2020

Ya tenemos disponible en HBO España el primer episodio de la nueva serie de superhéroes de DC Comics, Stargirl. Es una producción de DC Universe, una plataforma de streaming que sigue sin estar disponible en Europa. Este primer episodio ha servido para que conozcamos el planteamiento que Greg Berlanti y Geoff Johns han dado a la serie. El cómic fue creado por este último para homenajear a su hermana, fallecida hace veinte años en un accidente de avión. Es por eso que la familia de la chica tiene tanto peso en la trama. 

Stargirl

El capítulo comienza con una pelea entre la Liga de la Justicia de América y la Liga de la Injusticia. El problema no son los efectos utilizados, sino que es complicado saber quienes están en la lucha incluso para ávidos lectores de comics como yo. Es un grupo muy minoritario y me atrevo a decir que el público en general no sabría distinguir a ninguno en la batalla, ni siquiera a Wildcat o Hourman. Puede que más adelante tengamos flashbacks explicando cómo era el grupo de superhéroes, pero de momento ha sido muy incierto.

La serie se orienta claramente a un público juvenil, por lo que me ha costado conectar con ella. Esperaba algo más oscuro y adulto, como Los Titanes o La Cosa del Pantano. Sin embargo, aunque en Estados Unidos se haya estrenado en DC Universe, forma parte del Arrowverso.

Rápidamente conocemos a Courtney (Brec Bassinger), una estudiante de instituto cuya vida está marcada por la desaparición de su padre. Ella y su madre han de mudarse a Nebraska, ya que su nuevo padrastro, Pat Dugan (Luke Wilson) y su madre así lo han decido. Su amable padrastro, resulta ser el ayudante de Starman, a quien conocimos en la primera escena de la serie. Obviamente, no es esto algo que sea del conocimiento público.


Los problemas de Courtney en el instituto son tan tópicos que da hasta vergüenza verlo. ¿Todavía seguimos con el cliché de las animadoras vestidas como ejecutivas y del matón capitán del equipo de rugby? ¡Que horror! La chica es exactamente igual a cualquier otra buena chica de instituto que tanto pululan por las series: mona, simpática, algo friki...

Aunque el episodio se centra en la nueva convivencia que supone para Courtney vivir con su padrastro y hermanastro, no se luce la serie por la definición de los personajes. Obviamente, la chica termina descubriendo el secreto de la nueva pareja de su madre y, sorpresivamente, es capaz de congeniar con la mágica vara de Starman. El propio Pat no podía.


La forma en la que ella entra en ese mundo es muy acelerada. No transmite credibilidad o sorpresa. Tampoco parece que nadie conociera mucho sobre ese grupo de superhéroes, algo impensable en la era de internet. Rápidamente la vemos en acción sin que nos enteremos muy bien qué es capaz de hacer o no la vara mágica que porta. Que la chica sea alumna de gimnasia no es suficiente para justificar lo que vemos. Se mete así como así en una pelea sin la menor reflexión y no hay por donde coger lo que vemos. 

No falta en este primer episodio el villano, pero me temo que es más simple que un huevo frito. No tenemos nada claro qué quiere conseguir y parece una simple caricatura. Dentro del Arrowverso hay distintos niveles, pero me temo que la serie Stargirl estaría entre los más bajos. La chica resulta simpática, y su familia no tiene nada de repelente, pero tampoco enganchan como para que sus tramas nos interesen mucho: sus trabajos, su nueva vida... Nada nuevo.


Un primer capítulo demasiado convencional para la cantidad de oferta que tenemos actualmente con el tema superheróico. Para ser un homenaje personal de Geoff Johns, nos cuenta lo mismo que en otras muchas series. Debería haberse esmerado y no recurrir a prototipos tan comunes a estas alturas. La serie puede mejorar en un futuro, pero me da verdadera pereza comprobarlo tras este primer episodio. Si ahora que finalizan todas las series habituales (The Flash, Supergirl, Legends of Tomorrow...) le queréis echar un vistazo, adelante. Pero poco más puedo decir de ella.

Los rodajes de las películas de Batman suelen tener aparejado una gran cantidad de polémica e interés. Es un personaje al que mucha gente, sin necesidad de que hayan leído un cómic de él, se siente emocionalmente vinculado. Tras las reacciones que dejó la visión de Zack Snyder con su película Batman V Superman (2016) y el abandono del papel por Ben Affleck, voluntario o forzado, llegó el repuesto. El relevo vino de la mano del director y guionista Matt Reeves (Cloverfield, Déjame Entrar) y la polémica elección de Robert Pattinson para encarnar a Bruce Wayne/Batman. Para hacer este listado, hemos recopilado las noticias más fiables en torno al rodaje de la película y estar lo más al día posible. Empezamos.

The Batman, de Matt Reeves

ACTORES CONFIRMADOS PARA THE BATMAN

En los personajes principales, hemos tenido algunos cambios de raza. El papel de Catwoman ha recaído en Zöe Kravitz, que ya fue una mutante en la estupenda X Men First Class. Si no os convence, otra opción era Lady Gaga, así que seguro que ahora os gusta más.

Llamativo ha sido que el Comisario Gordon sea ahora Jeffrey Wright (Westword), un reconocido actor de color. ¿Significa esto que Batgirl, su hija biológica dependiendo de la etapa comiquera de la que hablemos, tampoco será pelirroja si la vemos en este universo? Ya serían dos pelirrojos menos de los cómics llevados a la pantalla. Me parece excesivo estos cambios innecesarios, sometidos a un imperio de lo políticamente correcto que asfixia. Tampoco es que abunden los papeles para los pelirrojos. En los cómics abundan los personajes de distintas razas como para cambiar características que los definen. 

Colin Farrell será El Pingüino, aún lejos de su oronda barriga, y Paul Dano será El Acertijo. También veremos a John Turturro como Carmine Falcone. Todos estos personajes ya han sido vistos en la serie Gotham, y muy bien caracterizados por cierto. Andy Serkis, conocido por hacer de Gollum en la saga de El Señor de los Anillos y ganador de numerosos premios cinematográficos como actor de captura de movimiento, será el eterno mayordomo, Alfred Pennyworth. Al menos el actor es británico y el nulo parecido con el personaje se puede solventar con caracterizaciones. 

Fan art de Zöe Kravitz como Catwoman
FAN ART DE ZÖE KRAVITZ COMO CATWOMAN

LO QUE PROPONE EL DIRECTOR Y GUIONISTA, MATT REEVES

Dirigir un blockbuster no es algo que muchos directores quieran hacer. Es mucha responsabilidad y poco margen de maniobra. Reeves (responsable de El Amanecer del Planeta de Los Simios) ha conseguido libertad creativa por parte de Warner para su Batman. Desde la elección de Robert Pattinson hasta hacer un reboot de lo visto recientemente en el DC Universe en forma de trilogía.

Las primeras imágenes filtradas recuerdan la estética de la etapa de Scott Snyder en la colección de cómics Los Nuevos 52, concretamente en Año Zero. Reeves no va a adaptar ningún arco concreto de los cómics, sino que irá mezclando aquello que le cuadre en su visión personal y distinta de lo visto hasta ahora. Sobre el guión, Andy Serkis, que interpreta a Alfred, el mayordomo, indica que será «más oscura y melancólica que otras películas de Batman», pero aclara que el guion es «exquisito». También que la relación entre Bruce Wayne y Alfred estará muy remarcada.

Parece ser que se ambientará en el segundo año de vida del murciélago. Otros rumores apuntan a los años noventa, pero es algo que está por confirmar. El director dice que Bruce, investigando un caso y desarrollando su faceta detectivesca, nos llevará a conocer el mundo de Gotham.

NO ES QUE PATTINSON MEJORE CON EL TRAJE, ES QUE ES SU DOBLE DE ACCIÓN

¿POR QUÉ ROBERT PATTINSON ACEPTÓ EL PAPEL DE BATMAN?

Pattinson comenzó el año 2019 sin ningún proyecto. La crítica alababa su trabajo en películas independientes (la insufrible Cosmópolis, Alta Sociedad...). Lo malo es que eran también independientes de los gustos del público, lo que hacía que no recaudaran dinero. Así que, debido a estas elecciones del actor, Pattinson no era considerado parte de la lista A de actores de Hollywood, tal y como le dijo su agente. Sencillamente, los productores pensaban que no le interesaban los blockbusters.

Pattinson se dio cuenta de que no era viable mantener su carrera en películas con pocas posibilidades de éxito. Así que hizo saber que estaba interesado en ellas. Y el día que empezó el rodaje de Tenet, de Christopher Nolan, le llegó la confirmación de que sería el nuevo Batman. Un buen año para él el 2019.

¿ES CIERTO QUE PATTINSON NO ESTÁ ENTRENANDO PARA ESTAR MUSCULADO? 

Sí. Lo reconoce el actor sin problemas en la revista GQ. Además de unas fotografías que no hacen más que hacerme desconfiar de su elección. Pattinson no tiene problema en confesar que, mientras la actriz que interpreta CatwomanZöe Kravitz, se pasa cinco días a la semana en el gimnasio, él no. Su entrenadora le hizo unas simples indicaciones que reconoce ignorar. Se ampara en que eso de ponerse cachas es algo que no siempre se ha hecho, poniendo de ejemplo a James Dean. Ahora nos enteramos de que James Dean interpretó a un superhéroe que debe vencer a los villanos con sus músculos.

Me parece una falta de respeto al papel que ha de interpretar, y al precio que cobrará por ello. ¿El esfuerzo que hace cualquier empleado de gimnasio por estar en forma para mantener su empleo, no lo hace este actor que solo debe estar encerrado en casa como medio mundo? Y seguro que en una muy grande, la que le pagan en Warner. Francamente, me parece una postura indefendible, que debieran corregirle. Batman no es Iron Man, que todo se lo debe al traje.


¿QUÉ SABEMOS DEL BATMOVIL?

Ya se han filtrado las primeras imágenes del batmóvil de la película. Las tenéis en el vídeo de arriba. En esta ocasión, han prescindido del estilo tanque que hemos visto en las películas de Nolan y Zack Snyder. Tiene cierta apariencia de deportivo, siendo más pequeño que sus predecesores. Son sus comienzos y debería ser su primer batmovil. Batman suele construirse los batmóviles, pero aún  sabemos si éste es el caso. Porque si encima de que no tiene músculos, tampoco tiene inventiva, apaga y vámonos. El estilo recuerda al del cómic Segundas Oportunidades, de mitad de los años ochenta. Aún lejos de las funciones que le han adjudicado autores posteriores. Atención a la intencionada forma de murciélago de la trasera.

¿VEREMOS A ROBIN EN THE BATMAN

Aunque hay rumores, seguramente no. Robin aparece en el tercer año de lucha contra el crimen de Batman. Se supone que esta película son los comienzos del murciélago, aunque Robert Pattinson tenga treinta y cuatro años. Por no olvidar la manía que le tienen al personaje muchos directores. A pesar de ello, hay rumores y algunos aficionados ya han hecho el fancast que les ha dado la gana, eligiendo al actor Timothée Chalamet como Robin. La verdad es que no me cuadra para nada. Si acaso, sería un Tim Drake dibujado por Tim Sale. Si esto se confirmara, entre Batman y Robin tendrían menos músculo que la pata de un canario. Mejor empecemos por Pattinson y, si sale bien, añadimos al siguiente personaje.

Fan art de Timothée Chalamet como Robin en The Batman
ESTE SERÍA EL ASPECTO IMAGINADO POR IRUZIM

¿CÓMO HA AFECTADO EL CORONAVIRUS AL RODAJE DE THE BATMAN?

Para empezar, han perdido a un trabajador por el Covid 19, Andrew Jack, que trabajaba como dialect coach, es decir, como entrenador de actores para que tengan la dicción que requieren sus personajes en la película. Esto, como es lógico, ha afectado mucho al resto del equipo. The Batman, como casi todos los rodajes sobre la faz de la Tierra, ha tenido que ser paralizado. La película llevaba más o menos un cuarto de filmación.

El estreno ha sufrido un retraso, de junio de 2021 al 1 de octubre del mismo año. El director reconoce que este parón no significa que esté reescribiendo el guión, que le ha llevado dos años. Hay un misterio muy bien pensado como para cambiarlo, viene a decir. Sí que están revisando si lo rodado hasta ahora cuadra con el tono que quieren transmitir. Y, también, reevaluar las futuras escenas que quedan pendientes para que todo esté perfecto. Es un tiempo precioso que no suele haber en este tipo de producciones tan medidas y complejas, y que está aprovechando el director para que todo esté según su gusto.

Veremos si finalmente esto se convierte en una brillante trilogía como pretenden y nos convence la visión de Matt Reeves o no. El exitazo que ha resultado ser Joker pone el listón bastante alto. En cuanto a Robert Pattinson, ya comentamos en nuestra web otros actores que fueron polémicos en su elección y luego bordaron el papel. Ojalá que sea su caso, porque lo de no entrenar no nos parece serio. Claro que, para eso están los dobles, ¿no?

Fuentes: THR, Variety, GQ, Deadline, Instagram, Twitter

Gracias a la estupenda iniciativa de ECC Ediciones de poner en su web un lector con las novedades  de DC Comics que no han podido enviar a las tiendas, he podido terminar esta historia. Puedo esperar con el resto hasta que las retire de mi tienda de cómics habitual pero, en concreto, de El Incidente Leviatán sólo me quedaba el último número. Así que aproveché y terminé la primera miniserie de Brian Michael Bendis con Batman como uno de los protagonistas. 

El Incidente Leviatán, de Bendis y Maleev

Siempre se ha dicho que la verdadera esencia de Batman es ser un detective. Sin embargo, la amplísima cantidad de historias que ha protagonizado a lo largo de más de ochenta años hace que la definición se haya quedado corta. Aquí, Batman se dedica a liderar la investigación acerca de los responsables del ataque simultáneo que han sufrido todos los servicios de inteligencia. 

Poco a poco, va coincidiendo con distintos miembros del Universo DC, pero no precisamente miembros de la Liga de La Justicia, aunque alguno hay. Las sospechas y ataques se van sucediendo de un personaje a otro, dando Bendis saltos adelante y atrás en la trama.

Personalmente, recelo de estas historias con tantos personajes. Raramente me resultan enteramente satisfactorias. Además, la amenaza suele ser tan grande, que me saca de lo que leo. Sin embargo, Bendis ha conseguido que disfrute de esta en cuestión.

Demuestra conocer bien a los miembros de DC Comics. Me ha gustado mucho su Green Arrow y su Plastic Man. En cuanto a cómo escribe a Batman, el que sin duda es uno de los mayores puntos de interés de esta serie limitada, tengo sentimientos encontrados. Tiene su personalidad, aunque es bastante más charlatán de lo que podemos suponer en el personaje. Sin embargo, está lejos de perfilarlo tan bien como Peter Tomasi en Batman y Robin. No lo representa como un amargado, algo que me desagrada mucho en otros autores, aunque tampoco es el rey de la fiesta. Se rumorea que la ambición de Bendis en DC es llevar una serie principal de Batman. Aquí, de momento, no ha dado un golpe en la mesa como para merecerlo, pero al menos sí ha ganado el beneficio de la duda. Demuestra conocer a los personajes y sus historias. Y, al menos, no ha ignorado la existencia de Robin como Damian. Otra cosa es la personalidad (y el tamaño) que le supone al chico.

SON MUCHOS LOS PERSONAJES QUE APARECEN EN LA MINISERIE

Si bien la trama se sigue sin mucha complicación, no faltan los inevitables agujeros de guión que tendremos que perdonar. Si algún personaje no te resulta conocido, que me ha ocurrido, te explican lo necesario. Un buen detalle. Otra cosa que suele ocurrir es que, si bien lo ocurrido demuestra un poder inmenso en todos los sentidos, algunos de los sospechosos no lo tienen. Por tanto, no me explico cómo pueden estar en la lista de acusados si no tienen más superpoder que un gran entrenamiento. Aquí el antiguo guionista de Los Vengadores no ha cuidado un mínimo de coherencia. Aunque sí haya sacado partido a los encuentros y las acusaciones entre unos y otros haciendo ágil y entretenida la lectura.

En cuanto al dibujo, me ha sorprendido gratamente el artista búlgaro Alex Maleev, quien tan buena labor hiciera en la colección de Daredevil. No solo por su gran calidad, sino también por la atmósfera que ha creado en toda la historia. Fondos acuosos perfectamente elegidos y personajes bien trazados. 

Se agradece que la historia no se alargue más de lo necesario, y de una conclusión satisfactoria y plausible. Se centra en lo que nos cuentan y no vemos nada de la vida personal de los héroes. No es perfecta, pero sí es una buena aventura que se sigue con interés, sin rellenos y con sustancia. No me importaría que la media de las historias colectivas de muchos personajes se acercara a ella.

EL INCIDENTE LEVIATÁN
ECC Ediciones
Edición original: Event Leviathan núm. 1 al 6 USA
Guion: Brian Michael Bendis
Dibujo: Alex Maleev
Formato: grapa 24 - 32 págs., color
Precio: 2,25 - 2,95 €

Tras la exitosa publicación de Batman: Caballero Blanco y de su continuación, Batman: La Maldición del Caballero Blanco, nos llega esta obra, Batman: Caballero Blanco Presenta - Von Frío. Se trata de una especie de spin-off de la primera obra a la que hacemos referencia. En ella, hay una pequeña mención acerca de la relación de los nazis y los Wayne. Este Von Frío viene a explicar aquello. Es, por tanto, independiente de las obras anteriores, aunque las complemente. 

Batman: Caballero Blanco Presenta - Von Frío

La historia que nos cuentan este cómic explica, a modo de flashbacks, la experiencia de Von Frío de niño en la Alemania nazi. La mayor parte de la historia se centra en su pasado. Debido a esto, que disfrutes la grapa o no dependerá de si te convence esta parte. Personalmente, no me parece muy original, y la relación de Frío con su padre me parece retratada con mucha simpleza. 

Asistimos a la vida de Frío de niño, y su relación afectiva con una familia de científicos que no es la suya. Al ser judío, el sufrimiento a cargo de los nazis no se hace esperar, pero el ser relevantes investigadores podrá atenuar en algo esa presión. A pesar de ello, no está libre de sufrimiento, hasta que consigue llegar a los Estados Unidos. 

Aquí la historia se mezcla con Thomas Wayne y el nacimiento de su hijo Bruce. Es evidente que la saga Caballero Blanco en un elsewords en sí mismo. Por tanto, puede ocurrir cualquier cosa sin tener en cuenta la continuidad. Sin embargo, no deja de parecerme una historia demasiado forzada. Considero que Sean Murphy podría haber pensado algo más trabajado, que no está a la altura del resto del mundo que ha creado. Me parece demasiado sentimental, sobre todo el final.

Batman: Caballero Blanco Presenta - Von Frío
KLAUS JANSON CASI PARECE UN AFICIONADO

En cuanto al dibujante, Klaus Janson, a pesar de su enorme fama, me temo que está muy lejos de sus mejores momentos. De hecho, leí el cómic sin saber quien dibujaba, y me sorprendí de saber que era el mismo de El Regreso del Caballero Oscuro. Caras deformadas, poco detalle...

Si sois muy completistas os puede interesar, pero la mayoría de lo que cuenta nada tiene que ver con Batman y su mundo, salvo lo que comento. Para mí no aporta gran cosa a la historia actual del Caballero Blanco, es una historia que podrías encajar en cualquier otra de persecución nazi, con los acontecimientos esperables que ya hemos visto tantas veces en series y películas.

Es un acierto publicarlo fuera de la serie regular, ya que así quien solo esté interesado en Caballero Blanco puede seguir la serie sin que metan esta grapa como parte de la misma, pues no lo es. Y quien tenga curiosidad de la relación de los Wayne con Frío, y cómo este conoce la identidad de Batman desde el principio, aquí tienen la respuesta. Eso si, me temo que podría haber sido más satisfactoria en todos los sentidos. 

BATMAN: CABALLERO BLANCO PRESENTA - VON FRÍO
ECC Ediciones
Edición USA: Batman: White Knight Presents - Von Freeze
Guion: Sean Murphy
Dibujo: Klaus Janson
Formato: Grapa, 56 págs., color
Precio: 4,50 €

Sin hacer mucho ruido y casi por sorpresa, Amazon Prime ha estrenado la primera temporada de una nueva serie de ciencia ficción, Upload. El creador de la misma, Greg Daniels (The Office, Parks and Recreations) nos lleva al futuro cercano, concretamente al 2033. ¿Qué es lo más destacable que nos espera? Pues la posibilidad de que, antes de morir, poder recopilar todos nuestros recuerdos y descargarlos en un mundo virtual. ¿O es que algo tan tonto como morirse va a ser un problema para seguir gastando?


Aunque en un principio nos recuerda poderosamente al episodio de Black Mirror San Junipero, esta serie marca claras diferencias. Conocemos a Nathan, interpretado por Robbie Amell (The Tomorrow People, The Flash) el guapo primo de Stephen Amell, el protagonista de Arrow. El chico es un simpático pillo que de repente tiene un accidente imposible: en un coche de conducción autónoma. Su muy pija novia, Ingrid (Allegra Edwards), decide que debe aprovechar para descargarlo en el programa Lake View. Allí, Nathan comienza su muerte con todas las comodidades, no exentas de un alto precio que irá abonando su novia.

A cargo de que la experiencia de Nathan sea lo más satisfactoria posible en este paraíso virtual, está su ángel, Nora (Andy Allo). Una chica que se enfrenta al mundo real de 2033, relaciones superficiales, malos trabajos, una vida que va a peor...

La serie tiene un sentido del humor innegable, resultando mucho más profunda de lo que pudiera parecer a simple vista. La pareja protagonista funciona, resultando ambos muy simpáticos a pesar de no ser ningún dechado de perfecciones, especialmente Nathan. Daniels consigue una certera crítica al mundo de consumo compulsivo en el que estamos inmersos, aunque sea de cosas no reales. Y por desgracia, se incrementa la presión de obtener buena puntuación para todo, algo que también vimos en Black Mirror, en su episodio Caída en Picado.

EL MUNDO DE LOS DESCARGADOS Y LOS VIVOS TIENE CONTACTO, PARA BIEN Y PARA MAL

El mundo que ha construido en la realidad virtual es terriblemente creíble a pesar de su absurdez. Aquello de que todos somos iguales ante la muerte se acabó. Las ideas que vemos desarrollar acerca de lo que verdaderamente supondría que la gente siguiera viviendo en este mundo virtual, y que pudieran contactar con los vivos, son muy buenas. El crío de once años, el que se quiere aprovechar de las cosas sin pagar... Y luego el desinterés de los vivos por los que están ya en este extraño más allá con el paso del tiempo.

A la vez que nos divierte y entretiene, mostrando los posibles avances que nos esperan en poco más de una década, nos hace pensar. Sus ágiles episodios de media hora ayudan a ello. No falta, como es de suponer, una trama de fondo con su correspondiente misterio que unos y otros irán investigando. Los espectadores no estamos tampoco al tanto de lo que realmente ha sucedido, siendo esta trama la mejor excusa para la segunda temporada.


Francamente, creo que con una temporada es más que suficiente, ya que lo que resulta sorprendente en esta primera, los avances que vemos y el funcionamiento del mundo virtual, se puede volver repetitivo. Pero es evidente, viendo el final de esta temporada, que aspira a una segunda. No lo han hecho mal, ya que hay unos cuantos giros inesperados e incógnitas que resolver. Habría agradecido un final cerrado, pero la rentabilidad que tanto critica la serie manda. De momento, recomiendo esta primera como una refrescante muestra de ciencia ficción y dramedia. Ya es algo.

Si bien he seguido con cierta asiduidad las producciones de Ryan Murphy (American Horror Story, Glee), lo decepcionante que me resultó The Politician hizo que no tuviera muchas expectativas con Hollywood. Al menos, era una miniserie de tan solo siete episodios, y el tema de Hollywood entre bambalinas es algo que nos fascina a casi todos. Una vez vista, he de reconocer que solo tengo alabanzas para esta serie. Vista la polarización que ha creado en su estreno, me pongo en el lado de sus defensores. Invito a todos a que se acerquen a este éxito que es, de lejos, el estreno más satisfactorio que he visto este año.

Hollywood, de Netflix

NI CAPÍTULOS, NI TRAMAS DE RELLENO

No creo que a estas alturas, en las que todos somos asiduos a las plataformas digitales, no hayáis pasado por esto. Te enganchas a un piloto, parece que la serie promete, y empiezas a ver más episodios. En muchos no pasa nada o, directamente, lo que ocurre es irrelevante. No hay más que ver la última serie que reseñé, NOS4A2 (Nosferatu). Los siete episodios de Hollywood son exactamente los que necesita esta miniserie para llevarnos a un torrente de emociones. Desde la risa, al llanto. Indignación, alegría, tensión... No es una serie para ver haciendo deporte como hago con otras, ni en un maratón donde no se reposa cada capítulo como merece. 

SUS PERSONAJES

Es difícil elegir uno solo. Desde el honesto Dick Samuels (Joe Mantello) hasta el entusiasta Jack Castello (David Corenswet), pasando por el dueño de la gasolinera, Ernie, un bien caracterizado Dylan McDermott. No importa lo secundario que puedan resultar, como Mira Sorvino haciendo de Jeanne Crandall, una querida, todos son apasionantes.

Lejos de ser otra serie superpoblada de juventud, que la tiene, la tercera edad aquí alcanza otra dimensión. No solo son perfectos profesionales, sino que sus vidas amorosas y sexuales importan. Aunque pasen de los setenta. Ninguna decisión que toman puede resultarnos ajenas. Si estuviéramos en la situación de cada uno de ellos, difícilmente hubiéramos tomado otra para sobrevivir. No paro de reclamar series que terminen en una temporada; por esta vez, no me importaría que siguieran con una segunda. No porque la historia no tenga un final perfecto, sino porque me he enamorado de estos personajes. 

Hollywood, de Netflix
SI QUEREMOS VER EL HOLLYWOOD GLAMOUROSO DE VERDAD, HAY QUE IRSE A ESTA ÉPOCA

LA AUSENCIA DE BUENOS Y MALOS

Habría sido muy fácil poner a la típica arpía de Hollywood que va enredando por detrás y creando confusiones. Esta serie prescinde completamente de eso. Los personajes, tal y como ocurre en la vida real, por interesados que puedan parecernos, echan una mano cuando menos te lo esperas. Todos pueden cometer errores y aciertos, pero hay más compañerismo del que pudiéramos imaginar. Este gran catálogo de personajes que abusan unos de otros,  pero también se ayudan, es una acertada fotografía de la vida real. 

EL MARAVILLOSO OPTIMISMO QUE IRRADIA

Algunos han criticado que Hollywood casi parece un cuento de hadas. Para mí, ha tomado la misma idea de Érase una Vez En Hollywood (2019), de Quentin Tarantino. ¿Y si tomamos a personajes reales, que sabemos que han sufrido mucho, y les cambiamos su historia? Al fin y al cabo, no estamos frente a un documental, sino frente a una serie de ficción que toma nombres reales. Así que se pueden permitir que, a pesar de los nombres que nos pueden sonar, no tiene por qué ajustarse ni a cómo eran, ni a lo que pasó.

Quizás deban admitir los más críticos que, si alguien tiene derecho a dar una imagen feliz, que no fácil, de Hollywood, es Ryan Murphy. Habiendo sufrido discriminación por ser homosexual y de origen humilde, ha firmado un acuerdo de trescientos millones de dólares con Netflix. A veces, los sueños, se cumplen. 

LA FACTURA TÉCNICA DE MURPHY

Dijo Murphy una vez que lo único que no se podía permitir era la vulgaridad. Y vaya si ha cumplido. Sus producciones pueden gustar o no, pero lo que es indiscutible es el buen gusto que las puebla. Vestuario, edición, ambientación, rodaje... Todo tiene un gusto exquisito. Y eso luce mucho en una serie ambientada en los años cuarenta.

EL VESTUARIO DE LOS CHICOS RESPETA ESCRUPULOSAMENTE EL DE LA ÉPOCA 

No negaré que la serie exagera el poder de Hollywood a la hora de cambiar la sociedad. De hecho, estamos en el 2020 y todavía no hay ni actores grandes estrellas, ni futbolistas de primera línea que abiertamente reconozcan ser homosexuales. Rumores los que quieras, pero aún queda camino por recorrer. También es evidente que en Hollywood es mejor tener un buen agente que tener mucho talento.

En cuanto a que actores conocidos están representados por actores que no se les parecen, quizás es que estamos ante personalidades tan icónicas que debe ser muy complicado elegir a alguien que se les acerque. Y sobre la agenda política que trata, sobre racismo u homofobia, me parece que por una vez no saturan ni exageran. Y habla alguien que lo ha sufrido, y no porque esté de moda.


Una miniserie que homenajea un hecho real, el suicidio de una actriz llamada Peg Entwistle, para transformarlo en una historia inspiradora para todos. Hecha con buen hacer y amor por el oficio. En estos momentos que estamos viviendo, donde todos parecen videntes de un futuro apocalíptico, no se me ocurre nada más necesario. Disfrutadla.

Una de las consecuencias del estado de alarma decretado en España por el COVID-19 ha sido la decisión de las editoriales de cómics de no lanzar sus novedades mientras este estuviera vigente. Afortunadamente, ya se vislumbra la luz al final del túnel. Debido a ello, algunas editoriales, como Diábolo Ediciones, ya han comenzado a «desescalar» sus lanzamientos, los cuales llegarán durante este mes —¡por fin!— a las librerías especializadas. 

DIÁBOLO EDICIONES: NOVEDADES DE MAYO DE 2020

La primera novedad destacada de Diábolo Ediciones es una nueva entrega de su colección Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Este quinto volumen está dedicado a las limosas criaturas del pantano, un cliché presente en muchas historias de aquellas maravillosas publicaciones. Si no conocías los cómics de horror de la era pre-Comics Code, esta colección es una buena forma de acercarte a ellos.

La siguiente novedad es el divertido libro Lo Que Nunca te Contaron Sobre... El Trabajo, de Igor Fernández. El autor de Zombie Life y Robocracia vuelve a la carga con su humor mordaz y certero. En los inciertos tiempos que corren, tomarse las cosas serias con desenfado es toda una necesidad. Este divertido libro te hará tomarte las cosas con menos dramatismo.

Y finalizamos con unas gotas de erotismo de la mano del dibujante Guillem March, un artista que ha triunfado en importantes colecciones de DC Comics como Harley Quinn o Catwoman. Tras deleitarnos con obras tan sugerentes como Monika, llega el tercer volumen de Summer Muse. Fotos, esbozos, cómics y la maestría de este ilustrador para retratar el cuerpo femenino conforman esta deliciosa obra.

Os dejo con una muestra de las novedades que Diábolo Ediciones nos tiene reservadas para este mes de mayo.

DIÁBOLO EDICIONES: NOVEDADE... by Solitario de Providence on Scribd

Quienes siguen esta web, saben que Scott Snyder se aleja mucho de mi idea de lo que es ser un buen guionista de Batman. Sin embargo, este elseworlds me llamaba bastante la atención, así que me hice con él. Snyder y su habitual compañero a los lápices, Greg Capullo, nos plantea una historia alternativa en la que se aprovecha de la mejor ventaja posible: todo puede suceder. Al consistir la colección en tres números, editados en España por ECC Ediciones con carácter bimensual, he creído más conveniente analizar cada uno por separado.

Batman: El Último Caballero Sobre la Tierra, de Snyder y Capullo

BATMAN: EL ÚLTIMO CABALLERO SOBRE LA TIERRA - LIBRO UNO

El tomo comienza de una manera introspectiva. Batman se enfrenta a lo que parece ser un caso diseñado para él con la ayuda de Alfred.  Este termina teniendo un giro sorprendente e impactante. Aquí el dibujo es muy bueno, tanto para crear ambiente, como para afectarnos en el momento cumbre, reconociendo enseguida a quién pretende parecerse la víctima.

Rápidamente, pasamos a la trama que se ha hecho pública sobre esta historia, con Bruce Wayne ingresado en Arkham en una realidad en la que Batman nunca existió. Todo parece indicar que Bruce es un joven que se ha pasado la vida trastornado creyendo que su vida era otra. Muy envolvente esta parte, con guiños por todas partes y bastante ágil. Evita Snyder así uno de sus mayores defectos, alargar demasiado tramas que no sabe terminar. La respuesta a tanto misterio la tenemos ya en este mismo número, descubriendo la verdadera realidad a la que se enfrenta Bruce. Aquí, aparece un compañero de aventuras de lo más insospechado. Una cabeza parlante de El Joker que funciona a la perfección como contrapunto cómico, sin duda uno de los mayores aciertos de esta historia.

Destacaría la parte del psiquiátrico como la mejor del tomo, posiblemente por resultarme la más original. Un gran comienzo en definitiva de una historia que me atrevo a decir que es lo mejor con diferencia que he leído de Scott Snyder desde sus Detective Comics

SIN DUDA, EL PEOR TRAJE DE BATMAN DE TODOS LOS TIEMPOS

BATMAN: EL ÚLTIMO CABALLERO SOBRE LA TIERRA - LIBRO DOS

Bruce profundiza en el caso que abrió el tomo, que le afecta de la manera más íntima y personal posible. La fantasía y la lucha son aquí el centro, desvelando poco a poco el nuevo mundo que está descubriendo. También conocemos el destino del más famoso amigo de Batman, sirviendo de excusa para un continuo cambio de escenario.

La sensación de aventura que transmite el tomo se apoya en los distintos ambientes por los que va discurriendo la historia, muy variopintos. Greg Capullo triunfa ilustrando todos ellos, aunque cae en lo de siempre: caras muy parecidas y ligeramente cartoon, aunque no demasiado. Se amplía el número de integrantes de la historia y vemos una perspectiva más amplia de Gotham y su realidad. Se agradece enormemente que Snyder prescinda de unos diálogos excesivamente pomposos y poco naturales, acertando bastante más en esta ocasión en las personalidades de los personajes tan icónicos que aparecen. La presencia de Alfred es muy emotiva, así como en el tomo anterior, enfatizando la relación emocional entre él y Bruce Wayne, volviendo a demostrar lo clave que es el personaje tanto para Batman como para su alter ego.

EL MALVADO OMEGA DOMINA TODA GOTHAM

BATMAN: EL ÚLTIMO CABALLERO SOBRE LA TIERRA - LIBRO TRES

Y llegamos a la conclusión final. La tensión va creciendo y se van desvelando algunos secretos. Capullo falla a la hora de envejecer personajes, todos tienen caras jóvenes o muy viejas. Supongo que es muy complicado dibujar a los personajes de mediana edad. Tampoco me convence ese look de punkys ochenteros, como si todos tuvieran que raparse por la situación que viven.

Snyder tira de algunos de sus propios inventos, especialmente el más exitoso y el que más rédito le ha dado. No, no es Duke Thomas, que apenas aparece en un par de viñetas. Algunos giros me han llegado a sorprender, aunque otros han sido acusados de previsibles. No negaré que se me ha pasado por la cabeza el más notorio, pero no por ello resta impacto a lo que leemos. Aquí sí acierta de pleno Capullo, dándonos una gran viñeta que consigue apabullarnos de lleno en dicha revelación.

Considero un cierre muy acertado el que vemos, aunque no habría estado de más un poco más de desarrollo. Tengo la sensación de que da un salto muy grande en el final, teniendo que imaginar el lector quizás demasiadas cosas del mismo. A pesar de todo, no deja de ser una conclusión clara, que abre muchas posibilidades.

BATMAN: EL ÚLTIMO CABALLERO SOBRE LA TIERRA LIBRO TRES, VARIANT EDITION

Con esta obra, Scott Snyder ha tenido un éxito en todos los sentidos, de público y crítica. A pesar de lo que me ha gustado, reconozco que hay que ser condescendiente con algunas ideas, como ese Joker redimido, o lo sucedido a unos y otros durante las batallas que han llevado a la situación final. Un elseworlds casi que imprescindible si te gustan ese tipo de historias.

Independientemente de que el mundo de Snyder para Batman no te convenza, como es mi caso, aquí logra esquivar sus mayores defectos. Consigue una historia que mezcla emotividad y momentos claves en la biografía de Batman, respetando un pasado del personaje que tanto ignoró en su etapa al frente de la cabecera del mismo. Respeta a los personajes realmente importantes de la batfamilia, que no diré para no adelantar trama, dando presencia o explicación a la ausencia de ellos. Dudo mucho que nadie se arrepienta de hacerse con esta historia. Nunca se sabe cuándo puede tener una gran obra el autor que menos nos pueda atraer.

BATMAN: EL ÚLTIMO CABALLERO DE LA TIERRA, LIBROS UNO, DOS Y TRES
ECC Ediciones
Edición USA: Batman: Last Knight on Earth - Book One, Two, Three
Guion: Scott Snyder
Dibujo: Greg Capullo
Formato: cartoné, 56 págs., color
Precio: 10,95 €

El nombre de Stephen King suena a todo el mundo. El de su hijo, Joe Hill, posiblemente tenga menos resonancia para los no aficionados. Este es precisamente el autor de la novela en la que se basa esta serie de AMC que Amazon Prime ha puesto a disposición de sus suscriptores desde el pasado 21 de abril. Una vez vistos los diez capítulos en los que consiste la primera temporada, nos disponemos a analizar qué nos ha parecido esta nueva propuesta de corte fantástico.


Charlie Manx (Zachary Quinto) es un ser sobrenatural que se dedica a raptar niños para llevarlos a lo que él entiende como su oasis particular, Christmasland. El problema es que él se alimenta de la esencia de estos niños para mantenerse joven y esquivar su verdadera edad, que pasa del centenario. Nadie parece estar pendiente de las acciones de este ser, hasta que Vic McQueen (Ashleigh Cummings), una joven con una sensibilidad especial, se cruza en su camino. 

La serie cruza varias tramas que, si las analizas por separado, podrían ser casi independientes hasta que van convergiendo. El problema es que no hace muy bien esto último. Esta serie es el equivalente a una hamburguesa de cadena de comida rápida. El primer bocado está bueno, pero no resiste un análisis nutricional ni comer varios días seguidos lo mismo. También es efectiva para gustar al gran público sin grandes exigencias.

Por un lado, tenemos mucho protagonismo de Vic McQueen. Para empezar, la actriz elegida no solo tiene bastantes más de los dieciocho años que no paran de repetirnos que tiene. Parece incluso mayor de su edad real, veintisiete. Esto hace caer bastante el creerte lo que ves. Sus relaciones familiares insisten de una manera simplona y superficial en los defectos: que si el padre bebe, que si la madre es la que trabaja, infidelidades absurdas... Plantea dificultades económicas en la familia, pero luego quedan en nada, porque se resuelven con más magia que en Christmastland. Es un defecto en general de la serie, plantea situaciones que luego parece olvidar. Es el caso del admirador de Vic, Drew (Rarmian Newton). Pasamos de repente al anodino amigo de toda la vida, que nada más parece estar para lo que averiguamos al final de la serie. Para ser una serie de corte fantástico que pasa tan poco tiempo mostrando fantasía, debería haber cuidado mucho más este aspecto. Los amigos de Vic y sus relaciones familiares no parecen tener más objetivo que rellenar espacio. 

VIC NO SE QUITA SU CAZADORA CASI BAJO NINGÚN CONCEPTO

Este esquema se repite de alguna manera con Maggie (Jahkara Smith) y su amistad con el sheriff. Su situación familiar es también retratada de forma esquemática y simple, sin tener en cuenta lo poliédrico de las relaciones entre padres e hijos. Tampoco nos queda nada claro de qué come esta chica. Es en cambio Maggie y sus habilidades el personaje más interesante tras Charlie Manx, aunque acaba pecando de poco desarrollo, a pesar de que episodios han tenido de sobra para ello. 

La serie entretiene, pero termina cayendo en la inverosimilitud, y no precisamente por la parte mágica. Está bien pensada la explicación por la que Vic puede acceder al mundo de Charlie, ya que al menos se molestan en pensar una. El problema es que casi todos parecen ser unos héroes, y difícilmente en una situación como la que se encuentran se pueden permitir tanta dedicación y tanto riesgo. 

NOS4A2 ES UN COCHE, NO UN VAMPIRO. Y CON MÁS PERSONALIDAD QUE ALGUNOS PROTAGONISTAS

En cuanto a Bing Partridge (Olafur Darri Olafsson), el necesario cómplice, no me acabo de explicar por qué no está detenido, ni cómo es posible que con su pasado sea conserje en un instituto. Va orbitando de idiota a inteligente según va necesitando la serie.

Si buscáis fantasía, esta serie no os va a dar mucho de eso. Y la verdad es que profundizar en Christmastland habría sido lo mejor que podría haber hecho la serie, y no perder el tiempo con los problemas familiares de Vic. La idea de un Charlie rescatando a niños desatendidos podría haber sido mucho más provechosa, pero se pierde la oportunidad de hacer un personaje con más caras que la de la pura maldad. 


En definitiva, una serie con personajes arquetípicos, donde no falta la inspectora de policía superseria y superprofesional de minoría étnica. Por otro lado, algún momento de tensión que funciona sí que tiene. Todo esto habría sido mucho más disculpable si hubieran tenido la decencia de terminar todo en una temporada. En vez de eso, nos dejan cabos sueltos imperdonables con la única intención de vendernos una segunda tanda de capítulos. En este caso no es que no sea necesaria, es que es directamente una falta de respeto al espectador. Si fácilmente podríamos haber prescindido de algunos episodios, no digamos ya una continuación. Nada hay que lo justifique, más que las ganas de hacer negocio de sus productores. Una pena.

No siempre se han decidido a publicar las aventuras de Capucha Roja en España. Es un personaje muy minoritario, y sus aventuras se alejan por lo general bastante de la batfamilia. Esto a veces juega a su favor, y otras veces en contra. En este arco completo, publicado por ECC Ediciones bajo el título de Primera Temporada, el guionista Scott Lobdell es el responsable de todo lo que acontece al Robin caído de Batman. ¿Qué podemos decir de este tomo?

Capucha Roja, El Forajido: Primera Temporada - Príncipe de Gotham

A pesar de que Scott Lobdell es un nombre bastante polémico en el mundo del cómic, debo decir que en general he disfrutado bastante del tomo. Jason Todd sufre de bastante indefinición, ya que quiere ser una especie de antihéroe, pero acaba cayendo en muchas incoherencias. Físicamente, al menos, podrían haber respetado el origen pelirrojo del personaje para poder distinguirlo del resto de miembros de la batfamilia. Moreno y con los ojos azules, no sabes si es Dick Grayson o incluso Tim Drake si no te lo dicen.

A Jason no lo sitúan mucho en Gotham, así que el componente fantástico en sus historias suele ser bastante elevado. Sobre todo, en lo que refiere a su pasado, y su formación tras su resurrección. La pareja que formaba con Bizarro y Artemisa ya no está. Sabemos de ello por los flashbacks que salpican la historia.

Comienza ya con Roy Harper, con quien comparte buenos momentos bastante bien llevados. Como bien sabéis, Roy decide ir a Santuario, donde lo ocurrido en Héroes en Crisis le afecta de lleno. Esto es aprovechado por el guionista para hacer un momento íntimo y familiar entre Bruce y Jason. Está bastante logrado y mucho mejor que la mayoría de encuentros entre los dos personajes, bastante ilógicos. Si es un criminal que asesina, la condena no debería ser no permanecer en Gotham. Batman tendría que detenerlo y llevarlo ante la justicia. Retratar la relación que Bruce y Jason tendrían es, por tanto, muy complicado. No cuadra tampoco ese enfrentamiento entre ambos en la sala Iceberg en la que Batman sale escaldado. Que quede por encima Jason es a todas luces absurdo y echa por tierra la esencia de Batman.

UN ASPECTO MUY SIMILAR A OTROS DE LA BATFAMILIA

La lectura es trepidante y vemos todo tipo de aventuras, aparte de algo de la vida personal de Jason Todd. Desde su amistad con Roy Harper y sus recuerdos, al establecimiento de nuevos lazos afectivos, incluso uno amoroso demasiado normal para durar. También algo sorprendente e innecesario desde mi punto de vista. Jason parece estar madurando, aunque es inevitable de nuevo caer en incoherencias de un personaje que nadie parece haber establecido con unas directrices claras. Considero que funciona mejor a su aire que cuando intentan hacerlo encajar con otros miembros de la batfamilia. Hacerlo dueño de la sala Iceberg no es mala idea, y aprovecha para crear su propia corte de personajes, como las Hermanas Su. Me sobra el trato dado al Pingüino, me creo una salida más digna. Como todo con este personaje, no parece que vaya a ser algo estable o duradero para irle haciendo una biografía. 

El dibujo acompaña bastante bien, son trazos modernos y amplios. A pesar de que son varios artistas, no son muy diferentes entre ellos. Ninguno es una estrella, pero cumplen en general bastante bien. Un tomo sorprendentemente disfrutable y ameno. Sus fortalezas: la independencia respecto a su familia, y su debilidad cuando intentan hacerlo encajar donde no tiene mucho sentido su presencia. Esperemos que se sigan animando con este personaje para poder disfrutar de sus próximas aventuras en España.

CAPUCHA ROJA, EL FORAJIDO: PRIMERA TEMPORADA - PRÍNCIPE DE GOTHAM
ECC Ediciones
Edición original: Red Hood and the Outlaws Annual núm. 2 USA (one-shot), Red Hood: Outlaw núms. 26 a 36 USA
Guion: Scott Lobdell
Dibujo: Clayton Henry, Pete Woods, Stephen Segovia
Formato: rústica, 296 páginas. A color.
Precio: 26,95 €

Como viene siendo habitual, actores y actrices de primera línea se apuntan a eso de las miniseries para televisión y plataformas. En este caso, la serie es de FX aunque se estrena en HBO por estos lares. La producción estadounidense trata de contarnos la lucha contra la ERA (Enmienda de Igualdad de Derechos) que llevó a cabo una mujer llamada Phyllis Schlafly, divinamente interpretada por Cate Blanchett. Sin embargo, visto el primer capítulo, no he sido capaz de ver el segundo por puro aburrimiento y hastío propagandístico. Os describo por qué.

Mrs. America, la Serie de Cate Blanchett en HBO

La serie, técnicamente, no tiene nada que pueda ser reprochable. Bien ambientada, rodada, y con actores de primera línea que encajan perfectamente en sus papeles. Los problemas son otros. Desde el tráiler y el anuncio, se nos presenta a la señora Schlafly como una villana, pretendiendo adoctrinar con la serie la posición que es correcta y la que no. Esto ya me creó rechazo, pues las verdades absolutas no existen y, si se presta atención a todos los discursos, siempre hay algo aprovechable en alguno. Por muy lejos que puedan estar de nuestras elecciones políticas. 

La serie parece defender una idea particular del feminismo, la que parece imponerse en los medios de comunicación actuales, pero mucho menos en la sociedad civil, ocupada con otros menesteres como sobrevivir. Habiendo visto mucho cine de los años setenta, esa vida encorsetada que pretende transmitir la miniserie no me cuadra con los cineastas que nos lo contaron en directo. Los momentos aparentes de sufrimiento de Schlafly, curiosamente, caen en los mismos estereotipos que la serie pretende combatir sin ambages. Por ejemplo, tener sexo con su marido a desgana, como si las mujeres no pudieran tener la iniciativa ni disfrutar del sexo, siendo meros objetos de sus maridos.

JAMES MARSDEN INTERPRETA AL POLÍTICO REPUBLICANO PHIL CRANE

Por otra parte, estando muy alejada de esta mujer ideológicamente, me parece admirable en muchos sentidos. Siendo de origen humilde, tiene su vida resuelta gracias a un matrimonio ventajoso, que le permite tener criados y aficiones políticas con seis hijos. De hecho, quien determinó su ascenso social y le dio los contactos necesarios para hacer carrera política y ser influyente fue su marido. Phyllis Schlafly teme que la igualdad suponga en realidad pérdida de derechos y afecte a su cómoda vida y a la de otras mujeres. Por ejemplo, tener que ir a la guerra, algo completamente lógico. Luego ya defiende otras ideas más conservadoras, religiosas y propias de su clase social, que cada uno es libre de coincidir con ellas o no.

La serie es bastante aburrida, se pierde en debates políticos que no resultan naturales, o en escenas que pretenden transmitirnos lo sufrido que era ser mujer en la época. Como la cuñada que sufre por ser soltera y no haber tenido hijos mientras va y viene donde le apetece. El adoctrinamiento está presente en todo el capítulo, que parece más largo de lo que es a pesar de sus cuarenta y tres minutos de duración.

No le doy una segunda oportunidad porque no creo que esta señora merezca una serie, ni el enfoque que le dan me parece justo. Para ser yo una persona que disfruta con series de esta temática, por ejemplo la interesante La Voz Más Alta, ya tiene que ser fallida Mrs. America


Una pena que se dé tanto bombo a cualquier cosa que puedan vender como feminismo en las webs que llenan sus páginas con el bolso que necesitarás esta temporada o la crema que te hará parecer diez años más joven. Una contradicción que no me apetece seguir sufriendo con esta serie.

El nombre de Will Eisner es bien conocido por quien se considere aficionado a los cómics. Sin embargo, como es mi caso, quizás nunca te hayas parado a leer nada de él. Dispuesto a corregir ese error, me regalaron por mi cumpleaños este increíble obra, La Trilogía de Contrato con Dios, editado en un solo volumen por Norma Editorial. En ella se recopila la que se considera la primera novela gráfica de la historia. Lejos de cualquier historia superheroica o aventurera, el dibujante y guionista neoyorquino nos retrata la realidad social de un lugar y una época: el barrio del Bronx en los años veinte y durante el crack del 29. 

Contrato con Dios, de Will Eisner

En ocasiones, se ha comparado esta obra con Las Uvas de la Ira (1939), de John Steinbeck. Leí dicha novela hace unos años y me atrevo a decir que el cómic de Eisner es superior. La novela tiende a retratar a la clase obrera de una manera más unidimensional, quizás demasiado virtuosa. Sin embargo,  Eisner aquí se dedica a retratar el comportamiento humano tal cual, sin buenos ni malos absolutos. Pareciera que se dedicó a mirar por la ventana y contar aquello que veía como un simple y justo observador.

La primera historia es dolorosamente próxima para él. La pérdida de su hija a los 16 años es aquí trasladada a un rabino que adopta a una niña que comparte el mismo final. Que no haya sido capaz ni de hacerla hija propia del personaje da idea de hasta qué punto tuvo que marcar algo de distancia para poder plasmar en viñetas lo vivido. La desesperación que transmite toda la historia, su dolor y desasosiego, llega al lector que no puede evitar emocionarse con esa lluvia inmisericorde y esos dibujos tan increíbles y expresivos. Reconozco que prefiero enormemente el cómic a color que en blanco y negro, pero en este caso me temo que es lo ideal. Eisner nos cuenta algo que todos hemos sentido aunque en distintas medidas: la sensación de injusticia absoluta ante las desgracias de la vida. 

LA DESOLACIÓN DEL RABINO ES LA DEL PROPIO EISNER

Es una obra muy extensa y una crítica justa sería demasiado larga. Sencillamente, Eisner va haciendo desfilar ante nosotros a un vecindario humilde y sus problemas. Las diferencias que van surgiendo entre los inmigrantes y las diferencias que se van produciendo en la convivencia. Unas son por las nuevas generaciones, otras por la mezcla de razas, cultura y clase social... Nuevamente, Eisner se abstiene de juzgar, y sencillamente retrata, valientemente, las situaciones que debieron darse.

La intimidad de los matrimonios, los rumores y linchamientos de escaleras, las frustraciones de todo tipo en apartamentos para inmigrantes... La vida tal cual retratada en esta novela gráfica de Will Eisner. Que haya pasado casi un siglo desde esta época no hace aquellos problemas tan diferentes. Clase obrera luchando por sobrevivir, y que poco a poco va aspirando a más felicidad y más ambiciones que la mera supervivencia: amor, vacaciones, progreso social, mejorar su barrio...

UNA ESTAMPA QUE SIGUE EXISTIENDO EN MUCHOS BARRIOS HUMILDES

Todo el cómic exhuma realidad, demostrando que la novela gráfica está a la altura del mejor de los libros. Los personajes son variopintos, y se van entremezclando entre ellos, aunque no siempre. La chica joven, el matrimonio mayor, el emprendedor, el especulador, el casero miserable... Nadie carece ni de interés ni de un retrato ajustado a la más posible de las realidades.

La Avenida Dropsie, el título de la tercera de las historias, es un escenario que terminamos identificando con el vecindario existente en prácticamente todas las ciudades que han sufrido un aumento de su población por el desarrollo económico. No importa cuan lejos de Nueva York nos encontremos.

Una obra maestra completamente atemporal, aunque publicada en 1978, que asombra por su modernidad,  honestidad y calidad. En estos tiempos donde todo parece ser tendencioso y con mensajes aleccionadores, aquí se disfruta la ausencia de todo ello. Cualquiera que considere que el cómic no es un arte debería echar un vistazo a esta obra, ya sea al completo o a cualquiera de sus historias.

LA TRILOGÍA DE CONTRATO CON DIOS (EDICIÓN DEL CENTENARIO)
Norma Editorial
Edición original USA: A Contract with God And Other Tenement Stories
Guion y dibujo: Will Eisner
Formato: Cartoné con sobrecubierta, 536 págs., monotono
Precio: 32 €

Estos días las plataformas aún tienen reservados algunos estrenos. Es el caso de Run. Creado por la misma guionista de Killing Eve, Vicky Jones, y con Phoebe Waller-Bridge como productora ejecutiva. La nueva propuesta trae siete episodios de una media hora escasa cada uno. La trama gira en torno a una pareja, Ruby (Merrit Wever) y Billy (Domhnall Gleeson), que retoman su relación de manera sorpresiva tras un espacio de varios años. Si bien se define en los medios como comedia, seguramente por la duración de los episodios, no es la mejor de las descripciones. Una vez visto el primer capítulo, ¿qué podemos decir de Run?

Run, de HBO

La serie se deja ver. Comienza con una escena con la que cualquiera podríamos identificarnos hasta hace poco: una mujer en un aparcamiento de un centro comercial abarrotado. Enfrascada en una conversación rutinaria, de repente recibe un breve mensaje en el móvil que le hace tomar una decisión drástica que rompe con su vida diaria.

Si bien se define en los medios como comedia, seguramente por la duración de los episodios, no es la mejor de las descripciones


La serie no desvela desde el principio qué es lo que sucede, dando margen a que nuestra imaginación vuele pensando qué es lo que puede haber detrás del aviso. Poco a poco, a través de las decisiones de Ruby, vamos encajando el puzzle del camino que la ha llevado hasta Billy. Tampoco aquí nos desvelan todas las cartas. He de decir que ir construyendo el misterio poco a poco es uno de los aciertos de la serie. Consiguen mantenerte intrigado con qué es lo que sucede, y manejan bien los tiempos. No abusan de tu paciencia, sino que van contando lo justo para que la serie avance.

UN VIAJE EN TREN ES EL NUEVO COMIENZO DE ESTA PAREJA

La química entre los protagonistas no es abrumadora, sino más bien mundana. La elección de dos protagonistas de aspecto normal ayuda a crear esa impresión. Lejos de las bellezas de Hollywood que protagonizan casi todas las series, es bastante más fácil identificar a esta pareja como algo más cercano. Una historia de esas que suceden en tu bloque o a un compañero de trabajo.

¿Nos podemos creer esta historia, en la que se abandona las responsabilidades diarias en un parpadeo por una antigua ilusión? Resulta curioso que, debido al confinamiento que vivimos, nos resulte más extraño ver a gente tocándose, ir a un centro comercial, cogiendo un tren o un avión que una serie de zombies. En cuanto a la decisión de ambos, conozco casos de reencuentros en los inicios de Facebook donde se liaron la manta a la cabeza sin decir adiós a nadie, hijos pequeños incluídos, más de uno y más de una. Así que esta historia nos la podemos creer.

Los diálogos entre ellos tienen mejores y peores momentos. A veces son dinámicos, a veces nos cuesta entender por qué han tomado esa decisión. Algunas reacciones son también algo exageradas, pero podemos encajarlas en el tipo de personalidad de ambos personajes. 


Ya hemos advertido que de comedia de situación no tiene nada. Mucho más cerca está de ello Breeders. Se ve con agrado y tiene un momento final lo suficientemente intrigante como para seguir sabiendo de esta pareja. De momento, me interesa saber hacia dónde van. El reto de la serie en los episodios venideros es seguir interesando en el desarrollo de su nueva historia en común. Veremos si lo consigue.