacciones de unos y otros, no estamos ante una obra especialmente optimista. Lo digo para avisaros si os atrevéis con ella en estos tiempos que corren, aunque de todas maneras lo recomiendo. También encontramos grandes momentos heroicos y de sacrificio, que también son muy emotivos. El dibujo está a cargo principalmente de Trevor Hairsine, realizando un trabajo bastante solvente al respecto.

Una buena opción de lectura de grapas con mayor número de páginas de lo habitual (treinta y dos) que ya tiene todos sus números disponibles. Sin duda, todas ellas formarán un tomo de lo más apetecible que ECC Ediciones lanzará en el futuro. Una obra muy destacable y accesible para cualquiera que tan solo conozca a estos personajes de oídas.

DCSOS, 1 AL 6
ECC Ediciones
Edición original: DCased 1 al 6 USA
Guion: Tom Taylor
Dibujo: Trevor Hairsine
Formato: grapa, 24-72 págs., color
Precio: 2,25 - 4,95 €

En la plataforma Netflix acaban de estrenar una miniserie de cuatro episodios donde se narra la vida de la empresaria norteamericana Madam C. J. Walker. Esta mujer, verdadero exponente del sueño americano, consiguió levantar una gran empresa de productos para el cuidado capilar a principios del siglo veinte. Protagonizada por la popular Octavia Spencer (Criadas y Señoras, El Sótano de Ma), una vez vista la serie al completo nos proponemos a analizar qué nos ha parecido.

Madam C.J. Walker, Una Mujer Hecha a sí Misma

La primera impresión que produce la serie es la misma que teníamos hace años al ver las miniseries de sobremesa que programaban en las perezosas tardes de fin de semana. El problema es que estas series, previas al imperio de lo políticamente correcto, eran más creíbles que esta. Nada tiene que ver esta miniserie de Netflix con otras de sus producciones, como por ejemplo Harlots: Cortesanas, una serie que nos recomiendan en Plot Twist.

Podemos pasar por alto el hecho de que incluyan anacrónicas canciones modernas como banda sonora. Entiendo que haya gente que le moleste, pero es algo que también ocurre en series como Peaky Blinders y bien celebrada que es en ese sentido.

La historia que nos cuenta Madam C.J. Walker, Una Mujer Hecha a sí Misma es la siguiente. Sarah Breedlove (que adopta el apellido Walker en su segundo matrimonio) tiene problemas de caída de cabello, algo normal en una época donde la mala alimentación, el estrés y la poca higiene asolaba a población. La buena mujer da con un tratamiento que le funciona, creado por Addie Munroe (Carmen Ejogo), una bella mulata que tiene ambiciones con su producto. Dado que no permite a Sarah incorporarse a la empresa por su falta de belleza, esta decide crear su propio producto imitando el de Addie y venderlo por su cuenta.

WALKER NO TARDA DEMASIADO EN TREPAR A LO MÁS ALTO DE LA SOCIEDAD

No hace falta haber leído la biografía de la protagonista para ver que el antagonismo que se va desarrollando a lo largo de los capítulos no fue real. En realidad, el personaje que representa Addie también triunfó en el mundo de la empresa.

Walker disfruta de un segundo matrimonio razonablemente feliz, algo no muy común en aquella época, donde casarse era más una cuestión de supervivencia que de otra índole. No nos explican cómo crea una fórmula de la nada que funcione, o de dónde saca los envases todos iguales y con su nombre impreso. Empieza a vender poco a poco y va implicando inevitablemente a la familia. Esta tiene un retrato no muy apasionante: un marido celoso del éxito de su mujer que ve amenazada su masculinidad, y una hija que va y viene con un marido idiota y traidor. El resto de personajes no son muy interesantes, salvo el abuelo que vivió la esclavitud y ejerce de conciencia colectiva de todos.


La manía de meter con calzador supuestos problemas actuales en épocas donde no se podían permitir perder el tiempo con ellos está presente en esta miniserie, lo cual desmerece su credibilidad. Un ejemplo es el retrato que hacen de la tendencia sexual de Lelia Walker (Tiffany Haddish), hija de la protagonista, ya que no hay evidencias de que no fuera heterosexual.

La serie entretiene hasta cierto punto, pero tengo la sensación de que la vida real de esta mujer fue bastante más interesante que esta ficción. Le falta generar emoción o interés, se va desarrollando de una manera rutinaria, previsible, casi con el piloto automático. Si os apetece una miniserie corta, sin complicaciones y que se pueda ver mientras atendéis otras tareas de la casa, no es mala opción, pero no le pidáis mucho más.